Posts etiquetados ‘Ecología’

La otra madre

Publicado: 5 mayo, 2017 en REFLEXIONES
Etiquetas:, , , ,

eclesalia@eclesalia.net

planeta-tierraLA OTRA MADRE
JUAN ZAPATERO BALLESTEROS, sacerdote, zapatero_j@yahoo.es
SANT FELIU DE LLOBREGAT (BARCELONA).

ECLESALIA, 05/05/17.- Los medios de comunicación, pero especialmente la radio, vaya, el cuarto poder en general, ¡para qué andar con remilgos!, llevan bombardeándonos desde hace ya algunas semanas, concretamente desde el día 20 de marzo, con spots publicitarios en los que la madre ocupa de manera total y absoluta el protagonismo. He especificado el día en qué comenzó su campaña, porque hasta dos días antes habían hecho exactamente lo mismo con el padre. ¿Quién no se enternece ante una madre y sobre todo ante lo que este ser representa? Digo esto porque los señores y señoras que nos hablan a través de semejantes medios juegan con ventaja. Sea como fuere lo que pretenden estos comunicadores, no voy yo a dudar de sus intenciones, ¡solo faltaba!, pero especialmente de quienes les pagan, es conseguir que todo hijo o hija, que se den por bien nacidos, la muestren su afecto de manera especial en su día que, según marca el calendario, este año es el 7 de mayo. No cabe la menor duda que la intención es a todas luces buenísima. Ahora bien; no lo es tanto, sin embargo, cuando la manera de mostrar dicho afecto queda reducida a que los hijos e hijas obsequien con regalos de todo tipo a su progenitora. Como podéis ver una vez más estamos en lo de siempre: afecto y consumo ligados de manera estrecha. Podría seguir escribiendo sobre el tema, pero pienso que habéis intuido por dónde voy y, por ello, no voy a continuar por semejante derrotero, porque mi intención es otra en este caso.

Afortunadamente cada vez se habla más de otra madre que no es precisamente la que biológicamente no has transmitido la vida a los hijos e hijas. Me refiero a la Tierra, al planeta en donde habitamos. Bien es verdad que son sobre todo los países sudamericanos cuyos orígenes habría que fijarlos en las culturas incaicas, aztecas, mayas etc. quienes más arraigado tienen en su cultura el concepto “madre” aplicado a la Tierra. De ahí la expresión tan propia y tan típica de ellos a la hora de denominarla como “pacha mama”. Sí, la tierra también es nuestra madre; tuya y mía. De ella hemos salido, ella nos ofrece todo lo necesario para nuestro cuidado y alimento y, de una manera u otra, a ella volveremos un día. Tengo la impresión, sin embargo, que de esta madre nos recordamos muy poco. Baste traer a colación, pues creo que no está de más saberlo, que el día dedicado a conmemorar su efeméride no es otro que el 22 de abril y que comenzó a celebrarse el año 1970 con el nombre, nada menos que, de “Día internacional de la madre Tierra”. ¿Qué medios de comunicación lo han puesto en solfa? Creo que lo mejor es callar. Ya no hablo de regalos, por lo que a la “madre Tierra” se refiere, sino de atropellos, a veces en grado demasiado extremo. ¿Qué hemos hecho de ella? Me parece que bien poca cosa puedo añadir a lo que tú ya no sepas. La hemos troceado en mil añicos, levantando fronteras por todas partes, con las consecuencias que todo esto ha llevado y continúa llevando por diferentes lugares del planeta. Los más poderosos han excluido a los más débiles, aduciendo cuestiones de raza, de cultura, de educación, de pensamiento, de religión, etc. Pero, no nos engañemos, en el fondo de semejante destrozo no existe ninguna otra razón que no sea la fuerza y el poder económico de los más poderosos y potentados. La estamos esquilmando sin piedad ni miramientos, intentando sacar de la misma todo lo que podemos y más, precisamente quienes más pueden para satisfacer sus intereses económicos, sin tener en cuenta para nada las nefastas consecuencias que por ello, con toda certeza, ya están padeciendo muchas personas y padecerán aún más las generaciones venideras. Mientras tanto, los mandatarios y gobernantes no están dispuestos a hacer el más mínimo esfuerzo, no ya para dejarla al menos como está en estos momentos, sino para no llegar más allá, si para ello tienen que renunciar a conseguir pingües ganancias o si ello les supone ser menos que otro país o que la potencia política frente a la cual rivalizan.

Seguramente estás pensando y me puedes decir, con toda razón, que tú puedes hacer bien poco. Es posible; cada una, cada uno, lo sabrá según su propia conciencia. Yo solamente te sugiero una cosa: que comiences por respetarla desde tu vida diaria. Tú mismo/a sabrás qué te implica poner en práctica dicho concepto. Pero pienso que es el mejor de los regalos que en estos momentos puedes hacer a la “Madre Tierra”¡Feliz Pascua! ¡Gracias! (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Vieja ermita

Publicado: 12 diciembre, 2016 en ACTUALIDAD, REFLEXIONES
Etiquetas:, , , ,

eclesalia@eclesalia.net

OLYMPUS DIGITAL CAMERAVIEJA ERMITA
KOLDO ALDAI AGIRRETXE, koldo@portaldorado.com
ARTAZA (NAVARRA).

