MI PAÍS ESTÁ “DESENCANTAO”
BENE LUIS GALÁN, benegalan@hotmail.com
TALAYUELA (CÁCERES).

ECLESALIA, 28/09/12.- Llevo un mes en España, estoy aterrizando de mi experiencia de VOLPA, el programa de voluntariado Internacional de la Fundación Entreculturas ONGD la que me ha regalado la oportunidad de estar como voluntaria en las Comunidades Eclesiales de Base en Nicaragua durante dos años, y ahora, en estos momentos me atrevo a compartir mis primeras impresiones.

Dejé España como ese país al que todos querían llegar y donde todos queríamos estar, porque aquí se cumplían nuestros verdaderos sueños… y a mi vuelta lo encuentro no solamente con que nos están robando la oportunidad de soñar, sino que además esta “desencantao”, y lo que es peor éste desencanto nos esta paralizando…

 “Todo el mundo habla de la crisis aunque no la sufra… todo el mundo oye hablar de la crisis y siente pánico… todo el mundo vive la crisis atrincherado en si mismo pensando que puede ser la próxima víctima y está “acobardao”…

A alguien le interesa mantenernos así… Y lo que es peor aun, se lo estamos poniendo en bandeja… se lo estamos consintiendo…

Yo pensaba desde Nicaragua, que a lo mejor toda esta crisis nos devolvía la ilusión por empezar a vivir de nuevo con otros valores que creíamos tener perdidos… valores como la solidaridad y que ahora tenemos oportunidad de poner en práctica, valores como la justicia social donde hay mucha cancha para poder apelar y apoyar, o ese otro valor como es la igualdad y que tendría que ser una asignatura constante en nuestras vidas… y obligarnos a lanzar también nuestra mirada un poco mas allá … hacia el Sur … y apoyar y denunciar para que juntos puedan salir de esa eterna crisis que padecen…

Y esto no es imposible, sino todo lo contrario muy factible… pero un país desencantado es un país muerto…. y nadie merece vivir muriendo… Yo no quiero entrar en esta dinámica de desencanto, tristeza y decepción… sobretodo después de experimentar durante dos años que con ilusión, alegría y sin perder la esperanza… todo se puede conseguir y en momentos y circunstancias mucho mas difíciles por las que ahora aquí podemos estar pasando…

¿Como contagiar la alegría ante este desencanto?, Necesitamos el arrojo y la valentía que da el estar enamorado… todos tenemos algo o alguien a nuestro alrededor por el que sentimos cariño, cercanía, afecto… El vivir “enamorado” te acciona, te revoluciona, y te rebela… solo necesitamos un motivo para seguir luchando y le tenemos al lado, el otro. Un sueño en común… queremos otro mundo… ¿No es buen motivo para ponernos en marcha? (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).