Abrazo y mestizaje

Publicado: 24 octubre, 2006 en REFLEXIONES

cantofinalComunicado del XV Encuentro de Mujeres y Teología
ABRAZO Y MESTIZAJE
Caminos de la Interreligiosidad e Interculturalidad
ASOCIACIACIÓN DE MUJERES Y TEOLOGÍA DE ZARAGOZA
ZARAGOZA.

ECLESALIA, 24/10/06.- Los días 29, 30 de septiembre y 1 de octubre nos hemos reunido en Zaragoza más de 325 mujeres y algunos hombres para abrazarnos y mezclarnos en este despuntar del otoño. Durante estos tres días, las aragonesas de la Asociación Mujeres y Teología de Zaragoza nos hemos visto acompañadas por mujeres del resto de las Asociaciones de Mujeres y Teología del Estado, así como por una gran variedad de grupos y movimientos religiosos, fundamentalmente, aunque no exclusivamente, cristianos, y de personas no creyentes, procedentes de Guinea, Marruecos, India, Japón, Italia, Irlanda, Austria, Alemania, Portugal, Venezuela y Nicaragua.

La misma preparación fue ya un camino de búsqueda, complicidad y diálogo, facilitado por la red de redes de Internet. En el desarrollo del Encuentro, junto con la Asociación, quince mujeres de distinta procedencia, formación y creencias coordinaron y dinamizaron las Ponencias, los Talleres y el Debate cruzado. Recogemos algunos Ecos que nos resuenan con más intensidad:

Se abordó el tema de la Diversidad percibida y vivida. Desde el comienzo de los tiempos el mundo ha sido diverso. Son diversas las comidas, las músicas, las manifestaciones artísticas, los paisajes, las culturas, las etnias, los colores…Sólo al pensamiento humano se le ha quitado la diversidad. ¿Quién mató la diversidad?

El Diálogo es el primer camino de la interculturalidad e interreligiosidad. Las mujeres establecemos diálogos en la vida, en el trabajo por la igualdad y la justicia, en la experiencia espiritual y se nos excluye de los diálogos teológicos en los cuales es necesario y urgente que participemos.

En nuestra vida en diálogo se van dando vivencias y experiencias de conocimiento y de sabiduría en las que hay que ponerse en juego personalmente y exponerse una misma. Sabemos que dialogar es crear un espacio y una historia común; es una herramienta de empoderamiento que posibilita a las mujeres, como expresa la teóloga Ursula King, percibir y criticar las profundas injusticias a las que nos vemos sometidas y poder desarrollar juntas alternativas imaginativas. Desde el diálogo podemos llegar a una posición de frontera, siempre abierta, que nos permite acercar vivencias y convicciones, y que nos va cambiando lentamente. El diálogo es un camino de ida y vuelta y de autocrítica.

En los caminos interculturales e interreligiosos todas y todos necesitamos analizar y desprendernos de los estereotipos que tenemos sobre culturas y creencias diferentes a las nuestras y disponernos a aprender de ellas.

En todas las sociedades de nuestro mundo las mujeres, a pesar de las dificultades que encontramos, luchamos por nuestra emancipación, por hacernos visibles en paridad con los hombres, por tener cada una su propia voz, por experimentar su propia fuerza y poder, por identificarse y definirse a sí misma y por tomar sus propias decisiones, con una sensación de libertad completamente nueva. Estamos creando redes de emancipación y resistencia compartida. También dentro de la Iglesia católica hay algunos grupos de mujeres que mantenemos una resistencia activa que nos lleva a veces a la desobediencia. Una de esas experiencias personales fue compartida en el Encuentro por una mujer austriaca, ordenada.

El arte, la danza, la fiesta, la celebración… son expresiones que ponen en juego nuestro cuerpo y nuestro espíritu, nuestros afectos y sentimientos. Son caminos de comunicación e intercambio. Por eso este XV Encuentro de Mujeres y Teología en Zaragoza ha estado envuelto todo él de símbolos, oraciones, músicas, ofrendas y ritmos de las diversas culturas y religiones, que nos han permitido abrazarnos, mezclarnos y emocionarnos.

Necesitamos cada persona conocer nuestra propia tradición religiosa, compartir relatos de mezcolanza, vivir en relatividad, que no es relativismo, sino que es un estado de relación en igualdad, en projimidad. No tener miedo a analizar, debatir, a crear criterios de discernimiento en nuestra religión y en otras.

En la medida en que unas religiones se consideren mejores respuestas a las preguntas que llevamos por dentro, entonces se dificulta todo tipo de encuentro y de diálogo, porque toda religión es una construcción cultural. Los fundamentalismos de las religiones se producen cuando se pierde su parte mística y cuando esto ocurre la religión entra en rigidez, sin flexibilidad ni apertura. En la mística es donde desaparecen las diferencias entre las religiones. En la aventura personal de entrar en diálogo con una misma sobre lo interreligioso, experimentamos inseguridad, a la vez que estos cambios nos lanzan a superar prejuicios y a algo nuevo.

Desde nuestra tradición católica, la salvación llega a nosotras a través de la voz de Jesús de Nazaret aún vibrante para tantos y tantas y su parte de verdad, pero también a través de otras muchas voces y de otros muchos trozos de verdad y entre mucha gente y muchas voces distintas.

Hay espacios en los que podemos confluir personas que compartimos una tradición religiosa con otras que no la tienen, como son: la poesía, expresión de una espiritualidad, el dar sentido a vivir en un cuerpo de mujer, la defensa y cuidado de la vida y de la paz, los valores que se defienden en el compromiso social…

Existe un territorio interno que tiene que ver con el núcleo espiritual que hay en todos los seres humanos, por donde se aventuran las distintas religiones y también por donde se aventuran las pacifistas, ecologistas, feministas…En el principio era la diversidad/diferencias… y la Palabra se hizo diálogo inter/intra-humano. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Las mujeres no venimos a pedir sino a ofrecer.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.