Archivos para junio, 2017

Preguntas

Publicado: 30 junio, 2017 en REFLEXIONES
Etiquetas:, , , , ,

faqPREGUNTAS
Ejercicio espiritual
GUILLERMO OROZ ARAGÓN, Fraternidad de laicos cistercienses del Monasterio de La Oliva, guillermomertxe@hotmail.es
NAVARRA.

ECLESALIA, 30/06/17.- ¿Os he dado alguna vez las gracias por cuantas preguntas me habéis hecho? En un diálogo, las preguntas son el puente entre las voces, la confluencia de corazones, el destello de luz compartida. Todas y cada una de ellas me han hecho crecer, aun la que parecería más trivial. Porque cada pregunta viene cargada de matices, unas de cariño, otras de atención o de interés, e incluso algunas de desafío… Unas he contestado, otras aún no he sabido, quizá nunca sepa contestarlas…

¿Cuántas preguntas hemos dejado de hacer no pocas veces? Flores que no hemos plantado en los campos del diálogo. La pregunta verdadera tiene siempre el aroma de la humildad: es el reconocimiento de nuestra ignorancia y el de la capacidad de nuestro hermano para ayudarnos. La pregunta es una frase inconclusa, un verso que busca palabras de otro para dar cumplimiento a su belleza y su mensaje.

La pregunta tiene el color del respeto infinito por la libertad del otro.

¿También vosotros queréis marcharos?

Jesús es un Dios que pregunta. Son infinidad las veces que Jesús se acerca al hombre y le interroga. Desde el “¿qué buscáis?” inicial en Juan, o la triple interpelación a Pedro de “¿me amas?”, o el clamor al Padre “¿por qué me has abandonado?”; o la delicadeza con el ciego en la piscina de Betseda “¿quieres recobrar la salud?”.

El, que es Verdad, Camino y Vida, también se compone de preguntas.

¿Aún no entendéis?

Pero la pregunta tiene su final, su conclusión, su meta: la respuesta. Supremo acto de libertad y amor.

Desde el inicio, aún en el paraíso, Dios busca al hombre con una pregunta: “¿dónde estás?”. Dios nos busca, siempre es el primero en dar el primer paso. Es Él quien nos ha elegido, no nosotros a Él. Nosotros somos respuesta a esa pregunta primordial y primigenia. O no somos nada.

¿No os he elegido yo a vosotros?

Pero también somos un montón de preguntas. ¿Cuántas no guardamos en nuestro interior, incluso con rabia? ¿Cuántas no nos gustaría hacerle a Dios mismo? Pero la respuesta, si tiene que llegarnos, lo hará cuando nuestro corazón esté preparado para escucharla; ni un instante antes, ni un instante después. Por eso, cuando no podamos vivir las respuestas, vivamos las preguntas. Sin miedo, sin angustias, en actitud de espera y confianza.

“Sé paciente con todo lo que aún
no está resuelto en tu corazón…
Trata de amar tus propias dudas…

No busques las respuestas
que no se pueden dar,
porque no serías capaz de soportarlas.
Lo importante es
vivirlo todo.

Vive ahora las preguntas.
Tal vez así,
poco a poco,
sin darte cuenta,
puedas algún día
vivir las respuestas.”
Rainer María Rilke.

También nosotros somos una pregunta que hacemos a Dios y esperamos respuesta. Él ya nos ha respondido y nos responde cada día, pero a menudo estamos demasiado ocupados en nuestro ruidoso mundo para escuchar. Jesús es la respuesta de Dios a nosotros.

Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado?

Tanto en el evangelio de Lucas como en el de Juan, las primeras palabras de Jesús son una pregunta; en el de Lucas, incluso las primeras tras la resurrección lo son  también. En cierto sentido, cada Evangelio es una interrogación que Dios nos hace a cada uno de nosotros.

¿No habéis leído…? ¿A quién buscáis? ¿Crees esto? ¿Comprendéis lo que he hecho? ¿Por qué me pegas? ¿Por qué lloras? ¿Por qué tenéis miedo? ¿Quién me ha tocado? ¿Qué queréis que os haga? ¿Quién decís que soy yo? ¿No habéis podido velar una hora conmigo? ¿Os faltó algo? ¿Me amas?, ¿me amas?, ¿me quieres?

¿Somos capaces de contestar a algo de todo eso? Pues mucho más es lo que Jesús nos pregunta desde su evangelio y desde nuestra vida.

Quizá estemos demasiado seguros de nuestras certezas muchas veces y debamos regresar a las preguntas como quien regresa al hogar y a la infancia. Para no encorsetar al Espíritu, para dejar a Dios ser Dios.

¿Dios es una pregunta?

 Ante la inmensidad de Dios, en bondad, en verdad y en belleza, siempre hay algo que se nos escapa, que se nos refugia en el Misterio: ahí sólo podemos asomarnos apoyados en la muleta de un interrogante.

Pocas grafías hay tan hermosas como el interrogante  “?”.

¿Por qué molestáis a esta mujer?

La pregunta está empapada de ternura y delicadeza. Es imposible el diálogo sin preguntas; es imposible que un niño hable con su padre sin preguntas, ni un amigo con otro amigo, ni un esposo con su esposa. No es posible el amor sin preguntas. No es posible la oración sin preguntas.

Ya llegará el Día del Señor, el día de la Gran Respuesta. Pero hasta entonces las preguntas son parte de nuestro vivir la verdad en los caminos, como son parte de quien es Camino, Verdad y Vida.

Dice Jesús que los niños, y sólo ellos y quienes son como ellos, entrarán en el Reino. ¿Y no es el niño quien domina el arte de preguntar?, ¿no es el niño quien vive perpetuamente instalado en la pregunta? (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

 

Anuncios

Jesús..INYECCIÓN DE OPTIMISMO
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 28/06/17.- Amigas y amigos: El evangelio de este domingo nos anima a un compromiso serio con el proyecto del Reino. Recomendamos leer el resumen del informe de Cáritas España, que por desgracia bien puede aplicarse a tantos países. La recuperación económica no está siendo una recuperación social y nos estamos acostumbrando a convivir con la pobreza: “No nos podemos resignar a un mundo que cada vez olvida más los derechos humanos”. No bajemos los brazos. Todos los días se puede hacer algo para cambiar este mundo enfermo, que como primera medida, necesita una buena inyección de optimismo. En eso creía Jesús y nosotros queremos seguirle con la misma convicción arrolladora.

