Posts etiquetados ‘Papado’

misal-romano¿CRISTO MURIÓ POR TODOS?
GABRIEL Mª OTALORA, gabriel.otalora@outlook.com
BILBAO (VIZCAYA).

ECLESALIA, 19/06/17.- Con la que está cayendo, el nuevo misal litúrgico oficializa una nueva polémica que descentra el mensaje central del evangelio en general y de la celebración eucarística en particular. No es un brindis al sol mi expresión “con la que está cayendo”; Pablo VI ya alertó en su encíclica Evangelii Nuntiandi que “la ruptura entre el Evangelio y la cultura, es, sin duda alguna, el drama de nuestro tiempo.” Y uno de los soportes para evitarlo es utilizar un lenguaje que llegue al corazón del ser humano actual. Además del ejemplo, claro está.

En pleno acercamiento al mundo protestante en el aniversario de Lutero (Francisco, Kasper…), que refuerza la redención universal y el que Cristo murió por todos, el nuevo misal retrocede a Benedicto XVI con una peligrosa argumentación que es difícil de entender si no es desde la exclusión del amor de Dios a “algunos”. Y descentrando, de paso, los mensajes divinos de la compasión y misericordia universales. Se trata del cambio en las palabras de la consagración: donde actualmente se dice “será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados”, pasa a decirse “será derramada por vosotros y por muchos para el perdón de los pecados”.

En Hechos 18, el Señor dio ánimos a Pablo en el sentido de que su labor no sería en vano porque “muchos” llegarían a conocer a Cristo en la ciudad de Corinto. Aunque él se dirigía a todos, al menos iban a ser muchos los que iban a convertirse.

Si el que Jesucristo murió por todos es algo que forma parte de las certezas básicas de nuestra fe, ¿a qué viene detenerse todo un Papa en este matiz, con lo que nos falta de ejemplo vivo en la sociedad de hoy que nos interpela desde una religión clericalista -a pesar de Francisco- capaz de espantar a tantos que buscan? Ya en el año 2006, Ratzinger entonces cardenal prefecto de la Congregación para la Liturgia dirigió una carta a los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo para que introdujesen esa modificación en la consagración en los misales. Como no todas le hicieron caso, en abril de 2012, investido ya como Benedicto XVI se dirigió con severidad a algunos presidentes de los obispos, incluido el alemán, para urgir la aplicación de lo ya mandado. Y desde marzo de 2017, en pleno pontificado de Francisco, se modifica en nuestro misal.

Cristo vino por todos, porque es Amor y todos le necesitamos: hemos nacido para Él. Pero en Marcos y Lucas Jesús afirma que vino por los pecadores, no por los justos; su misión preferentemente se concentró en los enfermos, no en los sanos. Esto aleja que nadie puede quedar excluido del amor y la acción de Dios que llegó hasta las últimas consecuencias del asesinato en un madero.

Cuando preguntas por este dislate terminológico, te cuentan que el término “muchos” no se utilizaría aquí en contraste con “todos”, sino frente a “pocos”. Incluso afirman que el concepto “muchos” en algunos casos es un equivalente a “todos”. Entonces, ¿para qué marear el tema y no dejarlo en su sentido de la universalidad del amor de Dios sin fisuras frente a una interpretación sectaria, nada menos que en las palabras de la consagración? Dios invita a todos al Banquete. Lucas refuerza la universalidad de la oferta divina frente a esa idea de “muchos”: un gran señor invita a su gente cercana y como se disculpan y no van, ordena a sus criados que vayan a invitar a los pobres, a los inválidos, a los cojos y a los ciegos hasta que la casa se llene de invitados.

Una cosa son los llamados y otra los que responden a la llamada. Podemos elucubrar sobre si se salvan todos, casi todos o muchos o pocos (es de suponer que si el Padre pone en marcha la historia de la humanidad no es porque acabará siendo una empresa fracasada). Pero poner el acento en “muchos” en lugar de remachar el “todos” me indica muchas cosas, y ninguna es buena. Así no conseguiremos parar la sangría y solo atraer a bien pocos nuevos cristianos comprometidos de las nuevas generaciones cuya mayoría son totalmente indiferentes a nuestra institución eclesial (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

 

JUAN PABLO I ¿UNA VÍA DE BEATIFICACIÓN EQUIVOCADA?
BRAULIO HERNÁNDEZ., brauhm@gmail.com
TRES CANTOS (MADRID).

ECLESALIA, 15/05/17.- “Pepe, ven enseguida aquí. Tienes que ir a Roma, al Vaticano. Tienes que llevar en persona esta carta a Albino Luciani. El Papa está en grave peligro”. El texto no está sacado de una película de ficción, ni de una novela de intrigas. Es la confesión de un octogenario, Giuseppe Pedullá, 85 años, quien durante décadas ha tenido que cargar con esa pesada losa por haberse negado a llevar, el 26 de septiembre de 1978, la carta de su amigo el Arzobispo Perantoni a Juan Pablo I que era amigo del arzobispo. “Te arrepentirás”, le reprochó el arzobispo al joven Giuseppe. Tres días después de aquella llamada telefónica de urgencia, el Papa Luciani era encontrado muerto en los aposentos papales en circunstancias extrañas.

Cada vez van quedando menos testigos de la línea caliente en torno a la enigmática muerte de Juan Pablo I, producida sólo 33 días después de ser nombrado Papa. Es como si el tiempo corriera a favor de la versión oficial. Decía Santa Teresa de Jesús que “la verdad padece pero no perece”. Y el testimonio de Giuseppe Pedullá, en el otoño de su vida, es como un milagro patente. Apesadumbrado durante décadas por no haber podido salvar a Juan Pablo I (“no me sentí con fuerzas para hacerme portador de un mensaje tan espantoso, tuve miedo y pensé que el arzobispo Perantoni exageraba”), un buen día decidió liberarse de ese peso que le oprime y le impide dormir, y no llevarse el secreto a la tumba. Su confesión pública fue mostrada a la luz justo hoy hace dos años, el 26 de abril de 2015. Fue ante el periodista Stéfano Lorenzetto, en una larga entrevista, publicada en ‘Il Giornale’. Un extracto de la misma se puede ver en el escrito del cura Jesús López Sáez “Pudo avisar a Juan Pablo I“, en la página web de la Comunidad de Ayala, de Madrid.

