Posts etiquetados ‘Navidad’

eclesalia@eclesalia.net

DESEOS PARA LOS MAGOS DE ORIENTE
MIGUEL ÁNGEL MESA BOUZAS, miguelmesabouzas@gmail.com
MADRID.

ECLESALIA, 06/01/17.- Que ni el estrés ni la impaciencia me impidan en el naciente año
atender a quien desconsolado se cruce en mi sendero,
regalar abrazos para cicatrizar la amargura del desengaño,
bailar dichoso cuando esté a solas o con mi amigo verdadero,

carona01disculpar las palabras punzantes, homicidas,
no tener miedo de pedir ayuda cuando la necesite,
construir puentes sobre los distanciados ríos de la vida
y brindar mi mano a quien me lo pida e invite,

saber decir no a lo que ya no me llegue el pellejo,
y comprometerme a encender nuevas estrellas,
para que brille la solidaridad como un espejo,
la ternura, el brillo especial de la mirada y su centella.

Comunicar lo que sienta que me emociona en mi interior,
no permitir que se me corrompa dentro lo que me ha dañado.
no dormirme sin disculpar el agravio recibido y su dolor,
ni dejar de pedir perdón por la herida que he causado.

Y siempre, siempre, que de mi espíritu agradecido
brote la dulce melodía del gozo, la satisfacción
por tanto cariño donado, por tanto amor recibido,
porque solo así rebosa de abundancia el corazón.

Me dejaré siempre en la copa un último sorbo de vino
para brindar por lo que me fascine en cada momento,
ese instante bañado por el sabor inefable, divino
de la sorpresa, la intimidad y el estremecimiento.

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda
la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Anuncios

Acercarse a Belén

Publicado: 28 diciembre, 2016 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , ,

unaestrellafugazenlasmontac3b1asfriasACERCARSE A BELÉN
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 28/12/16.- Amigas y amigos: Muy inspirador como siempre, lo que escribe esta semana Florentino Ulibarri. Y en la misma línea, los artículos de José Arregi o Sandra Hojman. Acércate a Belén y deja que te envuelva la luz de su mensaje. Nuestro recuerdo también para los que tienen que huir de sus países por la guerra o el hambre. En el relato de Lucas, María y José fueron, al fin y al cabo, refugiados en busca de asilo.

Aprovecho la ocasión para desearos un Feliz Año Nuevo, que traiga una imparable brisa de renovación, que nos impulse a la búsqueda de bienestar y paz para todos los seres humanos.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Lc 2, 16-21. Cuando los dejaron los ángeles para irse al cielo, los pastores empezaron a decirse unos a otros…

Vicente Martínez: A nuestra imagen y semejanza. Dios no creó al hombre a su imagen y semejanza, como relata el Génesis, sino al contrario.

José Luis Sicre: Tres actitudes para el nuevo año. Cuando la iglesia adoptó el 25 de diciembre como fecha del nacimiento, el 1 de enero pasó a celebrarse la fiesta de la circuncisión e imposición del nombre de Jesús. A partir de 1970, la fiesta de Santa María, Madre de Dios se trasladó al primero de enero.

Fray Marcos: Dios es la madre de quien dependemos. Si aceptamos lo que Él nos está dando siempre, daremos sentido a nuestro tiempo y viviremos en paz.

José Antonio Pagola: La madre. Los cristianos de hoy nos tenemos que preguntar qué hemos hecho de María estos últimos años, pues probablemente hayamos empobrecido nuestra fe eliminándola de manera inconsciente de nuestra vida.

Marifé Ramos: Nacer entre pastores: un escándalo. Lucas fue muy atrevido al presentar el nacimiento de Jesús junto a un colectivo despreciado en su tiempo. Ahora hemos hecho de los pastores unas figuritas del belén y ya no nos escandaliza el mensaje. ¡Qué pena!

Artículos seleccionados para la semana

José Arregi: La estrella. Lo más real de Jesús no son los dichos y hechos que pudieran probarse como históricos, sino la hondura de la Vida que le hizo y nos hace más libres y humanos.

José Mª Álvarez: Un nuevo estilo de vida. A propósito de unas fiestas típicamente consumistas: Navidad y Fin de Año.

Juan Torres López: Europa empieza a dar asco. ¿Cómo se justifica que se pueda “perdonar” el déficit que genere el gasto militar y no el gasto necesario para salvar vidas humanas o el empleo y los ingresos de millones de personas y empresas? No hay respuesta para esta pregunta.

Enrique Martínez Lozano: El silencio me sostiene y me libera. El silencio no es la ausencia de sonidos, es un estado tranquilo en el que te puedes verbalizar con mayor claridad a ti mismo aquello que se mueve en tu interior.

Koldo Aldai: Aquel Refugiado. Cuando corren los heladores vientos del racismo y la xenofobia, ¿quién le cantará a ese Niño que tomó carne para invitarnos a vivir como hermanos? ¿Qué es la Navidad sino la fiesta del pequeño Refugiado que nacía a un mundo convulso para inundarlo de amor?

Yolanda Chavez, Mari Paz López Santos, Patricia Paz: El poder de dios en nuestras manos. Tenemos responsabilidad activa en la administración de ese poder infinito que Dios tiene y que ha querido poner en nuestras manos, implicándonos en su acción salvífica.