ECLESALIA, 12/12/16.- Parece que siempre hubiera estado allí, tal es su sólido anclaje, su perfecta simbiosis con el paisaje de hojas caídas. Tras largo paseo a la vera del mágico río, la ermita* hizo el resto, terminó de ensanchar nuestros corazones. Las piedras cargadas de musgo y memoria nos sugieren volcar hacia el pasado. No en vano la historia quedó apresada y encerrada en el remoto lugar, entre los guardianes robustos de los árboles.

Somos también esas manos pacientes, esos callos curtidos, ese sudor antiguo, esa pasión por las piedras reunidas y sumadas en lo profundo del valle. Somos los hermanos constructores que se dieron por entero levantando el escondido templo del bosque. La talla continúa. Somos el cincel y martillo, la roca y la melopea de oración. No renegamos de nuestra tradición, menos aún cuando se abre el castañal y nos revela esa obra generosa, ese testimonio vivo de fe y entrega que encarna la vieja ermita. No renegamos de nuestra tradición, menos aún en el corazón de la arboleda, en medio de esa inmensa alfombra de hojas acalladas. A lo sumo añadimos nuevos santos sin sotana, nuevos rosarios sin viacrucis, nuevo Nazareno sin cruces… Olvidamos “vísperas” y “maitines”, mas no renegamos del cristianismo, a lo sumo una nueva canción, una palabra actualizada, una fe reinventada y sin doctrina…

Ahora que estamos reconociendo todas las constelaciones que nos alumbraron e influyeron. Ahora que retornamos al pasado desnudos por fin de rencor e ira, nos descalzamos e hincamos la rodilla ante los cirios ya gastados, ante el altar polvoriento y olvidado.

Somos ese pasado, esa tradición ardiente, esa fe entregada. Somos esa historia y damos gracias, siempre gracias… Ahora podemos disfrutar de una letanía que memorizaron los labios, de una pizarra que cobijó generaciones, de una ermita que sobrevivió a todos los vientos. Estamos aún acarreando esas piedras sagradas, cincelando sus esquinas, encalando sus paredes…, sobre todo agitando sus campanas. Somos esas campanas ya durmientes, rendidas que antes inundaron el bosque con su llamada poderosa.

La Obra continúa, la llamada nunca se acaba. Hemos vuelto para abrazar y agradecer al fiel árbol guardián, para agitar esas campanas en lo profundo del valle, para subir a la torre castigada y llamar sin distinción de credo, ni fe. Ahora nuestras campanas hablan idiomas, son universales. Allende musgos y helechos, alcanzan otros valles y montañas, otros corazones ya no importa la tradición, la nación, la raza… (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

* Ermita de Fonsagrada (provincia de Lugo, municipio colindante con Asturias), en el denominado “Valle de los pintores”.

Profetas

Publicado: 8 diciembre, 2016 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , , ,

profeta-gargalloPROFETAS
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 08/12/16.- Amigas y amigos: Las injusticias de cada época y de cada lugar siempre han movido a algunas personas a denunciar las injusticias, y por desgracia la lista de profetas que acaban perdiendo la vida en ello es infinita. Desde el mismo Jesús y antes que él Juan Bautista, hasta los jesuitas de la UCA, Gaspar García Laviana o tantos héroes y heroínas que se juegan el tipo en guerras como, sin ir más lejos, la de Siria. A veces no se pierde la vida, pero se pierden amigos y se ganan enemigos, como es el caso del Papa Francisco, que lleva una pesada carga intentando renovar la Iglesia. Incluso hay profetas del ecologismo. De todos ellos hablamos hoy.

En la Escuela seguimos profundizando en la figura de Jesús dentro del ciclo de Cristología con la clase que subimos hoy, de José María Castillo: La Humanidad de Jesús. Haber insistido sobre todo en la divinidad de Jesús y no en su humanidad, nos ha incapacitado para conocer realmente a Jesús, el Revelador de Dios y único puente para conectar con la trascendencia de lo divino. Dios no se encarnó en un dogma sino en una persona. Dar la espalda al Jesús Histórico, como hizo San Pablo, nos ha llevado un cristianismo de doctrinas y ritos, dejando a un lado el estilo de vida y las preocupaciones del Galileo.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Mt 11, 2-11. Juan se enteró en la cárcel de las obras que hacía el Mesías y mandó dos discípulos a preguntarle.

Vicente Martínez: Abiertos los ojos del corazón. Ojos que hablan; ojos que son mano que enamora.

José Luis Sicre: El desconcierto de Juan Bautista. La lectura de Isaías trata uno de los grandes problemas antiguos y actuales: el de los deportados y desplazados. El evangelio comenta el desconcierto de Juan Bautista ante la actividad de Jesús. La carta de Santiago ofrece un nuevo consejo para vivir el Adviento.

Fray Marcos: Gran fiesta sería descubrir nuestro propio ser limpio e inmaculado. Si descubrimos lo divino en Jesús y en María, ¿por qué no lo descubrimos en nosotros?

Fray Marcos: Te sentirás defraudado si pones la esperanza donde no debías. Tu verdadero ser no te fallará nunca, tu falso yo, siempre.