Meses después de aquella entrevista, Giuseppe Pedullá se presentó en Madrid, para dar testimonio, en una eucaristía en la Comunidad de Ayala, y conocer en vivo y en directo a la persona que más se ha implicado en hacer justicia a la figura de Juan Pablo I: el sacerdote Jesús López Sáez (abulense como Teresa de Jesús) que desde 1985 viene manifestando a través de sus libros, artículos, conferencias y en la página web de la Comunidad de Ayala -de la que es presidente y fundador- que Juan Pablo I (de quien se dijo que estaba enfermo y que murió abrumado por el peso del papado) fue un Papa mártir: que su muerte no fue natural sino provocada. Por hacer frente a los mercaderes del templo (a los escándalos vaticanos del Instituto para las Obras de Religión -IOR-), a la masonería y a la mafia. El cura Jesús López ha sufrido el calvario de la marginación eclesial por apostar, desde el Evangelio, que “hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”. Su viacrucis comenzó en 1985 cuando se publicó su Pliego “La incógnita Juan Pablo I” en la revista de información religiosa “Vida Nueva”, lo que provocó que el entonces Presidente de la Comisión de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal Española, Elías Yanes, le conminara a callar: “Sobre eso, ni una palabra más”, si quieres conservar tu puesto. Poco después el cura Jesús sería despedido de su brillante puesto como Responsable de Catequesis de Adultos en el Secretariado homónimo de la CEE. Y, años después, tras escribir, en edición privada, su segundo libro sobre el asunto: “El día de la cuenta. Juan Pablo II a examen”, el que fuera obispo de Ávila, Adolfo González, le amenazó con retirarle las licencias ministeriales si salía publicado en edición pública. Sea por lo que fuere, monseñor Adolfo fue trasladado poco después a Almería.

juan_pablo_iPor la información de que disponemos a día de hoy, se sabe que el proceso de beatificación de Juan Pablo I está muy avanzado. Desconocemos si se habrá tenido en cuenta los testimonios de personas valiosas, ya fallecidas, que aparecen en el libro (Venecia en el Corazón) del periodista veneciano Camilo Bassotto, amigo de Albino Luciani, a quien el cardenal argentino Eduardo Pironio (la misteriosa Persona de Roma) hizo entrega de un documento (quizá el testimonio más importante en palabras del cura Jesús) para que lo publicara, pero sin firma, conteniendo las confidencias que le confió el papa Juan Pablo I sobre los cambios, arriesgados, que pensaba hacer.

Si la causa de la beatificación se fundamenta en que ‘era un Papa bueno’, o “por sus virtudes heroicas” será una beatificación viciada de raíz, denuncia el cura Jesús en un nuevo Pliego: Justicia para Juan Pablo I. Beatificación viciada de raíz.  Porque su heroicidad “está en otra parte: tomar hasta el último respiro las decisiones oportunas y arriesgadas, ser mártir de la purificación y renovación de la Iglesia. No hacen falta milagros. Se trata de hacerle justicia”. Es decir, en el proceso de beatificación de Juan Pablo I hay que cambiar de agujas e ir por otra vía.

Y es que en la causa de beatificación se mantiene la versión oficial: que Juan Pablo I no gozaba de buena salud y que murió por causas naturales. Incluso un alto eclesiástico llegó a decir que su nombramiento como Papa “fue un descuido del Espíritu Santo”. Algo que contradice la versión de personas cercanas, testigos calientes, algunos ya fallecidos, entre ellos su médico personal el Dr. Da Ros quien, tras años de silencio, declaró que “Juan Pablo I estaba bien de salud”. En la misma línea se manifestó quien durante siete años fuera secretario personal de Albino Luciani, Mario Senigaglia: “Todos los años íbamos a Pietralba, cerca de Bolzano, y subíamos al Corno Bianco, desde los 1.500 hasta los 2.400 metros, a buena velocidad”. Y añade: “Albino Luciani no estaba enfermo del corazón. Un enfermo del corazón no escala montañas, como hacía el patriarca conmigo todos los años”. Según una en cuesta publicada en Italia (Ya, 8-10-1987) más de quince millones de italianos, el 33 por ciento de la población, se mostraban convencidos de que la muerte de Juan Pablo I fue provocada. En 1998 el cardenal brasileño Aloisio Lorscheider, rompiendo el silencio oficial, declaró: “Las sospechas siguen en nuestro corazón como una sombra amarga, como una pregunta a la que no se ha dado respuesta” (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

eclesalia@eclesalia.net

A 4 AÑOS DEL “RECEN POR MÍ”
Desde América y como latinoamericano
MARTÍN PÉREZ MILLÁN*, martin.perez.millan@gmail.com
MENDOZA (ARGENTINA).

ECLESALIA, 17/03/17.- El encumbramiento de Jorge Mario Bergoglio hace cuatro años reavivó algunas alarmas en relación con los modos en como los individuos y pueblos de la América Latina se piensan y repiensan. No es desatinado conjeturar que Bergoglio hizo una hermenéutica de nuestra cultura, como quienes se animaron a pensar América desde América y como latinoamericanos.

En la última década y pico, intelectuales y académicos de nuestra región, gobiernos, grupos en el poder, agrupaciones políticas, entre otros actores de la sociedad civil, se han visto y sentido motivados, muy probablemente por la sintonía ideológica posible alcanzada, a repensar América Latina y, en deriva, a reflexionar sobre el derrotero operado por el pensamiento latinoamericano.

El Pontífice argentino fue parte de la tendencia descripta, ciertamente en las postrimerías de un período azotado y desgastado por la batalla ideológica acometida por los medios de comunicación de mayor peso en la región.

El inédito hecho de que un latinoamericano cumpla 4 años en la posición más influyente de la historia hace necesario la revisión del estado actual del pensamiento subcontinental a partir del abordaje y análisis de la dimensión latinoamericanista su discurso, ciertamente una arista poco explotada por mis colegas. Así, me propongo analizar algunos aspectos constitutivos de la configuración latinoamericanista de las alocuciones pronunciadas por Francisco en estas tierras.

Fiel a su perfil, en sus discursos Francisco delimita el campo de la política o lo político. A su interior, define manifiestamente dos posicionamientos ideológicos disímiles. Una de las identidades es la elitista-individualista, sistema condenado por Francisco y la otra es una ‘nueva’ alternativa cuyo centro es el ser humano, la opción preferencial por los pobres.

Probablemente el lector avezado conoce la dicotomía discursiva antes sugerida. No obstante, por una cuestión metodológica se hace necesario marcar el lugar ideológico desde donde Bergoglio toma partido o fija posición.