Sandra Hojman: Todo está aquí, esperando que lo hagamos nacer… Que el centro sea el vacío, ese mar infinito de posibilidades creándose y recreándose continuamente.

Juan José Tamayo: Cardenal Arns, en la senda de la teología de la liberación. El cardenal Arns fue obispo y profeta, dimensiones difíciles de compaginar en una misma persona.

Noticias de alcance. El Papa no teme a los cardenales resistentes.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Números 6, 22-27. El Señor te bendiga y te guarde; ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor.

Gálatas 4, 4-7. Cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley.

Florentino Ulibarri: Acércate a Belén. Acércate y déjate querer por quien ha plantado su tienda entre nosotros, y en medio de este mundo tenso, hostil, cerrado y acotado, pone la ternura de Dios en nuestras manos.

Vicky Irigaray: Sagrada familia y uno de Enero. En este comienzo del año te presentamos nuestros deseos más profundos de creer y colaborar en la construcción de un mundo más habitable y justo para todos.

Anáfora: La familia de Jesús. Queremos hoy darte gracias por todos los familiares que cuidaron de Jesús y en especial por María y José, que le educaron en tu amor y en los buenos hábitos. Moldearon el corazón compasivo de Jesús, le enseñaron a rezar y le infundieron un espíritu libre pero comprometido con la causa del Reino.

Monjas Benedictinas de Montserrat. Santa María Madre de Dios.

Material multimedia

12 pasos para simplificar tu vida. Por Wayne Dyer. Precioso video que constituye un cambio de vida, abierto a encontrar a Dios en ella.

Sigue los dictados de tu corazón. El Amor está en nosotros, es lo que somos. Escucha tu propia voz que clama desde tu interior.

Salomé Arricibita: Llamados. Para empezar el año…“estamos llamados a cambiar el mundo, a salvar con amor, éste mundo”.

Tregua de Navidad de 1914. Hecho verídico y documentado que nos hace conscientes de que lo que realmente SOMOS, se contradice a menudo con lo que hacemos.

Equipo Quiero Ver. Santa María Madre de Dios.

El camino del guerrero. El poder de Dios, el poder del Amor…, como queramos llamarlo, aquello que somos, que nos conecta y unifica. Impresionante película, a la vez que entretenida, para disfrutar en estos días de descanso y que nos lleva a lo más profundo de nuestro interior.

Y para los que aún no lo sepan, contamos con un nuevo libro de Fray Marcos: Divina Humanidad. Una reflexión sobre el sentido de la vida con muchos datos de divulgación científica y exegética para explicar el origen del mundo, la especie humana, o las religiones. Se puede adquirir algún ejemplar del libro por estos medios: librerías, email, teléfono o tienda online

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna. A la vuelta de las vacaciones de Navidad tenemos muchas clases que subir y mucho que seguir aprendiendo.

Y como os prometía, las cartas terminarán con estos tres enlaces muy útiles: la carta de la semana, la carta de la semana pasada y cartas de otras semanas. Cuando alguien pierda -o no le haya llegado- el email con las novedades, podrá usar una carta antigua para acceder a la nueva.

Un abrazo,

Inma Calvo

Feliz y cristiana Navidad

Publicado: 21 diciembre, 2016 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , ,

navidadFELIZ Y CRISTIANA NAVIDAD
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 21/12/16.- Amigas y amigos: En los comentarios y artículos de esta semana tenemos ideas estupendas para rectificar el rumbo de estas fiestas, tan desviadas de su origen. Os recomiendo que veáis el vídeo de la semana: es tan real como la vida misma y da mucho que pensar.

Agradezco en nombre del equipo que hacemos esta web, los mensajes de apoyo y felicitación que hemos recibido para estas fechas tan entrañables. Me gustaría poder contestaros a cada un@… Mientras tanto, aprovecho para mandaros un gran abrazo y desearos una muy Feliz y cristiana Navidad.

Y por si alguien aún no lo sabe, contamos con un nuevo libro de Fray Marcos: Divina Humanidad. Una reflexión sobre el sentido de la vida con muchos datos de divulgación científica y exegética para explicar el origen del mundo, la especie humana, las religiones o las escrituras sagradas que han llegado hasta nosotros. Para los que queráis adquirir algún ejemplar del libro, valen las fórmulas de siempre: librerías, email, teléfono o tienda online.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Lc 2, 1-14. Por aquel entonces salió un decreto de César Augusto mandando hacer un censo del mundo entero. (Nochebuena)

Jn 1, 1-18. Al principio ya existía la Palabra y la palabra se dirigía a Dios y la Palabra era Dios. (Navidad)

Vicente Martínez: El niño de todos los rostros. Un sueño en el que doblan las campanas de todos los templos celebrando con alegres villancicos el nacimiento de un niño en el pesebre de un establo.

José Luis Sicre: Ignorar, rechazar o acoger. Dada la abundancia de lecturas, me limitaré a comentar un texto que asusta a todos los lectores: el Prólogo del evangelio de Juan, que se lee en la misa del día.

Fray Marcos: Madura en la fe sin dejar de ser niño, este es el reto de todo cristiano: caminar hacia una fe adulta sin perder la capacidad de asombro. (Nochebuena)

Fray Marcos: La encarnación es realidad dentro de ti, como lo fue dentro de Jesús, nos habla de un Dios que no está ya en la estratosfera, ni en los templos, ni en los ritos, sino en el interior del hombre. (Navidad)

José Antonio Pagola: Un Dios cercano. La Navidad es mucho más que todo ese ambiente superficial y manipulado que se respira estos días en nuestras calles.