José Antonio Pagola: Curar heridas. La actuación de Jesús dejó desconcertado al Bautista.

Marta García: Uno. El número necesario para cambiar el mundo. Así interpela el cartel de una ONG a los viandantes de los pasillos del metro de Madrid. A desinstalarnos y a estimular nuestra audacia contribuye la bocanada de aire fresco del evangelio de Lucas.

Inma Eibe: ¿Tenemos que esperar a otro? Hoy, domingo de Gaudete, se nos invita a renovar nuestra Alegría desde la Buena Noticia que Jesús nos anuncia. Pero… ¡que nuestra alegría esté bien fundamentada! Juan nos cuestionará: ¿es realmente a Jesús a quien estamos esperando, en quien creemos, a quien seguimos…?

Artículos seleccionados para la semana

Jesús Bastante: Alejandro, misionero en Siria: “La guerra ha destruido la humanidad de muchos”. “Por una parte es muy difícil acompañar tanto dolor, pero por otro hay muchas bendiciones”. “¿Quién reconstruye los corazones, el alma, la humanidad?”, afirma el salesiano.

José Antonio Revuelta: Reforma eclesial. “Ecclesia semper reformanda”. El tópico de que vivimos un cambio de época, un cambio de paradigma global ha penetrado en todos los ámbitos y capas sociales.

Leonardo Boff: ¿Por dónde pasa el futuro del cristianismo? Según la mejor exégesis contemporánea, el proyecto original de Jesús se resume en el Padre Nuestro. En él se afirman las dos hambres del ser humano: el hambre de Dios y el hambre de pan.

Enrique Martínez Lozano: Un científico norteamericano afirma que no existe la muerte. “La idea de morir es algo que siempre se nos ha enseñado a aceptar, pero en realidad solo existe en nuestras mentes”, argumenta Robert Lanza.

Ángel Vilariño: Católicos contra el Papa: “Lo que hace Bergoglio es muy preocupante”. Las voces más rigoristas de la Iglesia muestran públicamente su rechazo ante el papado de Francisco. En España son por ahora una minoría y la crítica se expresa en matices.

Juan José Tamayo: Aquella fatídica madrugada de noviembre. Los mataron por haber vivido el cristianismo no como opio del pueblo, sino como liberación de los oprimidos y denunciar la triple alianza del poder político, económico y militar.

José María Álvarez: Gaspar García Laviana, sacerdote MSC y guerrillero. La vida es única y debo aprovecharla siendo fiel a mí mismo y a la misión que crea más positiva para la gente, así me cueste la vida. Por lo demás tengo una extraña paz y sosiego que nunca había sentido y un contento conmigo mismo extraordinario. Parece mentira que me meto en la guerra y siento intensa paz.

Inma Calvo: Un mundo nuevo está en marcha. Los cineastas franceses Cyril Dion y Mélanie Laurent emprendieron una investigación para encontrar esas buenas ideas, capaces de cambiar el mundo. En su camino encontraron personas que trabajan por revertir esta degradación del planeta.

Noticias de alcance. La Santa Sede exige la liberación de los presos políticos para continuar su mediación en Venezuela.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Isaías 35, 1-6. El desierto y el yermo se regocijarán, se alegrarán el páramo y la estepa, florecerá como flor de narciso, se alegrará con gozo y alegría.

Santiago 5, 7-10. Tened paciencia, hermanos, hasta la venida del Señor. El labrador aguarda paciente el fruto valioso de la tierra mientras recibe la lluvia temprana y tardía.

Florentino Ulibarri: Brisa y rocío. Brisa gratuita que nos alcanza, que nos despierta y empuja, que nos abre el horizonte y nos invita a ir más aprisa… Así eres Tú desde que entraste en nuestra historia y vida.

Vicky Irigaray: Día de la Inmaculada. Padre bueno, te damos las gracias por María, y porque, como ella, nos sentimos sostenidos por el amor que Tú nos tienes.

Vicky Irigaray: Vida plena. El gesto que mejor revela la verdadera identidad de Jesús es su empeño en curar, sanar y liberar la vida. Lo que Jesús hace y dice es siempre manifestación del corazón de su Padre Dios.

Anáfora: Testigos. Todos los buenos profetas nos muestran tus caminos, los que hemos de recorrer para salir a tu encuentro. Gracias por tantos testigos tuyos, de ayer y de hoy, en especial por los que viven cerca de nosotros y han iluminado desinteresadamente nuestra búsqueda.

Monjas Benedictinas de Montserrat. Domingo III de Adviento.

Material multimedia

10 consejos para ser tú mismo. Para amar a los demás, hemos de empezar por nosotros mismos.

Papa Francisco: Orar para que no haya más niños soldado. Año de la Misericordia. Intenciones del Papa. Diciembre 2016.

Salomé Arricibita: Effeta. El día es HOY, y mañana Dios dirá…

La naturaleza. ¿Cómo escogemos vivir cada día?

Equipo quiero ver: Carrera de vida. La presencia de Jesús transforma la vida de las personas. Él se acerca a los que sufren y a las víctimas del mundo. No le importa mirar atrás, pararse, prestar atención o “perder” para que otros ganen. Los cristianos estamos convocados a hacer lo mismo que Jesús: conseguir que nadie quede al borde del camino: dar vida.