Ciertamente, las alocuciones proferidas por Francisco en México, Cuba, Ecuador, Bolivia, Paraguay y, eventualmente, las que brindará en Colombia (en setiembre próximo), Chile, Uruguay y Argentina (en abril de 2018), recuperan (y recuperarán) elementos e ideas latinoamericanistas. Amenaza militar y económica, dimensión épica de la acción política y unión natural, por nombrar sólo tres componentes que, de acuerdo a la reconocida analista Elvira Narvaja de Arnoux, son constituyentes de los discursos latinoamericanos.

Amenaza militar, económica e ideológica

El Líder religioso incluye en sus discursos la cuestión de la amenaza o los factores que atentan contra la ‘Patria Grande’, que la ve perpetrada en tres frentes o fachadas. La advertencia es acerca de las estrategias imperiales que no son sólo militares. La amenaza, tradicionalmente, es económica. Y así lo comprende el ex cardenal quien vaticina: “A veces, es el poder anónimo del ídolo dinero: corporaciones, prestamistas, algunos tratados denominados de libre comercio y la imposición de medidas de austeridad que siempre ajustan el cinturón de los trabajadores y los pobres”.

La subordinación, también, es por la fuerza: “En otras ocasiones, bajo el noble ropaje de la lucha contra la corrupción, el narcotráfico o el terrorismo vemos que se impone a los Estados medidas que poco tienen que ver con la resolución de esas problemáticas y muchas veces empeoran las cosas”.

Por último, Francisco introduce el colonialismo ideológico en tanto se entiende como aquella amenaza dada por el poder simbólico o cultural de los medios de comunicación –nuevos enemigos externos- en una sociedad atravesada de cabo a rabo por las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Esta forma de dominación se asemeja al colonialismo mental, actitud muy expandida en nuestra sociedad, consistente en ver con ojos deslumbrados lo que proviene del centro planetario.

Ya en 2005, en el prefacio de Una apuesta por América Latina del uruguayo Carriquiry Guzmán, vertía algunas palabras al respecto. La cultura del gran “pueblo continente” se encuentra amenazada y debilitada por dos corrientes del pensamiento débil: la concepción imperial de la globalización y el progresismo adolescente. En boca del Padre Jorge: “Estas dos posturas constituyen insidias antipopulares, antinacionales, antilatinoamericanas, aunque se disfracen, a veces, con máscaras progresistas.

Dimensión épica de la acción política

El tono épico del discurso narra con entonación grandilocuente y laudatoria acciones extraordinarias y heroicas de personajes históricos o míticos. En el discurso de Francisco, el acento épico se percibe tamizado por expresiones que, a pesar de reportar mucho contenido político, han sido decididamente suavizadas merced al perfil de quien ejecuta su pronunciación.

Así, el tono épico en algunos fragmentos del discurso francisco-bergogliano ronda en torno al sujeto histórico de ‘pueblo’. Es este el gran personaje que debe encabezar una revolución pacífica pero tenaz –la revolución de la esperanza- para ver realizados sus deseos más profundos. Para el prelado, “el futuro de la humanidad está, en gran medida, en sus manos, en su capacidad de organizarse y promover alternativas creativas y en su participación protagónica en los grandes procesos de cambio”.

La ‘epicidad’, podría afirmarse, detenta más un sentido sobrenatural en la que prima la pasión y la emoción en detrimento de la razón. La acción comunitaria que propone Francisco no sólo se racionaliza, más se comprende desde una mística particular que únicamente los pueblos del mundo entienden.

“Ustedes son poetas sociales”, interpela Francisco así a los movimientos, arengándolos a continuar abriendo caminos como lo han hecho hasta ese momento, logrando crear trabajo dónde sólo había sobras de la economía idolátrica.

Unión natural

No hay disidencias en la aseveración de que Francisco es un ferviente admirador y propulsor de la unidad de las naciones. No existe discurso latinoamericanista en que no se plantee el tema de la unidad entre nuestros países, aunque el alcance y las denominaciones hayan sido variadas.

Francisco aplaude el ahínco político materializado en pos de la extensión de lazos fraternales entre los pueblos y el respeto a la soberanía nacional y regional. Y exhorta a los movimientos para que continúen ese sendero allanado por los gobiernos de turno.

Asimismo, el ex cardenal utiliza el término de ‘Patria Grande’. Si bien José Artigas ya hacía uso de esta categoría, fue el argentino Manuel Ugarte quien lo popularizó en 1922 cuando publicó su libro La patria grande, donde reúne discursos pronunciados en diversos países latinos, promoviendo la idea de unidad continental.

La construcción de la Cultura del Encuentro -categoría repetida hasta el hartazgo- deriva en la construcción de la unidad de la América del Sur en el marco de un mundo multipolar con el objeto de amedrentar el avance imperial de la globalización dirigida por el mundo anglosajón.

Las primeras aproximaciones del Padre Jorge a las ideas de la unidad latinoamericana datan de fines de 1970, cuando el presbítero fue nombrado consejero y redactor de la revista Stromata, que ese entonces conducía el Padre Enrique Laje. En esta etapa se vincula con el Grupo de los Ríoplatenses, agrupación de teólogos argentinos y uruguayos que buscaban la identidad cultural y religiosa latinoamericana. A ellos luego se añadieron Amelia Podetti, Alberto Methol Ferré y Guzmán Carriquiry, quienes contribuyeron a forjar en Bergoglio el ideal de la Patria Grande.

Para el ex Cardenal, la única chance que tienen las naciones ubicadas al sur del Ecuador de alcanzar el desarrollo económico y la autonomía política reside en la organización de una Patria Grande Latinoamericana. “Solos, separados, contamos muy poco y no iremos a ninguna parte. Sería callejón sin salida que nos condenaría como segmentos marginales, empobrecidos y dependientes de los grandes poderes mundiales”, decía en 2005.

La tarea asumida hoy por el Papa argentino reside -no sin contradicciones- en deconstruir y desandar, muy lentamente, siglos de opresión cultural y acuñar nuevas valoraciones para determinaciones ideológicas intra y extraeclesiales sostenidas a lo largo del tiempo.

El Papa del fin del mundo y de las periferias recupera elementos del pensamiento latinoamericanista, elementos que, congregados, configuran una matriz discursiva diferencial de la tradición eclesiástica de las últimas décadas, matriz fecundada por una propuesta socio-político-cultural liberacionista, abiertamente opuesta la red significante instaurada por el discurso dominante (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

* Licenciado en Comunicación social. Docente. Investigador. Periodista Freelance.