Dolores López Guzmán: Celebración familiar. Para vivir la alegría que trae la Encarnación es necesario recuperar el sentido de lo que celebramos.

Artículos seleccionados para la semana

Atrio: La «prepotencia y tiranía» de los sumos sacerdotes, hoy. El mal del clericalismo, presente en tiempos de Jesús y todavía hoy en la Iglesia, es una «prepotencia y tiranía» para con el pueblo fiel de Dios por parte de los sumos sacerdotes.

José M. Castillo: La descomposición del cristianismo. Jesús no fundó el clero. Ni fundó sacerdocio alguno. Eso no consta en ninguna parte, en todo el Nuevo Testamento. Y mucho menos, a Jesús ni se le ocurrió instituir un cuerpo o estamento de “hombres sagrados”.

Christoph Strack: El papa Francisco quiere un cambio. ¿La Iglesia también? El papa ha transformado la Iglesia católica. Pero ¿en qué dirección? ¿Acaso la Iglesia lo sigue? Hoy, en ocasión del cumpleaños 80 del papa Francisco, quedan aún muchas preguntas abiertas.

Carta als Amics de la Comunitat de Natzaret. Hay consenso también en pensar que la comunidad, además de ser un lugar donde nos reponemos del cansancio cotidiano, de las preocupaciones por la familia, los hijos, nos ayuda a profundizar lo que realmente somos.

Iñigo García: Sencillamente nace. “Espero que en la frontera aprendamos a vernos a nosotros mismos y no nos cerre-mos a nuestra propia carne. Que se nos encuentre siempre tan cerca de los pobres que se nos confunda con ellos” (Mons. Santiago Agrelo, arzobispo de Tánger).

Gerardo Villar: ¿Cuánto costó la Navidad? Total, que el nacimiento fue muy barato. No hubo gastos extras. Ni comadrona.

Francisco Rafael de Pascual: Navidad… dulce y triste… y frustante Navidad. ¿Podría, pues, recomendar a los pastores de la Iglesia, desde mi soledad, un poco de frescura profética ante ciertos despropósitos de nuestra Navidad?

Enrique Martínez Lozano: ¿Qué es una persona? El modelo transpersonal intenta, por primera vez, ofrecer un marco de referencia psicológico capaz de abarcar las vivencias y las disciplinas espirituales.

Noticias de alcance. El Papa desayuna con los sintecho el día de su cumpleaños.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Isaías 9, 1-3 y 5-6. El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande. (Nochebuena)

Tito 2, 11-15. Ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres. (Nochebuena)

Isaías 52, 7-11. Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz. (Navidad)

Hebreos 1, 1-6. En distintas ocasiones y de muchas maneras habló Dios antiguamente a nuestros padres por los Profetas. (Navidad)

Florentino Ulibarri: Rondas de navidad. Rondar por esos lugares poco frecuentados, que no existen para los mercados y están abandonados de políticos, gobernantes y ricos.

Vicky Irigaray: Misa de medianoche. El silencio de la noche ha sido roto por unas palabras de paz y alegría dirigidas a unas personas marginadas social y religiosamente.

Vicky Irigaray: Día de Navidad. Lo que el Evangelio nos ofrece como señal es un niño envuelto en pañales. Algo que puede pasar totalmente desapercibido. La Buena Noticia del nacimiento de Jesús es cuestión de mirada.

Anáfora: Dios en nosotros. Todos los días pero hoy de modo muy especial, debemos darte las gracias y bendecir tu nombre, Padre, por el privilegio de haber conocido a Jesús. Nació en una humilde familia de pueblo y creció en un ambiente de sencillez y trabajo. (Nochebuena)

Anáfora: Jesús, palabra de Dios. Te bendecimos, Padre, porque has querido habitar en lo hondo de nuestro ser y nos hablas y quieres que nos comuniquemos contigo y también entre nosotros. (Navidad)

Monjas Benedictinas de Montserrat. Navidad.

Material multimedia

Incluir en lugar de rechazar. Por Eckhart Tolle. Si permites al miedo estar ahí, se disuelve. Sólo es un obstáculo cuando intentas alejarlo. Permite la inevitabilidad de lo que ocurre.

Color Esperanza. Hermosa canción para estas fechas, pero…, sigue la coreografía, canta y baila, y experimenta lo que sientas!!! Presentación Lenin Cárdenas.

Salomé Arricibita: Te espero. Que mi vida se alimenta del deseo de saberte caminando mi sendero.

Acabo de llegar. Este vídeo forma parte de un proyecto benéfico de recaudación de fondos para la investigación del cáncer infantil organizado por la asociación de padres y madres de niños oncológicos “La Cuadri del Hospi”. ¡Queremos estar con ellos en estas fechas! Canción de Fito&Fitipaldis.

Equipo Quiero Ver: Más que súper. El Salvador nace entre nosotros. Se hace necesitado, frágil, pobre, sencillo, tierno, hermoso, el Hijo de Dios.

Regalos de Navidad. ¿Qué regalarías en Navidad a las personas más importantes de tu vida? ¡Comparte este vídeo con ellas!

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna. A la vuelta de las vacaciones de Navidad tenemos muchas clases que subir y mucho que seguir aprendiendo.

