Posts etiquetados ‘Paz’

eclesalia@eclesalia.net

amance“BUSCA LA PAZ Y CORRE TRAS ELLA”
Salmo 34, 15
CARMEN HERRERO MARTÍNEZ, Fraternidad Monástica de Jerusalén, soeurcarmen@gmail.com
TENERIFE

ECLESALIA, 12/05/17.- Todos los seres humanos buscamos y deseamos la paz. Ella es un tesoro, un estado interior que nos da equilibrio, serenidad y armonía. ¿Quién no desea adquirir, vivir y permanecer en paz, en la paz? Las expresiones, familiares, como: “déjame en paz”, “no me quites la paz”, “quiero vivir en paz”. Expresan la importancia que la paz tiene para las personas. Dice San Agustín: “La paz es un bien tan grande que no puede poseerse otro mejor ni poseer otro más provechosos”. La paz es un tesoro y como todos los tesoros difícil de alcanzar; pero no imposible. Basta querer conseguirlo y darse los medios.

Vivimos en un mundo donde la paz está ausente: conflictos entre las familias, en el mundo laboral, social y entre vecinos; en las comunidades de creyentes y en la misma Iglesia; y no digamos entre las distintas religiones… Todo parece que sea piedra de tropiezo para provocar la discordia, la división y el alejamiento de unos de otros, en definitiva, la perdida de la paz. Y mirando a nivel mundial, vemos los países que están en guerra unos contra otros; con todo lo que esta guerra armada supone de sufrimiento, destrucción y desestabilización de las personas, en definitiva de pérdida de la paz, de estabilidad y bien estar de los pueblos. A todo esto se le añade el terrorismo, azote que tanto desestabiliza a las naciones y tanto sufrimiento conlleva; tantas familias heridas para siempre.

Pero, ¿qué hacer y cómo proceder para ser instrumentos de paz en un mundo en continuo conflicto? Cuando la paz se quiebra, sea a nivel que sea, no podemos echarle toda la culpa al otro ni únicamente a los acontecimientos; pues yo también tengo mi parte de responsabilidad, y si no lo reconozco estoy acentuando el conflicto y la discordia; sin jamás darme la oportunidad de llegar a la reconciliación, tan necesaria para la paz. Echando la culpa a los demás no podemos avanzar por el camino de la paz. Reconocer los errores, los fallos y desaciertos, e incluso la omisión, es un comenzar a reconstruir la paz a nuestro propio nivel y entorno. La paz se quiebra fácilmente, rehacerla es mucho más difícil, todo un arte que requiere tiempo y paciencia y empeño. Dice el salmista. “Busca la paz y corre tras ella” (Sal 34,15).

La paz tan querida y buscada es frágil y quebradiza… De aquí nuestro desvelo y cuidado en cultivarla. La paz requiere una vigilancia esmerada tanto para que reine en mí propio interior, como para que reine en mi contexto familiar, social, laboral y político etc. “Trabajen, oren, hagan todo lo posible por conseguir la paz; pero recuerden que la paz no es nada sin el amor, sin la amistad, sin la tolerancia”. Esto se les decía el papa Francisco a los africanos de Bamgui el 29 de noviembre 2015. El amor, la amistad y la tolerancia. Tres palabras fundamentales para que la paz reine en los corazones y entre las naciones.

Jesús nos ha dejado su paz, «La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no se turbe vuestro corazón» (Jn 14, 27). Tal vez, nuestros conflictos, radican en que no nos apoyamos en la paz que nos ha dejado Cristo, y lo que intentamos es construirla a nuestra manera, a la manera del mundo: superficial y pasajera. Por eso se turba nuestro corazón, porque la confianza la ponemos es nosotros mismo, y la realidad es que por nosotros mimos no llegamos a alcanzarla y menos a trasmitirla y hacer que sea estable.

En la Biblia, la paz implica estar en completa y en permanente armonía con Dios, consigo mismo, con los demás y con la naturaleza. Por tanto, la paz incluye bienestar, salud, justicia, bendición, seguridad, riqueza, amistad, felicidad, salvación; esa es la paz que nos ofrece Jesús. En la celebración de la eucaristía, antes de la comunión, compartimos esa paz de Jesús. Darse la paz en la celebración litúrgica, no es un gesto de buena educación: el Señor nos da su paz con la condición de que todos nos convirtamos en anunciadores, transmisores y constructores de paz, de Su paz.

Jesús nos comunica y nos deja su paz. No es una paz cualquiera. Es una paz que debe cambiar nuestra manera de pensar y de vivir como hermanos uno de otros. Como cristianos estamos llamados a ser anunciadores de esta paz, sembradores del amor, constructores de fraternidad, de libertad y de justicia; sin las cuales la paz no es posible. Cada uno a su manera y en su entorno propio, seamos sembradores y constructores de paz. ¡Qué maravillosa misión en medio de este mundo tan hambriento y sediento de paz!

Y termino con las palabras de San Juan Pablo II, que decía: “la paz exige cuatro condiciones esenciales: Verdad, justicia, amor y libertad”.

Oremos sin cesar para que Cristo resucitado nos alcance Su paz, para el mundo, para las familias y para cada uno de los que formamos este maravilloso planeta que es Nuestra Madre Tierra (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

rv24507_articoloCONSTRUCTORES DE PAZ
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 04/05/17.- Amigas y amigos: Dedicamos varios artículos al viaje de Francisco a Egipto. Una vez más se reúne con otros líderes religiosos para dejar muy claro que las verdaderas religiones son las que construyen la paz y no las que siembran odio.

En la Escuela, seguimos recomendando algunas conferencias ya publicadas por su relación con la actualidad. Proponemos la primera parte de la charla de Xabier Pikaza: Las Tres Grandes Religiones (I). Interesante repaso de los principios comunes de las grandes religiones monoteístas: Judía, Cristiana y Musulmana.