Primavera Francisco

Publicado: 15 marzo, 2017 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , ,

jorge-mario-bergoglioPRIMAVERA FRANCISCO
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 15/03/17.- Amigas y amigos: Acabamos de celebrar un año más del Papado que ha devuelto la esperanza a la Iglesia. En estos cuatro años hay logros importantes como la reforma de la Curia, gestos de unidad con otras confesiones religiosas o decenas de fotos y frases inolvidables en pro de los marginados. Queda mucho por hacer, pero se respira otro ambiente, como cuando tras un frío invierno, empiezan algunos árboles a echar esas primeras flores. La primavera de Francisco está en marcha y no podrán detenerla. Tenéis un esperanzador resumen de estos cuatro años en Noticias de Alcance.

Y en la Escuela hemos llegado a completar el Tercer Semestre con 24 clases excepcionales que podéis repasar en el enlace anterior. También ponemos a disposición de los que quieran, el examen sobre las materias de Hermenéutica Bíblica y Antiguo Testamento, impartidas por Xabier Pikaza y José Luis Sicre.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Jn 4, 5-42. Llegó una mujer de Samaría a sacar agua. Jesús le dijo: “Dame de beber”… “¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?”

Vicente Martínez: Un surtidor de agua eterna. En el amor, lo eterno está presente.

José Luis Sicre: Ni agua ni pan. El agua de Jesús sacia una sed muy distinta; brota de nuestro interior y se transforma en fuente de vida.

Fray Marcos: Dios es Espíritu. Si lo tuviéramos en cuenta, tendría consecuencias devastadoras para nuestro culto idolátrico, la teología y la moral.

José Antonio Pagola: A gusto con Dios. «Mujer, dame de beber».

Dolores Aleixandre: Un encuentro junto al pozo. Como en tantas otras ocasiones, el evangelio nos sitúa ante un Jesús imprevisible, capaz de vencer la estrechez de nuestras expectativas a la hora de recibirle.

Artículos seleccionados para la semana

Leonardo Boff: ¿Existe vida extraterrestre? El universo no es el cosmos inerte de los físicos, con una pizca de vida por precaución. El universo es vida con la estructura necesaria a su alrededor.

José Manuel Vidal: Gustavo Gutiérrez: “El Papa es un ‘kairós’ que nadie esperaba, un gran don”. “Francisco no puede rehabilitarme, porque nunca fui deshabilitado”. “Sólo conocemos el 10% de las resistencias al Papa. El otro 90% está oculto, pero él lo sabe”.

Enrique Martínez Lozano: Sentimientos y crecimiento personal (IV). La inteligencia emocional se define como la aptitud para identificar, comprender, razonar y regular las emociones.

José María García-Mauriño: Por una ética de la subversión. ¿Qué queda de la opción por los pobres? La opción por los pobres fue uno de los pilares de las primeras comunidades de base. Luego, con el paso del tiempo ha ido decayendo. Y ahora, parece ya un disco rayado.

Gabriel Mª Otalora: La esperanza. Tanto la alegría como su antecedente, la esperanza, hay que trabajarlas; no existe atajo posible, porque no vienen solas.

Pedro Miguel Lamet: No sé cómo amarte. Mi primera respuesta fue de emoción apasionada, que iba creciendo a medida que P. M. Lamet recreaba la historia de María de Magdala.

Antonio Aradillas: La falta de vocaciones en España. La mitad de los seminaristas españoles abandonan antes de ordenarse.

Jesús Bastante: El silencio de los obispos vuelve a dejarles en fuera de juego. Haciendo el juego a HazteOir, Ignacio Arsuaga, su presidente, no cabe en sí de gozo.

Noticias de alcance. La primavera del Papa Francisco cumple cuatro años.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Éxodo 17, 3-7.  El pueblo torturado por la sed murmura contra Moisés y el Señor le concede el agua.

Romanos 5, 1-2 y 5-8. Estamos en paz con Dios, el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones, Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros.

Florentino Ulibarri: Cántaro en Sicar. Cántaro roto en mil trozos… Eso es lo que soy en este momento, pero espero, Señor, que vuelvas a fundirme con tu fuego.

Vicky Irigaray: Danos de beber. El agua viva es don del Padre y el alimento nuevo, hacer la voluntad de Dios, es lo que nos da vida.

Anáfora: Unidad plural. La unidad no está reñida con el pluralismo. La tolerancia es el primer paso.

Monjas Benedictinas de Montserrat. III domingo de Cuaresma.

Material multimedia

De la ansiedad a la quietud. Por Ramiro Calle. La paz interior es contagiosa. Así como Jesús con la samaritana, nosotros podemos canalizar nuestra energía interior para mejorar como personas y ayudar a los demás a recuperar la serenidad y la quietud profunda.

Salomé Arricibita: El deseo de la Samaritana. Con la colaboración en la música de Teresa Nécega. Jesús conoce nuestro corazón, nuestros deseos… los más íntimos, los que nos constituyen. ¿quién no ha sentido la sed de la samaritana?… la sed de ser amada de verdad, de no ser apartada ni mirada con recelo, la sed de encajar, de ser feliz con lo que tiene… Que sepamos ser cántaro para recibir y repartir el agua de la vida.

Pequeñas maravillas. Un cortito alto en el camino, para respirar profundamente, cambiar la perspectiva, dejarnos impregnar el corazón por las maravillas de la creación…, y recuperar la paz interior, conectando con nosotros mismos. Presentación de Lenin Cárdenas.

Los ojos de la eternidad. El universo conspira cuando tú estás a su favor, viviendo desde el amor, amando la Vida. Un video precioso e inspirador, ¡¡disfrútalo!!

Equipo Quiero Ver: Agua viva. El agua, signo de vida, nos renueva, nos purifica y transforma.

El Amor. El Amor no conoce fronteras, ni barreras, ni límites…, el amor nos habita y nos conforma, nos da la Vida.

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Y como os prometía, las cartas terminarán con estos tres enlaces muy útiles: la carta de la semana, la carta de la semana pasada y cartas de otras semanas. Cuando alguien pierda -o no le haya llegado- el email con las novedades, podrá usar una carta antigua para acceder a la nueva.

Un abrazo,

Inma Calvo

 

Reforma eclesial

Publicado: 2 diciembre, 2016 en DENUNCIA / ANUNCIO
Etiquetas:, , , , ,

eclesalia@eclesalia.net

Iglesia abierta..REFORMA ECLESIAL
“Ecclesia semper reformanda”
JOSÉ ANTONIO REVUELTA, revueltaja@yahoo.es
PALENCIA.