Y como os prometía, las cartas terminarán con estos tres enlaces muy útiles: la carta de la semana, la carta de la semana pasada y cartas de otras semanas. Cuando alguien pierda -o no le haya llegado- el email con las novedades, podrá usar una carta antigua para acceder a la nueva.

Un abrazo,

Inma Calvo

estrellasCREO EN LAS ESTRELLAS DE NAVIDAD
MIGUEL ÁNGEL MESA BOUZAS, miguelmesabouzas@gmail.com
MADRID.

ECLESALIA, 08/01/16.- Creo en la paz del corazón y en el esfuerzo por llevar esa paz al mundo en que vivimos.

Creo que Belén es la Casa del Pan, un pan partido, repartido, compartido, para que no haya más hambre en nuestro barrio, en nuestra ciudad, en nuestro mundo.

Creo en los pastores que escuchan la buena noticia y dónde se encuentra el “Dios con nosotros”, que salen a su encuentro y, por lo tanto, comparten lo que son y tienen con los marginados y excluidos de nuestra sociedad.

Creo en las estrellas que ya murieron, pero que nos han dado vida y conducido a donde nos encontramos hoy, a lo que somos, a lo que anhelamos ser.

Creo en las estrellas que continúan naciendo y nos siguen abriendo nuevos caminos, inéditas sendas a recorrer, ilusiones que prender en nuestro ojal, destellos llenos de fulgor para nuestros ojos apagados.

Creo en la buena noticia de Jesús de Nazaret, la más profunda humanización del misterio del amor de Dios, en la alegría y la esperanza que nos infunde y, a través de nosotros, en los demás.

Creo en ese otro mundo posible que nos animó a construir, por la dignidad y la felicidad de los seres humanos, para eliminar la injusticia, el odio, el llanto, la desilusión.

Creo que la Navidad acontece cada día del año, cuando luchamos por la paz y la justicia, por el amor encarnado, por una nueva humanidad más fraterna, libre, en paz. Junto a la naturaleza y el universo que nos rodean, nuestro verdadero hogar, en el que nacimos y al que volveremos, para ser de nuevo polvo de estrellas luminosas, ardientes (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

DOMINICAN REPUBLIC / Santo Domingo - Fray Antonio de MontesinosVOCES EN EL DESIERTO
GABRIEL Mª OTALORA, gabriel.otalora@outlook.com
BILBAO (VIZCAYA).

ECLESALIA, 04/01/16.- Mucho se ha hablado y escrito sobre el descubrimiento de América, sobre los desmanes coloniales que allí se perpetraron de manera continuada en nombre de nobles causas. Sin embargo, hubo quienes denunciaron sin pelos en la lengua aquella tropelía legalizada a manos de portugueses y castellanos, de cristianos y maleantes, que allí todos fueron mezclados en busca de riquezas y gloria, amparados en la necesaria conversión de aquellos pueblos tratados como infrahumanos.

Hubo de todo, ciertamente, pero el regusto fue de conquista con mucho salvajismo codicioso lleno de racismo. Y entre los que alzaron la voz contra los latrocinios de los compadres del rey Fernando, “El católico”, se encontraban dos dominicos: fray Bartolomé de las Casas, que escribió un alegato que pone los pelos de punta (Alianza lo sigue publicando en edición de bolsillo) y fray Antonio de Montesinos, algo menos popular, pero que se merece igualmente un gran lugar en la historia. Fue un poco antes de estas fechas navideñas de 1511, posiblemente a mediados del Adviento, cuando Montesinos pronunció su célebre discurso en la actual República Dominicana, con el título joánico de “Voz que clama en el desierto”.

Quienes fueron a escucharle, esperaban palabras de refuerzo cristiano para sus acciones sanguinarias contra los indígenas. Pero lo que se encontraron fueron preguntas como estas: ¿Con qué derecho y con qué justicia tenéis en tan cruel y horrible servidumbre a estos indios? ¿Con qué autoridad habéis hecho tan detestables guerras a estas gentes que estaban en su tierras, mansas y pacíficas, con muertes y estragos nunca oídos, habéis consumido? ¿Cómo los tenéis tan presos y extenuados, sin darles de comer ni curarlos de sus enfermedades, que de los excesivos trabajos que les dais se os mueren, y por mejor decir, los matáis por sacar oro cada día? ¿Es que estos no son hombres? ¿No tienen almas racionales? ¿No estáis obligados a amarlos como a vosotros mismos?

Y así durante toda su alocución hasta anunciarles que estaban en pecado mortal. Todos se quedaron consternados pero no parece que cambiaron sus costumbres contra aquellos pueblos, tratados como si fueran animales. Cuatro años más tarde, Montesinos y De las Casas volvieron a la metrópoli española para denunciar con hechos las salvajadas y los exterminios que estaban ocurriendo en ultramar. A partir de entonces y durante muchos años, De las Casas defendería con pasión en su país los derechos de los indios incluso frente a poderosos teólogos españoles que justificaban el fin con lo injustificable.

Vaya nuestro reconocimiento a ambos religiosos, sobre todo a Montesinos, que logró al menos una conversión, que ya no se recuerda: influyó decisivamente en la de Bartolomé de las Casas, quien en un principio tomaba parte en las conquistas sanguinarias por las que recibió esclavos indígenas a su servicio así como sus bienes y tierras… hasta que escuchó a su compañero dominico, cambiando radicalmente de actitud.

