Posts etiquetados ‘Justicia’

Frutos de humanidad

Publicado: 12 julio, 2017 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , , ,

gavelFRUTOS DE HUMANIDAD
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 12/07/17.- Amigas y amigos: El verano es época de frutos. Esta semana reflexionamos en torno a la parábola del sembrador y nos anima pensar en la abundancia de fruto que nos espera. Quería destacar una idea de Fray Marcos que me parece luminosa: «La tarea fundamental del ser humano no es hacer cosas, sino hacerse. “Dar fruto” sería dar sentido a mi existencia». Plenitud de ser que se encuentra potenciando al otro como persona.

También quería resaltar dos decisiones importantes de Francisco, sin duda frutos de su profunda humanidad: Añadir como causa de Canonización la “entrega de la vida a los demás” equiparándola al martirio y a la heroicidad de las virtudes. Y por otro lado celebramos que no haya querido hacer excepción alguna con el Cardenal Pell y ya está en Australia preparando su defensa ante la Justicia.

Ya tenemos el resultado de la encuesta. Ha estado muy reñido y espero que os guste a la mayoría, aunque hayáis votado otra imagen.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Mt 13, 1-23. Aquel día salió Jesús de casa y se sentó junto al mar. La multitud se quedó en la playa. Les habló de muchas cosas en parábolas: “Salió el sembrador a sembrar”.

Vicente Martínez: Salió el sembrador. Escuchamos con atención la palabra que se siembra mediante la lectura de los textos bíblicos y la predicación, pero esa escucha se la lleva pronto el viento de las preocupaciones y  las tormentas de los afanes  cotidianos de la existencia.

José Luis Sicre: Respuestas para una crisis. Mateo, basándose en el discurso en parábolas de Marcos, pone en boca de Jesús, a través de siete parábolas, las respuestas a cinco preguntas que siguen siendo válidas para nosotros.

Fray Marcos: Dios es la semilla, que ya está en mí. Si no pongo obstáculos y dejo que se desarrolle, todo mi ser se trasformará y llegará a ser divino.

José Antonio Pagola: Sembrar. ¿En qué hemos de reflexionar? ¿En el sembrador? ¿En la semilla? ¿En los diferentes terrenos?

Paula Depalma: La lógica de la abundancia. Imagino que Jesús disfrutaría admirando la naturaleza y encontrando en ella una sabiduría especial…

Artículos seleccionados para la semana

José M. Castillo: Urge renovar la teología. La teología cristiana debería tener como centro, eje y clave aquel humilde artesano galileo, que fue Jesús de Nazaret.

Jesús Sanz: Cómo pensar el cambio hoy. La Historia no es un mecanismo predeterminado sino un proceso abierto. “Es tarde, pero es madrugada si insistimos un poco”.

Enrique Martínez Lozano: La ciencia es sabiduría; los científicos a veces son dogmáticos (I y II). La ciencia se define por su capacidad de apertura a lo real y por el cuestionamiento permanente de cualquier afirmación o postulado.

Leonardo Boff: La voz del Amigo. Trabajaba con los sin-tierra, con los sin-techo y con un grupo de mujeres. Acogía a las prostitutas que venían a llorarle sus penas. Y salían consoladas.

Jesús Bastante: Pell ya se encuentra en Australia para responder a las acusaciones de abusos a menores. El Papa no ha querido hacer ninguna excepción por muy importante que sea esta persona en la jerarquía de la Iglesia.

Miguel Ángel Mesa: Declaración de solidaridad sin fronteras. Deseo que me inscriban en un registro en el que conste que me siento muy unido, enteramente cercano y en profunda solidaridad con todos los que sufren alguna discriminación.

Gerardo Villar: Todos los domingos. Lo importante es que nuestras eucaristías sean vivas, participativas, asamblearias.

Francisco Massó: Generosidad y miseria. En el espectro materialista tampoco encajan los valores de civilización como la compasión y la solidaridad.

Noticias de alcance. El Papa abre la puerta de la santidad a los que ofrecen su vida por los más necesitados.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Isaías 55, 10-11. Un heraldo que anuncia la abundancia de parte de Dios, la incesante siembra de su Palabra, su fecundidad imparable.

Romanos 8, 18-23. La creación entera gime hasta el presente y sufre dolores de parto. Nosotros somos los hijos de Dios llamados a la luz.

Florentino Ulibarri: Semillas del Reino. ¡Sois semillas de mi Reino! Fecundaos, reventad, no os quedéis enterradas. Floreced y dad fruto.

Vicky Irigaray: Sembradores de tu reino. A pesar del fracaso aparente, la llegada del Reino es imparable, y la cosecha será maravillosa e incalculable.

Anáfora: El Reinado de Dios. Nuestra misión no es hacer proselitismo sino promover el reino de Dios.

Monjas Benedictinas de Montserrat. 15º domingo de Tiempo Ordinario.

Material multimedia

Lo que nunca cambia. Por Echart Tolle. ¿Podemos sentir dentro de nosotros, lo que nunca cambia, la esencia de lo que somos?

Abrir el corazón. Abrir el corazón es amar incondicionalmente la vida y a los demás, por encima de las dificultades.

Salomé Arricibita: Con paciencia de semilla. Con Teresa Nécega. Preciosa canción, para madurar en ese camino que hace crecer nuestro interior para “madurar el alma”.

Refugio. Canción de Álvaro Fraile. “Yo estaré contigo SIEMPRE”. Bellísima canción, homenaje a tantos seres humanos que lo han perdido todo.

Equipo Quiero Ver: Sembrar la experiencia. La Palabra que cae sobre nosotros, como las gotas de lluvia que van empapando nuestra vida, se transforma en granos de trigo que vamos sembrando en otras personas para que acojan en lo hondo de sus vidas la experiencia de Dios que habita ya en cada una de ellas.

Voy a seguir. Para alimentar la semilla del “niño interior” que todos llevamos en lo más profundo de las entrañas.

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Y como os prometía, las cartas terminarán con estos tres enlaces muy útiles: la carta de la semana, la carta de la semana pasada y cartas de otras semanas. Cuando alguien pierda -o no le haya llegado- el email con las novedades, podrá usar una carta antigua para acceder a la nueva.

Un abrazo,

Inma Calvo

Anuncios

69511_n_20-08-14-13-42-57DECLARACIÓN DE SOLIDARIDAD SIN FRONTERAS
MIGUEL ÁNGEL MESA BOUZAS, miguelmesabouzas@gmail.com
MADRID.

ECLESALIA, 07/07/17.- Siendo mayor de edad, y en plenas facultades mentales, con domicilio en Madrid, pero sintiéndome ciudadano del mundo, abogando por la superación y la eliminación de todas las fronteras en todos los países del mundo:

DECLARO:

Que a pesar de mis insuficiencias, temores e incoherencias, deseo que me inscriban en un registro que conste en todos los estamentos públicos y privados, nacionales e internacionales, en el que conste que me siento muy unido, enteramente cercano, intensamente identificado y en profunda solidaridad:

Con las mujeres, que sufren discriminaciones de todo tipo, acoso y toda clase de violencia, que son obligadas a casarse en edades tempranas, o son víctimas de trata para prostituirse, que son asesinadas por sus parejas, familiares u otras personas, por el simple hecho de ser mujeres, en un inmenso feminicidio a escala mundial.

Con el colectivo LGTBI, con cada una de sus personas concretas, con nombres y apellidos, con sus luchas y reivindicaciones, para superar la exclusión, el rechazo, el insulto, la violencia, la prisión, la muerte que sufren cada día.