ECLESALIA, 02/12/16.- Reformadores los hubo siempre: civiles, que proponían proyectos a reyes y gobernantes para mejorar la nación. Y religiosos. A modo de ejemplos actuales podríamos señalar a algunos más profundos y radicales, cargados de buena voluntad: Yves Congar (+), Víctor Codina –SJ, John Shelby Spong (episcopaliano y obispo emérito de Newark /USA), José María Vigil –CMF, Comisión Teológica Internacional de la EATWOT /ASETT …y ¡el Papa Francisco!

“A vino nuevo, odres nuevos” (Mc 2, 22)

El tópico de que vivimos un cambio de época, un cambio de paradigma global ha penetrado en todos los ámbitos y capas sociales. Sea en su visión pesimista u optimista. En esta coyuntura, la única manera de abrir caminos a la novedad creadora del Reino de Dios, acaso sea dar por terminado aquello que alimenta una religión caduca que no genera la vida que Dios quiere introducir en el mundo. Respetando siempre a aquellos que, teórica o prácticamente, continúan anclados en formas del viejo paradigma. Tal vez les sirva por algún tiempo.

Aunque quedarse corito (sic) para vestirse con la “nueva condición humana” es duro y produce inseguridad y vértigo. Máxime si se ha vivido desde pequeño. Máxime si se lleva siglos reiterando los mismos dogmas, gestos y fórmulas. Máxime si nos movemos entre algo sedicente ‘sagrado’. Pero no hay de otra.

Tampoco se puede cambiar a golpe de ‘gong’. “Natura non facit saltus” –proclamaban los escolásticos.

Dos cambios previos (Con ellos se resuelve el 99% del resto)

1º- Volver a las fuentes cristianas; reemprender el camino desde Jesús de Nazaret. Sin olvidar las intuiciones de los Padres de la Iglesia y de los Santos. Sin renunciar al océano inmenso de obras de arte de contenido e inspiración cristianos.

Vamos a listar unas posibles transformaciones necesarias. Fracasarán si no les precede un cambio de actitud, un cambio de mentalidad. Veo que se emiten homilías, se desarrollan conferencias, se redactan artículos y libros…con el entramado mental de siglos pasados. Así todo va a seguir igual, salvo alguna creatividad puntual o alguna metamorfosis cosmética. Hoy, las nuevas ciencias –sobre todo la cuántica, la cosmología, las del conocimiento- responden mejor que la religión a las grandes preguntas del hombre. Es necesario un nuevo diálogo religión-ciencias.

* Es imprescindible desmontar todo el constructo de dogmas, mitos, sacramentos, fórmulas, gestos…y partir del corazón del cristianismo: Jesús de Nazaret, su vida y sus actitudes; cómo es Dios (Padre-Madre) y su proyecto (el Reino). Sabemos que va a costar, después de milenio y medio de ahondar. Pero es condición sine qua non. Lo que tenemos ahora no es el tronco, sino alargadas ramas y ramitas. Volvamos al tronco.

2º- Desterrar el clericalismo efectivamente: Como con Jesús de Nazaret, los Apóstoles y Pablo, no tiene que haber “ordenación sacerdotal”, sino “asignación ministerial”. En el Nuevo Testamento no aparece por ninguna parte ni el sacerdocio sacramental ni el sacerdocio común de los fieles, propiamente dichos. El clericalismo -contra el sueño de Jesús- ha sido y es el sida, el cáncer de la Iglesia. De base, todos somos laicos, personas iguales, hijos de Dios. Ni tiene sentido el dualismo profano / sagrado.

Algunas reformas concretas (Evidentes; sin comentarios)

  • Desmontar el ministerio petrino.

  • Dejar de ser Jefe de Estado el Papa.

  • Sospechar del poder sagrado de la Iglesia.

  • Desterrar restos históricos que ya sirvieron, como nuncios, cardenales…

  • Participar el pueblo cristiano en la elección de los obispos.

  • Revisar la colegialidad episcopal, hoy solo de nombre.

  • Practicar los derechos humanos con los teólogos, por parte de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

  • Abrirse a la lógica ‘ordenación’ de los casados, con celibato voluntario.

  • Reconocer los derechos humanos de la mujer en la Iglesia: ‘ordenación’, etc.

  • Promocionar al laicado en formación y autonomía.

  • Respetar los carismas de la Vida Consagrada: Religiosas, sacerdotes…

  • Relanzar humildemente el ecumenismo y el diálogo interreligioso.

  • Transmutar totalmente el formato “misa” y su sentido.

  • Defender los grandes principios del campo de la sexualidad y género; y abandonar la casuística, que pertenece más a la conciencia de la persona y a las ciencias.

  • Renovar el lenguaje eclesial, anacrónico, repetitivo y fuera de onda. De ese modo es imposible la comunicación.

  • Etc, etc.

“Las nuevas tecnologías y el cambio axial religioso superan el paradigma religioso del neolítico, centrado en el sacerdote, el templo y el sacrificio” [Codina, V. (2014). Revista Latinoamericana de Teología /31, p. 281].

Convertirse

Publicado: 1 diciembre, 2016 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , ,

colores-tarotCONVERTIRSE
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 01/12/16.- Amigas y amigos: La figura del Bautista nos anima a la conversión. Convertirse no significa hacer otras cosas distintas de las que ya hacemos. Eso puede ser la consecuencia, si trabajamos nuestro interior y potenciamos nuestro verdadero ser.

Esta semana en la Escuela hacemos balance de las clases del tercer semestre. Podéis revisar si hay alguna que no habéis visto o que queráis volver a ver.

Y para los de Madrid, este viernes podemos asistir a la presentación de la novela Noviembre, de Jorge Galán, que narra el asesinato de los seis jesuitas y las dos mujeres colaboradoras en San Salvador. Más información en el Tablón de Anuncios.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Mt 3, 1-12. Enmendaos, que está cerca el reinado de Dios.

Vicente Martínez: Actos frente a palabras. Ser hombre de palabra es importante, pero sería vano si no fuera acompañado de los hechos.

José Luis Sicre: Paraíso, conversión, acogida. El evangelio del primer domingo nos invitaba a la vigilancia. El del segundo domingo exhorta a la conversión, basándose en la predicación de Juan Bautista.

Fray Marcos: El profeta ve más allá de las apariencias y descubre su ser; profetiza con palabras y gestos, pero la profecía es él mismo.

José Antonio Pagola: Recorrer caminos nuevos. Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos.

Marifé Ramos: Juan Bautista, ayer y hoy. ¿Qué nos anunciaría Juan Bautista si viniera hoy a unos grandes almacenes, a unos estudios de televisión o a la puerta del Congreso?