Todavía estamos en fechas pascuales de Navidad. Todavía somos muchos que nos decimos cristianos, o por lo menos no contrarios al mensaje de Cristo. Y siguen las injusticias estructurales en América latina y bastante más cerca, con muchos inmigrantes víctimas directas de esta crisis tan injusta. La Buena Noticia pasa por este mundo antes de llegar al otro, y precisa de todas las personas de buena voluntad para hacer un mundo mejor, más solidario y menos esclavo, en nuestro caso del consumismo capaz de deshumanizar hasta embrutecernos, como lo estaban aquellos conquistadores esclavos de su tiempo. Tuvieron mucho mérito los dos dominicos que al final no han sido tratados por la Iglesia como se merecen los profetas. Ambos actuaron como los primeros cristianos: tuvieron muy claro el tipo de armas que debían utilizar para ser testigos de Cristo: servicio, coraje, amor y ejemplo. Supieron darse y se hicieron vulnerables por amor a pesar de las consecuencias (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

-oOo-

sonrisaLA NAVIDAD, “MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES”
MIGUEL ESQUIROL VIVES, esquirolrios@gmail.com
COCHABAMBA (BOLIVIA).

ECLESALIA, 28/12/15.- Otra vez Navidad, pero hoy ha perdido el sentido profundo que alguna vez tuvo. Se ha quedado vacía por dentro y ha sido suplantada por el Papa Noel y la Coca cola.

La Navidad, sin embargo, nos descubre algo muy importante, la unión de lo humano y lo divino. Jesús no necesitó un templo para nacer, nace en un establo, sin sacerdotes, sólo con sus padres, en un parto como tantos otros y la compañía de unos miserables pastores, verdaderos ángeles para aquella pobre familia.

Pero las iglesias tradicionales, han cometido el más grave divorcio, el de separar lo que Dios había unido, lo humano y lo divino, lo sagrado y lo profano. Así se han fabricado personas sagradas, lugares sagrados y tiempos sagrados, como en la religión que encontró Jesús en su tiempo, dejando a todo lo demás como profano. Como consecuencia, un cristianismo separado de la realidad, la fe de la vida y con miedo al mundo, al cuerpo y al placer.

Y por eso la religión cada día interesa menos a mucha gente. Y como las religiones se habían considerado las únicas dueñas del espíritu y de su manifestación la espiritualidad, el pueblo en general considerado profano y el cristiano en particular se ha quedado ignorante de la dimensión más profunda de su ser, dimensión tan suya como su cuerpo, como es su espíritu.

Y así nos estamos quedando mutilados en nuestro ser. Con un vacío enorme que necesitamos llenar de alguna forma, a veces errónea, como cuando los jóvenes lo buscan en el ruido, la velocidad, el sexo y el alcohol desmedidos o en las drogas.

Y los adultos en el dinero y las cosas, de ahí el consumismo, el materialismo y la corrupción. O en el poder y de ahí la decadencia de la clase política que lo busca para servirse a sí misma o caer en el terrorismo o en el belicismo.

Otros siguen buscando su espiritualidad, pero sin nadie que los oriente, y sin embargo está tan cerca, por ejemplo, creando buen ambiente en la familia, en la amistad, en el trabajo, en sanos esparcimientos, gozando de la naturaleza y el arte, en la fiesta, en la alegría y el placer, en la política sincera, la educación o el estudio con ganas, la justicia, la honradez y la solidaridad.

La espiritualidad de Jesús no es la espiritualidad del sacrificio, la perfección, el pecado y la culpa, es la espiritualidad de la felicidad y la alegría para la gente. La predicaba con hechos, asistiendo a bodas, comidas festivas y banquetes que le servían como símbolo de ese otro mundo diferente que enseñaba, repartiendo vida, dando su lugar a las mujeres y demás excluidos y liberando a los oprimidos por la causa que fuera. No acudía a rezar al templo, pues para él todo era sagrado, el lago, los cerros y sobre todo la gente. Para Jesús tan sagrado era comer como rezar. Es la alegría del evangelio del papa Francisco (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Es Navidad cuando…

Publicado: 25 diciembre, 2015 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , , ,

Feliz Navidad AnawimES NAVIDAD CUANDO…
MIGUEL ÁNGEL MESA BOUZAS, miguelmesabouzas@gmail.com
MADRID.

ECLESALIA, 25/12/15.- Es Navidad cuando descubrimos que todo en la vida es gracia, que todo es don, que estamos llamados a salir de nosotros mismos para ir al encuentro del otro, para hacernos un regalo para los demás.

Es Navidad cuando escuchamos la buena noticia de la presencia de la bondad en los demás, en el mundo que nos rodea y nos dejamos seducir, llevando con alegría nuestro compromiso para acabar con la tristeza, la soledad, la injusticia, el dolor y tanto llanto.

Es Navidad cuando alejamos nuestro egoísmo y salimos a contemplar la realidad, nos llenamos de asombro al descubrir dónde está presente Dios, dónde se encarna, en qué belenes nace, sufre, está marginado. Y no nos quedamos de brazos cruzados.

Es Navidad cuando hacemos presentes a las estrellas que nos han guiado hasta donde hoy estamos, lo que ahora somos. Especialmente de todos los familiares, amigos y amigas que nos han acompañado en nuestras vidas. Ellos y ellas están presentes celebrando con nosotros esta Navidad.