En el tablón de anuncios podéis ver el programa de las III Jornadas sobre Fe, Orientación Sexual e Identidad de Género que tendrán lugar en Madrid los días 12 y 13 de mayo.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Jn 10, 1-10. Quien entra por la puerta, en el recinto de las ovejas, es pastor de las ovejas; camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen porque conocen su voz.

Vicente Martínez: Rebelde con causa. Jesús fue un predicador de paz, amor, y solidaridad. Sus enseñanzas revolucionaron y cambiaron moral, espiritual y humanamente una gran parte del mundo.

José Luis Sicre: Señor, Mesías, modelo, puerta del aprisco. Las lecturas nos proponen una catequesis sobre Jesús, lo que significó para los primeros cristianos y lo que debe seguir significando para nosotros.

Fray Marcos: Jesús nos comunica su Vida, que es la Vida de Dios. Jesús nos conduce al pasto, después de haberlo probado él.

José Antonio Pagola: Nueva relación con Jesús. En las comunidades cristianas necesitamos vivir una experiencia nueva de Jesús reavivando nuestra relación con él. Ponerlo decididamente en el centro de nuestra vida.

Carmen Notario: Vida que rebosa. Llamados a vivir rebosando vida, ¿por qué nos arrastramos? ¡Qué regalo tan grande poder saborear el comienzo de cada nuevo día como una posibilidad de vivir en libertad!

Artículos seleccionados para la semana

Jesús Bastante: Se necesitan constructores de paz, no provocadores de conflictos. Como líderes religiosos estamos llamados a desenmascarar la violencia que se disfraza de sacralidad.

José Manuel Vidal: Tres Papas cristianos… y uno musulmán en El Cairo. El odio entre las religiones es una idea de los terroristas, no de los líderes ni de la mayoría de los fieles de las diversas religiones.

Jesús Bastante: “Su sangre inocente nos une”: Bergoglio y Tawadros sellan el ecumenismo de los mártires. Tras el acto, los dos papas rezaron unidos en una iglesia atacada por el Estado Islámico. Los dos Papas, el copto y el católico, lo tienen claro: “Debemos hablar cada vez más la lengua común de la caridad”.

Magdalena Bennasar: ¿Vocación? ¡Discípula! Porque fuiste tú, discípula amada, la que fuiste convocada en el sepulcro, para que presenciaras la Vida y se la comunicaras a los hermanos…

Mari Paz López Santos: Hay vidas y vidas. Hay vidas donde la entrega y el amor son la constante de cada instante. Hay quien vive al margen donde parece que a nadie importe que vivan o no vivan.

Enrique Martínez Lozano: El ego se apropia también del compromiso (II). “Espiritualidad” y “compromiso” son, sin duda, hermosas palabras. Pero, separadas –desconectadas entre sí–, son fuente de confusión y, en último término, de sufrimiento.

Koldo Aldai: El ocaso de la ideología. Erramos cuando reducimos la esencia del humano a las siglas de su opción ideológica. Esta condición ideológica es pasajera, la humana no.

José Arregi: Si no lo veo, no lo creo. Vio la Vida en el fondo de la muerte, y se convirtió en Testigo y en Viviente.

Noticias de alcance. Éxito total del viaje arriesgado de un Papa valiente.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Hechos 2, 14 y 36-41. El día de Pentecostés, Pedro les dirigió unas palabras que les traspasaron el corazón y preguntaron “¿Qué tenemos que hacer?”.

1 Pedro 2, 20-25. Andabais descarriados como ovejas, pero ahora habéis vuelto al pastor y guardián de vuestras vidas.

Florentino Ulibarri: A veces, Señor, a veces… Se me rompen los esquemas, a veces, Señor, a veces, sólo anhelo que Tú me llames, y entonces, Señor, entonces, te sigo y salgo al mundo con ilusión.

Vicky Irigaray: Camino y vida. Jesús es nuestro pastor y nuestra puerta, nuestra plenitud y nuestra máxima libertad. Él nos acompaña en nuestro compromiso con la vida de los demás.

Anáfora: La puerta y el pastor. Jesús es la puerta para llegar a Dios y el modelo de entrega a los demás.

Material multimedia

Comenzar a despertar. Por Eckhart Tolle. Un hermoso cuento para iluminarnos y alentarnos a comenzar a despertar.

Todos podemos. Perdona y da siempre lo mejor de ti mismo, nuestro verdadero ser es todo amor.

Salomé Arricibita: Desde siempre. Enséñame a escuchar siempre tu voz, enséñame a sentirte en mi interior. Me conoces desde siempre… y me quieres… desde siempre.

Padrenuestro de la tierra. Por Brotes de Olivo. Impresionante y tierno padrenuestro, que nos acerca al Padre y nos llega al corazón. Presentación Lenin Cárdenas.

Equipo Quiero Ver: El vuelo de la vida. Reconocer su voz, dejarnos guiar por Él, escuchar su Palabra, seguir sus indicaciones, cumplir su voluntad… Son actitudes necesarias para responder a la llamada y llamadas que Dios nos hace.

Una gran idea. Desde aquí apoyamos ideas solidarias para mejorar la calidad de vida y la humanidad de todas las personas, para ayudarse mutuamente y basadas en compartir amor.

 

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Y como os prometía, las cartas terminarán con estos tres enlaces muy útiles: la carta de la semana, la carta de la semana pasada y cartas de otras semanas. Cuando alguien pierda -o no le haya llegado- el email con las novedades, podrá usar una carta antigua para acceder a la nueva.

Un abrazo,

Inma Calvo

Un mar sin cruces

Publicado: 7 abril, 2017 en REFLEXIONES
Etiquetas:, , , ,

eclesalia@eclesalia.net

cala-playa-percheles-mazarron-20150828UN MAR SIN CRUCES
JUAN ZAPATERO BALLESTEROS, sacerdote, zapatero_j@yahoo.es
SANT FELIU DE LLOBREGAT (BARCELONA).