Artículos seleccionados para la semana

Cameron Doody: Cuarenta mil personas viven en la calle en España. Faciam, fePsh y Cáritas lanzan la Campaña de las Personas sin Hogar. Tres millones y medio viven en una vivienda insegura, y otros cinco en una vivienda inadecuada.

Víctor Daniel Blanco: Administradores de Dios. El insistir tanto en la culpabilidad y el pecado no es más que tratar de cortar las alas a todos aquellos que ansían alcanzar esa plenitud humana.

Leonardo Boff: Trump y Hillary, entre lo malo y lo peor. El castigo a los gobiernos del establishment reside en que la gente se cansó de entregarle el poder a quien solo ofrece más de lo mismo.

Gabriel María Otalora: Boff y el otro perfil de Fidel. “El Espíritu aprovecha cualquier rendija”. “Ninguna revolución latinoamericana será verdadera, popular y triunfante, sino incorpora el elemento religioso”.

Benjamín Forcano: La revolución cubana. La revolución cubana tiene graves fallos y contradicciones, pero no es una simple y pura dictadura. Otros países latinoamericanos, titulados democracias, tienen peores males populares que la carencia de una libertad política.

José Arregi: Sueño con que el papa se levante y diga. Os propongo que revirtamos todas las estructuras que impiden que la Iglesia sea pobre, libre y hermana, sin olvidar el pasado ni atarnos a él.

Koldo Aldai: Remendar sociedad. La apuesta por la justicia, por el progreso, por la sostenibilidad, no puede ser por más tiempo una apuesta de confrontación.

José María Alvarez: El Papa investigado. Los cardenales Burke, Brandmuller, Cafarra y Meisner interrogan al Papa Francisco.

Noticias de alcance. Francisco y Fidel Castro: Dos revolucionarios frente a frente.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Isaías 11, 1-10. Brotará un renuevo del tronco de Jesé, un vástago florecerá de su raíz.

Romanos 15, 4-9. Todas las antiguas Escrituras se escribieron para enseñanza nuestra.

Florentino Ulibarri: En adviento, aventar. Para que el aire penetre en las entrañas, para limpiar nuestros rincones y zonas oscuras, para separar el grano de la paja, y recoger la cosecha anunciada.

Vicky Irigaray: Que tu Espíritu anime nuestra vida. Hoy, de nuevo una voz nos grita a todos: “Preparad los caminos al Señor. No pongáis obstáculos a la llegada de Dios a vuestras vidas. Abridle las puertas de vuestro corazón y su Espíritu animará vuestro día a día”.

Anáfora: Fiesta de María. Acompañamos a María en su canto del Magníficat para darte gracias por tu amor incondicional, porque siempre estás con nosotros, unidos a todos los seres humanos, nuestros hermanos.

Monjas Benedictinas de Montserrat. Domingo II de Adviento.

Material multimedia

Cómo dejar de preocuparse y empezar a vivir. “Todo está bien”, Dios está en nuestras vidas, es el Amor que somos, para encontrar la verdadera felicidad, hemos de volver a nuestra naturaleza humana básica, que es bondadosa y compasiva.

Cómo recuperar la paz interior. Un ejercicio muy sencillo para ayudarnos en ese día a día, que a veces nos hace caer en el desaliento.

Salomé Arricibira: Hoy clama mi voz. Hoy, ¿cómo prepararemos tu camino? Presentación de Lenin Cárdenas.

Miradas. Por Lenin Vladimir Cárdenas. “La espiritualidad va directamente a la raíz, a rescatar tu Ser, que está ahogado por barreras que no lo dejan ser libre”. Este video es para disfrutar de Ti.

Equipo Quiero Ver: El valor de la ternura. Estamos en tiempo de Adviento, tiempo de esperanza de la Iglesia.  ¿Somos testigos de esperanza para los hombres y mujeres hoy? Concretemos nuestros compromisos para ser esperanza hoy.

La transformación de la conciencia humana. Por Eckhart Tolle. Conferencia en Barcelona en español. Una verdadera joya, para profundizar, meditar, reflexionar…, VIVIRLA, en partes o completa, muchas veces. ¡¡¡Disfrutad!!!.

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Un abrazo,

Inma Calvo

 

 

 

 

 

Seglares

Publicado: 4 abril, 2016 en DENUNCIA / ANUNCIO
Etiquetas:, , , , , ,

vela-apagadaSEGLARES
JOSÉ ANTONIO REVUELTA, revueltaja@yahoo.es
PALENCIA.

ECLESALIA, 04/04/16.- Ha sido alrededor de esta última Semana Santa: Los laicos desconocen su naturaleza y su situación en la iglesia católica, en relación con los clérigos. No sospechaba que fuera tanto. En las cofradías se sienten más autónomos. La costumbre tira y están cargados de buena voluntad. Además les mueve la razón turística. Aman su tierra y sus tradiciones.

Pero en la iglesia primitiva, la celebración eucarística y demás acciones dependían solo de la comunidad. Los que presidían eran feligreses absolutamente normales (hoy serían los seglares). También mujeres. La mayoría, casados. Los nombraba la comunidad.

El sacramento del orden: Imposible probar que Jesús lo fundara. Al contrario, Jesús mostró -con palabras y hechos- que no quería sacerdotes. Ni él mismo era sacerdote ni lo fue ninguno de los “Doce” (ni Pedro, el considerado primer Papa), ni Pablo. Ni el orden episcopal. Es creación de la Iglesia, que puede modificar o suprimir, si conviniera.

La crisis de la Iglesia perdurará y aumentará mientras no acabe con los dos estamentos cerrados actuales: sacerdotes y seglares, ordenados y no ordenados. Se resolverían de un plumazo muchos problemas, como la ordenación de las mujeres, la cuestión del celibato, la desatención de poblaciones rurales, el malestar en la iglesia, el vergonzante alejamiento progresivo de los fieles, etc.

Efectivamente, el episcopado y el sacerdocio se desarrollaron en la Iglesia al margen de la Escritura, justificándose más tarde como parte del dogma. Hasta llegar a definir al seglar o laico por vía negativa: es el no clérigo, el no ordenado. De modo que el 99% (y décimas) de los cristianos quedaron rebajados y oscurecidos.

El foso de la separación se fue abriendo y solidificando primero, con el Edicto de Milán (313), por el que Constantino, emperador romano, integró a la iglesia cristiana en el Estado. Los seglares se transformaron en súbditos, bajo el poder de los clérigos; segundo, con la exigencia de la “ordenación” para ejercer cargos en la comunidad cristiana (principios del siglo V); tercero, con la Reforma Protestante (siglo XVI): La teología postridentina llegó a equiparar iglesia católica y jerarquía. Magisterio curial o Iglesia oficial-institucional son, hoy, los nombres de la iglesia católica en los medios de comunicación … y, desgraciadamente, en la mayoría de los fieles seglares.