En la Escuela puede venirnos muy bien recordar la clase de Pope Godoy: El prólogo del Evangelio de Juan que interpreta la teología del Logos como Proyecto de Dios, que desde el principio soñó con un mundo de iguales y herman@s.

Seguimos pidiendo vuestra opinión para la nueva imagen de la web. Los dos primeros días, hasta que un lector nos alertó, no se podía votar la primera opción. Si alguno se quedó sin poder elegirla, que lo haga ahora.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Mt 10, 37-42. El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí.

Vicente Martínez: Cordial acogida. Término que hace referencia, tanto a dar hospitalidad como a aceptar la palabra proclamada por Jesús y sus discípulos en el Evangelio. La misión de todos estos mensajeros es hacerle presente entre los hombres.

José Luis Sicre: Indignidad, acogida y recompensa. El largo discurso dirigido a los apóstoles termina con una serie de frases de Jesús que son, al mismo tiempo, muy severas y muy consoladoras.

Fray Marcos: El amar de Dios no es relación, no hay distinción entre objeto y sujeto. Dios nos ama identificándonos con Él. Nosotros solo podemos amarlo en los demás.

José Antonio Pagola: La familia no es intocable. No basta con defender el valor de la familia sin más, porque la familia puede plasmarse de maneras muy diversas en la realidad.

Carmen Notario: La radicalidad evangélica no es para todos. Ese cristianismo que se nos ha asignado junto con el carnet de identidad está a punto de caducar. Ya es hora de hacer una opción personal con todas las consecuencias.

Artículos seleccionados para la semana

Jesús Bastante: Cáritas denuncia que siete de cada diez hogares españoles no han notado los efectos de la recuperación económica. Tres de cada cuatro españoles piensan que no sirve votar o movilizarse para construir una sociedad mejor.

Leonardo Boff: Es importante recuperar el carácter político-transformador de la esperanza. La indignación nos enseña a rechazar las cosas así como están y la valentía, a cambiarlas.

José María Castillo: ¿Cómo se explica que el partido político más cercano a la Iglesia (el PP) sea el partido más corrupto? Después del tan esperado y controvertido “debate de investidura”, el miércoles 14 de junio, es hora (lógicamente) de hacer el balance de lo sucedido.

Dolores Aleixandre: Animales estrangulados. Así somos los humanos: capaces de dejar entrar al camello y de preguntar al mosquito dónde está su pasaporte.

José Carlos Enríquez: Una mujer con convicción y decisión de caminar con los demás. Olga Lucía Alvarez Benjumea, una mujer que ama a su iglesia. “Necesitamos curas, sí, pero diferentes de ellos”.

Alfredo Sepúlveda: La fe como ideología. El cristianismo no elabora un plan de acción para acercarse a lo que la ideología considera como la sociedad ideal.

Juan José Tamayo: Muere François Houtart, sociólogo y teólogo de la liberación belga. Estuvo siempre muy vinculado con las organizaciones sociales y los movimientos religiosos liberadores.

Miguel d’Escoto: Manifiesto para el siglo XXI, por la paz y la vida. Invito de todo corazón a todos a los que así les dicte su conciencia, a que se sumen a un gran ecumenismo ético-práctico motivado por el amor a la Madre Tierra, a la vida, a la paz y a la solidaridad.

Noticias de alcance. El Vaticano estudia excomulgar a mafiosos y corruptos.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

2 Reyes 4,8-11.14-16a. Un día pasaba Eliseo por Sunam, y una mujer rica lo invitó con insistencia a comer.

Romanos 6, 3‑11. ¿O es que ignoráis que cuantos fuimos bautizados en Cristo Jesús, fuimos bautizados en su muerte?

Florentino Ulibarri: Descansar en Ti. Descansar en Ti, y darte gracias, con palabras o sin ellas, por tu presencia solidaria en la gente sencilla y llana.

Vicky Irigaray: Perder la vida. Seguir a Jesús comporta renuncias, conflictos; conlleva posicionarse claramente del lado de los perdedores de este mundo.

Anáfora: Valores humanos. Lo que cuenta son los valores humanos de las personas y sus hechos.

Monjas Benedictinas de Montserrat. 13º domingo de Tiempo Ordinario.

Material multimedia

Cómo tratar los pensamientos negativos. Por Jeff Foster. Acepta que tú no eres esos pensamientos negativos o recurrentes. Esa es la cuestión.

Permanecer. Por Álvaro Fraile y Siro López. En estos tiempos revueltos en un mar de prisas, sentimientos encontrados, pensamientos negativos, y tanto dolor… ¡¡qué importante es PERMANECER!!

Salomé Arricibita: Me tocas. Me guías, me salvas, me quieres, me tocas sin yo saberlo.

Dejar de ser invisible. Letra por Laura Ramos. ¡¡¡No tiene desperdicio!!! Te llegará a esos lugares recónditos del corazón, que llevamos tiempo sin querer reconocer, pero que tan importantes son, para recuperar la paz interior.

Equipo Quiero Ver. 13º domingo de Tiempo Ordinario.

La hospitalidad rompe muros. Campaña de Cáritas Ecuador, con testimonios impactantes, que nos tienen que hacer reflexionar sobre nuestras actitudes personales.

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Y como os prometía, las cartas terminarán con estos tres enlaces muy útiles: la carta de la semana, la carta de la semana pasada y cartas de otras semanas. Cuando alguien pierda -o no le haya llegado- el email con las novedades, podrá usar una carta antigua para acceder a la nueva.

Un abrazo,

Inma Calvo

screen_shot_2016_06_19_at_85137_pmSAN JUAN Y EL SOLSTICIO DE VERANO
JUAN ZAPATERO BALLESTEROS, sacerdote, zapatero_j@yahoo.es
SANT FELIU DE LLOBREGAT (BARCELONA).

ECLESALIA, 26/06/17.- Hay un dicho popular que reza de la siguiente manera “Cristo crece y san Juan mengua”. Como todo o la mayoría de las veces que dice algo el vulgo respecto a la vida suele encerrar una enjundia tal que acostumbra a no tener el más mínimo desperdicio. En este caso se está refiriendo al solsticio de verano en contraposición al del invierno. No es ahora el momento de comentar el hecho que estas dos realidades del año solar fueron cristianizadas en su momento, poniendo como centro de las mismas a los dos natalicios más importantes que aparecen en el Evangelio: el de invierno que correspondería a Jesús, y el de verano, a san Juan Bautista. Si nos atenemos al tiempo en cuanto tal, no hace falta decir que, a partir del solsticio de verano, coincidente más o menos con la festividad de san Juan, los días van decreciendo (en cuanto a la duración del sol, claro está); mientras que es a partir del inicio del solsticio de invierno que la duración de los días van creciendo.