Con los niños y niñas obligados a realizar un trabajo esclavo, a vender sus cuerpos, que sufren distintos tipos de agresiones en la escuela, en su casa, en la sociedad, que son empujados a la droga o enrolados a la fuerza en distintas guerrillas…

Con las personas en paro, hombres y mujeres, jóvenes y mayores, que no tienen un trabajo, no pudiendo así independizarse, mantener a sus familias, sentir que pueden vivir con cierta seguridad, felices, con dignidad.

Con las personas refugiadas, que tienen que huir de sus países en guerra, por pobreza, para escapar de las persecuciones de distintos tipos, para mejorar sus vidas… y son engañados, extorsionados, violentados, perseguidos y, al final, al fin cuando llegan a su destino, son rechazados y apartados en campos de aislamiento… quienes han tenido ¿la suerte? de llegar.

Con las personas ancianas, olvidadas, abandonadas, desatendidas por sus familiares, por el Estado, muchas de ellas con alzheimer, parkinson u otras enfermedades, o sin medios para subsistir.

Con todos los hombres y mujeres, niños y niñas, jóvenes y ancianos de toda la tierra, que son víctimas de la guerra, el hambre, el odio, la violencia, el terrorismo, la marginación, la expulsión de su tierra, el racismo, o la persecución por sus ideas políticas o sociales, su identidad sexual, su religión, su etnia…

Con los países del Sur y los colectivos empobrecidos de nuestro mundo, valiosos y ricos por sus tierras y sus gentes, pero colonizados, explotados, enfrentados de forma subliminal entre su propia población, marginados de las decisiones que les afectan, ninguneados, despreciados por los países ricos del Norte, tan cristianos y civilizados, pero que en realidad son los causantes de muchas de sus desgracias, guerras y violencias, de su desesperanza.

Con la Madre Tierra, que sufre la devastación, el expolio, la polución, la despreocupación del género humano hacia ella. El aire, los ríos, lagos, mares y océanos, la superficie terrestre están en gran medida contaminados; los bosques, la selva, la flora y muchos animales están desapareciendo y, por eso, nuestro mundo está dando cada día más señales del dolor que le causan los seres humanos y, en especial, los países ricos, que no quieren tomar medidas drásticas para que se invierta el proceso de cambio climático que estamos causando y sufriendo.

Y para que así conste, reafirmando mi plena solidaridad y mi deseo de seguir siendo fiel, en la medida de mis posibilidades, a todas estas personas, a estos colectivos y sus justas causas, a este hermoso planeta azul, firmo la presente declaración a 30 de junio de 2017 (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

eclesalia@eclesalia.net

resucitado1¡FELIZ PASCUA!
JUAN ZAPATERO BALLESTEROS, sacerdote, zapatero_j@yahoo.es
SANT FELIU DE LLOBREGAT (BARCELONA).

ECLESALIA, 21/04/17.- Amigas y amigos de Eclesalia: ¡Feliz Pascua!, compartiendo con vosotras y vosotros el hecho que durante la Pascua la vida recobra un sentido especial.

En primer lugar, la Pascua supone para mí traer a mi mente el recuerdo de un pueblo que recobró la libertad dejando atrás largos años de dura esclavitud; me refiero, sencillamente, al pueblo de Israel que consiguió liberarse del yugo opresor del imperio de Egipto. Una situación que acabó convirtiéndole en objeto de explotación y en pura mercancía.

Después de siglos y siglos la historia de Israel frente a Egipto se ha ido repitiendo en tantos y tantos pueblos, a veces con grados de crueldad inaudita, hasta llegar a nuestro mundo de hoy.  Un mundo global, en el que las situaciones de dolor y de opresión que se dan ya no nos pueden dejar indiferentes, por muy lejos que nos parezca que están las víctimas y los victimarios, aunque estos acostumbran a estar bastante cerca muchas veces. La lista de dolor y de opresión podría ser larga; por ello quiero recordar aquellas que más me hieren y las que considero más escandalosas. En este tiempo de Pascua, me pregunto si es racional, ya no digo “justo”, que la tercera parte de los alimentos que compramos quienes aún contamos con recursos en los países ricos vayan a parar a la basura. Mientras esto sucede, como si fuera algo natural, 6.400 niños mueren materialmente de hambre cada día. Algunos la llaman la esclavitud del estómago, que no permite sobrevivir, sino malvivir, para acabar en la muerte más bien pronto que tarde. No quiero que esto haga sentirte mal, pero continuando con los niños, te recuerdo que en ciertas zonas del planeta son mercancía barata en cuanto a producción de prendas de vestir se refiere o a extraer de las minas materiales que luego se convertirán en los teléfonos móviles de la última generación o en joyas altamente cotizadas en las lujosas avenidas de los países que forman el mundo rico. Y, por si esto fuera poco, estos mismos niños u otros de su misma índole y condición servirán como objetos muy baratos y a la vez muy apetecibles que satisfagan el deseo sexual, fruto de la depravación, de los “señores” (porque así se hacen llamar) de nuestros países ricos que van a aquellas zonas a consumar precisamente semejante perversidad, aunque pongan la excusa de que van a pasar unos días de descanso o simplemente a hacer turismo.

Por ello, en este tiempo quiero felicitar la Pascua de manera especial a todas las personas y organizaciones que se dedican o hacen alguna cosa contra la esclavitud de estos inocentes. También a ti, por muy poco o pequeño que sea lo que hagas. No olvides que al menos tienes tu palabra para denunciar semejantes injusticias y decir que se trata de algo tan grave que clama al cielo.

Las esclavitudes que padecen estos niños nos enternecen quizás más, porque son más débiles; pero es que, a decir verdad, el mundo de los adultos no está mejor, que digamos. Durante lo que llevamos de este año y todo el anterior hemos sido testigos de éxodos dolorosos de hombres, de mujeres y de familias, que se han visto obligados a marchar de sus lugares de origen, dejando a tras lo poco que tenían, pero que era lo que con toda seguridad más querían, porque veían que en cualquier momento podían ser víctimas de una bala o de una bomba, o porque eran perseguidos o estaban a punto de serlo por ser de tal o cual raza, por mantener una ideología, por profesar una religión concreta u otras cosas más que los convertía irracionalmente en culpables o enemigos. Hoy, a diferencia de lo que sucedió hace treinta siglos con el pueblo de Israel, no tienen donde acogerse ni pueden convertir en realidad sus deseos de libertad, porque pueblos y países, muchos de los cuales precisamente nos llamamos cristianos, hemos cerrado a cal y canto nuestras puertas o hemos levantado grandes muros y vallas, para evitar que puedan entrar y “robarnos” el bienestar que durante siglos hemos conseguido, tal y como intentan vendernos muchos de nuestros gobernantes y otras personas, como tú y como yo, que se han puesto una venda en los ojos y han arrancado de sus corazones los más elementales sentimientos de compasión y de misericordia.

Pero, también hoy como entonces, el Dios del Jesús resucitado continúa actuando a través de hombres y mujeres que, dejando atrás sus miedos y sus comodidades, se han puesto en camino saliendo a los lugares donde se encuentran tirados muchos de estos exiliados, víctimas del hambre, del frío, de la exclusión y de la inhumanidad, en definitiva. Mientras, otras y otros lo hacen desde aquí mismo, denunciando con su palabra, con su protesta y movilizándose a diferentes niveles.