ECLESALIA, 07/04/17.- Apreciada amiga/o, compañera/o y demás personas con quienes mantengo una cierta relación de manera más o menos asidua. Un año más nos encontramos a las mismísimas puertas de la Semana Santa. La verdad que, si la miramos en cuanto a días se refiere, no da para mucho que digamos; pero, como dicen, menos da una piedra. No sé lo que harás tú; no dudes en dedicarlos a lo que más te llene, te distraiga, te haga feliz, etc. Es posible que hagas turismo, que los dediques a estar con la familia y con los amigos, que asistas a algún que otro acto religioso; es igual, lo importante es que te encuentres bien contigo mismo/a.

Aunque no sea más que de paso, me gustaría recordarte que durante esta semana quienes se consideran católicos, entre los cuales me incluyo, celebran lo más importante, por lo que a su fe se refiere, como es la Pascua precisamente. Pero no es de ella de la que quiero hablarte, sino de algo que, a pesar de no ser lo más importante religiosamente hablando, sí que lo es a nivel popular; me refiero al Viernes Santo, el día en que se conmemora la muerte de Jesús en la cruz. De dicha cruz los cristianos han hecho de manera general su pertenencia a la religión que profesan. A pesar de que, con el paso del tiempo, se haya convertido también en adorno en general, en joya que adorna el pecho de muchas personas o en símbolo que preside lugares e instituciones que muchas veces dejan bastante que desear con el verdadero significado que la cruz encierra. Pues bien, es de esta cruz de la que te quiero decir algo muy brevemente.

Existe una imagen que quizás hayas visto en alguna ocasión, al menos en foto o a través del cine; no es otra que la del cementerio americano de Normandía: toda una explanada plagada de cruces blancas que conmemora a los soldados que murieron en el desembarco que allí hicieron las fuerzas aliadas para intentar llevar a cabo el asalto final al ejército nazi. Como decimos vulgarmente, allí murieron como chinches, de uno y de otro bando. Pero, claro, como suele ocurrir, los que finalmente vencieron quisieron que hubiera un lugar que plasmase para siempre a quienes cayeron “luchando en pro de la libertad”. Y, dado que de los americanos eran la inmensa mayoría cristianos, por no decir casi todos, se decidió que fuera la cruz la que simbolizara la heroicidad de los soldados que allí cayeron.    

Llevamos unos cuantos años en qué en el mar Mediterráneo han ido muriendo miles de personas. Claro que, en este caso la mayoría de ellos, por no decir casi todos, no eran cristianos, sino musulmanes. Pero, ¡qué más da!, si, al fin y al cabo, tanto Yahvé como Alá u otra divinidad son el mismo dios. Quienes murieron en dicho mar no fue porque lucharan contra nada ni contra nadie; tampoco pertenecían precisamente a países ricos ni poderosos del mundo, lo cual no quita que fueran personas con la capacidad de los mismos derechos, aunque en la práctica no haya venido siendo así ni mucho menos. Murieron sencillamente porque salieron de sus países en busca de una forma, al menos un poco digna, de vivir o porque allí eran perseguidos y amenazados de muerte por unas razones o por otras y no les quedaba otro remedio que marchar si querían salvar su vida.

En este caso, en el Mediterráneo no habrá un lugar donde puedan ponerse cruces y no solo porque las personas muertas no fueran cristianas, sino porque a quien así nos decimos precisamente, al menos en teoría, sus vidas nos importan muy poco ahora y seguro que nada en la posteridad. No lo des vueltas; pero así de paradójica es la vida.

Amiga/o, compañera/o o quienquiera que seas, independientemente de tus creencias: perdona si me atrevo a pedirte que durante el próximo Viernes Santo pongas dentro de ti mismo/a una cruz simbólica por todas estas personas muertas en dicho mar, utilizando el gesto que a ti te parezca más oportuno: un instante de silencio, un breve recuerdo o lo que sea. Hagamos entre muchas y muchos un trozo de mar plagado de cruces que, a pesar de ser invisibles, serán tan reales como lo fueron y siguen siendo las otras en su tiempo y en nuestros días. Y lo que aún vale más la pena: cruces que, en un futuro, ojalá lo más cercano posible, se conviertan en esperanza cierta para que, quienes, apremiados por la persecución, se vean obligados a salir, consigan la paz y el bienestar que tanto desean por caminos seguros y justos (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

eclesalia@eclesalia.net

c6lxqc2wgaasam88 DE MARZO (y cada día es 8 de marzo)
IÑIGO GARCÍA BLANCO, Hermano Marista, i_garciablanco@maristasiberica.es
MADRID.

Resuena el eco de eliminar todos y cada uno de los obstáculos

a la igualdad de género y empoderamiento de las mujeres;

esto es, devolverles su palabra, su decidida creatividad, su danza.

No es posible que siga perviviendo

las diferentes manifestaciones de violencia y control contra las mujeres;

necesitamos rescatar la dignidad

y crear puentes para la igualdad de oportunidades,

donde todos ganamos en nuevos horizontes y desafiantes encuentros.

Necesitamos garantizar el acceso igualitario

a la educación y la atención sanitaria, por ellas, por ellos,

porque son las palancas del cambio y velan por la frágil y única salud.

Fomentemos la independencia (no solo la autonomía) económica de las mujeres

y coloquémoslas en el centro del desarrollo sostenible.

Grandes emprendedoras, fortalecidas en sus ensayos

como tantas otras empresas narradas en la historia de la (r)evolución social.

Desarrollemos al máximo el potencial de las niñas y las mujeres

como tomadoras de decisiones y constructoras de paz.

Bien saben de la necesaria mediación para acercar posturas,

para manejar (des)encuentros

y que prime la posibilidad

de un nuevo ensayo para la convivencia.

Hoy 8 de marzo (y cada día es 8 de marzo),

estamos proclamando el derecho de la humanidad,

de no olvidarnos que, en nuestra historia de cada día,

precisamos de tus narraciones,

de las mías, de las suyas, de un nosotros comunitario.

Todavía nos queda un largo camino.