Y, con todo esto, ¿a dónde queremos ir a parar? Es evidente que no quiero llegar a nada, por lo que a cuestiones astronómicas se refiere; sino sencillamente a lo que san Juan representa relacionado con la vida de Jesús y aplicable perfectamente a muchas de nuestras situaciones de la vida cotidiana. Por otra parte, a todo lo que de luz y de fuego acompaña dicha festividad.

La figura de Juan Bautista en el Evangelio aparece como la de la persona encargada de abrir rutas y allanar el camino por donde más tarde va a pasar una persona considerada como más importante: Jesús en este caso. No voy a citar ningún texto, pero así lo podemos encontrar en el principio de cualquiera de los Evangelios, con unas u otras matizaciones propias de cada uno de ellos. Tengo la impresión que este tipo de actuar no ha acostumbrado a estilarse en general nunca y, por supuesto, hoy tampoco. Por la sencilla razón, que es considerado como algo de segunda y, por lo mismo, propio de personas de un rango inferior. Digo esto, porque el ser los números “uno” está tan incrustado en nuestra sociedad del momento que, como decía alguien, si eres el número dos, ya no eres nadie. Por ello, esta era una de las razones por la cual pretendía sacar a colación la figura de Juan; con la que, si me apuráis, lo que pretendo decir, aunque sea de manera indirecta, es que el servicio y la disponibilidad hacia el otro no cuadra en absoluto con los aires de superioridad y de grandeza personales que reinan en la actualidad.

La segunda cuestión que me hace pensar en esta festividad es todo lo que de manera exterior la caracteriza, como es el caso del fuego fundamentalmente, con todas peculiaridades que lo hacen visible tan próximas a la espectacularidad y a la admiración que provoca en grandes y pequeños. Es una noche, en unos lugares más que en otros ciertamente, donde la pirotecnia alcanza sus máximos. Una pirotecnia rápida e inmediata, pero capaz de dejarnos con la boca abierta por unos instantes, provocando al mismo tiempo unas expresiones de admiración a tal cual más curiosa. Y, todo esto, ¿a qué viene? Pues sencillamente a la similitud que tiene tantas veces con nuestra vida. ¿No os parece que con demasiada frecuencia nos movemos más por el artificio momentáneo y fugaz que por la consistencia de unos principios sólidos, serios y fuertes? El problema está precisamente en qué lo que se estila es el sobresalir y el aparentar frente a la acción muchas veces silenciosa y oculta, pero, en cambio, efectiva para los demás y consecuente con uno/a mismo/a. ¡Y así nos va, tanto a nivel personal como social en muchas ocasiones! Se dice también que muchas veces las apariencias engañan; pues sí, nada que decir en contra de ello, porque es la verdad pura y dura. Semejantes fuegos de artificio no llevan más que momentaneidad y espectáculo pasajero, dejando en un segundo plano la consistencia y la profundidad interior que, al fin y al cabo, es lo que de verdad le hace a uno/a verdadera persona (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Emancipación religiosa

Publicado: 23 junio, 2017 en REFLEXIONES
Etiquetas:, , , , ,

s46EMANCIPACIÓN RELIGIOSA
JOSÉ Mª RIVAS CONDE, CORIMAYO@telefonica.net
MADRID.

ECLESALIA, 23/06/17.- Al calificar de “universal” la imposibilidad de sancionar con pena eterna los preceptos derogables y demás temporales, quise en mi anterior artículo, y quiero aquí, gritar con una sola palabra, que no hay absolutamente nadie con capacidad para hacerlo. Ni hombre, ni ángel ninguno, por más que se presente como mensajero divino y realmente lo fuere. Por cuanto que tal capacidad no la puede tener ni el mismo Dios. Al menos el nuestro, que no es contradictorio, ni arbitrario, ni injusto. Ya hablé de esto en otro escrito. Ni eso, ni nada que suponga defecto o limitación en la suprema plenitud de su perfección infinita.

Juzgo extraordinariamente beneficiosa la toma de conciencia de esa imposibilidad, porque siendo ella verdad inexorable, necesariamente ha de conducir a liberación (Jn 8,32). ¿A cuál? Pues, en primer lugar, a la que es, por un lado, emancipación de autoridades religiosas (imaginadas legisladoras humanas del camino de la vida eterna), y, por otro, desembarazo de mediadores creados en la andadura de ese camino. Tanto en lo que respecta al comunicársenos Dios, manifestarnos su voluntad y conferirnos sus dones; como al pedírselos nosotros mismos o ponernos en contacto de amor con Él.

Esta liberación la atestiguó Jesús mucho antes de estos razonamientos míos, con autoridad axiomática para nosotros, si es que de veras creemos en Él hasta haberle tomado, al igual que Simón (Jn 6,68-70), como el único Pastor de salvación que tiene «palabras de vida eterna». Aunque por nuestra debilidad “petrina…” le neguemos a veces. Jesús atestiguó esa liberación, en lo tocante al comunicarnos nosotros directamente con nuestro Padre, al enseñárnoslo con su proceder (Lc 5,16; Jn 8,12), paradigma y norma del nuestro (Jn 14,6) y con su explícito adoctrinamiento sobre la forma de orar (Mt 5,6-8; Lc 11,1-4; etc.); y en lo referente  al habla de Dios a nuestro corazón, como mínimo cuando anunció «El paráclito, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os dije” (Jn 14,26).

¿Qué este anuncio fue hecho a los apóstoles y, en consecuencia, debe reservarse su aplicación a sólo a los obispos, sus sucesores? No cuadra en absoluto con la consigna explícita del propio Jesús, precisamente en contra de cualquier reserva: «Lo que os digo de noche, decidlo en pleno día; y lo que escucháis al oído, pregonadlo desde la azotea» (Mt 10,27). Ni tampoco encaja esa reserva, dado su carácter y efecto privilegiantes, con la igualdad de todos, también asegurada por Jesús: «… no os hagáis llamar ‘Rabí’, porque no tenéis más que un maestro, mientras que todos vosotros sois hermanos; y a nadie de la tierra llaméis padre, porque sólo el del cielo es vuestro Padre. Ni hagáis que os llamen preceptores, porque únicamente el Ungido/el Cristo/el Mesías es vuestro preceptor…». (Mt 23,8-10).