Yo te invito en este tiempo de Pascua a que unamos nuestro grito desde el silencio para felicitarlos de corazón, y decirles que, gracias a sus manos, a sus pies, a sus brazos, a su boca, etc., la libertad, la dignidad, la esperanza y al menos algunas dosis de humanidad llegará a muchas de las personas que viven degradadas o que se han visto obligadas a emigrar (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Tengo razones para pensar que Jesús no es un mito, sino una experiencia real y viva, la cual cosa me lleva a desearos una feliz Pascua, llena de aprecio y cariño:

¡FELIZ PASCUA!

De profesión: viviente

Publicado: 14 abril, 2017 en REFLEXIONES
Etiquetas:, , , , ,

eclesalia@eclesalia.net

DE PROFESIÓN: VIVIENTE
PEDRO ZABALA, pezabala@ono.com
LOGROÑO.

ECLESALIA, 14/04/17.- Vivir no es fácil. No elegimos la existencia, fuimos traídos a ella, por un conjunto de circunstancias, mezcla del azar y de la intervención humana. Y, dentro de ambos, está -decimos los creyentes- la Providencia divina. Somos seres contingentes: de no darse esa conjunción en el espacio y en el tiempo, no habríamos llegado a la existencia. De ahí que muchos autores clásicos hablaban de la culpa de haber nacido. La vida es un don con caducidad inexorable, pero en fecha desconocida.

Hay quien se extraña de que personas creyentes puedan tener miedo a la muerte. Otras no temen ese instante, pero manifiestan su temor al proceso de morir, si resulta extremadamente doloroso o prolongado. Suele decirse que cuando un enfermo es consciente de su próximo fin, pasa por tres etapas: negación, lucha y aceptación. Pero el miedo a dejar la vida, común a muchos creyentes o increyentes, es un temor psicológico, existencial. Enfrentarse con ese final inevitable y común a todos los seres vivos, revela la tragedia de la finitud. Un creyente auténtico es quien, en expresión de Hans Küng, espera descansar en el Misterio de la misericordia divina, a pesar de sus dudas e inseguridades.

¿No hemos de vivir plenamente, sin acobardarnos encerrados en recuerdos asfixiantes del pasado, ni temiendo futuros posibles que probablemente no lleguen a la realidad?. Saborear cada instante del presente que es lo único que tenemos, aunque esté preñado de posibilidades heredadas del ayer y de proyectos para el mañana. Y ese vivir a plenitud es con-vivir; los seres humanos no podemos existir en soledad, aunque necesitemos espacios de soledad y de silencio para entregarnos de lleno a nuestra realidad de relaciones con otras personas y demás entes del mundo, en diálogo de palabras y contactos.

Hace poco escuchábamos a un amigo médico, pero jubilado activo pues sigue aplicando voluntariamente sus conocimientos médicos a asociaciones y personas que los necesitan. Dijo que los males de nuestra sanidad derivan de que hay pocos profesionales y muchos proletarios. No creo que tuviera un intención clasista, como si ser médico fuera una casta superior a los demás trabajadores. Más bien aludía a quienes ejercen su trabajo llevados de su vocación de servicio y no motivado sólo por la remuneración y por realizar su trabajo pensando en el cumplimiento del horario fijado. Cierto es que hay médicos que miran a sus pacientes, escuchan sus dolencias, se esfuerzan en el reconocimiento directo antes de cualquier prueba de diagnóstico, no miran el reloj, sino que, a través del diálogo terapéutico, curan más que con las medicinas que recetan. Pero el sistema institucionalizado de sanidad no favorece este tipo de conducta; los recortes con la escasez de personal y la rigidez de los minutos a “perder” con cada paciente impulsan a una práctica cada vez más despersonalizada. Y esto que experimentamos en el aspecto sanitario, ¿no se produce cada vez más en casi todos los aspectos de la vida?, ¿no es fruto del sistema neoliberal con su mercantilización de la sociedad, por su competitividad y búsqueda del máximo beneficio a corto plazo?

Conforme aumenta nuestra edad y superamos la fecha de la jubilación, nos puede resultar resultar más difícil contestar a la pregunta ¿cuál es tu profesión?. De la que ejercimos ya somos unos ex, aunque el aprendizaje adquirido en ella forme parte de nuestra biografía. Identificarnos como jubilados es reconocernos como sin profesión. ¿No es el tiempo para descubrir -si no lo habíamos hecho antes- nuestra más profunda y auténtica profesión: la de vivientes? Las anteriores no pasaban de ser profesiones minúsculas que no desvelaban nuestra identidad más radical. Pero ser Vivientes no es fácil, hay muchos, jóvenes y mayores, que no pasan de ser Sobrevivientes: personas que son arrastrados por los avatares que les suceden, que no han empezado a ser protagonistas de su propia existencia. Hay los también Vividores: sólo piensan en sí mismos y emplean a los demás como meros instrumentos para sus fines; el goce inmediato, su nula resistencia a la adversidad y su incapacidad para la empatía les convierte en parásitos sociales. Y ¿no podemos llegar a ser Vivientes auténticos que hagan de la vida su profesión, al descubrir su sentido pleno: amar a quienes nos rodean, luchar por un mundo justo y merecer ser amados? (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

980343EMPODERAMIENTO FEMENINO
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 08/03/17.- Amigas y amigos: Un año más, en torno al 8 de Marzo, nos paramos a pensar si la sociedad valora por igual a hombres y mujeres. La violencia de género, la ablación o la marginación en las funciones religiosas son los exponentes más significativos de esta injusta situación. Pero las soluciones serán parches mientras no hagamos causa común; Y todos juntos, hombres y mujeres, pongamos nuestro empeño en revertir esta inercia.

Lo primero es darnos cuenta, tener esa piel fina para detectar esos maltratos. Perdonadme que ponga un pequeño ejemplo, pero muy gráfico, del lenguaje soez. Lo bueno y lo máximo siempre tiene connotaciones de virilidad, mientras que lo malo es un “coñazo”. Hay veces que repetimos el patrón aprendido sin pensarlo. Hasta las mismas mujeres tienen a veces un bajo concepto de sí mismas: inseguridades para hablar en público o dar la propia opinión; tópicos como que “el hombre es más noble y la mujer más rebuscada” o el de “los peores jefes son las mujeres”; etc. Y cuando percibamos estas actitudes, corregir la expresión o dar ánimo a esa mujer que no se valora lo suficiente. Gesto a gesto, paso a paso, ese es el camino.

En medio de una sociedad más patriarcal que la nuestra, Jesús procuró el empoderamiento femenino de sus discípulas. María Magdalena fue muy importante en los primeros años del cristianismo y representó una amenaza para el poder de algunos discípulos según se deduce de algunos textos apócrifos. ¿Y cómo la descalificaron? Pues de una manera bastante machista… diciendo que fue prostituta sin ningún fundamento histórico.

Y en la Escuela podéis escuchar la segunda parte de la charla de la teóloga Margarita Pintos: Una vida compasiva (II). Tras la exposición de los restantes puntos del camino hacia la compasión, se da paso a un interesante debate acerca de la Cruz y una reivindicación de los valores más propiamente femeninos.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Mt 17, 1-9. Seis días después se llevó Jesús a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan y subió con ellos a un monte alto y apartado.

Vicente Martínez: Salir de su tierra. Abrahán sale mirando lejos, respondiendo a la llamada de un Dios que nos ilumina y con la vista puesta en el futuro, aunque sin dejar de atender las necesidades del presente.