Es Navidad cuando no nos dejamos llevar por la desilusión y sabemos descubrir y recrear nuevas estrellas, que nos impulsan a vivir con ilusión, con esperanzas renovadas, realistas, pero conducidos por el sueño de una sola humanidad fraterna, en medio de una creación donde la vida surja en plenitud.

Es Navidad si seguimos viviendo no de forma aislada, sino en comunidad, junto a otras personas que nos ayudan a crecer, a Francisco renovando la Iglesia, a tantas mujeres y hombres que se convierten en navidad cada día del año, al convertirse en don gratuito para los demás.

Es Navidad cuando cuidamos a quien nos necesita y nos dejamos cuidar cuando nuestros ánimos decaen. Siempre marchamos en camino hacia Belén, hacia Dios, hacia el misterio del Amor, la Belleza y la Bondad que anida en cada ser humano, en la Naturaleza y el Universo que nos embelesa, nos consuela y nos llena de paz y energía, para seguir construyendo un mundo nuevo (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Desde la intemperie

Publicado: 21 diciembre, 2015 en REFLEXIONES
Etiquetas:, , , ,

casa-cueva_mediterraneaDESDE LA INTEMPERIE
MAGDALENA BENNÁSAR OLIVER, espiritualidadcym@gmail.com
MALLORCA.

ECLESALIA, 21/12/15.- Me siento llamada por dentro a reflexionar sobre esa realidad: la intemperie. Me resisto, pienso que total la gente lee tantas cosas, escribes y nadie te dice ni que lo ha recibido apenas… como veis me resisto a “mi intemperie”. Intento disuadir la invitación, la voz interior que me vuelve a sugerir que comparta lo que de intemperie he vivido, vivo, resisto…y al fin, sucumbo. Casi pidiendo perdón porque estos días la gente va cargada, pero ya sabéis que el tiempo de Dios funciona con otros registros. Desearía estar en ellos para compartir lo que me regala.

Muchas de nosotras y nosotros tenemos intemperies pegadas a la piel y tal vez no las vemos o no sabemos cómo gestionarlas. Una de ellas, que comparto, es el duelo. El duelo te hace entrar dentro, y buscar entre los millones de recuerdos y experiencias vividos los compartidos con la persona que se ha ido. A veces consuela, otras duele tanto que cambio de canal.

El duelo te deja a la intemperie, sin cobijo, sin escape, sin zona de confort. El duelo te pone en camino, ¿hacia dónde? hacia el camino, que es lo que importa. La persona que se ha ido te pone en comunicación con una realidad profunda, la Vida, la realidad sin decoración, al vivo.

Las calles de nuestras ciudades y pueblos están sobrecargadas de luces, justo estos días, y sin embargo el Evangelio nos habla de camino oscuro, de una pareja que se tiene que ir a empadronar a su lugar de origen justo cuando ella está a punto de dar a luz… ¡intemperie!

Es otra forma de duelo, de pérdida, cuando tenemos que dejar lo familiar, lo conocido y querido, puede ser un destino que te cae y asumes, y te sientes a la intemperie, no conoces a nadie, no tienes casa, no tienes mucho suelto, pero hay una llamada más fuerte y más clara que lo oscuro del camino. Puede ser una necesidad de emigrar o de buscar refugio y quedarte bastante a la intemperie, dependiendo totalmente de la buena voluntad de las instituciones y de las personas concretas. Ellos y ellas “saben a intemperie”, sin necesidad de definir el término.

Y luego está la intemperie de la enfermedad. No buscada, no deseada por supuesto. Te llega, te asusta, te deja bastante descolocada, a la “intemperie” tanto si es terminal como si te debilitan tanto para debilitar a la enfermedad que te sientes tan a la intemperie que ni osas decirlo. No quieres preocupar a nadie pero, ahí estás, dialogando con el Dios de las intemperies a ver si te da alguna pista, algún consuelo.

Y la intemperie de los que adoptaron un hijo, o dos o tres, que los hay y les conozco. Nunca tranquilos, siempre negociando, siempre como a escondidas, como el hijo adoptado de una gran amiga, por Navidad se dedicó a vaciar los bolsos de todos los tíos y tías… ¡Qué intemperie! En silencio, de noche le llama, para quererle. Los dos están a la intemperie, ella no puede decir nada porque el marido, bueno sí, pero ya sabes…lo ve diferente. La intemperie de la soledad, acompañada a veces, o soledad a secas. La de tantos mayores que no dicen mucho pero su mirada expresa intemperie. Solitos, sonriendo o menos amables, pasando por su larga intemperie.

Trabajando en pastoral universitaria en un campus civil en Boston hace años, nos dijeron que no hablásemos a los jóvenes de “familia” en Navidad. Podía ser dramáticamente contraproducente. Ellos, esos jóvenes y niñas y niños de familias desestructuradas también viven la intemperie. Un fin de semana aquí, otro allá…

Y Jesús va y se le ocurre nacer a la intemperie, de unos padres desestructurados y en un lugar desconocido, inhóspito, exageradamente impropio. Pero sí, sí, eso dicen los textos, y de verdad creo que si no fuera cierto no lo dirían ya que no es la imagen de Dios que quisiéramos normalmente, sólo cuando, como El, nos sentimos a la intemperie.

Entonces sí, todo tiene más sentido. El evangelio empieza a tener más luz y relevancia y también más capacidad de movernos por dentro a confiar, a acoger, a acompañar a los y las que están a la intemperie, como nosotros y nosotras que lo estamos o lo hemos estado o lo estaremos cualquier día.