La Navidad de la vida. ¿Terminamos de creernos La Navidad?

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Un abrazo,

Inma Calvo

eclesalia@eclesalia.net

ecoaldeas-600x360IGLESIAS DOMÉSTICAS II
Del 1 al 4 de julio, sin límite de edad
MAGDALENA BENNÁSAR, Misionera de la Palabra de Dios, espiritualidadcym@gmail.com
MADRID.

ECLESALIA, 13/06/16.- Después de largos paseos por la red buscando cómo, dónde y con quieres vivir la aventura de una comunidad cristiana que responda al lenguaje y realidad de hoy, reconozco que lo que más me atrae y llama es ser parte de una ecoaldea donde cada uno comparte sus talentos, tengan apellido cristiano o no.

Me da pena que casi todas las que he visitado virtualmente son de corte no-religioso pero de un compromiso importante con el respeto a todo lo creado: naturaleza y personas.

Consumo responsable: ¿pobreza evangélica?

Igualdad: ¿castidad?

Suma de talentos, bienes y capacidades: ¿obediencia-escucha?

Tal vez tengan razón, tenemos que alejarnos de las toxinas de una religiosidad cultual sin compromiso para descubrir la espiritualidad -la ruah– en todo y en todas y todos.

Posiblemente los primeros monasterios y comunidades religiosas tenían mucho de esta pasión por el cosmos, respeto a la vida, al agua, a la tierra, a la madera, a los productos básicos que se compartían y consumían con frugalidad… a la vez que una dedicación importante a la escucha del Amado y de los textos que les hablaban de él.

Hoy también los hay, pero muchos están demasiado burocratizados con instituciones que en su origen eran un medio para transmitir la fe y hoy atrapan sus mentes, tal vez demasiado, por la preocupación que conllevan.

Aprendo de estas familias y personas que se aventuran a vivir tipo ecoaldea, con un sentido importante de solidaridad y hospitalidad, cosa que los monasterios y comunidades dicen que tienen como carisma y de nuevo, algunos sí, pero otros… vaya que no tienen tiempo.

Aprendo de su compromiso sin necesidad de votos ni promesas, porque su palabra es creíble al ir acompañada de hechos.

Aprendo de su convivencia sana, de sus modos de gestionar los conflictos, acudiendo a ayudas de mediadores cuando se considera necesario en lugar de usar otros métodos más destructivos.

En fin, que creo que a nuestras niñas, niños y jóvenes les ayudaría conocer lugares así y desde ahí ayudarles a descubrir los valores más básicos y también la espiritualidad que permea todo cuando se busca vivir esos valores (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Os recordamos la invitación a convivir desde esas bases, en el Monasterio San Salvador de Palacios de Benaver (Burgos), del 1 al 4 de julio, sin límite de edad (gracias a las propuestas recibidas en nuestra anterior comunicación).

Para más informaciónespiritualidadintegradoracristiana.es

Clima-x

Publicado: 16 diciembre, 2015 en DENUNCIA / ANUNCIO
Etiquetas:, , , , ,

estrategia-cambio-climatico11CLIMA-X
GABRIEL Mª OTALORA, gabriel.otalora@outlook.com
BILBAO (VIZCAYA).

ECLESALIA, 16/12/15.- La llamada Cumbre del Clima que se ha celebrando en París no es como las anteriores. Hasta ahora, los chicos revoltosos de Greenpeace, los Verdes o los movimientos de extrema izquierda que querían caldear el ambiente a costa del enfriamiento del Planeta, eran los que lanzaban llamadas de atención sobre las emisiones nocivas por su repercusión en el hábitat de nuestro planeta Tierra.

Pero eso ya no es así. Ahora, la opinión mayoritaria de los expertos así como la realidad del daño a la Tierra que se está produciendo en forma de evidencias, son una llamada de atención muy seria para revertir la situación o abocarnos a una realidad que ya es inquietante a no mucho tardar en forma de efectos devastadores de los que ahora tan solo conocemos la avanzadilla: cambios climáticos exagerados  que causan pandemias, o cada vez más ciudades como Pekín con una polución que sobrecoge.

Estamos en el clímax del clima, y no solo porque llegamos en esta Cumbre a punto culminante o de máxima tensión, sino porque desde el ángulo opuesto, clímax también significa en el diccionario la etapa final de una sucesión ecológica en la que se llega al estadio biológico óptimo y estable de una comunidad vegetal: y este clímax sería el objetivo añorado por todas las personas que aman la vida y quieren un Planeta con un ecosistema saludable. Son muchas cumbre climáticas fallidas, con promesas incumplidas contra una humanidad atónita que ve cómo el problema no es solo para el Tercer Mundo, víctima y ahora ya como verdugo, por la magnitud de industrias contaminantes que se han levantado allí en los últimos tiempos.