Empoderando a la humanidad,

empoderando a las mujeres.

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda

la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Acercarse a Belén

Publicado: 28 diciembre, 2016 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , ,

unaestrellafugazenlasmontac3b1asfriasACERCARSE A BELÉN
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 28/12/16.- Amigas y amigos: Muy inspirador como siempre, lo que escribe esta semana Florentino Ulibarri. Y en la misma línea, los artículos de José Arregi o Sandra Hojman. Acércate a Belén y deja que te envuelva la luz de su mensaje. Nuestro recuerdo también para los que tienen que huir de sus países por la guerra o el hambre. En el relato de Lucas, María y José fueron, al fin y al cabo, refugiados en busca de asilo.

Aprovecho la ocasión para desearos un Feliz Año Nuevo, que traiga una imparable brisa de renovación, que nos impulse a la búsqueda de bienestar y paz para todos los seres humanos.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Lc 2, 16-21. Cuando los dejaron los ángeles para irse al cielo, los pastores empezaron a decirse unos a otros…

Vicente Martínez: A nuestra imagen y semejanza. Dios no creó al hombre a su imagen y semejanza, como relata el Génesis, sino al contrario.

José Luis Sicre: Tres actitudes para el nuevo año. Cuando la iglesia adoptó el 25 de diciembre como fecha del nacimiento, el 1 de enero pasó a celebrarse la fiesta de la circuncisión e imposición del nombre de Jesús. A partir de 1970, la fiesta de Santa María, Madre de Dios se trasladó al primero de enero.

Fray Marcos: Dios es la madre de quien dependemos. Si aceptamos lo que Él nos está dando siempre, daremos sentido a nuestro tiempo y viviremos en paz.

José Antonio Pagola: La madre. Los cristianos de hoy nos tenemos que preguntar qué hemos hecho de María estos últimos años, pues probablemente hayamos empobrecido nuestra fe eliminándola de manera inconsciente de nuestra vida.

Marifé Ramos: Nacer entre pastores: un escándalo. Lucas fue muy atrevido al presentar el nacimiento de Jesús junto a un colectivo despreciado en su tiempo. Ahora hemos hecho de los pastores unas figuritas del belén y ya no nos escandaliza el mensaje. ¡Qué pena!

Artículos seleccionados para la semana

José Arregi: La estrella. Lo más real de Jesús no son los dichos y hechos que pudieran probarse como históricos, sino la hondura de la Vida que le hizo y nos hace más libres y humanos.

José Mª Álvarez: Un nuevo estilo de vida. A propósito de unas fiestas típicamente consumistas: Navidad y Fin de Año.

Juan Torres López: Europa empieza a dar asco. ¿Cómo se justifica que se pueda “perdonar” el déficit que genere el gasto militar y no el gasto necesario para salvar vidas humanas o el empleo y los ingresos de millones de personas y empresas? No hay respuesta para esta pregunta.

Enrique Martínez Lozano: El silencio me sostiene y me libera. El silencio no es la ausencia de sonidos, es un estado tranquilo en el que te puedes verbalizar con mayor claridad a ti mismo aquello que se mueve en tu interior.

Koldo Aldai: Aquel Refugiado. Cuando corren los heladores vientos del racismo y la xenofobia, ¿quién le cantará a ese Niño que tomó carne para invitarnos a vivir como hermanos? ¿Qué es la Navidad sino la fiesta del pequeño Refugiado que nacía a un mundo convulso para inundarlo de amor?

Yolanda Chavez, Mari Paz López Santos, Patricia Paz: El poder de dios en nuestras manos. Tenemos responsabilidad activa en la administración de ese poder infinito que Dios tiene y que ha querido poner en nuestras manos, implicándonos en su acción salvífica.

Sandra Hojman: Todo está aquí, esperando que lo hagamos nacer… Que el centro sea el vacío, ese mar infinito de posibilidades creándose y recreándose continuamente.

Juan José Tamayo: Cardenal Arns, en la senda de la teología de la liberación. El cardenal Arns fue obispo y profeta, dimensiones difíciles de compaginar en una misma persona.

Noticias de alcance. El Papa no teme a los cardenales resistentes.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Números 6, 22-27. El Señor te bendiga y te guarde; ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor.

Gálatas 4, 4-7. Cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley.

Florentino Ulibarri: Acércate a Belén. Acércate y déjate querer por quien ha plantado su tienda entre nosotros, y en medio de este mundo tenso, hostil, cerrado y acotado, pone la ternura de Dios en nuestras manos.

Vicky Irigaray: Sagrada familia y uno de Enero. En este comienzo del año te presentamos nuestros deseos más profundos de creer y colaborar en la construcción de un mundo más habitable y justo para todos.

Anáfora: La familia de Jesús. Queremos hoy darte gracias por todos los familiares que cuidaron de Jesús y en especial por María y José, que le educaron en tu amor y en los buenos hábitos. Moldearon el corazón compasivo de Jesús, le enseñaron a rezar y le infundieron un espíritu libre pero comprometido con la causa del Reino.

Monjas Benedictinas de Montserrat. Santa María Madre de Dios.

Material multimedia

12 pasos para simplificar tu vida. Por Wayne Dyer. Precioso video que constituye un cambio de vida, abierto a encontrar a Dios en ella.

Sigue los dictados de tu corazón. El Amor está en nosotros, es lo que somos. Escucha tu propia voz que clama desde tu interior.

Salomé Arricibita: Llamados. Para empezar el año…“estamos llamados a cambiar el mundo, a salvar con amor, éste mundo”.

Tregua de Navidad de 1914. Hecho verídico y documentado que nos hace conscientes de que lo que realmente SOMOS, se contradice a menudo con lo que hacemos.

Equipo Quiero Ver. Santa María Madre de Dios.

El camino del guerrero. El poder de Dios, el poder del Amor…, como queramos llamarlo, aquello que somos, que nos conecta y unifica. Impresionante película, a la vez que entretenida, para disfrutar en estos días de descanso y que nos lleva a lo más profundo de nuestro interior.