Dicha liberación fue también la presentada por el profeta Jeremías como realidad de la Nueva Alianza (31,33-34), y la mostrada en la Carta a los Hebreos como hecho en realización: «Al dar mis leyes las pondré en su mente y las inscribiré en sus corazones, yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Nadie tendrá que instruir a su conciudadano, ni nadie a su hermano diciéndole: ‘Reconoce al Señor’; porque todos me reconocerán, desde el pequeño al grande, cuando perdone sus crímenes y no recuerde más sus pecados» (8,10-12; etc.).

No faltan quienes rechacen el sentido literal de esos textos de Jeremías y Hebreos, en razón del acontecer religioso del que tenemos constancia en la humanidad. Se dieron, en efecto, brotes de la Nueva Alianza durante el tiempo precristiano e, igualmente de la Antigua en el cristiano. Pero entiendo que lo que el acontecer histórico invalida no es la interpretación literal de las características de ambas alianzas, sino la creencia de su realización consecutiva en el tiempo mutuamente excluyente. La llamada Nueva es en realidad un designio de Dios tan eterno e inmutable como su amor o, si se quiere, como Él mismo. Su enfoque temporal no pasa de expresión humana de lo que quizá no quepa del todo en ningún lenguaje creado. Su realización no está vinculada al tiempo, ni al lugar, ni a cosa ninguna; salvo a la libre aceptación personal dentro de uno mismo (Lc 17,21) en el tiempo o época que fuere.

Se dice que, de todas formas, esas palabras de Jeremías y Hebreos deben armonizarse con lo de «Seréis mis testigos tanto en Palestina y como hasta en el último confín de la tierra» (Mt 28,19-20): «Id, pues, y amaestrad a todas la naciones…» (Mt 28,19-20). De lo contrario ―argumentan― se negaría, igual que los protestantes, el magisterio eclesiástico, efectivamente requerido para la posibilidad y validez de ese encargo postrero de Jesús a los discípulos.

Yo desconozco lo que hacen los protestantes a este propósito. Pero sí sé que no es armonización de dos pronunciamientos barrer con uno de ellos. Es lo que se perpetra con las palabras de Jeremías y las de la Carta a los Hebreos, al calificarlas ―¿peyorativamente?― de “hipérbole oriental”. Porque así se les priva de todo significado salvo el de exageración, sin más prueba encima que el hecho de ser frecuente en los escritos de aquel mundo y cultura el uso de dicha figura literaria. Por esa misma razón, también se podría calificar de hipérbole oriental el anuncio de la enseñanza directa del Espíritu Santo a los discípulos. ¿Por qué no se hace? ¿Porque es texto que suele emplearse como prueba del inquebrantable respaldo divino que se dice tiene la palabra de los sucesores de los apóstoles? ¿Cómo es posible pensar en la existencia de esa clase de respaldo? ¿Quién puede negar la realidad histórica del reguero afirmado de preceptos “tan supuestamente cristianos que ahora ya no lo son”? ¿No hemos vivido muchos de nosotros, al menos parte del medio siglo largo, en que se han producido en la Iglesia los numerosos cambios preceptivos ya recordados? ¿O es que las leyes suprimidas o cambiadas ahora, no fueron urgidas por los sucesores de los apóstoles como condición de vida eterna, si es que no también con otras penas accesorias, incluida la excomunión?

¿Es posible decir que dejará de haber sucedido lo que ya ha sucedido?; ¿que lo sucedido no es más inapelable que la docencia de la Iglesia? ¿Quién puede negar que el acierto y veracidad de esta docencia dependen de lo sucedido, mucho más que de la palabra de la Biblia y de las de la Tradición eclesiástica? ¿Cómo si no, tantas enseñanzas dadas hoy por la propia Iglesia ―p. ej. sobre la creación del universo, el empezar de la vida, la aparición del hombre, el movimiento del sol y los astros, el pecado de Adán y Eva, etc.― son tan distintas de las que impartió hasta hace un siglo?

Por lo que respecta a la armonización que requieren los textos recordados, creo que basta con atender a quiénes se refieren. Los del encargo último de Jesús, a los que no le conocen, ni han oído hablar de Él por no habérseles predicado aún su nombre precisamente en ejercicio del magisterio eclesiástico. Los del anuncio sobre la nueva Alianza, a los que habiendo llegado ya a la fe por la predicación de sus enviados (Rom 10,14-17), tienen recibido el don del Espíritu destinado a todos (Hch 1,1-2; 2,17-18; 19,2; etc.). “Recibido y destinado a todos”; ¡pero no mecánicamente actuante, ni en los sucesores de los apóstoles, ni en los demás!

No pretendo sostener que los creyentes debamos repudiar y excluir tajantemente y siempre todo mediador en lo tocante a la relación con nuestro Padre de los cielos. Sería extremismo incompatible con la realidad de la vida. En ésta, bien por limitación y fragilidad de la psicología humana, que en tantas ocasiones nos afectan; bien por otras causas de formulación más compleja y resumibles en las anteriores, el caso es que se dan con frecuencia situaciones que hablan a favor del recurso a ellos. ¿Quién por ejemplo no ha sentido nunca la necesidad de un mediador, fundamentalmente en el ámbito del esclarecimiento de situaciones confusas y en el de la paz, conforte, gozo, consuelo y aliento interiores? ¿Y quién, por otro lado, ni siquiera ha oído hablar de simples creyentes, a veces sin estudios primarios, especialmente dotados para esa labor?

Permítaseme a ese respecto recordar a mi propia madre, mujer que pese a su recia fe, no dejó de vivir momentos de duda y confusión. En ellos, según ella misma nos contó a más de uno, no dudó en recurrir a la Sra. María, la portera de la casa de Augusto Figueroa 33, hasta que ésta falleció de hambre a finales de 1938. Se trataba de mujer analfabeta, antigua sirviente de la familia en el pueblo del que las dos eran oriundas. Al principió sólo recurría a ella en cuestiones de las que, según mi madre, los sacerdotes conocían lo de los libros, pero no tanto lo de la realidad de la vida. Luego, ya durante la guerra civil, en todo lo que se terciara, por lo escondidos que entonces tenían que vivir en Madrid los sacerdotes y por lo “peligroso” que era en esa situación el “roce” con el clero.

