BIZCOCHO ESPECIAL PARA EL NUEVO AÑO
MIGUEL ÁNGEL MESA, arumami@hotmail.com
MADRID.

ECLESALIA, 02/01/12.- Ingredientes imprescindibles:

  • 12 cucharadas soperas de cariño.

(Ni una más ni una menos, si no, se podría cortar y os estropearía el postre).

  • 11 cucharadas de abrazos.

(Pequeñas, de café; pensar que es una por persona, de la marca “Pechito con pechito”; se ha comprobado científicamente que una cucharadita de abrazo al día, como mínimo, te da fuerza para emprender con ánimo el nuevo día).

  • 10 gramosde amabilidad.

(Es un ingrediente que endulza la vida, no engorda y nos hace sentir bien).

  • 9 pizcas de generosidad.

(Ayuda a echar una mano cuando te necesitan, a no escurrir el bulto, a descubrir que te sientes mejor al dar que al recibir).

  • 8 cucharadas grandes de tolerancia.

(Bien cumpliditas; utilizar tolerancia de marca, no de la de cumplir; ayuda a combatir los virus de la intransigencia, la obcecación y la tozudez).

  • 7 tacitas pequeñas de diálogo.

(No es algo que se encuentre con facilidad en el mercado, ni habitualmente en nuestras casas, pero le dará consistencia y buena presencia al bizcocho).

  • 6 puñados de harina, marca “alegría”.

(Imprescindible para que resulte con gracia; no quitar los posos del contento, el gozo ni de la animación: dan un sabor muy agradable).

  • 5 puñados de semillas de esperanza.

(No pasa nada si se equivoca uno y echa alguno más, siempre es mejor que sobre, que no que falte).

  • 4 cucharaditas de convivencia.

(Pero que sea de calidad; ni una más, ni una menos, lo justo, porque si no, nos empachará).

  • 3 chupitos de orujo de hierbas, gallego, marca “simpatía”.

(Al meterlo en el horno el alcohol se evapora, pero lo deja todo empapado con su sabor y quien lo prueba le encanta y pide la receta para hacerlo cada semana).

  • 2 cucharadas cumplidas de cuidado.

(También es imprescindible este ingrediente, sin él, el bizcocho se echará a perder, pero no echar más de la cuenta, porque se puede estropear por exceso de agobio).

  • 1 dedito de perdón.

(Puede ser a lo ancho o a lo largo, según se necesite; vital para que el bizcocho se pueda comer en cordialidad y placer, sin el perdón se agriará y no se podrá degustar en común).

Mezclarlo todo con salero y añadir un buen chorro de humor (que lo endulza bastante y deja un muy buen sabor de boca). Espolvorear con generosidad amor glasé, que le dará una presencia deliciosa y añadir chocolate puro de ternura. ¡Ah! y adornarlo con unas guindas de sinceridad, color rojo-pasión.

Hornearlo a fuego lento, para que no se queme y adquiera la consistencia deseada, así os durará bastante. Quienes lo prueban repiten y se les queda un regusto de felicidad. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).