Y para los que aún no lo sepan, contamos con un nuevo libro de Fray Marcos: Divina Humanidad. Una reflexión sobre el sentido de la vida con muchos datos de divulgación científica y exegética para explicar el origen del mundo, la especie humana, o las religiones. Se puede adquirir algún ejemplar del libro por estos medios: librerías, email, teléfono o tienda online

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna. A la vuelta de las vacaciones de Navidad tenemos muchas clases que subir y mucho que seguir aprendiendo.

Y como os prometía, las cartas terminarán con estos tres enlaces muy útiles: la carta de la semana, la carta de la semana pasada y cartas de otras semanas. Cuando alguien pierda -o no le haya llegado- el email con las novedades, podrá usar una carta antigua para acceder a la nueva.

Un abrazo,

Inma Calvo

El adviento hoy

Publicado: 9 diciembre, 2016 en DENUNCIA / ANUNCIO
Etiquetas:, , , , ,

 

eclesalia@eclesalia.net

refugiados1-780x780EL ADVIENTO HOY
GABRIEL Mª OTALORA, gabriel.otalora@outlook.com
BILBAO (VIZCAYA).

ECLESALIA, 09/12/16.- El término “Adviento” viene del latín adventus, que significa venida, un tiempo de preparación espiritual y celebración del nacimiento del Niño Dios. Su duración incluye a los cuatro domingos más próximos a la liturgia de la Navidad (la Natividad), aunque en el caso de la iglesia Ortodoxa llega hasta los 40 días, desde el 28 de noviembre hasta el 6 de enero. Lo que debería ser un tiempo para los cristianos de hacer sitio a la Palabra, es la época del año en la que respondemos mejor al bombardeo por tierra, mar y aire de la publicidad para gastar y comprarlo todo.

Esta grave inconsecuencia adquiere unos tintes muy poco festivos cuando reflexionamos el Adviento al calor del principal mandamiento de amar a Dios sobre todo y al prójimo como a nosotros mismos. En nuestro tiempo, el Aviento litúrgico está inseparablemente unido al adviento de los millones de refugiados que vienen a nosotros, y los suyos, sus hermanos en el Señor, nosotros, no les recibimos. Mansamente nos vamos olvidando del drama que tenemos ahí, en la puerta de una Europa capaz de decidir en un santiamén el incremento de las partidas de defensa militar de los 25 millones de euros previstos en 2017 a los 90 millones previstos en 2020.

tcaAunque me parece más bochornoso todavía la manera de incentivar el gasto en defensa de los Estados europeos en proyectos de equipamiento común, que sigue siendo todavía una adhesión voluntaria. El argumento para convencer a los gobiernos estriba en que este gasto militar en misiones comunes quedará exento en la contabilización del déficit dentro del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Ya en los últimos años han dejado fuera del cómputo las ayudas a los bancos con dinero público.

9788423344710Lo que hace falta, en mi opinión, es que desperecemos la indiferencia y recuperemos, si no al mejor Jesús, al menos a Stéphane Hessel y su proclama ética Indignaos para que se escuchen quejas en forma de denuncia profética y que los gobernantes de los países que consienten estas cosas se encuentren incómodos porque ya no sería Podemos -o no solo- quien estaría detrás sino gentes de las consideradas políticamente correctas. Quejas de los presidentes de las conferencias episcopales europeas, de los cardenales de la curia, que siempre están a otras cosas, de las confederaciones de religiosos de toda Europa, de las iglesias evangelistas y ortodoxas, de los consagrados y laicos, de todas las personas de buen corazón aunque no se sientan religiosas, de los respectivos Defensores del Pueblo, políticos, asociaciones… para dignificar el adviento de los han huido por la guerra y se les hurta el derecho internacional de refugiado de guerra.

Necesitamos recordar el poema del P. Martin Neimöller con el que denunciaba la cobardía de los intelectuales alemanes ante los nazis, aquel que decía: “Cuando vinieron a buscar a los comunistas, yo no dije nada porque no era comunista. Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata. Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista. Cuando vinieron a llevarse a los judíos, no protesté, porque yo no era judío. Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera alzar la voz para protestar”.

franciscorezando_cna_2El materialismo consumista ha logrado una fiesta navideña que envuelve en papel cuché al becerro de oro bajo la marca “Niño Jesús”. Es lo absurdo de la fiesta (etimológicamente, absurdo viene de “sordo de oído”). Esta es una parte de la verdad, aunque duela, la de las conciencias adormecidas. El contrapunto es la denuncia profética que existe, aunque minoritaria ante el drama de los refugiados -le incluyo a Francisco-, y las familias y comunidades de cristianos anónimos que optaron por vivir este tiempo de acogida con el corazón abierto al Misterio de la Navidad. No son noticia pública, pero son la verdadera noticia pascual del Adviento y el ejemplo vivo de que Dios se manifiesta en nosotros. Pero necesita de más voces para reivindicar su Adviento (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Paz

Publicado: 28 septiembre, 2016 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , ,

manos-vvvvPAZ
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 28/09/16.- Amigas y amigos: El hilo conductor de hoy, bien puede ser la paz. El evangelio de esta semana nos anima a descubrir en nosotros esa fe que nos inunda de paz interior. Y por otro lado está esa paz que tanto anhelamos entre los seres humanos. Podéis leer dos artículos deliciosos por ser tan esperados: el primero sobre el acto ecuménico en Asís a favor de la paz y el segundo, en noticias de alcance, con la histórica firma del acuerdo entre el gobierno colombiano y la guerrilla.

Quedan dos días para apuntarse a las II Jornadas EFFA, del 30 de septiembre al 2 de octubre. Tendremos la suerte de aprender de maestras y maestros de la talla de Silvia Martínez Cano, Juan José Tamayo o Andrés Torres Queiruga. En el tablón de anuncios tenéis el programa.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Lc 17, 5-10. Si tuvierais una fe como un grano de mostaza, le diríais a esa morera: “quítate de ahí y tírate al mar”, y os obedecería.