Lo que rechazo aquí es que en nuestras vacilaciones, tinieblas, angustias, desesperanzas…, por más profundas que sean, no podamos acceder todos, en cualquier momento y lugar, directa y fructuosamente a nuestro Padre del cielo. Tal como Jesús en Getsemaní y en otras ocasiones. Lo que rechazo es que no sea simple opción personal recurrir o no a mediadores y decidir el adoptado. Lo que rechazo es que los posibles mediadores deban pertenecer necesariamente al clero y que los de éste sean absolutamente imprescindibles. Ni siquiera como rubricadores o legitimadores de la actuación de los que no pertenecen al “gremio”, salvo quizá en lo meramente organizativo, societario y oficinesco.

La facilidad de acceso a nuestro Padre del cielo no es ninguna “ocurrencia” mía. A mí me la enseñaron sucintamente de niño, y con todo pormenor al estudiar la Teología a principios de la segunda mitad del siglo pasado. Aunque siempre circunscrita a situaciones extremas. Fundamentalmente la imposibilidad de recurrir a sacerdote con la urgencia requerida en la ocasión y el riesgo de violar obligaciones más primarias. Sin embargo, nunca vi justificada esta restricción, aunque no dejara de aceptarla engrilletado como estaba entonces al sentir general. Ahora juzgo que ni los propios datos neotestamentarios, ni el razonar humano la fundamentan, y hasta la veo simbolizada en la entrega de las llaves del reino de los cielos, que recibe como Pedro todo el que cree en Jesús. Porque a la auténtica fe en Él sólo se llega como Pedro (Mt 16,16) por revelación del Padre (Jn 6,66). Me refiero obviamente a llaves para acceder a nuestro Dios y Padre con la libertad de hijo; llaves «para entrar y salir y hallar pasto […] y vida colmada» (Jn 10,9).

A la luz, en efecto, de la propia naturaleza de las cosas, los que no pasamos de hermanos de los demás, ¿quiénes somos para suplantarles en el trato filial con su Padre del cielo?; ¿quiénes, para “entrometernos” a tramitar ante Él sus peticiones o interceder por sus necesidades? ¿Serán hijastros los demás, y no hijos? ¿Quiénes somos para concederles el perdón de su Padre e imponerles en su nombre castigos purgatorios, como si encima Dios Amor fuera tan mezquino y mísero que los reclamara de “nuestra vaciedad ante Él” (Mt 18,24-27)? ¿A qué doctor de la Ley o sacerdote del templo dijo Jesús que fue el pecador a pedir perdón, para sin más volver a casa justificado (Lc 18,13-14)? ¿A “qué hermano mayor”, dijo Jesús que el hijo pródigo reconoció su mal proceder, antes de recibir “sin acompañamiento de penitencias compensatorias”, el abrazo y el “comérsele a besos” de su padre (Lc 15,20)? ¿No llevan todas esas cosas a vivir amarrados a la duda de nuestra condición de hijos de Dios y sin confianza en su amor de Padre? ¿Acaso es esto la cima del cristiano (1Jn 3,1; 9-10; etc.)? (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

No les temáis

Publicado: 21 junio, 2017 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , , ,

casa-2NO LES TEMÁIS
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 21/06/17.- Amigas y amigos: El evangelio del domingo nos invita a la coherencia, a no paralizarse por el temor. Hemos recopilado artículos muy interesantes en esta línea: no tener miedo a cambiar lo que sobra en el seguimiento de Jesús. ¿Cómo deberían ser nuestras eucaristías o nuestras comunidades?

En la Escuela, también abordamos este tema de la mano de Silvia Martínez Cano: El Dios de Jesús. Las imágenes de un Dios que juzga y castiga son insostenibles para los seguidores de Jesús. Debemos revisarlas, desterrarlas y desmontarlas.

Aprovecho también para contaros que resolvimos la crisis del ataque informático como mejor supimos. Estuvimos dos días intentando restaurar copias de seguridad y otros remedios menos drásticos, pero sin éxito. Finalmente se resolvió con la fórmula del “borrón y cuenta nueva”. Hicimos una instalación desde cero con la última versión, que minimiza posibles ataques futuros. Para hacer esto y no perder los datos, hubo que contratar a unos expertos. Podéis ver los movimientos de la cuenta en la suma de todos.

Y ya que estrenamos web “por dentro”, hemos querido que también se note “por fuera”. Nuestro colaborador habitual, Miguel Ángel Martín, ha diseñado un nuevo logo y queremos cambiar el frontal de nuestra web. Os pedimos vuestra opinión con una encuesta muy simple, anónima, para votar entre cinco opciones. Vamos a usar nuestra inteligencia colectiva.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Mt 10, 26-33. Con que no les cojáis miedo, porque nada hay cubierto que no deba descubrirse ni nada escondido que no deba saberse.

Vicente Martínez: Testigos de fe. Hoy hay mártires incruentos en todas las sociedades, que –creyentes o no– dan testimonio en sus vidas defendiendo valores perennes de la Humanidad, y que serían dignos de figurar en todos los Santorales de la misma.

José Luis Sicre: Ni miedo a hablar, ni miedo a morir. Dirigido a los apóstoles, comienza con unas instrucciones sobre cómo deben anunciar el Reinado de Dios, insistiendo en el desinterés y la pobreza.

Fray Marcos: Este miedo no se puede combatir directamente. Solo uno con Dios. El creernos un ego individual separado y autónomo es un engaño nefasto.

José Antonio Pagola: Nuestros miedos. Cuando nuestro corazón no está habitado por un amor fuerte o una fe firme, fácilmente queda nuestra vida a merced de nuestros miedos.

Dolores López Guzmán: Atención al detalle. La existencia de Jesús está llena de detalles hacia toda persona que se encontraba con Él.

Artículos seleccionados para la semana

Gabriel Mª Otalora: ¿Cristo murió por todos? Con la que está cayendo, el nuevo misal litúrgico oficializa una nueva polémica que descentra el mensaje central del evangelio.

Juan Masiá: Sin vuestro ‘Amén’, no puede haber Corpus Christi. Como tampoco hay Corpus Christi efectivo, sin el amén de una comunidad comprometida para transformar el mundo.