José Luis Sicre: Por la renuncia al triunfo. Es el tema común a las tres lecturas de este domingo.

Fray Marcos: Lo divino en Jesús no puede verse ni oírse. Su verdadero Ser, y el nuestro, no pueden ser percibidos ni por los sentidos ni por la razón.

José Antonio Pagola: Escuchar a Jesús. La voz dice estas palabras: «Este es mi Hijo, en quien me complazco. Escuchadlo».

Inma Eibe: Escuchadle. “Este es mi Hijo, el amado, en quien me complazco, escuchadle”. Estas palabras de Dios nos invitan a escuchar sólo a Jesús. En medio de nuestro camino cuaresmal se nos da la clave para seguir avanzando.

Artículos seleccionados para la semana

Iñigo García Blanco: 8 de marzo (y cada día es 8 de marzo). No es posible que sigan perviviendo las diferentes manifestaciones de violencia y control contra las mujeres; necesitamos rescatar la dignidad.

Enrique Martínez Lozano: Sentimientos y crecimiento personal (III). El trabajo psicológico adecuado consiste en aprender a conjugar ajustadamente razón y emoción.

José Arregi: El autobús ultracatólico. El odio es asesino, pero la prohibición a menudo no consigue sino darle aliento.

Gabriel Mª Otalora: Ante la Cuaresma. La Cuaresma de hoy es más que nunca tiempo de cambio esperanzado así como una oportunidad para aflorar las contradicciones y repensarlas a la luz del evangelio.

José María Castillo: Las resistencias al Papa vienen de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Es cuestión de poder. Se sabe que hay cardenales y obispos que no ocultan su resistencia al papa Francisco. Pero esta resistencia no es por motivos de fe.

Miembros de la Iglesia católica colombiana piden perdón por la participación en la violencia. Recogida de firmas para pedir perdón y avanzar en el proceso de Paz de Colombia.

Rogelio Cárdenas: Vivir desde dentro Desde la sincera necesidad de vivir plenamente.

Miguel Ángel Mesa: Bienvenida. Renacer bajo la transparencia del agua, brindar solidaridad y ternura, dejarme conmover, seguir caminando, ser más humano.

Noticias de alcance. The New York Times elogia al Papa como “constructor de puentes en una época de construcción de muros”.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Génesis 12, 1-4. Sal de tu tierra y de la casa de tu padre, hacia la tierra que te mostraré.

2 Timoteo 1, 8-10. Toma parte en los duros trabajos del Evangelio, según las fuerzas que Dios te dé.

Florentino Ulibarri: Lugares de encuentro, Tabores gratuitos. Las cosas sencillas de siempre, y las sorpresas, Tabores cotidianos, Tabores muy humanos… para encontrarte y encontrarnos en el camino…

Vicky Irigaray: Escucharte y seguirte. Los cristianos tenemos que afrontar la realidad, sin refugiarnos en la montaña de nuestras experiencias espirituales.

Anáfora: Liderazgo de Jesús. Jesús es el abanderado del cristianismo y patrimonio de toda la humanidad.

Monjas Benedictinas de Montserrat. II domingo de Cuaresma.

Material multimedia

La meditación: el éxito de ser uno mismo. Por Antonio Jorge Larruy. Estar conectados con nuestra propia naturaleza, con nuestro fondo, nos llena desde dentro y nos hace irradiar plenitud.

Nuestra casa es el mundo ¡¡¡Alumbremos con nuestra vida al mundo!!! Queda mucho por hacer. Letra y música Óscar Santos. Presentación Lenin Cárdenas.

Teresa Nécega y Salomé Arricibita: Sé Tú Señor mi riqueza. Sé Tú Señor mi riqueza, mi refugio y fortaleza.

Hasta los 50 respiré, ahora además, vivo. Por Shatzi Bachmann. Me doblé como un junco, pero me volví a levantar, porque no importa la edad, para elegir ser feliz.

Equipo Quiero Ver: El encuentro. Como deteniendo el tiempo, nos invita a un lugar especial, sereno, acogedor, inspirador. En el silencio nos habla. “Escucha”.

Día de la mujer trabajadora. Las injusticias, la violencia y el desamor, se empiezan creando desde la educación recibida en la infancia, ¿vamos a hacer algo?

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Y como os prometía, las cartas terminarán con estos tres enlaces muy útiles: la carta de la semana, la carta de la semana pasada y cartas de otras semanas. Cuando alguien pierda -o no le haya llegado- el email con las novedades, podrá usar una carta antigua para acceder a la nueva.

Un abrazo,

Inma Calvo

eclesalia@eclesalia.net

juan-viroche-habia-recibido-amenazasPARÁBOLA DEL PASTOR ABANDONADO
En memoria del Padre Juan Viroche

ANTONIO GUSTAVO GÓMEZ, antoniogustavogomez@yahoo.com
TUCUMÁN (ARGENTINA).

ECLESALIA, 03/03/17.- La economía de Israel en tiempos de Jesús era eminentemente agrícola y pastoril. Por eso Nuestro Señor echa mano a imágenes como el trigo, los olivos, las ovejas, los cerdos, etc. y desde allí evangelizar. Esta es una parábola que tal vez puede aplicarse a esos lejanos tiempos.

Como les decía, la economía pastoril era el sustento patrimonial de los más poderosos. Ayer al igual que hoy la tierra está en manos de unos muy pocos hacendados que esclavizaban y explotaban al pueblo humilde de Judea. Los pastores se dedicaban a cuidar las ovejas de sus amos y su vida era muy sacrificada. Entre ellos mismos había enfrentamientos por los mejores pastos para alimentar a los animales que tenían a cuidado. No hace falta imaginación para tener en claro que a ovejas más gordas y con mejor lana, mas protección del amo. Y justamente era éste el que dirimía esos conflictos: Se establecían límites a modo de círculos concéntricos donde las mejores pasturas se entregaban a los pastores más obsecuentes y en la medida que la calidad se reducía el reparto caía en manos de otros servidores menos agraciados hasta que la periferia de la pasturas, en el límite del desierto y la roca, le tocaba a los pastores más postergados y débiles. Quizá hayan sido estos últimos los que en la Nochebuena fueron los que visitaron al Señor.

Esta es la historia de Juan el Pastor dedicado y sufriente que, a pesar de poder haber elegido un cargo mas importantes entre la peonada, prefirió ir en auxilio y protección de aquellas ovejas que fácilmente se perdían muriendo en los extensos desiertos o en la boca de los lobos. Juan recorría los vastos territorios llevando sus animalitos de un lado a otro. Sabía que no podía acercarse a las pasturas interiores que beneficiaban a su compañeros por cuando el Administrador del Amo había fijado límites muy claros. Si algo así ocurría lo despedían de su trabajo.

