eclesalia@eclesalia.net

Espíritu SantoIGLESIAS DOMESTICAS
Fruto maduro de un cristianismo del Espíritu
CARMEN NOTARIO y MAGDALENA BENNÁSAR, Misioneras de la Palabra de Dios, espiritualidadcym@gmail.com
MADRID.

ECLESALIA, 09/05/16.- Faltan pocos días para que la Iglesia Universal celebre la venida del Espíritu. En lugar de caer en un escéptico “falta le hace”, quisiera pararme y escuchar por dentro:

-¿qué veo?

-¿qué oigo?

-¿qué siento?

Veo personas que buscan una espiritualidad que les conduzca a una mayor madurez  para enfocar el día a día de sus compromisos y responsabilidades con “espíritu de sabiduría y de saboreo del Dios de Jesús, cultivando su interioridad y la del cosmos”

Oigo  lamentos por la ausencia de espacios vitalizantes, inclusivos, respetuosos con la gran diversidad de personas que somos conscientes de la vida de Dios en nosotros y entre nosotras. Dan ganas de preguntarse ¿tenemos la despensa vacía después de recibir la abundancia de dones y carismas en tantas ocasiones, en tantos momentos de nuestra vida? ¿Dónde está la fuga? ¿Dónde el ratoncillo que picotea y deja su bacteria negativa incrustada en el buen queso de la Ruah?

Siento la necesidad, incluso la urgencia de decir, con la autoridad  del evangelio, que es Jesús mismo quien nos da su Espíritu, no es un político o un jerarca religioso, es Jesús mismo. Siento pena por palpar como por falta de no sé muy bien qué, desperdiciamos montones de energía y creatividad que era y es regalo del Espíritu para el Reino.

También veo y oigo y he experimentado que en otros países el laico y la laica preparados teológica y pastoralmente tienen espacio en la pastoral y en la formación real de catequistas, catecúmenos adultos, pastoral universitaria, de enfermos… con voz y autoridad para decidir y organizar en diálogo con el resto del equipo. Demasiadas parroquias de nuestro país giran alrededor de un cura agobiado porque tiene que decidir desde las goteras  a las múltiples áreas de la vida del pueblo de Dios. Mientras ellos están que no pueden y por ello su mensaje muchas veces es mediocre y su pastoral a medias por falta de tiempo, muchas de nosotras y nosotros no vemos por donde poder colaborar porque todo tiene que hacerlo, decidirlo, controlarlo… ¡qué pena que nos traten como a personas inmaduras, cuando en nuestras familias y comunidades y profesiones llevamos todo adelante con aquellos y aquellas con los que convivimos! Y no pasa nada. Todo sigue, y el Espíritu ayuda.

Por todo ello, y muchísimo más, os queremos invitar a recrear, por unos días, el estilo de orar y convivir de las comunidades primitivas, antes de que se metieran demasiado las ganas de mandar y de hacerse imprescindibles personas concretas. Cuando todos y todas eran iguales y cada una compartía sus dones y carismas, sin películas de baja autoestima o complejos de mesías.

Os invitamos a las chicas menores de 65 años a disfrutar de unos días, así, al aire de la Ruah en un monasterio cerca de Burgos, para acercarnos a diferentes lugares del norte y centro de la península: hora y media de Bilbao, 2 horitas de Madrid, cerca de Valladolid, Palencia, Burgos, hora y media de Logroño, Vitoria…

Si te interesa pasar unos días en un espacio monástico femenino, con personas que valoramos el silencio y la Palabra hecha vida y compartida al atardecer debajo de los árboles monásticos, con sombra larga y refrescante. Todo rebozado con cantos acompañados por personas cantautoras y danza contemplativa sin más pretensión que orar con todo el cuerpo y activar la belleza y creatividad, pues ponte en contacto. Escríbenos un correo y nos comunicamos (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Las plazas son limitadas y ya hay un grupito apuntado.

Un gran abrazo de Pentecostés.