José Antonio Pagola: Estancados por el miedo. Hay un hecho innegable. La gente se está alejando de manera imparable de la práctica dominical.

Ramón Alario y Julio Pinillos: El cura debería dejar de ser el eje. La prioridad, el protagonismo retorna a la comunidad. La Iglesia necesita una transformación fundamental de los corazones y de las estructuras.

Mari Paz López Santos: Ir a la montaña y volver. La Montaña tiene un algo interior que llamo: imán.

Enrique  Martínez Lozano: Somos plenitud. Lo que llamamos “yo” es solo una construcción mental, que es fruto de la naturaleza apropiadora y separadora de la mente.

Jaime Escobar: Ante el silencio de la poderosa Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos. Es la hora de anteponer el “Evangelio de la Creación” por sobre cualquier otra consideración de carácter político, financiero o de poder.

Voces cristianas de Sevilla: Llamamiento a un cristianismo adulto. Situación de los laicos en la Iglesia local de Sevilla, que viene a apoyar y corroborar el reciente escrito/denuncia del “Foro de curas de Madrid“, que refleja en su diócesis una situación análoga a la nuestra.

Noticias de alcance. El Papa, sobre Don Milani: “Reconocemos en su vida un modo ejemplar de servir el Evangelio, a los pobres y a la Iglesia”.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Jeremías 20, 10-13. Oía el cuchicheo de la gente: Pavor en torno; delatadlo, vamos a delatarlo.

Romanos 5, 12-15. Lo mismo que por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte.

Florentino Ulibarri: A ti te entrego las llaves. Te hago portero de esperanzas y proyectos, en tus manos pongo la creación entera.

Vicky Irigaray: Queremos proclamarte. Vivimos prisioneros de diferentes miedos: miedo a perder nuestro trabajo, nuestra posición social; miedo a perder la salud…

Anáfora: Bienaventuranzas. Felices serán los pobres si cubrimos sus carencias. Solo entonces podemos ser todos felices.

Monjas Benedictinas de Montserrat. 12º domingo de Tiempo Ordinario.

Material multimedia

Atrae lo bueno. Por Louise Hay. Meditación muy hermosa para darte un momento de amor contigo mismo. ¡¡No te lo pierdas!!

Eres digno. Confía en ti mismo y en la sabiduría que te ha creado.

Salomé Arricibita: Que me escuche tu gran bondad. Dios ya nos escucha, en todo momento y en todo lugar, pero a veces tenemos que repetírnoslo para creerlo… de hijos es pedir… pidamos pues con la confianza de que Dios YA SABE…

Aquí y ahora. Estamos hechos de la misma sustancia de Dios, somos energía, somos creadores.

Equipo Quiero Ver: Confianza. La espiritualidad nos configura y nos ayuda a vivir en paz y armonía. Quien se encuentra con Dios vive la existencia con una mayor hondura y se reconoce “sostenido” para afrontar los retos de la vida.

Máximas del Dharma. El mapa no es el territorio, solo nos ayuda y orienta para recorrerlo. Este video nos acerca a otras formas de andar el camino, que, en contra de lo que podemos pensar, no están en absoluto alejadas, de las que nos han enseñado.

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Y como os prometía, las cartas terminarán con estos tres enlaces muy útiles: la carta de la semana, la carta de la semana pasada y cartas de otras semanas. Cuando alguien pierda -o no le haya llegado- el email con las novedades, podrá usar una carta antigua para acceder a la nueva.

Un abrazo,

Inma Calvo

misal-romano¿CRISTO MURIÓ POR TODOS?
GABRIEL Mª OTALORA, gabriel.otalora@outlook.com
BILBAO (VIZCAYA).

ECLESALIA, 19/06/17.- Con la que está cayendo, el nuevo misal litúrgico oficializa una nueva polémica que descentra el mensaje central del evangelio en general y de la celebración eucarística en particular. No es un brindis al sol mi expresión “con la que está cayendo”; Pablo VI ya alertó en su encíclica Evangelii Nuntiandi que “la ruptura entre el Evangelio y la cultura, es, sin duda alguna, el drama de nuestro tiempo.” Y uno de los soportes para evitarlo es utilizar un lenguaje que llegue al corazón del ser humano actual. Además del ejemplo, claro está.

En pleno acercamiento al mundo protestante en el aniversario de Lutero (Francisco, Kasper…), que refuerza la redención universal y el que Cristo murió por todos, el nuevo misal retrocede a Benedicto XVI con una peligrosa argumentación que es difícil de entender si no es desde la exclusión del amor de Dios a “algunos”. Y descentrando, de paso, los mensajes divinos de la compasión y misericordia universales. Se trata del cambio en las palabras de la consagración: donde actualmente se dice “será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados”, pasa a decirse “será derramada por vosotros y por muchos para el perdón de los pecados”.

En Hechos 18, el Señor dio ánimos a Pablo en el sentido de que su labor no sería en vano porque “muchos” llegarían a conocer a Cristo en la ciudad de Corinto. Aunque él se dirigía a todos, al menos iban a ser muchos los que iban a convertirse.

Si el que Jesucristo murió por todos es algo que forma parte de las certezas básicas de nuestra fe, ¿a qué viene detenerse todo un Papa en este matiz, con lo que nos falta de ejemplo vivo en la sociedad de hoy que nos interpela desde una religión clericalista -a pesar de Francisco- capaz de espantar a tantos que buscan? Ya en el año 2006, Ratzinger entonces cardenal prefecto de la Congregación para la Liturgia dirigió una carta a los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo para que introdujesen esa modificación en la consagración en los misales. Como no todas le hicieron caso, en abril de 2012, investido ya como Benedicto XVI se dirigió con severidad a algunos presidentes de los obispos, incluido el alemán, para urgir la aplicación de lo ya mandado. Y desde marzo de 2017, en pleno pontificado de Francisco, se modifica en nuestro misal.

Cristo vino por todos, porque es Amor y todos le necesitamos: hemos nacido para Él. Pero en Marcos y Lucas Jesús afirma que vino por los pecadores, no por los justos; su misión preferentemente se concentró en los enfermos, no en los sanos. Esto aleja que nadie puede quedar excluido del amor y la acción de Dios que llegó hasta las últimas consecuencias del asesinato en un madero.