Pío XI, promotor de la Acción Católica, admitía que los seglares pertenecen a la Iglesia. Pío XII avanzó en el camino correcto: Los seglares son Iglesia. Ives Congar -hijo de la formación clerical- llegaría al extremo de afirmar que únicamente la jerarquía es esencial para la existencia de la Iglesia. A pesar de haber publicado el primer gran ensayo de una teología del laicado.

El Vaticano II continuó fixistamente con la distinción clasificatoria: ordenados / seglares. Pues el sacerdocio común del pueblo de Dios se distingue esencialmente [¡descarriado adverbio!] del sacerdocio jerárquico o ministerial (‘Lumen Gentium’, nº 10). Sin embargo, el Nuevo Testamento no conoce ningún sacerdocio, ni sacramental ni común.

Los no ordenados son instrumentalizados como ayudantes, como prolongación del brazo de la jerarquía y siempre subordinados totalmente a ella. -Los seglares pertenecen a la Iglesia, pero solo de manera limitada son Iglesia (Vat.II: ‘Decreto sobre el apostolado de los seglares’, nº 6 s)-.

El CIC (Código de Derecho Canónico – 1983) y el Sínodo episcopal sobre los laicos (Roma, 1987) dejan el estado de la cuestión como está. Además, el canon 207 #1 lo reafirma añadiendo -en contra de toda evidencia histórica- que esos dos estamentos fueron instituidos por Dios. ¡Hasta el presidente del Consejo Pontificio para los laicos es un cardenal o un arzobispo!

Así vivimos hoy, volviendo la mirada atrás, hiriendo la sensibilidad de la sociedad actual y a Jesús de Nazaret … que no quería sacerdotes.

“Esta iglesia es por esencia una sociedad desigual, es decir, una sociedad que comprende dos categorías de personas: los pastores y el rebaño… Estas categorías son tan distintas entre sí que solo en el cuerpo pastoral residen el derecho y la autoridad necesaria para promover y dirigir a todos los miembros hacia el fin de la sociedad; la multitud no tiene más deber que el de dejarse conducir y seguir como dócil rebaño a sus pastores” (De la encíclica ‘Vehementer nos’ al clero y pueblo de Francia, 11 de febrero de 1906, del Papa san Pío X).

Por ahora, no hay más cera que la que arde (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

¡FELIZ PASCUA!

sínodo familiaSÍNODO, SIGNO DE ESPERANZA
GABRIEL Mª OTALORA, gabriel.otalora@outlook.com
BILBAO (VIZCAYA).

ECLESALIA, 26/09/15.- El Papa se ha mostrado disgustado con algunas actitudes en torno a los sinodales de este encuentro en torno a la familia. Lo ha dicho antes, durante y ahora que finaliza este intenso encuentro en torno a la familia y al amor cristiano. En este sentido, algo ha calado en las conciencias cuando el documento de consenso es más bien ecléctico y abierto a posteriores actuaciones sin dejar nada cerrado al estilo los dogas, que tanto parece gustar a algunos: ordeno y cumples.

Seguro que esta manera de proceder tan abierta no contentará a muchos, ni los de tipo de pensamiento ni los del contrario, que pretendían y buscaban interpretaciones y aseveraciones más rotundas capaces de desatascar cualquier debate posterior. Pero la condición humana sabe por experiencia que así no se solucionan las diferencias de criterio de fondo ni tampoco se arreglan las situaciones conflictivas, da igual que sea en política que en materia de fe, en este caso, con mucho dolor e incomprensión de por medio.

Si efectivamente se mantienen las conclusiones en criterios generales y en orientaciones genéricas, lejos de interpretarlo como una manera de no entrar en el problema, me parce más un ejercicio de ofrecer criterios para discernir cada situación frente a soluciones cerradas o recetas generales. Eso sí, criterios con visión de futuro y cargados de esperanza porque lo que se busca -parece ser- es la madurez en las conciencias y su responsabilidad frente a ellas mismas.

Algunos son incapaces de entender que Cristo abogaba por la madurez personal de las conciencias y porque nos hagamos con criterios honestos de actuación desde la madurez en la fe que busquen consecuencias también honestas en nuestras actuaciones. Ojalá que este sínodo de la familia haya logrado esos equilibrios en la práctica pero dejando la puerta abierta a obligarnos a actuar en conciencia, y no porque me lo impongan desde fuera: es el caso de la comunión a los divorciados, por lo que he leído. Cuando Jesús precisamente llamaba a los mendigos del camino, a los excluidos a su mesa, a los que querían de corazón compartir el Banquete, con mucha más premura que a los expertos en la Ley y a los sacerdotes del Templo.

Es muy fácil seguir lo que otro me diga porque tiene criterio moral sin percatarnos de que llevamos muchos lustros alimentando cristianos infantiles con la fe del carbonero con el pretexto de que el pueblo no sabe de criterios morales. En lugar de enseñarle, es más simple suplantar su conciencia, pero las consecuencias son una vivencia religiosa mediocre y de cumplimiento, que no es otra cosa que una mezcla de cumplo y miento.

Bendita audacia la de Francisco que espero contribuya a generar conciencias críticas y actitudes verdaderamente cristianas para que en un futuro próximo todas las formas de amor verdadero encuentren comprensión y acogida en nuestra Iglesia, la de Cristo, el modelo a seguir para todo sincero amor humano (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Las sorpresas de Francisco

Publicado: 5 octubre, 2015 en REFLEXIONES
Etiquetas:, , , ,

Cristo de San Francisco..LAS SORPRESAS DE FRANCISCO
JUAN ZAPATERO BALLESTEROS, sacerdote, zapatero_j@yahoo.es
SANT FELIU DE LLOBREGAT (BARCELONA).

