eclesalia@eclesalia.net

cwg0lt6weaeba1a_large-300x168Roma, 2 al 5 de noviembre de 2016
EL PAPA FRANCISCO EN EL III ENCUENTRO INTERNACIONAL DE MOVIMIENTOS POPULARES

JUAN CEJUDO, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares, jucecalomatic591@gmail.com
CÁDIZ.

ECLESALIA, 18/11/16.- Más de 3.000 participantes de 60 países. Francisco fue el promotor del primer Encuentro y sigue impulsando y apoyando estos encuentros internacionales. Merece la pena leer el discurso íntegro. A mí me ha gustado mucho las siguientes ideas que expongo aquí muy resumidas, junto con alguna reflexión personal al final.

Algunas ideas del discurso

1.- Hay un proceso de cambio desde abajo de la sociedad civil en busca de un cambio del sistema. Pero unos “hilos poderosos” se organizan y se mueven para impedir ese cambio. Ese “hilo” es el dinero que es quien realmente gobierna. Para ello utiliza el miedo.

Ninguna tiranía se sostiene sin explotar nuestros miedos. De ahí que toda tiranía sea terrorista. Hay -lo dije hace poco-, hay un terrorismo de base que emana del control global del dinero sobre la tierra y atenta contra la humanidad entera.”

“Hace casi cien años, Pío XI preveía el crecimiento de una dictadura económica mundial que él llamó «imperialismo internacional del dinero» (Carta Enc. Quadragesimo Anno, 15 de mayo de 1931, 109)”.

“Toda la doctrina social de la Iglesia y el magisterio de mis antecesores se rebelan contra el ídolo-dinero que reina en lugar de servir, tiraniza y aterroriza a la humanidad.”

2.- Se rescatan bancos con sumas escandalosas, pero para una humanidad en bancarrota no se utiliza ni una milésima parte para salvar a los hermanos que sufren tanto. El Mediterráneo y no sólo el Mediterráneo se ha convertido en un cementerio (Más de 4.000 muertos este año en el Mediterráneo).

¿Qué le pasa al mundo de hoy que, cuando se produce la bancarrota de un banco de inmediato aparecen sumas escandalosas para salvarlo, pero cuando se produce esta bancarrota de la humanidad no hay casi ni una milésima parte para salvar a esos hermanos que sufren tanto? Y así el Mediterráneo se ha convertido en un cementerio, y no sólo el Mediterráneo… tantos cementerios junto a los muros, muros manchados de sangre inocente.”

3.- Frente a la corrupción que se da a todos los niveles y en todos sitios, vivir austeramente.

“Frente a la tentación de la corrupción, no hay mejor antídoto que la austeridad; y practicar la austeridad es, además, predicar con el ejemplo. Les pido que no subestimen el valor del ejemplo porque tiene más fuerza que mil palabras, que mil volantes, que mil likes, que mil retweets, que mil videos de youtube. El ejemplo de una vida austera al servicio del prójimo es la mejor forma de promover el bien común y el proyecto-puente de las 3-T. Les pido a los dirigentes que no se cansen de practicar la austeridad y les pido a todos que exijan a los dirigentes esa austeridad, la cual –por otra parte– los hará muy felices.”

4.- Francisco una vez más hace suya la frase de los movimientos populares: Exigimos Pan, Techo, Trabajo, las tres “T”.

“Las «3-T», ese grito de ustedes que hago mío”. Claramente Francisco vuelve a hacer suyas también las frases reivindicativas de la Coordinadora 22M en sus marchas de la dignidad: “Pan, techo, trabajo y dignidad”

Algunas reflexiones personales

Como él bien dice el valor de un ejemplo vale más que mil palabras o mil likes. Ya me gustaría que nuestra Iglesia jerárquica, tantos obispos y cardenales  y también sacerdotes, religiosos y religiosas, dieran un buen ejemplo de todo esto que dice el papa y vivieran con austeridad, lejos del lujo y del boato. Que la misma Iglesia en su vértice más alto renunciara a tanta riqueza y tantos bienes para ponerlos a disposición de los necesitados.

La Iglesia de Cádiz que posee muchos bienes: fincas, inmuebles vacíos o casi vacíos y debería ponerlos al servicio de los más necesitados: sin techo, desahuciados, personas con problemas angustiosos de vivienda, personas que no tienen para comer…

Es decir: no vendría nada mal un poco de autocrítica por parte de la Iglesia para dar ella misma ejemplo de este magnífico mensaje de su líder espiritual el buen papa Francisco, al que todos (empezando por cardenales y obispos) deberíamos de hacer caso y apoyar.