Cuando preguntas por este dislate terminológico, te cuentan que el término “muchos” no se utilizaría aquí en contraste con “todos”, sino frente a “pocos”. Incluso afirman que el concepto “muchos” en algunos casos es un equivalente a “todos”. Entonces, ¿para qué marear el tema y no dejarlo en su sentido de la universalidad del amor de Dios sin fisuras frente a una interpretación sectaria, nada menos que en las palabras de la consagración? Dios invita a todos al Banquete. Lucas refuerza la universalidad de la oferta divina frente a esa idea de “muchos”: un gran señor invita a su gente cercana y como se disculpan y no van, ordena a sus criados que vayan a invitar a los pobres, a los inválidos, a los cojos y a los ciegos hasta que la casa se llene de invitados.

Una cosa son los llamados y otra los que responden a la llamada. Podemos elucubrar sobre si se salvan todos, casi todos o muchos o pocos (es de suponer que si el Padre pone en marcha la historia de la humanidad no es porque acabará siendo una empresa fracasada). Pero poner el acento en “muchos” en lugar de remachar el “todos” me indica muchas cosas, y ninguna es buena. Así no conseguiremos parar la sangría y solo atraer a bien pocos nuevos cristianos comprometidos de las nuevas generaciones cuya mayoría son totalmente indiferentes a nuestra institución eclesial (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

 

imageEL PAPA FRANCISCO IRÁ A BARBIANA
El 20 de junio en visita privada
JOSÉ LUIS CORZO, director de “Educar(NOS)”, jlcorzo@telefonica.net
MADRID.

ECLESALIA, 16/06/17.- Nadie lo hubiera imaginado. Ya era mucho que el pasado 23 de abril Francisco enviara un video-mensaje recomendando leer las Obras Completas de don Milani, que se presentaban aquel día en la Feria del libro de Milán.

Pero al día siguiente el Vaticano comunicaba su rápido viaje privado en helicóptero seis días antes del 50º aniversario de don Milani. Primero – a las 9 –, visitará la tumba de otro cura italiano, incómodo y perseguido por la Jerarquía de su tiempo, don Primo Mazzolari (1890-1959), el párroco de Bózzolo (Mántova) que, por cierto, publicó en su revista Adesso los primeros artículos de Milani. Luego, según la Sala de prensa vaticana, Francisco aterrizará en Barbiana a las 11:15. Primero rezará él solo en el cementerio y, antes de entrar en la escuela y en la casa parroquial, se reunirá en la Iglesia con los exalumnos. A las 12:30, tras saludar a los sacerdotes del entorno y a un grupo de chavales, regresará a Roma.

Hasta el 10 de mayo de 2014 ningún papa anterior había mencionado en público a don Milani. Hasta 2016 no reconoció abiertamente el Vaticano que su prohibición de vender y traducir su libro de Experiencias pastorales estaba obsoleta hacía ya mucho tiempo.

Con esta visita se cumple la rectificación que Milani exigía a su propio Arzobispo en 1964:

“Cuanto más santamente me callaba, más escandalosa aparecía la lejanía del Obispo respecto de los pobres, de la verdad y de la justicia… Dejarse pisotear puede ser santo, pero al pisotearme a mí, Vds. pisaban también a mis pobres, los alejaban de la Iglesia y de Dios”.

Ahora, con esta visita, Francisco honra a los pobres más que a don Milani, y Barbiana no debería transformarse en ningún santuario piadoso para un nuevo profeta lapidado (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

¿Palabra de Dios?

Publicado: 14 junio, 2017 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , ,

biblia¿PALABRA DE DIOS?
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 14/06/17.- Amigas y amigos: Además de meditar sobre el sacramento de la Eucaristía, con ocasión de la fiesta del Corpus, esta semana os invitamos a reflexionar sobre la Revelación. El artículo de Gonzalo Haya nos hace ver la incoherencia de considerar como Palabra de Dios tantos textos de la Biblia o del Magisterio que son incompatibles con la ética actual más elemental.

Y para profundizar aún más, contamos con una nueva clase magistral de Andrés Torres Queiruga: La Revelación.

Seguimos recomendando la recopilación todos los comentarios a los Evangelios de José Enrique Galarreta. Una obra de consulta de gran utilidad para todos los domingos del año, de los ciclos A, B y C.

En el Tablón de anuncios podéis ver más actividades para estos días: un retiro y unos ejercicios espirituales con José Arregi.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Juan 6, 51-58. Éste es el pan bajado del cielo, no como el que comieron vuestros padres y murieron; quien come pan de éste vivirá para siempre.

Vicente Martínez: Corpus Christi. Jesús es parte de la Comunidad, y sin él el Cristianismo carecería de sentido. De ahí la eucaristía, el ágape, la concelebración. Los primeros cristianos se llamaban hermanos y, como tales, compartían bienes materiales y espirituales.

José Luis Sicre: El maná y el pan de vida. La fiesta del Corpus Christi pretende fomentar la devoción a la Eucaristía y confesar públicamente la presencia real de Jesucristo en el pan y el vino.

Fray Marcos: Ágape, sacramento de unidad, signo de amor. Reducirlo a la comunión o a la adoración del pan consagrado es devaluarlo absolutamente.

José Antonio Pagola: Estancados. ¿Por qué los creyentes no manifestamos nuestra preocupación y nuestro dolor con más fuerza?

Dolores Aleixandre: El que coma de este pan, vivirá para siempre… La forma de comer de la que habla el evangelio de hoy expresa una forma de vivir.

Artículos seleccionados para la semana

Gonzalo Haya: La Biblia no es “Palabra de Dios”. Dios no se expresa con palabras humanas. Dios se expresa en la naturaleza, en la conciencia humana, en la belleza y en el amor.

Leonardo Boff: La buena voluntad que falta en el Brasil de hoy. Traduciendo su difícil lenguaje: la buena voluntad es el único bien que es solamente bueno y para el que no cabe hacer ninguna restricción.

José Aldunate: Nuestra Ética para nuestros Tiempos. Tarea de todos y también de la Iglesia.

Magdalena Bennasar: Desmenuzando Pentecostés. ¿Podemos llamar cenáculo al piso de un joven matrimonio en medio de una ciudad irrelevante en un rincón del país?

Enrique Martínez Lozano: “Nosotros” y “ellos” (II Y III). La intolerancia… proyecta constantemente en otros sus propios “demonios interiores” o sombra no reconocida.