Vicente Martínez: Centinela de historia. El profeta Habacuc lanza al pueblo hacia un horizonte de libertad, sin opresiones que le impidan alcanzarla.

Fray Marcos: La fe y las obras. La fe-confianza-fidelidad solo se puede desplegar desde el ámbito de lo divino que nos atraviesa y no permite desplegar una capacidad infinita de plenitud.

José Luis Sicre: ¡Abajo la presunción! Después de la parábola del rico y Lázaro, Lucas empalma cuatro enseñanzas de Jesús a los apóstoles a propósito del escándalo, el perdón, la fe y la humildad.

José Antonio Pagola: Auméntanos la fe. De manera abrupta, los discípulos le hacen a Jesús una petición vital: «Auméntanos la fe».

Marta García: Un evangelio un poco “kantiano”. Al final de una dura jornada de trabajo en el campo, todavía al llegar a la casa, al siervo le quedaba preparar la cena para su señor. Hubiéramos esperado otro final más cálido. Al menos un: “siéntate conmigo y vamos a comer juntos”. O un: “vete a darte una ducha mientras yo preparo la cena”.

Artículos seleccionados para la semana

José Manuel Vidal: El Papa en Asís: “No hay mañana en la guerra y la violencia de las armas”. “El nombre de Dios jamás puede justificar la violencia. Solo la paz es santa” “Que los líderes de las naciones no se cansen de promover vías de paz”.

Juan Masiá: La Humana Vitae… al museo. Lo propio de la sexualidad en la especie humana es el ser expresión de amor.

José Ignacio González Faus: Quien se mete a redentor sale crucificado. Carta abierta del teólogo jesuita a Pablo Iglesias, líder de ‘Unidos Podemos’.

Ínigo García: Sumando gritos. Vivir en la precariedad, vivir a la intemperie e inclemencias de la sociedad no es casualidad, no es opcional, no es justo.

Enrique Martínez Lozano: Cuando caen las creencias: ¿Vacío o liberación? (XI). Tres prácticas meditativas, que tienen como objetivo ejercitarnos o adiestrarnos en trascender la mente, para evitar la trampa primera que consiste en identificarnos con ella.

Bruno Álvarez: Jesús y su proyecto. Soy un apasionado de la figura de Jesús de Nazaret, al cual considero, al decir de Spinoza, “el más grande de los filósofos”.

Juan José Tamayo: Teresa de Calcuta, condecoraciones frente a persecuciones. El 14 de septiembre de 1.997 el teólogo Juan José Tamayo escribía un artículo en El País con motivo de la muerte de Teresa de Calcuta. Viene bien difundirlo hoy con motivo de su canonización por el Papa Francisco.

Xavier Casanovas: Nuevas fronteras, un mismo compromiso. Este artículo forma parte del Cuaderno CJ número 200 y corresponde al prólogo del mismo. Durante las próximas semanas publicaremos otros capítulos del cuaderno.

Noticias de alcance. Parolin: “Colombia debe construir un futuro mejor y reconstruir la dignidad de quienes sufren”.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Habacuc 1, 2-3 y 2, 2-4. ¿Hasta cuándo clamaré, Señor, sin que me escuches, te gritaré “violencia”, sin que me salves?

2 Timoteo 1, 6-8 y 13-14. Aviva el fuego de la gracia de Dios que recibiste cuando te impuse las manos.

Florentino Ulibarri: Auméntanos la fe. Los mitos y credos se hunden y surge la inseguridad en el horizonte. Ya no nos atrevemos a confiar en nuestra dignidad de hijos, la que hace posible un mundo más fraterno y justo.

Vicky Irigaray: Sana y aumenta nuestra fe. Dios está con nosotros para saber vivir, aun en medio del mal. Este es nuestro primer acto de fe: creer en Dios a pesar del mal del mundo.

Anáfora: Fe y confianza. Infúndenos, Padre bueno, tu espíritu, para que nos transforme por dentro, nos revolucione y seamos consecuentes con la fe que te profesamos.

Monjas Benedictinas de Montserrat. Domingo 27 del Tiempo Ordinario.

Material multimedia

Cómo debes ser. Por Deepak Chopra. Para ver una y otra vez, profundizando y viviendo cada uno de los diez puntos… ¡¡toda una vida para meditar!!

Atrévete. Si sientes a Dios en tu interior, la vida compartida tiene sentido, ¡¡atrévete, no tengas miedo, sé profeta del amor y del perdón!! Canción de Pjvdehonianos.

Salomé Arricibita: Tierra seca. Invitados a mirar en nuestro interior, a confiar, a crecer, a tomar responsabilidad y hacer “lo que tenemos que hacer”, no por ser siervos sino por ser hermanos y responsables unos de otros. Que aumente nuestra fe, para que sepamos vivir y amar, según el sueño de Dios para todos.

¿Te sientes útil? Por Paulo Coelho. Nada en este mundo es inútil a los ojos de Dios.

Equipo Quiero Ver: Fe como un granito de mostaza. La fe, la certeza, es algo muy poderoso, porque crece en nuestro interior y va llenando nuestra vida de esperanza, alegría, dignidad, entrega…

Ser humano. Precioso video y canción sobre la figura de Jesús y… ¿sobre cualquiera de nosotros? Canción: Marco Mengoni. Presentación: Lenin Cárdenas.

En la Escuela EFFA seguimos facilitando el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Un abrazo,

Inma Calvo

eclesalia@eclesalia.net

programa-vacaciones-traera-logrono-saharauis_897521342_95654836_667x375MIRADA EN LO ALTO, AFÁN EN LA TIERRA
KOLDO ALDAI AGIRRETXE, koldo@portaldorado.com
ARTAZA (NAVARRA).

