mesa madridACTO CONSTITUYENTE DE LA “COMISIÓN DIOCESANA POR LA COMUNIÓN ECLESIAL”
Archidiócesis de Madrid
ANTONIO GARCÍA RUBIO, Coordinador de la Comisión, 19anto19@gmail.com 

MADRID

ECLESALIA, 10/11/17.- Acojo con gran esperanza y tengo mucha ilusión en esta comisión que hoy inicia su andadura. La Iglesia nunca sería creíble sin asumir la comunión. Es necesario para esto ser pobre. Se trata de ver la belleza del otro. La Iglesia,  como Cristo,  es misión y comunión. Solo hay misión si existe comunión y comunión si hay misión”. (Palabras de D. Carlos en la reunión constituyente de la comisión por la comunión del 25 de Octubre de 2017).

Es un gozo grande, muy grande, poder daros a conocer la gran noticia, esperada y trabajada por diferentes realidades eclesiales y animada por el entusiasta “grupo promotor ubuntu” (nacido del empuje humilde, carismático y profético de Vicente Morales –Brotes de Olivo /Comunidad Pueblo de Dios) durante más de dos largos años de gestación orante y discernimiento permanente, de la decisión del Consejo Episcopal de Madrid de constituir la “Comisión Diocesana por la Comunión Eclesial”, que el Cardenal Arzobispo con su Consejo Episcopal, a propuesta de la Vicaria de Pastoral Social e Innovación, ha aprobado unánimemente.

Todo ha sido gracia a la acción constante y el espíritu abierto del Vicario Episcopal de Innovación José Luis Segovia, y la profundidad de la mirada de nuestro cardenal D. Carlos Osoro, que es el verdadero protagonista, junto al Señor, del don de la comunión, hacen posible hoy la puesta en marcha de esta pequeña herramienta eclesial, con el fin de promover en la Archidiócesis de Madrid el anhelo de la Espiritualidad de la Comunión.

El miércoles 25 de octubre de 2017 (el mismo día que D. Carlos cumplió tres años de la toma de posesión de la diócesis de Madrid) en la sede del arzobispado de Madrid se constituyó de forma oficial la tan anhelada comisión, formada por un grupo plural de diez miembros elegidos por el cardenal, abierto a nuevas incorporaciones.

No es un órgano de representación de nada ni de nadie, sino vehículo de activación y contagio de la comunión a través de personas de muy diversas sensibilidades eclesiales, pero movidas por un mismo anhelo y celo carismático: Servir para Unir. Su reto es explorar, cultivar, recomponer, ampliar, priorizar y visibilizar la Iglesia como “Casa y Escuela de la Comunión” (Novo Millenium Ineunte 43), en todos los niveles y ámbitos del entramado de la vida diocesana, y hacerlo “Entre Todos, con todos y para todos” como nos indica el lema del Plan Diocesano de Evangelización.

Todo está en las manos de Dios. Y el poder de la fe de los pequeños y de toda su Iglesia hacen realidad que la búsqueda de Comunión pase a ser un objetivo de la vida pastoral de la Iglesia de Madrid.

Esta es una iniciativa única y singular (no existe un espacio parecido en ninguna Iglesia española) que puede ser referencia y anime a otras diócesis a dar pasos en esta línea de apostar por lo esencial, la Comunión en la Misión, que puede ser el gran acicate para que todo se renueve en unidad y concordia, en la conversión y la reconciliación de todos. De ahí su urgente y enorme trascendencia.

Damos gracias a Dios y lo ponemos todo en sus manos para que sea lo que Él quiera y como Él quiera. El siguiente paso como todo es obra del Espíritu. Que nos dejemos hacer (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).