Pero en aquellos días llegó una sequía muy grande a Judá y los lobos se volvieron osados. Atacaban a los corderos primero y luego a las ovejas. Juan hacía lo que podía para espantarlos: armaba fogatas, hacía cercados con ramas y cañas e incluso pedía ayuda a sus otros compañeros que le mostraban su preocupación por lo que ocurría pero nada hacían para ayudarlo. Todo quedaba en algunas “palmaditas en la espalda”, promesas de oraciones y expresiones de consternación. Pero en los hechos nadie ayudaba al pastorcito Juan. Con el tiempo la sequía se extendió, los ataques se hicieron más frecuentes   y Juan ya en el límite de su compromiso y valentía –porque los lobos le mostraban sus dientes cuando su bastón se levantaba para defender algún cordero- decidió pedirle al Administrador que le enviara ayuda o lo cambiara por otro pastor ya que el estaba hambriento y enfermo de tantas noches sin dormir, la falta de agua y alimentos. Todo fue infructuoso. El Administrador no quiso atenderlo. Él no se preocupaba ya que lo único que le interesaba era comer, beber a costa de su amo y de lo que los demás pastores –muy obsecuentes y obsequiosos- le acercaban hasta su vivienda. Pero un día ocurrió lo que se preveía. Juan apareció muerto en el fondo de un barranco y las ovejas dispersas.

El Administrador temiendo una reprimenda del Amo rápidamente tomó cartas en el asunto. Concurrió al lugar y le dijo a todos los allí reunidos: “¡Pobre Pastor Juan! ¡Justo que había dispuesto que lo trasladaran a mi casa para curarlo y le enviaba un reemplazante! Seguro que no soportó tanto sacrificio y se suicidó”.

Ninguno de los pastores que estaban en el lugar le creyó porque conocían el compromiso del Pastor Juan con la Vida. Mucho menos cuando en el borde del barranco había huellas muy claras de patas de lobos. Todos daban por seguro que Juan había sido acorralado de espaldas al precipicio y en algún gesto con su bastón para defenderse había perdido su equilibrio, despeñándose. Pero nadie decía nada. Todos temían que el Administrador les quitara sus pasturas y los pusieran en riesgo. Eran tiempos duros y para su propio beneficio, debían callar.

El caso llegó a oídos de un Juez muy corrupto que, viendo la posibilidad de obtener un dinero, visitó al Administrador para “ofrecerle sus servicios”. El Administrador evaluó la propuesta. Sabía que si admitía el ataque de los lobos el amo lo iba a echar y los pastores que tenía a cargo entrarían en pánico. Poco le costó al Juez convencerlo de cerrar el caso como suicidio a cambio de algunos miles de denarios. Y además el magistrado le diría al Amo, que residía en Jerusalem, que todo lo ocurrido fue un acto desesperado del Pastor Juan por quitarse la vida.

Pero muchos lloraron en silencio tan dolorosa pérdida. Algunas ovejas se dispersaron, otras se fueron a rebaños de otros amos porque sabían que esos pastores, los que callaban la muerte de Juan, no las iba a cuidar.

Estoy seguro, queridos lectores que, ustedes como yo pueden identificar a muchos de nuestros pastores con “olor a oveja” como dice el Papa Francisco. Sabrán apreciar los esfuerzos de los que son como Juan. Otros seguirán con sus misas rezando por sus esfuerzos pero sin comprometerse en los hechos. Y los administradores infieles a la Palabra, seguirán aposentados en sus palacios episcopales.

Tal vez, si me nombran pastor alguna vez mi lema de ordenación será “Res non verba” y me tocará darle un abrazo al Pastorcito Juan (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

cesta

eclesalia@eclesalia.net

ENTRE LOS MÁS PEQUEÑOS
IÑIGO GARCÍA BLANCO, Hermano Marista, i_garciablanco@maristasiberica.es
MADRID.

“¿Dónde empiezan los derechos humanos universales? Pues en lugares pequeños, tan próximos y tan pequeños que no aparecen en los mapas. Y, sin embargo, son los lugares que conforman el mundo de la persona: su vecindario; la escuela en que estudia; la fábrica, el huerto o la oficina en que trabaja. Esos son los lugares en los que cada hombre, mujer y niño busca una justicia equitativa, igualdad de oportunidades, igual dignidad sin discriminación. Si esos derechos no significan nada en esos lugares, tampoco significan nada en ninguna otra parte. Sin una acción decidida de los ciudadanos para defender esos derechos en su entorno cercano, será inútil buscar progresos en el resto del mundo”. Eleanor Roosevelt, líder política y activista estadounidense

ECLESALIA, 23/01/17.- Estas semanas, especialmente, me vienen a la cabeza (y al corazón) rostros de niños, de adolescentes, de jóvenes -el tuyo- con quienes me he ido encontrando, o tal vez debería decir de quienes me han ido encontrando. ¡Tus ojos me hablan!

No puedo evitar preguntarme qué estás viviendo ahora, con qué sentimientos te acuestas y cuáles te despiertan, qué ven tus ojos exploradores, quiénes son tus amigos de juego, qué estás aprendiendo… o de qué hablan tus sueños. ¡Eres noticia de portada en tantos lugares!

Pero como dicen por estos lares, infelizmente, éstas son portadas que nos sonrojan a los adultos, que nos cuestionan a los educadores, que nos ponen en tensión a los defensores, que no puede dejarnos indiferentes. Estos titulares denuncian nuevos casos de abusos (no solo sexuales, pero éstos vaya si deben dolernos y movilizarnos), exponen al descubierto anónimas pobrezas extremas (no se trata de cifras especulativas sino de una desigual distribución de bienes y oportunidades siendo ocho personas -ocho hombres en realidad- quienes poseen la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial, 3.600 millones de personas), cuestionan los diferentes sistemas educativos (qué tipo de aprendizajes promovemos, cómo es nuestra propuesta educativa, quiénes tienen un auténtico acceso a la educación), previenen de la fragilidad de nuestra referencias (no siempre sabemos estar y buscamos compensación substitutiva), se sobrecogen con nuevas cifras de delitos y violaciones, y terminan con crónicas suicidas (y nos preguntamos cómo pudo ser y dónde estábamos momentos previos). ¡Menudos titulares en estas primeras semanas de un nuevo año! ¡Parece que tu existencia solo es tal si alguien te menciona en portada!

Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam Internacional, afirma: “Cuando una de cada diez personas en el mundo sobrevive con menos de dos dólares al día, la inmensa riqueza que acumulan tan sólo unos pocos resulta obscena. La desigualdad está sumiendo a cientos de millones de personas en la pobreza, fracturando nuestras sociedades y debilitando la democracia“.

Me preocupa el incremento de suicidios que se van registrando y que afecta principalmente a la población más joven brasileña entre 14 y 25 años (aunque también está incrementando en otros países considerados “felices”). Brasil ocupa actualmente la 8ª posición en el ranking de países con mayor incidencia de suicidios, con un registro superior a los 12 mil casos por año. Más que las cifras, el mero hecho de esta flagrante realidad también necesita nuestra atención. ¿Qué está sucediendo(nos)? ¿Qué cultura de la vida estamos cuidando y transmitiendo? ¿Qué tipo de conversaciones tenemos y cuáles son nuestras (des)ilusiones más profundas? ¿Cómo hacemos frente a las adversidades y con quién compartimos nuestros desvelos? ¿Qué dice tu hermano tras tu “ausencia”?

Quisiera poder decirte que existes para mí, que me importas, que quiero estar a tu lado, que cuento contigo (no eres un descartado o un descartable en mi vida), que si me dejas (des)aprender contigo a mirar el mundo, que me recuerdas el regalo de la vida en tus ojos, que aún es tiempo de vivir nuevos encuentros y construir nuevos recuerdos. ¡Eres presente en mi vida y estás presente en mí!

Brasil también es noticia nuevamente por rebeliones internas en diferentes centros penitenciarios, más concretamente en las regiones de Manaús, Roraima y Río Grande do Norte por el control del narcotráfico con más de 100 muertes acaecidas en las hacinadas cárceles en los primeros quince días de este año 2017. No es la primera vez y mucho me temo que esta violencia continuará. ¡Sumidos en el más absoluto olvido administrativo en insalubres condiciones solo por el mero hecho de “cumplir condena”!