ECLESALIA, 29/07/15.- No falta en nuestros azarosos días quien nos sugiera cerrar los periódicos, ausentarnos de la dura actualidad, alejarnos de los vientos heladores que aún azotan a la humanidad. Puede tentar la propuesta de la distancia circunstancial, mas no del retiro total. Elegimos encarnar aquí y ahora, al tiempo que comienza a ceder una historia de odio y confrontación y por ende de sufrimiento e infelicidad, y se anuncia la nueva era de paz y por lo tanto de creciente bienestar y felicidad. Podemos tomarnos nuestras licencias, nuestro merecido agosto, nuestras ansiadas vacaciones para cargarnos de luz,  fuerza y  vida imprescindibles, pero aquí y ahora no podemos evadirnos de nuestro compromiso humano.

Estamos en el ayer y en el mañana, en la noche y en el alba, sobre todo estamos en el clarear de lo que ha de ser. Estamos con quienes padecen los azotes de lo que se desploma, estamos con quienes inauguran entre sentidos cantos y sonrisas verdaderas el nuevo escenario liberado y emancipado. Procuraremos el equilibrio para no polarizarnos, ni en la exclusiva aspiración hacia lo Alto con el consiguiente olvido de la suerte de nuestros hermanos, ni en la inmersión total en el barro, de forma que éste nos impida agitar las imprescindibles alas del espíritu.

Seguimos al Nazareno. Deseamos mantenernos en ese nexo sagrado, en ese altar fuera de todos los mapas, donde el Cielo y la Tierra se abrazan y contraen eternos esponsales. Deseamos ser intersección de la vertical y la horizontal, cruz de reconstrucción y resurrección, nunca más de muerte y fatalismo. La mirada siempre hacia lo Alto para no olvidar nuestros destino en las estrellas, pero nuestro puntual afán aquí abajo, junto a nuestros congéneres y sus avatares, junto a una humanidad aún sufriente. Nuestro anhelo hacia Arriba para sentir el calor de ese Sol físico y espiritual en la faz invisible del alma, pero nuestras manos y nuestros pies bien enraizados en la tierra, que es por el momento nuestro terreno de actuación y de trabajo.

No obviaremos el sufrimiento de nuestros semejantes. No tomaremos el expresso hacia ningún “nirvana” mientras algún remoto titular anuncie una gota de sangre, una lágrima perdida en un rincón del mundo. No podemos dar carta blanca al abuso con nuestro olvido. Tampoco podemos quedarnos clavados en ese dolor. Tenemos que revelar las nuevas y esperanzadoras realidades que van emergiendo, el superior destino, la Clara Luz que en el mañana, no sabemos a qué distancia, nos aguarda. Ponemos la fe y el acento en ese Alba que ya se anuncia, pero nuestra mente está también con nuestros semejantes que aún padecen noche oscura. No les podemos dejar de lado en nuestros discursos y peroratas, sobre todo en nuestras oraciones.

Vayamos siempre juntos. Somos uno con los hermanos y hermanas de Turquía, de Siria, Sudán, Pakistán, con los hermanos refugiados…; somos uno en el dolor que irá cediendo, sobre todo en el sano y puro Gozo que está emergiendo (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

-oOo-

 

Dan Berrigan

Publicado: 13 mayo, 2016 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , , , ,

eclesalia@eclesalia.net

danberrigan4DAN BERRIGAN
Profeta de la paz y la justicia
JUAN YZUEL*, juan@ciberiglesia.net
ZARAGOZA.

ECLESALIA, 13/05/16.- Recibo con una mezcla de tristeza y de gratitud la noticia de la muerte de Dan Berrigan. Un profeta de la paz y la justicia se ha ido. Lo conocí en el Catholic Worker de Manhattan en los años 80. Preparábamos entonces el Plowshares pilgrimage, una peregrinación de más de 4000 kilómetros para alertar sobre la política de rearme nuclear del presidente Reagan. Mi humilde misión era traducir los folletos al español. En aquellas charlas, sus palabras y su mirada inspiraban esa paz especial que solo se encuentra en los que vienen de la gran tribulación y han acrisolado su fe en el sufrimiento, la incomprensión y la persecución.

La noticia me ha llegado a través de la columna de Amy Goodman en democracynow.org que leo con frecuencia y os invito a visitar pues está también en español. Entresaco de su crónica algunos de estos datos, además de los que encuentro en la red.

Daniel Berrigan, sacerdote católico jesuita, activista por la paz, teólogo y poeta, falleció el 30 de abril de 2016 a los 94 años de edad. Su vida estuvo marcada por la compasión y el amor por la humanidad, así como por un inquebrantable compromiso con la paz y la justicia. Pasó años en prisión por sus valientes acciones pacifistas contra la guerra. En cada acción de su vida llevó a la práctica el Evangelio que predicaba. Dio impulso a diversos movimientos, inspiró a millones de personas, escribió de una manera hermosa y con una ingeniosa sonrisa compartió su amor por la vida con sus familiares, amigos y con todos aquellos con quienes rezó y luchó por la paz.

En los años 60, junto con su hermano Philip Berrigan, también sacerdote josefita,  y Thomas Merton, monje trapense,  fundó una coalición intereclesial contra la Guerra del Vietnam y escribieron conjuntamente cartas a los principales periódicos argumentando la necesidad de ponerle fin. Su notoriedad aumentó cuando Dan y su hermano, con otros activistas católicos, irrumpieron en un centro de reclutamiento militar en 1967 y derramaron su propia sangre sobre las citaciones de reclutamiento en alusión a la sangre derramada en la guerra de Vietnam. Al año siguiente, el 17 de mayo de 1968, pocas semanas después del asesinato de Martin Luther King Jr., los dos hermanos y otras siete personas se hicieron famosos por retirar citaciones de reclutamiento del centro de reclutamiento de Catonsville, en Maryland, y quemarlas con napalm de fabricación casera en el estacionamiento de las oficinas. Mientras cantaban un himno reunidos alrededor de la fogata fueron finalmente arrestados.