Esta vez, 200 países que han dado su visto bueno al primer acuerdo mundial contra el calentamiento global frente a los 37 que firmaron en Kyoto. Pero no es suficiente lo acordado, a pesar de la alegría del Papa Francisco por los avances. Son muchos lustros de fracasos e incumplimientos desde la publicación del decisivo Informe Brundtland, cuando introdujo en 1987 la noción de “desarrollo sostenible” que habría de popularizarse tanto. Resumo mi decepción en algunos puntos que dejan en manos de los de siempre nuestro futuro a pesar de la toma de conciencia colectiva de los peligros del cambio climático:

1. El reconocimiento de que el cambio climático es una cuestión de “derechos humanos” se ha quedado fuera del texto legal relegado al preámbulo, lo que hace que pierda fuerza declarativa.

2. Este gran acuerdo entrará en vigor en 2020 y cada Estado tiene hasta mayo de 2017 para ratificarlo. Pero tampoco será efectivo si no lo firman al menos 55 países, y que entre ellos sumen el 55% de las emisiones globales.

3. No se ha logrado que la temperatura del planeta no sobrepase los 1,5 grados de aumento a final de siglo, fijándose en 2 grados.

4. Los compromisos de reducción de emisiones de efecto invernadero son voluntarios, y no obligatorios. No habrá sanciones si se incumplen los compromisos firmados por los asistentes.

5. Tampoco se fijan metas concretas en el medio plazo, fiándolo todo a un voluntarismo impropio de la gravedad del efecto invernadero.

6. Se comprometen los países desarrollados a movilizar 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020 para que los países más pobres puedan adaptarse a las consecuencias del cambio climático, una cantidad revisable al alza.

Está muy bien, pero al final se ha quedado fuera del articulado y encima es algo que se puede cambiar -a peor- en futuras cumbres. Igual que se han quedado fuera del acuerdo las emisiones derivadas del transporte aéreo y marítimo (un 10% del total).

Y por último, pero no menos preocupante, se propone como solución es la construcción de cientos de centrales nucleares porque producen poco CO2, pero conllevan otros peligros no menos letales como los residuos radioactivos. Y nadie con poder parece tomarse en serio la posibilidad de un desarrollo no ligado exclusivamente al crecimiento sino adecuado a la Huella Ecológica sostenible para no esquilmar el Planeta. Como afirma Ignacio Ramonet, cambiar de modelo energético sin modificar el modelo económico significa correr el riesgo de que sólo se desplacen los problemas ecológicos.

No es suficiente lo acordado en París, pero es verdad que se puede hacer algo más que violentarse o resignarse. Cabe asumir nuestra propia responsabilidad ecológica, ser cada uno solución del problema, individualmente, como una gota en el océano pero todos a la vez. En cada uno de nosotros está parte de la solución y del problema; en nuestro derroche, en la falta de reciclaje, en tanto consumismo superfluo. Que los cristianos somos los primeros muchas veces en liderar las malas prácticas  (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

No negarás justicia al pobrePOR UNA POLÍTICA SOCIAL, JUSTA Y HUMANITARIA
GRUP DE SEGLARS I RECTORS DEL DISSABTE*, juliociges@gmail.com
VALENCIA.

ECLESALIA, 09/12/15.- Ante las próximas elecciones al Gobierno del Estado, los miembros del “Grup de Seglars i Rectors del Dissabte” queremos compartir con la ciudadanía nuestras preocupaciones y nuestro discernimiento.

Desde la fe cristiana denunciamos todo lo injusto, inhumano y despersonalizador y apoyamos todo lo que favorece una sociedad justa, democrática, libre, plural y participativa. Nos preocupan los retos que hemos de asumir en relación a la naturaleza y el medio ambiente, los cuales exigen un estilo de vida, producción y consumo más ecológico, que garantice la vida, la justicia y la paz para todo el mundo.

Sufrimos y nos rebelamos cuando las políticas aumentan la pobreza, desprecian la vida, hacen crecer las desigualdades sociales y tratan al ser humano como fuerza fruta por intereses mercantilistas.

Decimos no a las políticas que producen marginación en muchos sectores sociales, frustran y destrozan la vida de muchas personas y familias y maltratan la identidad de los pueblos. Igualmente desaprobamos la tibieza con la que se ha tolerado la corrupción. Apelamos, pues, al poder del voto ciudadano para que acabe con los privilegios y corrija los excesos partidistas que nacen de intereses ocultos.

Las elecciones son una oportunidad que tenemos los pueblos libres para cambiar o reafirmar el rumbo político que gobierna nuestras vidas. Para las del próximo día 20 de diciembre se nos abre un abanico de propuestas. Apoyaremos electoralmente a los partidos y a las formaciones políticas que hagan suyas estas orientaciones:

  • Trabajar por dignificar la acción política y condenar todo tipo de corrupción de forma pública y transparente, efectiva y evidente, sin permitir utilizar la política para agradecer servicios o enriquecerse
  • Mostrar evidencia clara y concreta de optar por políticas que cuiden y hagan respetar el medio ambiente y frenen el cambio climático.
  • Implantar decididamente políticas que partan de la gente pobre o desfavorecida. Que hagan realidad el derecho al trabajo, la vivienda, la salud y la educación, a tener un sueldo vital de subsistencia. Que prioricen el empleo en condiciones dignas y justas. Igualmente implementar políticas sociales en favor de la igualdad de oportunidades y de las personas dependientes, paradas de larga duración y jóvenes que no hayan podido acceder al mercado laboral.
  • Combatir toda discriminación, eliminar el vacío legal de los seres humanos “sin papeles”, suprimir los CIEs, evitar enfrentamientos étnicos y religiosos y defender los valores que humanizan la sociedad.
  • Practicar la laicidad, la hospitalidad hacia las personas refugiadas o migrantes, la no-violencia en las relaciones internacionales y el control de los gastos militares.
  • Reconocer la riqueza de nuestra sociedad como conjunto de pueblos y naciones, favorecer las diversas lenguas y culturas específicas, respetar el derecho a decidir su futuro y procurar ser vehículo de expresión de la pluralidad cultural y religiosa.