Y no me quiero olvidar de los y las que acompañáis, en esta etapa de vuestra vida, a personas que están a la intemperie. Reconocer tu propio cansancio, tus propios límites que te hacen sentir culpable sin serlo, pero se espera tanto de ti, sobre todo, de tantas mujeres cuidadoras de mayores y de personas enfermas. Recuerdo a otra amiga querida. Lleva meses cuidando muy de cerca por no molesta o invadir, a una hermana que está muy terminal, y hace dos semanas muere su hermano apoyo, de repente, a los 50 años, ¡qué dura intemperie! Qué poco oportuna esa noche oscura, pero qué fuerte la fe de esa mujer fuerte, que sí, claro, se siente a la intemperie, porque además, hay que seguir acompañando con ánimo a la que se está muriendo… ¡Uff! Necesitamos Navidad, y como sugieres Ignacio, meternos en la cueva, olerla, sentirla y coger al crío en brazos para así abrazar nuestra intemperie y la de los que nos rodean. De pronto se me hace más evidente el porqué de los textos de estos días. No los quisiera diferentes. Así cabemos todas y todos (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Nacer de nuevo

Publicado: 31 diciembre, 2014 en REFLEXIONES
Etiquetas:, , , ,

clamorNACER DE NUEVO
MERCEDES NASARRE RAMÓN, psiquiatra, mnasarre@hotmail.com
HUESCA.

ECLESALIA, 31/12/14.- Todos los años se repiten cosas parecidas en esta época del año. El tiempo navideño, desde el día 22 de Diciembre hasta el día 6 de enero, es el más cargado de tradiciones y rituales en buena parte de nuestro mundo.

En Navidad, el sol alcanza su punto más bajo y la noche es más larga que nunca, pero justo en ese punto más oscuro, ocurre la transformación. La luz vuelve a desplegarse y vence a la oscuridad.

El nivel histórico, el nivel mitológico y el nivel psicológico están ligados entre sí. La historia nos la suministran los redactores de los evangelios, que proyectaron sobre sus narraciones toda la impresión personal que el profeta de Galilea les produjo. Pero no se trata sólo de recordar algo que ocurrió, cosa que se olvida a menudo, sino de entender lo que subyace bajo estos símbolos. Así, entramos en el nivel mitológico, en el que hay pautas arquetípicas que son comunes a la humanidad desde hace siglos. Los mitos expresan algo oculto en la psique humana y sólo ellos lo articulan, porque el mito nos habla del desarrollo de lo eterno en el tiempo.

Este tiempo, en realidad, es una invitación a nacer de nuevo. Navidad significa nacimiento, acaba un año y empieza otro… Este nacimiento sólo es posible cuando nos alejamos de la exterioridad y retornamos a lo más íntimo de nosotros. Al lugar más oscuro y más secreto, allí donde está lo débil y a veces lo más roto. Sin embargo, mientras el individuo está ocupado en la realización de su ego, no ha llegado el tiempo de conocer la luz interior. Los cimientos han de ser sacudidos y sólo entonces la mirada se hace más profunda y puede ir más allá de las cosas.

Y entramos en el nivel psicológico, la Navidad siempre nos remite a la familia y a la infancia. Somos herederos de un cuerpo y de una historia emocional que nuestros padres nos han trasmitido. Durante todo el proceso de la vida atravesamos conflictos y dolores que son inherentes al hecho de madurar. Los hijos idealizan a los padres y éstos a los hijos y todo ese asunto narcisista debe disolverse para llegar al verdadero amor. Las heridas narcisistas duelen, nos decepcionan muchas cosas, es más, las heridas íntimas son las principales responsables de que haya hombres y mujeres moralmente hundidos. Unos se protegen con la crispación, otros se ocultan bajo una máscara opaca. Algunos están paralizados y otros, como dice una canción, se vuelven malos. No hay nadie sin cicatrices y marcas de la vida.

La posibilidad de nacer de nuevo ocurre exactamente en ese lugar de las heridas, allí está la puerta para encontrarse con el yo más auténtico. En medio de nuestra debilidad podemos dejar que el amor actúe y nazca en nosotros. No olvidemos que, pese a lo imposible, el dios cristiano es el dios de la debilidad y de la esperanza. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Me mola lo de la cueva

Publicado: 30 diciembre, 2014 en REFLEXIONES
Etiquetas:, , , , , ,

Cuento de NavidadME MOLA LO DE LA CUEVA
Sin pared por medio
MAGDALENA BENNÁSAR OLIVER, espiritualidadcym@gmail.com
MALLORCA.

ECLESALIA, 30/12/14.- Hoy se habla mucho de repensar el cristianismo, yo lo apoyo por obvias razones y me atrevo a proponer especialmente en estas fechas “resentir el cristianismo”.

He sido invitada por dentro a dejar por unos días el gorrito occidental y a abrir de par en par el alma a la desnudez de los textos que acompañan las celebraciones que la comunidad cristiana revivimos estos días.

Si nos predisponemos a sentir, a sentir con las entrañas tal vez todo resulte menos frío, porque al final la liturgia tiene sentido si está la vivencia. Sin la vivencia la liturgia es un ritual que puede decir algo o no. Parece que dice poco a mucha gente y mi reflexión es que se intenta caldear con emotivos villancicos la ausencia de experiencia de cueva.