José M. Castillo: La religión no es una exhibición. No olvidemos nunca que “la esencia del fanatismo reside en el deseo de obligar a los demás a cambiar” (Samuel Oz).

Cameron Doody: El “héroe del monopatín” “vivirá para siempre”. Osoro califica de “impresionante” la valentía de Ignacio Echeverría, “un chico joven que da la vida por salvar a otro”.

José Arregi: Obispos y educación. Todos necesitamos ser educados en el espíritu y la sabiduría de la vida.

Noticias de alcance: No invoquemos la tradición para excluir a las mujeres. El objetivo de este encuentro entre teólogas italianas y españolas fue el de reflexionar sobre las mujeres, el diaconado y los ministerios en la Iglesia.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Deuteronomio 8, 2-3 y 14-16. Él te alimentó con el maná para enseñarte que no sólo de pan vive el hombre sino de todo cuanto sale de la boca de Dios.

1 Corintios 10, 16-17. El pan que partimos es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque comemos todos del mismo pan.

Florentino Ulibarri: Dar crédito. En este mar de palabras, de propaganda sofisticada, de ilusiones engañosas, sólo quiero darte crédito a ti, que eres la palabra y la vida.

Vicky Irigaray: Corpus Christi. Padre bueno, concédenos la gracia de no dejarnos seducir por mensajes y voces que no pueden apagar nuestra hambre y sed de plenitud.

Anáfora: Pan eucarístico. Jesús partido y repartido, su vida derramada, es la síntesis de la fe del cristiano.

Monjas Benedictinas de Montserrat. Corpus Christi.

Material multimedia

No trates de encajar en este mundo. Por Sergi Torres. “¡¡¡Trata de encajar en ti mismo, en tu conciencia humana!!!”. Atrévete a ver este video, vívelo en este instante de tu vida… TE CAMBIARÁ.

Confía. “¿Qué va a ser de mí?”… ¡¡¡Confía!!! Canción de Álvaro Fraile.

Salomé Arricibita: No es lo mismo. Apareciste en mi vida, y ya nada es lo mismo, ya no puedo “ser” sin tu calor.

Carta al ego. Por Jose Miguel Vale. Conseguí escucharte, sé que estás aquí conmigo tomados de las manos, acompañándome a afrontar mis miedos. Permitiéndome mirar a los demás con compasión, y mirar esta ilusión con belleza.

Equipo Quiero Ver: Pan que da vida. Estamos hechos con delicadeza, cariño, de forma artesanal y personalizada. Y de esta manera, tal como Jesús se hace pan para nosotros, así hemos de ser nosotros “pan para los demás”.

Reflexiones. Por Deepak Chopra. Para interiorizar…

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al canal feadulta de YouTube donde están la totalidad de las charlas disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Un abrazo,

Inma Calvo

 

86f04c2ad6e3361760deb803477b8f57UN NUEVO PENTECOSTÉS
PATRICIA PAZ, ppaz1954@gmail.com
BUENOS AIRES (ARGENTINA).

ECLESALIA, 12/06/17.- Fiesta de la libertad, del corazón desbordado, de la comunicación fraterna. Parecían ebrios los apóstoles, me imagino que por el entusiasmo que le pusieron a la proclamación de lo que el Espíritu les inspiraba. Todos les entendían, medos, partos, elamitas… Hoy diríamos chinos, rusos, sirios, los habitantes del lejano Oriente, los occidentales, los latinoamericanos, Europa, África. Vivimos en las mismas ciudades pero como mosaicos bien delimitados, muchas veces somos extraños los unos para los otros. No es que el Espíritu no venga, sino que somos ciegos y sordos a sus señales.

Resulta imperioso en el mundo actual, que vive una escalada de violencia, fruto muchas veces del miedo, abrirnos al soplo de la Ruah. Necesitamos un nuevo Pentecostés para que nuestras palabras resulten entendibles para los que hablan otro “idioma”, para los que viven en culturas diferentes,  para entender sus palabras, para escucharnos, conocernos y perder ese miedo que nos aísla. Tenemos que salir de nuestros “cenáculos” cerrados para avanzar hacia una acogida amorosa del otro. Volver a poner en el centro de nuestras vidas al “extranjero, al huérfano y a la viuda”. Salir al encuentro de todos aquellos que hoy están desamparados, por razones económicas, políticas, religiosas, raciales, de género, o lo que fuere, y hacernos prójimos. Apreciarlos con todas sus particularidades, reconociendo en cada uno la presencia amorosa de Dios.

Pentecostés es una oportunidad para despertar de nuestro letargo y poner manos a la obra en tantas cosas que hoy necesitan ser transformadas para que nuestro mundo se vaya pareciendo, aunque sea un poco, al Reino que nos predicó Jesús. Qué fácil sería si pudiésemos recibir un Whatsap cada mañana despertándonos y dándonos fuerzas para vivir el día como verdaderos discípulos, sin miedo, con alegría y poniendo todas nuestras energías al servicio del bien común. Pensándolo mejor, la solución es mucho más sencilla, pero también más difícil. Simplemente cada día al despertar dedicarle unos segundos a hacer consciente en nosotros la Presencia que nos inhabita. Imaginar que la lengua de fuego está siempre sobre nuestra cabeza y que el viento del Espíritu sopla permanentemente, a veces como una fuerte ráfaga, otras como una suave brisa, pero nunca está lejos de nuestra percepción. Afinar los sentidos del corazón y aceptar el llamado con todos sus desafíos es vivir Pentecostés hoy y cada día (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Amor amando

Publicado: 11 junio, 2017 en cuatro líneas

la-trinidad-1“Tanto amó Dios al mundo…” (Jn 3, 16-18). Y eso precisamente es lo que celebramos hoy: ¡Que Dios es Amor AMANDO!

Dios no solo es amor, porque también es AMAR. La Trinidad, lejos de ser una cosa muy complicada de la que es difícil hablar, sencillamente nos muestra que Dios ama. Es amor activo.

El Padre, el Hijo y la Santa Ruah ponen ante nuestros ojos la más bella relación de amor. Y, al mismo tiempo, nos invitan a participar de ella.

“Tanto amó Dios al mundo…” ¿Qué puede hacer el amor sino amar? []

Solemnidad de la santísima Trinidad” de Monasterio de Suesa, monjas Trinitarias