Estas son las cuestiones que, desde nuestra perspectiva cristiana, consideramos prioritarias y decisivas en el discernimiento del voto.

València, 5 de diciembre de 2015

*Firmado por Honari Pascual, Vicent Estarlich. Mar Seguí, Julio Ciges, Sacramento Marí, Vicent Ruix, José Amparo Real, Joan Almela, Antonio Garay, Margaret Mayans, Ximo García Roca, Josep Antoni Comes, y 30 firmas más.

“LAUDATO SI” y mi  NIETO
MARI PAZ LÓPEZ SANTOS, pazsantos@pazsantos.com
MADRID.

ECLESALIA, 31/07/15 .- Recién iniciada la lectura de la Carta Encíclica LAUDATO SI’ sobre el cuidado de la Casa Común, que el Papa Francisco nos ha entregado para animarnos en esta empresa común; tuve que interrumpir la lectura del Capítulo Primero, titulado “Lo que está pasando en nuestra casa”, porque una personita reclamaba mi atención en otra parte de la casa: mi nieto de dos años y medio.

Dejé en el sofá el libro con la señal y el lápiz que uso para subrayar (mucho hay que subrayar en este documento). Fui a ver qué quería y de vuelta me entretuve en alguna cosa y mi nieto me tomó la delantera. Cuando volví a la lectura pude comprobar que el pequeño quiso participar y dar su toque personal a la Encíclica.

Al parecer dedujo que, si aquel libro tenía un lápiz entre sus páginas y había líneas subrayadas, podía aportar algo a su manera. Hizo un garabato, con cierto aire conceptual, que recuerda un gran  corazón con sus aurículas y ventrículos.

Está claro que quiso subrayar, hacerse presente en un documento que debe ponernos alerta para que su futuro llegue a serlo. Para que él, sus hermanos, y todos los que ahora son niños en esta Casa Común, puedan disfrutarla y cuidar de ella por derecho, como herederos de un bien que no pertenece a ninguna generación pues fue creada para compartir y entregar en las mejores condiciones. Nos apremia a que la rescatemos del poder de la ambición desmedida.

Quizás, pensé, el dibujo de mi nieto es más que un subrayado; es un grafiti. Ese arte clandestino que se atreve a denunciar y consigue expresarse libremente contra toda expresión controlada.

Los trazos de un niño de dos años me mueven a leer la Encíclica con una longitud de mira mucho mayor: mi nieto representa a los que deberían heredar un mundo donde crecer felices, no un cubo de basura donde pelear por una supervivencia inhumana.

Inició su trazo en este párrafo: “La tecnología que, ligada a las finanzas, pretende ser la única solución de los problemas, de hecho suele ser incapaz de ver el misterio de las múltiples relaciones que existen entre las cosas, y por eso a veces resuelve un problema creando otros”. Si a este niño, que está inmerso en la tecnología de este tiempo, no se le acerca a ver el misterio de esas relaciones para que sepa discernir, cuando tenga edad para ello, lo que perjudica y lo que favorece en el cuidado de la Casa Común, mal vamos y peor irán. El futuro estará hipotecado.

Siguen los trazos y sigue la Encíclica hablando de la contaminación, los residuos, los desechos peligrosos… “La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería”. Mientras a mi nieto se le enseña a lavarse los dientes, recoger sus juguetes, cuidar los cuentos y ordenarlos en su estantería, etc. Cuando sepa que hay una Casa Mayor que cuidar y proteger quizás aprenda a vivirla como suya y cuando sea adulto se implique en el cuidado y en la denuncia de las injusticias que se cometen contra ella.

En el último renglón subrayado por mi nieto dice la Encíclica: “Muchas veces se toman medidas sólo cuando se han producido efectos irreversibles para la salud de las personas”. Ya hay muchas personas que han muerto o enfermado. Los niños son especialmente sensibles a la hora de sufrir los efectos del deterioro medioambiental y más si viven en la pobreza tantas veces causada por medidas arbitrarias en la ordenación de la economía, las finanzas y el medio ambiente.

Sigo leyendo la Encíclica LAUDATO SI’, ya sin “ayuda” gráfica de mi nieto, pero sí con la que me ha proporcionado para seguir: tener presentes los ojos de los niños mirando el mundo que les rodea, desenmascarando y denunciando el engaño que tantas veces les proponemos como verdadera vida.