Un informe presentado el año pasado por el Departamento Penitenciario Nacional reveló que hay 622.202 detenidos en Brasil. Hubo un aumento de 167% desde 2000. Brasil tiene la cuarta población carcelaria del planeta, detrás de Estados Unidos, China y Rusia. La proporción es de 306 presos cada 100 mil habitantes, cuando la media mundial es de 144.

Las prisiones en Brasil fueron siempre depósitos de pobres y, al mismo tiempo, un lugar de ejercicio del poder político de las policías militares de los estados, que deciden qué y a quién reprimir de forma arbitraria. Son las policías y no el Sistema Judicial quienes deciden quiénes permanecen encarcelados. Esto genera como consecuencias formas no regulares de control interno, como la aparición de facciones criminales organizadas“, explica Rogerio Dultra dos Santos, profesor del Departamento de Derecho Público de la Universidad Federal Fluminense.

Está claro que precisamos reflexionar sobre la regulación de los códigos penales, la supervisión de las políticas públicas respectivas y la conciencia social que sustentan los principios de convivencia y reinserción inclusiva (porque entiendo que no solo tenemos medidas coercitivas, punitivas, temporalmente permanentes…) ¿Qué estamos construyendo? ¿Qué estamos perdiendo? ¿En qué situación permanece y qué horizonte ampara a quienes se encuentran “reos” de nuestro sistema? ¿Qué dice tu hermano tras tu “condena”?

En Brasil, la justicia juvenil está enmarcada dentro de la Ley federal 8069. De ese texto se desprende el Estatuto del Niño y del Adolescente con el que se proporciona mayor protección a los niños y se fomenta la puesta en práctica de medidas adecuadas. Asimismo, Brasil fija la edad mínima de responsabilidad penal en ¡12 años! Esta ley sobre la justicia de menores define, además, la privación de libertad como una medida de último recurso. Pero, de hecho, la privación de libertad sigue primando sobre todas las medidas de reinserción de los adolescentes en conflicto con la ley, aun cuando las infracciones son menores. ¡Tus derechos son vulnerados y se te impone el peso de una responsabilidad no acompañada! ¡Seguimos perpetuando la causalidad de nuestra sociedad cada vez menos humanizada!

Actualmente, el Papa Francisco viene profundizando en la globalización de la indiferencia señalando que “para poder sostener un estilo de vida que excluye a otros, o para poder entusiasmarse con ese ideal egoísta, se ha desarrollado una globalización de la indiferencia. Casi sin advertirlo, nos volvemos incapaces de compadecernos ante los clamores de los otros, ya no lloramos ante el drama de los demás ni nos interesa cuidarlos, como si todo fuera una responsabilidad ajena que no nos incumbe. La cultura del bienestar nos anestesia…” (Evangelii gaudium, 54)

Podemos y necesitamos de un cambio de mirada, de referencia para incidir socialmente y construir nuevos escenarios que velen por los derechos, por los sueños transformadores, por la dignidad plena de toda vida, por la protección de los más pequeños. Existen buenas noticias, historias con luz propia que pueden brillar en este tiempo. Hay vidas resilientes, hay compromisos incondicionales, hay proyectos movilizadores, hay generosidad contagiosa, hay fe en la Vida… desde las periferias geográficas y existenciales (periferias porque no están en el centro de nuestras miras, pero al desplazarnos a ellas, al aceptar cambiar nuestra mirada, se convierten en el centro de nuestro movimiento). ¡En red por la vida!

Desde 1977, En Brasil, la Pastoral del Menor lleva a cabo proyectos y actividades con y a favor de los niños y adolescentes más empobrecidos y vulnerados, siempre desde la óptica de la inclusión y de los derechos humanos. Menor no entendido como término peyorativo, o de menor valía sino desde la perspectiva teológica del “preferido” por el Dios de la Vida, por “los más pequeños (menores)”, por aquellos sin-voz, sin-rostro, sin-dicha, sin-parte, sin-…

La Pastoral del Menor tiene como objetivo trabajar la sensibilización, la concientización crítica, la organización y la movilización de la sociedad en su conjunto, en la búsqueda de una respuesta transformadora, global, unitaria e integral para atender a la infancia y adolescencia más empobrecida y vulnerada, promoviendo proyectos de servicios directos, y la participación de los niños y adolescentes, como los principales protagonistas de este proceso de transformación.

Los objetivos específicos de la Pastoral del Menor:

  • Sensibilizar a los diversos segmentos de la sociedad para que actúen e(a)fectivamente en favor de la defensa de los derechos de los niños y adolescentes en situación de riesgo.
  • Estimular el trabajo comunitario desde una dimensión co-participativa.
  • Alentar a un nuevo tipo de relación entre los niños y adolescentes, educadores y la comunidad en general.
  • Denunciar todas las formas de abandono, desamparo y violencia contra los niños y adolescentes.
  • Sensibilizar y movilizar a la sociedad sobre los niños y adolescentes como sujetos de derechos garantizados por el Estatuto de la Infancia y la Adolescencia.

Seguramente reconozcas estos objetivos en el trabajo de tantas entidades sociales y de personas que creen en su papel transformador, redes de acciones y movimientos que luchan por los derechos de una humanidad en tensión que precisa cuidar de los más frágiles y vulnerables.

La infancia, la adolescencia y la juventud son regalos para nuestras comunidades, expresión viva de nuevas generaciones en un tiempo nuevo y urgido por la humanidad en esta Tierra, la Casa Común de Todos. ¡No podemos por más tiempo seguir permitiéndonos la sombría estela de este tiempo que se torna deshumanizador! ¡Todo está interconectado!

Te invito a ver el mundo de una manera diferente.

Caminemos juntos en este tiempo nuevo de humanidad.

Los ríos nos conectan y acercan nuestras tierras, nuestras realidades.

¡Entre los más pequeños! (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Agradecido, com coração de mãe,

Iñigo García (IO)

Jesús y su proyecto

Publicado: 13 enero, 2017 en REFLEXIONES
Etiquetas:, , , , , ,

eclesalia@eclesalia.net

2603aJESÚS Y SU PROYECTO
BRUNO ÁLVAREZ, bmalvarez276@gmail.com
MENDOZA (ARGENTINA).

ECLESALIA, 13/01/17.- Tengo 26 años y soy de Mendoza, Argentina.  Me encantan, o, más bien, me fascinan, los teólogos y filósofos españoles; los leo y  releo con frecuencia, y muchos de ellos han sido, para mí, una maravillosa guía tanto intelectual como espiritualmente. Pero, quizá, me esté yendo del tema…

Soy un apasionado de la figura de Jesús de Nazaret, al cual considero, al decir de Spinoza, “el más grande de los filósofos”; pero reducir su extraordinaria existencia al más grande de los filósofos es una aporía deleznable: es, quizá, el más importante de los hombres, el más sabio, y no necesitó de un lenguaje abstruso ni de revoluciones empuñando las armas para suscitar la más grandes de las insurrecciones: la del amor y la del perdón al prójimo. Jesús, como dice José Antonio Pagola, es patrimonio de la humanidad, y tanto mejor para los creyentes que así sea. ¿Por qué el galileo debería ser propiedad de los cristianos cuando su mensaje sigue removiendo, con el paso de los siglos, tanta admiración y devoción para los que aman sin Dios? ¿Por qué su vida no puede inspirar a los que vivimos sin iglesias y sin dogmas si él nos enseñó, mejor que nadie, que Dios no se encuentra en los templos sino en las personas que sufren? ¿No nos dio a entender, acaso, que aquellos que transitan su existencia de espalda a los que padecen el azote del hambre y la enfermedad son los más desgraciados de los hombres?

