Federico Pagura

Publicado: 17 junio, 2016 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , ,

eclesalia@eclesalia.net

3426477300_a1a798b52c_bFEDERICO PAGURA
Obispo ecuménico fallecido el 6 de junio de 2016
ROBERTO RICARDO BAIGORRI, rrb223@gmail.com
ROSARIO (ARGENTINA).

ECLESALIA, 17/06/16.- Cuando en mi adolescencia y comienzos de mi juventud veía al Papa Pablo VI fundirse en un sincero y fraternal abrazo con líderes de otras confesiones, Cristianas o no, me preguntaba porqué no los laicos. Me dirigí a un amigo sacerdote, el Padre Heraldo Barotto, quien poco tiempo después fuera Obispo Auxiliar de Rosario y el me animó a concretarlo.

Recorrí varios lugares pero sólo encontré interesados en captar gente, imponerles sus ideas y criticar a los que no las compartían por lo que desistí.

En la Parroquia San Miguel Arcángel nuestro Párroco Juan Arregui CRL, otro grande, también intentaba llevar adelante un Diálogo Ecuménico con mucho entusiasmo y dificultad por la influencia de la guerra en el Medio Oriente que mantenía divididos a dirigentes cristianos de nuestra ciudad.

Cuando en el Grupo Obispo Angelelli me invitaron a formar parte de la Cátedra Ecuménica “Mundo Nuevo” no lo dudé y allí encontré lo que buscaba. Puedo afirmar que, después de tanto andar, éste era el momento. Tuve un acercamiento personal a Don Federico y a otros representantes de Confesiones Cristianas, Ministros, como Santiago Bauer de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata, y Laicos. Allí vivo un nuevo Pentecostés donde nos mantenemos Unidos en la Oración y en los temas candentes de nuestra Patria Latinoamericana y de toda la Humanidad, iluminados por la Fe, no pocas veces junto a algún experto voluntarioso que se acerca para ayudarnos. En la Cátedra, es bueno remarcarlo, se destacan la fraternidad y el respeto mutuo a pesar de las pequeñas diferencias que se diluyen en la Oración. Posteriormente también nos abrimos al Diálogo Interreligioso donde la convivencia no cambió para nada.

Cuando nos reunimos con los otros grupos que Don Federico sostenía, donde, en algunos, también se integran no creyentes, como el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, el Proyecto Nacional y Popular y el Llamado de los 100 para seguir viviendo, la familia se agranda y el respeto se mantiene.

Con el nuevo Papado, Don Federico tampoco perdió tiempo y mantenía una relación epistolar con Francisco de quien nos comentaba sus cartas.

Debo reconocer que mi búsqueda dio sus frutos. Considero un Don haber estado tan cerca de este ser humano excepcional como lo fue Federico Pagura que, además de todo lo que acertadamente se dijo y se puede seguir diciendo de él, era respetuoso y atento a la opinión de los otros como sólo se ve en los Hombres de Dios.

Por eso doy gracias a Dios por la Fe, a Pablo VI por movilizarme con su ejemplo, a Heraldo Barotto por estimularme, a Juan Arregui por la valentía de intentarlo y a Don Federico por haberme dado la oportunidad de sentirme Hermano de todos.

Federico Pagura se nos adelantó y espero que, bien ubicado, como migrante que parte en busca de nuevos horizontes nos envíe el pasaje para que juntos podamos Alabar a Dios en una Tierra donde ya no hay llanto ni dolor después de intentar con esperanza, como lo hizo él, hacer más Justa la estadía de los seres humanos en estos pagos (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.