Estemos atentos a los pequeños profetas. “A ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo…” (Lc 1, 68-79, Benedictus). Ellos están más cerca, todavía no han perdido la inocencia ni se han puesto las máscaras (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

florece¿DE VERDAD PODREMOS SEGUIR “CAMINANDO Y CANTANDO”?
YOLANDA CHÁVEZ, yolachavez66@gmail.com
LOS ÁNGELES (USA).

ECLESALIA, 03/07/15.- Soy del inmenso grupo de católicas y católicos que trabajan en el terreno de la vida diaria sin hacer ruido, desarrollo un ministerio como catequista de adultos inmersa en una realidad que según dicen algunos, supera los 30 millones de seres humanos pero que es representado simbólicamente con un número mucho menor: el número 11 (los once millones de personas sin documentos en los Estados Unidos), para no reconocer entre otras cosas, que este es un asunto que ya se les salió de las manos a los poderosos que dirigen los rumbos y los destinos de la inmensa mayoría.

Estamos el grupo de catequistas estudiantes, mi equipo y yo, casi por terminar un curso intensivo moviéndonos por coordenadas antropológicas, pastorales, y pedagógico catequéticas.

Esta mañana tratando de organizar mejor mi día, me levanté más temprano. Mientras encendía la estufa para hacer el té, me he encontrado con el dilema entre terminar de revisar las tareas de mis estudiantes o terminar de leer la Carta Encíclica del Papa Francisco; Laudato si…

De pronto estaba haciendo las dos cosas; revisaba algunas tareas en las cuales me encontraba con rostros conocidos narrando experiencias humanas, de esas que marcan la vida. Hablo de la vida real, donde se tienen que “ensuciar las manos” para curar las heridas de los otros: Muerte, enfermedad, desapariciones de familiares en centros de detención, falta de vivienda, de trabajo, familias separadas por servicio de Inmigración…

Y volvía a la Encíclica: “Todo está relacionado, y todos los seres humanos estamos juntos como hermanos y hermanas en una maravillosa peregrinación, entrelazados por el amor que Dios tiene a cada una de sus criaturas y que nos une también, con tierno cariño, al hermano sol, a la hermana luna, al hermano río y a la madre Tierra”. (nº 92,70).

Espontáneamente comencé a entonar: LAUDATO SII, O MI SIGNORE LAUDATO SII, O MI SIGNORE LAUDATO SII, O MI SIGNORE LAUDATO SII, O MI SIGNORE…

En el momento que silbó la olla del té en la cocina cortándome la inspiración, me sentí como uno de los inmisericordes personajes de la parábola del Buen Samaritano (Lc 10: 25-37).

¿De verdad podremos seguir “caminando y cantando”? ¿Y el herido a la orilla? me pregunté.

Hice mi té y volví para revisar las tareas, es decir; a mi realidad. Volvía a leer la vida desde donde las personas buscan la salvación integral de la que tanto hablamos durante las clases; la salvación que nos lleva a darle un sentido a todo, a vivir la vida en plenitud…

De nuevo a la Encíclica: “Para la comprensión cristiana de la realidad, el destino de toda la creación pasa por el misterio de Cristo, que está presente desde el origen de todas las cosas: ‘Todo fue creado por él y para él’ (Col 1,16). El prólogo del Evangelio de Juan (1,1-18) muestra la actividad creadora de Cristo como Palabra divina (Logos). Pero este prólogo sorprende por su afirmación de que esta Palabra ‘Se hizo carne’ (Jn 1,14). Una persona de la Trinidad se insertó en el cosmos creado, corriendo su suerte con él hasta la cruz. Desde el inicio del mundo, pero de modo peculiar a partir de la encarnación”. (nº 99).

La comprensión cristiana de la realidad, la vida misma plasmada en las tareas de mis hermanas y hermanos, las realidades que estoy “revisando” forma parte del cosmos creado. Dios se nos da en la historia y en la naturaleza. ¡Qué importante es la naturaleza! contiene la verdad, contiene a la realidad, una realidad que nos contiene y que ya contiene a Dios, Dios nos encuentra y se nos da en la vida misma, solo hay que detenernos a leerla; a revisarla para reorientar el rumbo, coincidir en la conciencia de un origen común.

LAUDATO SII, O MI SIGNORE; sigo con las tareas…

LAUDATO SII, O MI SIGNORE; vuelvo a la Encíclica:

“De una pertenencia mutua y de un futuro compartido por todos. Esta conciencia básica permitiría el desarrollo de nuevas condiciones actitudes y formas de vida” (nº 202).

“En el corazón de este mundo sigue presente el Señor de la vida que nos ama tanto, Él no nos abandona, no nos deja solos, porque se ha unido definitivamente a nuestra tierra, y su amor siempre nos lleva a encontrar nuevos caminos. Alabado sea” (nº 245).

¡Hice las dos cosas! terminé de “revisar” las tareas y de leer la Encíclica del Papa Francisco.

Me siento entusiasmada, debo seguir cantando LAUDATO SII, O MI SIGNORE y caminando con mis hermanas y hermanos al mismo tiempo, despertando las conciencias a la justicia, a la paz, al amor… a la hermosura.

En la próxima clase, la oración inicial será ésta (Tomada de la última parte de la Encíclica P. 186):

Dios de amor,

Muéstranos nuestro lugar en este mundo

como instrumentos de tu cariño

por todos los seres de esta tierra,

porque ninguno de ellos está olvidado de ti.