ECLESALIA, 05/10/15.- Día sí y casi día también nos despertamos con una sorpresa del Papa Francisco. Solamente por recordar las últimas, hacer mención, en primer lugar, de la que quizás más impacto ha producido no solo entre la gente en general, sino de manera especial entre las personas que solemos calificar o conocer como gente de Iglesia. Había dicho ya cosas muy fuertes en el plano de la denuncia sobre el terrible drama que están viviendo un ingente número de personas como consecuencia de la pobreza (mejor llamarlo miseria para ser más exactos), las guerras y la persecución por motivos diversos. Respecto a esta cuestión Francisco no ha vacilado en ningún momento, no se ha ido por las ramas ni tampoco se ha conformado con dar unos consejos más cercanos al misticismo que a la cruda realidad de la vida. A todas personas, pero de manera especial a quienes nos llamamos cristianos nos ha pedido abrir las puertas de nuestras vidas para compartir lo que somos y lo que tenemos con quienes carecen de lo más necesario: pan, casa, trabajo, paz, etc. Pero no se ha quedado con lo que en teoría pueden significar estas palabras; las ha concretado en realidades puras y duras mal que nos pese y posiblemente nos cueste aceptar. “Abrid vuestras iglesias, vuestros conventos, santuarios, etc.; más aún si están vacíos y acoged a toda esa gente que huye del horror y busca una vida más digna”.

En segundo lugar, Francisco ha afrontado un tema “más que tabú” para la Iglesia como es el aborto; tanto es así que era uno de los pecados conocidos como “reservados” por parte de la Iglesia.Pues bien, ha proclamado a bombo y platillo que durante el jubileo del año de la misericordia (8 de diciembre de 2015 – festividad de Cristo Rey de 2016) todas las personas que hayan cometido tal delito pueden ser declaradas perdonadas por parte de cualquier sacerdote.

Por último, las nulidades matrimoniales que hasta ahora tanto ha dado que hablar a la gente, de manera especial entre quienes tenían poco o nada que ver con la Iglesia. Negocio y favoritismo hacia los ricos y famosos era lo más suave que se acostumbraba a oír en el lenguaje común de la calle. Pues bien, como es sabido, Francisco ha manifestado a través de un “Motu proprio” la necesidad y urgencia a la hora de agilizar la nulidad del vínculo matrimonial que, dicho sea de paso, acostumbran a solicitarlo aquellas personas para quienes el sacramento del matrimonio tiene un sentido importante debido a su fe. No es precisamente éste el caso de quienes contrajeron un día matrimonio canónico por costumbre o por razones parecidas y decidieron romperlo. En la mayor parte de casos se acaba recurriendo al divorcio civil y, ¡punto!

Dicho esto, yo me pregunto si no debiéramos haber hecho todo esto ya hace mucho tiempo, desde siempre, salvando la mentalidad de los tiempos lógicamente. ¿Por qué esperar a que lo haya dicho el Papa en este caso? ¡Suerte que el Espíritu santo “bufó” en su momento en esta dirección y nos dio a Francisco, porque en caso contrario pienso que aún estaríamos en las andadas!

Tengo el convencimiento que Francisco lo único que ha hecho es poner en práctica el Concilio vaticano II, concretamente la constitución “Gaudium et Spes” (la Iglesia en el mundo actual) que en su gran mayoría la habían convertido en letra muerta los papas que le precedieron. Sin pretender hacer ningún tipo de juicio, creo que Juan Pablo II estuvo mucho más preocupado por la “verdad” (dígase ortodoxia “oficial”) que por aquello que proclama dicha constitución en su inicio: “Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo” (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

manos en oraciónMENSAJE DEL PAPA A LAS PUERTAS DE CUBA
GABRIEL Mª OTALORA, gabriel.otalora@outlook.com
BILBAO (VIZCAYA).

ECLESALIA, 21/09/15.- Acostumbrados a que el Papa Francisco denunciara por tierra mar y aire al materialismo consumista y pusiera en jaque a tantos católicos confortablemente instalados en las políticas neoliberales, sorprende un poco que ante su viaje a Cuba nos recuerde -a todos, no solo a los cubanos- que “necesitamos rezar, necesitamos la oración”. Bienvenida esta reflexión para que no pongamos todos los afanes cristianos en nuestras fuerzas, sino que somos las manos de la obra de Dios.

¿Y cuál es la base de la oración? La esencia de la oración es la confianza. Me encanta lo que afirma Jean Lafrance al final de su libro La oración del corazón: “Cuando mi alma esté agitada o tentada, al punto dejaré a un lado mis pensamientos para lanzarme a la oración (…). No lo pienses, di: voy a orar”. Esta sencilla afirmación me dio en su momento una luz extraordinaria; sin duda que el Espíritu se vale de muy poco para cubrirnos con el manto de su sabiduría. Para priorizar la oración de esta manera, por encima de sensaciones paralizantes y dolores sin cuento, se necesita mucha confianza; y la experiencia me dice que al apoyarte en la oración, acabas poseyendo una formidable confianza. Es como un círculo de amor que se retroalimenta, desde la oración a la confianza, porque nos enseña a orar mejor para tener más confianza. Y quien confía en Dios, encuentra la paz.

La oración es un encuentro misterioso y profundo que se realiza en la fe entre Dios y el ser humano en el que, al final, orar es amar y amar es orar. La única especialidad de los cristianos es amar a la manera del evangelio. Todo lo demás, del cielo para abajo, es medio, nunca un fin.

Pero cuando Lafrance anima a no darle carrete a los pensamientos negativos y en su lugar me invita a ponerme a rezar, no es solo para hablarle a Dios; también he de escuchar su voz, ponerme en actitud de escucha activa. Los cristianos creemos que Dios nos habla, que en cada persona y situación lo hace de una manera especial, personalísima siempre, aunque no se manifiesta con la claridad y nitidez que nos gustaría; pero las oscuridades del camino no dejan de ser presencia oculta de Dios a nuestros sentidos que azuza el anhelo de sentirle en nosotros. Y para eso se requiere una actitud de escucha con que nos habla y quiere nuestro crecimiento personal siendo instrumentos de salvación también para otros.

Las dos caras de la comunicación más básica son escuchar y hablar. Sin la actitud de escucha abierta, es decir, la que acoge y reflexiona lo escuchado, no hay diálogo. Ni fe en el otro. La mitad de la palabra pertenece a quien habla, la otra mitad a quien escucha. Sin escucha no hay fe, porque no se puede creer en alguien a quien no escuchamos, y por tanto no conocemos, al estar cerrados a su realidad vital. “Escucha, Israel…” “Ojalá escuchases hoy mi voz…” “Pueblo mío, has cerrado tus oídos a mis palabras…”, etc., etc. Dios quiere ser escuchado porque necesitamos escucharle y comunicarnos (la verdadera comunicación es siempre bidireccional) con Él.

La oración confiada, en fin, tiene un efecto transformador. No puede ser que recemos bien y no mejoremos nada nuestra actitud cristiana. Por eso Francisco apela a la ración como palanca de transformación del mundo en verdadero Reino de Dios. Y muchos católicos, me temo, tenemos un gran déficit de oración. Preocupantemente grande, diría yo (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).