Sí: amo su proyecto del Reino de Dios, aunque no sea, estrictamente hablando, creyente. ¿Pero qué importancia tiene? ¿Por qué mi falta de fe, con la que he luchado insistentemente desde mi adolescencia con sus respectivos vaivenes, debería impedirme querer formar parte de ese grandioso proyecto? Con Dios tengo las cuentas claras: si existe, sé que me entendería, que me perdonaría o, quizá, todavía esté esperando el momento propicio para irrumpir inesperadamente en mi vida…

¿Por qué redacto estas líneas? Porque mientras más leo a Jesús y más me embarco en la aventura de su vida, más contradictorio me resulta el binomio inquebrantable entre Jesús y la Iglesia. Por un lado, la sencillez, la humildad, la vida ejemplar itinerante de quien pretendió ver un mundo más justo y feliz; por el otro, esa pomposidad, esa grandilocuencia casi risible, esa  perversa indiferencia (hay gente, dentro de la Iglesia, claro que está,  que realmente se preocupa por la felicidad de las personas) de quienes dicen ser cristianos pero  que no se diferencian, o apenas lo hacen, de quienes no lo son…

Me permito una digresión o, si se quiere, una confesión: la última vez que pisé una iglesia, hace poco más de un año, regresé tan desilusionado que no tuve  intención de volver: más ritos que amor, más aburrimiento que alegría, más protocolo que entusiasmo, discursos vacíos e inverosímiles…; pero la gota que rebalsó el vaso fue observar cómo la gente que salía de la iglesia hizo vista gorda con un niño que pedía comida en la puerta ésta, impasible ante sus piecitos descalzos y sucios, en detrimento con el mensaje de Jesús de Nazaret. ¿De qué sirve ir a la Iglesia si la indiferencia sigue estando? La gente no se divide, en materia religiosa, entre creyentes y no creyentes, sino entre buenas y malas personas. Lo importante son los actos, no las profesiones de fe; todo lo demás es irrisorio.

Si hay algo que la vida me ha enseñado es que no podemos confinarla en doctrinas o en ideologías, pues hay algo más importante que los dogmas: la justicia; y algo más importante, a mi entender, que la fe: el amor (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

 

Profetas

Publicado: 8 diciembre, 2016 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , , ,

profeta-gargalloPROFETAS
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 08/12/16.- Amigas y amigos: Las injusticias de cada época y de cada lugar siempre han movido a algunas personas a denunciar las injusticias, y por desgracia la lista de profetas que acaban perdiendo la vida en ello es infinita. Desde el mismo Jesús y antes que él Juan Bautista, hasta los jesuitas de la UCA, Gaspar García Laviana o tantos héroes y heroínas que se juegan el tipo en guerras como, sin ir más lejos, la de Siria. A veces no se pierde la vida, pero se pierden amigos y se ganan enemigos, como es el caso del Papa Francisco, que lleva una pesada carga intentando renovar la Iglesia. Incluso hay profetas del ecologismo. De todos ellos hablamos hoy.

En la Escuela seguimos profundizando en la figura de Jesús dentro del ciclo de Cristología con la clase que subimos hoy, de José María Castillo: La Humanidad de Jesús. Haber insistido sobre todo en la divinidad de Jesús y no en su humanidad, nos ha incapacitado para conocer realmente a Jesús, el Revelador de Dios y único puente para conectar con la trascendencia de lo divino. Dios no se encarnó en un dogma sino en una persona. Dar la espalda al Jesús Histórico, como hizo San Pablo, nos ha llevado un cristianismo de doctrinas y ritos, dejando a un lado el estilo de vida y las preocupaciones del Galileo.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Mt 11, 2-11. Juan se enteró en la cárcel de las obras que hacía el Mesías y mandó dos discípulos a preguntarle.

Vicente Martínez: Abiertos los ojos del corazón. Ojos que hablan; ojos que son mano que enamora.

José Luis Sicre: El desconcierto de Juan Bautista. La lectura de Isaías trata uno de los grandes problemas antiguos y actuales: el de los deportados y desplazados. El evangelio comenta el desconcierto de Juan Bautista ante la actividad de Jesús. La carta de Santiago ofrece un nuevo consejo para vivir el Adviento.

Fray Marcos: Gran fiesta sería descubrir nuestro propio ser limpio e inmaculado. Si descubrimos lo divino en Jesús y en María, ¿por qué no lo descubrimos en nosotros?

Fray Marcos: Te sentirás defraudado si pones la esperanza donde no debías. Tu verdadero ser no te fallará nunca, tu falso yo, siempre.

José Antonio Pagola: Curar heridas. La actuación de Jesús dejó desconcertado al Bautista.

Marta García: Uno. El número necesario para cambiar el mundo. Así interpela el cartel de una ONG a los viandantes de los pasillos del metro de Madrid. A desinstalarnos y a estimular nuestra audacia contribuye la bocanada de aire fresco del evangelio de Lucas.

Inma Eibe: ¿Tenemos que esperar a otro? Hoy, domingo de Gaudete, se nos invita a renovar nuestra Alegría desde la Buena Noticia que Jesús nos anuncia. Pero… ¡que nuestra alegría esté bien fundamentada! Juan nos cuestionará: ¿es realmente a Jesús a quien estamos esperando, en quien creemos, a quien seguimos…?

Artículos seleccionados para la semana

Jesús Bastante: Alejandro, misionero en Siria: “La guerra ha destruido la humanidad de muchos”. “Por una parte es muy difícil acompañar tanto dolor, pero por otro hay muchas bendiciones”. “¿Quién reconstruye los corazones, el alma, la humanidad?”, afirma el salesiano.

José Antonio Revuelta: Reforma eclesial. “Ecclesia semper reformanda”. El tópico de que vivimos un cambio de época, un cambio de paradigma global ha penetrado en todos los ámbitos y capas sociales.

Leonardo Boff: ¿Por dónde pasa el futuro del cristianismo? Según la mejor exégesis contemporánea, el proyecto original de Jesús se resume en el Padre Nuestro. En él se afirman las dos hambres del ser humano: el hambre de Dios y el hambre de pan.

Enrique Martínez Lozano: Un científico norteamericano afirma que no existe la muerte. “La idea de morir es algo que siempre se nos ha enseñado a aceptar, pero en realidad solo existe en nuestras mentes”, argumenta Robert Lanza.

Ángel Vilariño: Católicos contra el Papa: “Lo que hace Bergoglio es muy preocupante”. Las voces más rigoristas de la Iglesia muestran públicamente su rechazo ante el papado de Francisco. En España son por ahora una minoría y la crítica se expresa en matices.

Juan José Tamayo: Aquella fatídica madrugada de noviembre. Los mataron por haber vivido el cristianismo no como opio del pueblo, sino como liberación de los oprimidos y denunciar la triple alianza del poder político, económico y militar.