Ilumina a los dueños del poder y del dinero

para que se guarden del pecado de la indiferencia,

amen del bien común, promuevan a los débiles,

y cuiden este mundo que habitamos.

Los pobres y la tierra están clamando:

Señor, tómanos a nosotros con tu poder y tu luz,

para proteger toda vida,

para preparar un futuro mejor,

para que venga tu Reino

de justicia, de paz, de amor y de hermosura.

Alabado seas.

Amén.

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda

la difusión de sus artículos, indicando su procedencia)

Ecologismo de frontera

Publicado: 22 junio, 2015 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , ,

Laudato siECOLOGISMO DE FRONTERA
GABRIEL Mª OTALORA, gabriel.otalora@outlook.com
BILBAO (VIZCAYA).

ECLESALIA, 22/06/15.- Leí hace algún tiempo a González Faus una reflexión sobre que los obispos del s. XXI deberán ser hombres de frontera y no hombres de barreras. Esta es la actitud que ha tomado el obispo de Roma, a la sazón papa Francisco, al escribir su primera encíclica centrada en el problema ecológico que le hemos creado a nuestro planeta y sobre el cuidado de lo que él llama “la casa común”.

En una primera lectura, me quedo con su escritura diáfana y clara, alejada de otro tiempo en el que las encíclicas eran para iniciados en teología y que además estuvieran familiarizados con el lenguaje formalista y curial; el texto que nos ocupa es accesible a cualquier laico -incluido el precio, que no llega a tres euros- por lo directo y de difícil doble interpretación. En su llamada de atención, el papa recuerda textos de los papas anteriores denunciando este problema estructural, a los que desborda por cantidad y claridad hasta el punto de haber incomodado ya a algunos que se dicen cristianos. Francisco nos señala que muchos de los esfuerzos por buscar soluciones a la crisis medioambiental y al agotamiento de los recursos naturales se frustran no solo por el rechazo egoísta de los poderosos sino, atención, “por la falta de interés de los demás”; es decir, de los cardenales, obispos y de todos nosotros.

Francisco analiza una realidad incómoda para quienes vivimos en el Primer Mundo abusando de una huella ecológica varias veces superior a la que nos podemos permitir, al tiempo que señala a los que más pierden, que son los desheredados de la Tierra como un sinónimo de los predilectos del Maestro; y les hemos apartado de una vida digna por nuestras prácticas del consumismo extremo y selectivo de una minoría consumista que entre otras cosas nos permitimos desperdiciar casi un tercio de los alimentos. Por eso afirma que frente al cambio climático, hay responsabilidades diversificadas (sic) donde los pueblos más vulnerables deben ser objeto de atención prioritaria.

Recuerda con valentía el sometimiento de la política ante la tecnología y las finanzas que logran que el interés económico prevalezca sobre el bien común. Escribe desde la esperanza -“el amor social”-, la necesidad de diálogo en serio y la educación porque lo cierto es que el actual sistema mundial es insostenible desde diversos puntos de vista. Dedica un capítulo entero a “la raíz humana de la crisis ecológica” donde la ciencia y la tecnología no son neutrales en nuestra cultura del relativismo. Él lo resume en una idea troncal muy clarificadora de que no hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental que incluye también a la ecología de la vida cotidiana.

El papa echa en falta con urgencia la presencia de otra globalización que tenga una  visión de futuro en la que emerja una verdadera autoridad política mundial sin recetas uniformes y no, añado yo, el poder omnímodo de la codicia que todo lo envenena. Reitera lo contrario de lo que hoy es la hoja de ruta bendecida por no pocos católicos: la política no debe someterse a la economía  y ésta no debe someterse a los dictámenes de la tecnocracia. Llega a proponer que tenemos que convencernos de que desacelerar un determinado ritmo de producción y de consumo puede dar lugar a otro modo de progreso y desarrollo. Exactamente lo contrario al modelo de globalización materialista que llevan con mano de hierro el Banco Mundial, el FMI, la troika, los mercados, los actuales dirigentes de la UE, de Estados Unidos, de España…

Naturalmente que también nos habla de Dios y de Francisco de Asís (el título de la encíclica es una alabanza que cantaba el santo) afirmando que la espiritualidad cristiana propone un modo alternativo de entender la calidad de vida capaz de gozar profundamente sin obsesionarse por el consumo, convertido en el modelo omnipresente y obsesivo actual. Nos habla del amor social como fuente del verdadero desarrollo más humano, más digno, en suma más cristiano. Acaba la encíclica con dos bellas oraciones acordes con la sensibilidad ecológica.

En definitiva, estamos ante un análisis en clave de denuncia profética pero que no ha querido cargar sobre los posibles culpables o responsables (en alguna medida todos lo somos) sino en la urgencia de mirar el mundo con una mirada diferente, responsable y madura, sintiéndonos amados por el amor del Dios de la vida y por el sufrimiento de la mayoría de los seres humanos como sufridores que son del grave atentado estructural a nuestra ecología. A quien le piquen las palabras del papa, lo mejor es que se rasque la conciencia.  (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).