Muchos cristianos nos encontramos atrapados en la preparación de encuentros familiares que al final es lo que le da calor, no siempre amoroso, a las celebraciones, y el significado de lo que el año litúrgico nos recuerda en estas fechas se queda absorbido por las obligaciones familiares.

¿Contradicción? No me atrevo a afirmarlo porque evidentemente donde hay amor ahí está Dios y es Navidad y todo eso, pero los más comprometidos y comprometidas esos días están ausentes de las comunidades y sus momentos fuertes para la vida porque “vienen todos a cenar, a comer…”

Al final, se pasan las celebraciones, y con ellas la invitación de los textos sagrados a “sentir y vivir” la experiencia de Navidad. La densidad de cada palabra, de cada verbo-acción, de cada personaje y objeto, sin una buena Lectio imposible que transforme la fibra íntima de la comunidad que lo celebra. Sólo me atrevo a invitaros a madrugar un poco antes de que toda la maquinaria de desayunos… se ponga en marcha, y en el silencio de tu casa, sea la hora que sea, te sientes con el niño entre tus brazos y “le sientas”. Y también “le dejes que te hable a ti” si consigues dejar tu repetitivo murmullo de siempre para acoger la Vida que se comunica no sólo por la Palabra, sino también y sobre todo cuando esa Palabra se hace carne. La que tienes en el regazo de tu corazón, caldeando tu alma, en el silencio de tu hogar, un día cualquiera o quizás, si le coges el gustillo, todos los días de tu vida.

Yo me atrevo a hacerlo, y hoy de nuevo, como esos días pasados me habla de la cueva. Me insiste Jesús en que me detenga a escuchar-sentir, el significado de la cueva, para mi vida y la de la comunidad cristiana, y la de la familia.

La cueva no es un fin en sí mismo, es un fin de trayecto, es una etapa. Etapa imprescindible para comprender la encarnación. Es decir, el cristianismo no pasa de ser una buena ideología si no baja de la cabeza a las entrañas de la vivencia. La cueva es algo así como las entrañas de la humanidad, donde se siente la vida, porque es un espacio natural, sin cemento ni ladrillos, sin paredes medianeras, abierto.

La cueva es una apertura natural en la roca dura de la vida. La cueva es espacio para refugio, de la lluvia, la ley, el desahucio y el frío.

La cueva está dentro de nosotros y fuera. Dentro, es ese lugar marginal de mi ser que no me gusta, porque es oscuro, frío, no visitado porque me da miedo entrar…y a la vez es ese lugar de noche, sin luz artificial, que intimida asomarse porque no sabes qué o quién puedes encontrarte. Tal vez personas que me miran con recelo o con cariño… y es un buen momento de soltar las amarras, tirar las paredes que nos han separado o dividido. No sé, según como se ponga el crío igual nos vamos corriendo a poner el café, te sugiero que no, que te lo tomes antes y no te pierdas el final, como en la tele, que al poner anuncios te vas a la cama. Los anuncios son un respiro para que podamos seguir hasta el final. Los anuncios no son distracciones simplemente nos ponen en contacto con la realidad. Es verdad que hay que hacer muchas cosas, pero sólo una es importante ahora, aclarar esa mirada, discernir ese miedo, desempolvar ese recuerdo, con el crío en el regazo eso sí.

La cueva es esa apertura natural de la naturaleza que acoge y abriga y que Francisco de Asís en su vivencia de la Navidad nos la llena de naturaleza: animales, vegetación, riachuelos…todo expectante, todo en su estado puro: la nueva creación para el “hombrecito nuevo” que en la cueva encontramos. La nueva creación, pues la que nos dieron hace casi 14 billones de años y que se ha venido haciendo, milagrosamente, célula a célula, molécula a molécula…esa la estamos destruyendo, porque los hombres y las mujeres tenemos miedo a la cueva, a las entrañas de la vida, de la historia y de Dios, porque la cueva contiene a Dios hecho carne, como el seno materno contiene el niño que será.

En la de dentro, si logro dejar miedos y me asomo, me descubro habitada por el Amor. Ese crío sonriente y que cambia de color y facciones según donde el conflicto sea mayor, tanto si es con personas de mi familia, de mi comunidad parroquial o religiosa… como si es conflicto entre naciones que dejan sembradas de “cuevas de refugiados” la geografía de muchas zonas, lindantes con la cueva que él eligió. Tal vez por ello.

Dos cositas más sobre la cueva y me callo. Una que para entrar “hay que agacharse”. Je, je, sí, sí, en España estamos viendo como los más altos hoy son agachados por la ley, pues Jesús nos dice, también vosotros y vosotras, sí, sí, los que hacéis agachar a los corruptos… os tenéis que agachar por dentro para que disfrutéis de lo que tanto necesitáis: vida-amor. ¡Ay de los que no sabemos agacharnos, o de los que ponemos excusas de rodillas… nos perdemos el Tesoro!

Y por último, y no por ello menos importante, la cueva no contiene paredes medianeras, es espacio abierto. Fijaos en el lío que nos mete el “rojito de Jesús” se carga el sentido de posesión egoísta de propiedad que no usamos y que otros necesitan… ay, ay,ay, como no se calle el crío… mejor me voy a los recados. Es que no se calla. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Un gran abrazo navideño, sonriente y “a lo cueva”.