José María Álvarez: Gaspar García Laviana, sacerdote MSC y guerrillero. La vida es única y debo aprovecharla siendo fiel a mí mismo y a la misión que crea más positiva para la gente, así me cueste la vida. Por lo demás tengo una extraña paz y sosiego que nunca había sentido y un contento conmigo mismo extraordinario. Parece mentira que me meto en la guerra y siento intensa paz.

Inma Calvo: Un mundo nuevo está en marcha. Los cineastas franceses Cyril Dion y Mélanie Laurent emprendieron una investigación para encontrar esas buenas ideas, capaces de cambiar el mundo. En su camino encontraron personas que trabajan por revertir esta degradación del planeta.

Noticias de alcance. La Santa Sede exige la liberación de los presos políticos para continuar su mediación en Venezuela.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Isaías 35, 1-6. El desierto y el yermo se regocijarán, se alegrarán el páramo y la estepa, florecerá como flor de narciso, se alegrará con gozo y alegría.

Santiago 5, 7-10. Tened paciencia, hermanos, hasta la venida del Señor. El labrador aguarda paciente el fruto valioso de la tierra mientras recibe la lluvia temprana y tardía.

Florentino Ulibarri: Brisa y rocío. Brisa gratuita que nos alcanza, que nos despierta y empuja, que nos abre el horizonte y nos invita a ir más aprisa… Así eres Tú desde que entraste en nuestra historia y vida.

Vicky Irigaray: Día de la Inmaculada. Padre bueno, te damos las gracias por María, y porque, como ella, nos sentimos sostenidos por el amor que Tú nos tienes.

Vicky Irigaray: Vida plena. El gesto que mejor revela la verdadera identidad de Jesús es su empeño en curar, sanar y liberar la vida. Lo que Jesús hace y dice es siempre manifestación del corazón de su Padre Dios.

Anáfora: Testigos. Todos los buenos profetas nos muestran tus caminos, los que hemos de recorrer para salir a tu encuentro. Gracias por tantos testigos tuyos, de ayer y de hoy, en especial por los que viven cerca de nosotros y han iluminado desinteresadamente nuestra búsqueda.

Monjas Benedictinas de Montserrat. Domingo III de Adviento.

Material multimedia

10 consejos para ser tú mismo. Para amar a los demás, hemos de empezar por nosotros mismos.

Papa Francisco: Orar para que no haya más niños soldado. Año de la Misericordia. Intenciones del Papa. Diciembre 2016.

Salomé Arricibita: Effeta. El día es HOY, y mañana Dios dirá…

La naturaleza. ¿Cómo escogemos vivir cada día?

Equipo quiero ver: Carrera de vida. La presencia de Jesús transforma la vida de las personas. Él se acerca a los que sufren y a las víctimas del mundo. No le importa mirar atrás, pararse, prestar atención o “perder” para que otros ganen. Los cristianos estamos convocados a hacer lo mismo que Jesús: conseguir que nadie quede al borde del camino: dar vida.

La Navidad de la vida. ¿Terminamos de creernos La Navidad?

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Un abrazo,

Inma Calvo

eclesalia@eclesalia.net

cwg0lt6weaeba1a_large-300x168Roma, 2 al 5 de noviembre de 2016
EL PAPA FRANCISCO EN EL III ENCUENTRO INTERNACIONAL DE MOVIMIENTOS POPULARES

JUAN CEJUDO, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares, jucecalomatic591@gmail.com
CÁDIZ.

ECLESALIA, 18/11/16.- Más de 3.000 participantes de 60 países. Francisco fue el promotor del primer Encuentro y sigue impulsando y apoyando estos encuentros internacionales. Merece la pena leer el discurso íntegro. A mí me ha gustado mucho las siguientes ideas que expongo aquí muy resumidas, junto con alguna reflexión personal al final.

Algunas ideas del discurso

1.- Hay un proceso de cambio desde abajo de la sociedad civil en busca de un cambio del sistema. Pero unos “hilos poderosos” se organizan y se mueven para impedir ese cambio. Ese “hilo” es el dinero que es quien realmente gobierna. Para ello utiliza el miedo.

Ninguna tiranía se sostiene sin explotar nuestros miedos. De ahí que toda tiranía sea terrorista. Hay -lo dije hace poco-, hay un terrorismo de base que emana del control global del dinero sobre la tierra y atenta contra la humanidad entera.”

“Hace casi cien años, Pío XI preveía el crecimiento de una dictadura económica mundial que él llamó «imperialismo internacional del dinero» (Carta Enc. Quadragesimo Anno, 15 de mayo de 1931, 109)”.

“Toda la doctrina social de la Iglesia y el magisterio de mis antecesores se rebelan contra el ídolo-dinero que reina en lugar de servir, tiraniza y aterroriza a la humanidad.”

2.- Se rescatan bancos con sumas escandalosas, pero para una humanidad en bancarrota no se utiliza ni una milésima parte para salvar a los hermanos que sufren tanto. El Mediterráneo y no sólo el Mediterráneo se ha convertido en un cementerio (Más de 4.000 muertos este año en el Mediterráneo).

¿Qué le pasa al mundo de hoy que, cuando se produce la bancarrota de un banco de inmediato aparecen sumas escandalosas para salvarlo, pero cuando se produce esta bancarrota de la humanidad no hay casi ni una milésima parte para salvar a esos hermanos que sufren tanto? Y así el Mediterráneo se ha convertido en un cementerio, y no sólo el Mediterráneo… tantos cementerios junto a los muros, muros manchados de sangre inocente.”

3.- Frente a la corrupción que se da a todos los niveles y en todos sitios, vivir austeramente.

“Frente a la tentación de la corrupción, no hay mejor antídoto que la austeridad; y practicar la austeridad es, además, predicar con el ejemplo. Les pido que no subestimen el valor del ejemplo porque tiene más fuerza que mil palabras, que mil volantes, que mil likes, que mil retweets, que mil videos de youtube. El ejemplo de una vida austera al servicio del prójimo es la mejor forma de promover el bien común y el proyecto-puente de las 3-T. Les pido a los dirigentes que no se cansen de practicar la austeridad y les pido a todos que exijan a los dirigentes esa austeridad, la cual –por otra parte– los hará muy felices.”

4.- Francisco una vez más hace suya la frase de los movimientos populares: Exigimos Pan, Techo, Trabajo, las tres “T”.

“Las «3-T», ese grito de ustedes que hago mío”. Claramente Francisco vuelve a hacer suyas también las frases reivindicativas de la Coordinadora 22M en sus marchas de la dignidad: “Pan, techo, trabajo y dignidad”

Algunas reflexiones personales

Como él bien dice el valor de un ejemplo vale más que mil palabras o mil likes. Ya me gustaría que nuestra Iglesia jerárquica, tantos obispos y cardenales  y también sacerdotes, religiosos y religiosas, dieran un buen ejemplo de todo esto que dice el papa y vivieran con austeridad, lejos del lujo y del boato. Que la misma Iglesia en su vértice más alto renunciara a tanta riqueza y tantos bienes para ponerlos a disposición de los necesitados.

La Iglesia de Cádiz que posee muchos bienes: fincas, inmuebles vacíos o casi vacíos y debería ponerlos al servicio de los más necesitados: sin techo, desahuciados, personas con problemas angustiosos de vivienda, personas que no tienen para comer…

Es decir: no vendría nada mal un poco de autocrítica por parte de la Iglesia para dar ella misma ejemplo de este magnífico mensaje de su líder espiritual el buen papa Francisco, al que todos (empezando por cardenales y obispos) deberíamos de hacer caso y apoyar.