Dan Berrigan expresó en un comunicado emitido por el grupo antes de la acción, dado que sabían que serían arrestados: “Nuestras disculpas, buenos amigos, por quebrantar el buen orden, por quemar papeles en lugar de niños, por despertar la ira de quienes propagan la muerte”. Y agregó: “No podíamos hacer otra cosa, así que ayúdanos Señor”.

Las acciones de Los Nueve de Catonsville, como se conoció al grupo, hicieron que aumentara la intensidad de las acciones contrarias a la guerra de Vietnam en todo el país. Algunas personas habían quemado sus fichas de reclutamiento antes que ellos, pero después de la acción de Catonsville esto se volvió una táctica emblemática y cada vez más frecuente para demostrar la oposición real y simbólica a la guerra. Dan Berrigan expresó: “Elegimos ser criminales sin poder en tiempos de poder criminal. Elegimos ser etiquetados como criminales de paz por los criminales de guerra”.

Daniel Berrigan fue sentenciado a prisión pero antes de entregarse para cumplir su condena, pasó a la clandestinidad. A pesar de figurar en la lista de los más buscados del FBI, Berrigan aparecía repentinamente en diferentes rincones del país y pronunciaba discursos contra la guerra. Habló durante un gran acto en apoyo a Los Nueve de Catonsville en la Universidad de Cornell, donde era capellán. Luego del discurso, al verse acorralado por el FBI y la policía, Berrigan se escondió dentro de una de las marionetas gigantes de la compañía de teatro con contenido político Bread & Puppet. Disfrazado de esa manera logró salir del Barton Hall de la Universidad de Cornell y evitó ser arrestado. Finalmente, las autoridades dieron con su paradero en Block Island, frente a las costas de Rhode Island, y lo arrestaron. Una famosa fotografía capturó el momento en que dos tristes agentes del FBI que se hacían pasar por observadores de aves en la isla se llevaban esposado al sonriente padre Berrigan.

Berrigan escribió en sus memorias, tituladas “No Bars to Manhood”: “Dado que la maquinaria estadounidense no funciona bien, ni en sus mecanismos internos, ni en sus engranajes con el mundo, los hombres de bien deben tomar medidas”. Y aclaró: “Algunos de ellos han de estar dispuestos a ir a la cárcel”.

En 1980, Berrigan, una vez más con su hermano Phil y otras personas, irrumpió en una planta de misiles de General Electric ubicada en King of Prussia, Pennsylvania. Allí golpearon con martillos cabezas de ojivas nucleares hasta dañarlas de modo que no pudieran ser reparadas y luego derramaron su sangre sobre las partes dañadas. Las acciones que llevaron adelante ese día dieron inicio al Movimiento Plowshares, que creció hasta convertirse en un movimiento mundial. Las acciones de Plowshares se inspiran en un versículo del libro de Isaías, del Antiguo Testamento:

“Convertirán sus espadas en arados
y sus lanzas en podaderas.
No levantará la espada pueblo contra pueblo,
y nunca más se adiestrarán para la guerra”. (Is 2,4)

Su lucha por la paz desafió al Gobierno de Estados Unidos, al Pentágono y a la jerarquía de la propia Iglesia Católica. Por ese último pecado, fue apartado de su labor eclesiástica en Estados Unidos. Su exilio incluyó viajes a América Latina y Sudáfrica, que lejos de curarlo de su compromiso con la lucha por la justicia, solo lo reafirmaron. Continuó como activista contra la guerra y participó en las protestas contra la intervención estadounidense en Centroamérica y contra las guerra del Golfo, Kosovo, Afganistán e Irak. Fue además un destacad integrante de los movimiento Pro vida, contra el aborto, contra la pena de muerte y diversas causas de derechos humanos, incluidos los derechos de los LGTB.

Padre Berrigan: viviste a tope el evangelio y practicaste lo que predicabas. Gracias por el testimonio que nos has dado y porque tantas personas confundidas encontraron luz en tu ejemplo. Descansa en paz, de la misma manera en que has vivido  (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

*alcierzo.com

Paz...PACIFICAR EL AMBIENTE
Obras de misericordia social
MARI PAZ LÓPEZ SANTOS, pazsantos@pazsantos.com
MADRID.

ECLESALIA, 27/01/16.- Desde que el Papa Francisco inauguró el Año de la Misericordia en el mes de diciembre se están refrescando en el ambiente cristiano lo que todos sabíamos por las enseñanzas recibidas en la catequesis y recordadas hasta con aquellas musiquillas que nos hacían más fácil recordar largas listas cuando éramos pequeños.

Las pongo aquí para contribuir a la difusión iniciada por el Papa, compartiendo pequeños comentarios de lo que me provoca cada una. Después, con todo respeto, explicaré y animaré a la acción de lo que he llamado una obra de misericordia social.

Obras de misericordia espirituales:

  • Enseñar al que no sabe, y tener la suficiente humildad de aprender del sencillo e instruido por la vida.
  • Dar buen consejo al que lo necesita, o sencillamente dar nuestro tiempo gratis para escuchar a quien lo necesita.
  • Corregir al que yerra, siempre y cuando mis propios errores me hagan bajar a comprender el error del otro.
  • Perdonar las injurias, con amor y humor, sin que te echen a perder tu autoestima. El que injuria puede necesitar tratamiento de profesionales en psicología.
  • Consolar al triste, con escucha, abrazos, pañuelos.
  • Sufrir con paciencia los defectos del prójimo, o lo que creo que son defectos: en la familia, al jefe, al compañero trepa o plasta en el trabajo, al vecino, etc.
  • Rogar a Dios por los vivos y las almas perdidas, aplicando la oración por los vivos que son los que más lo necesitamos, seguimos sin ver claro. Lo de las almas perdidas me crea confusión, pues Dios es infinitamente justo y pero también misericordioso. Releo aquello de “la misericordia se ríe del juicio” (Sant 2,13) y sé que Dios resuelve infinitamente.

Obras de misericordia corporales:

  • Visitar y cuidar a los enfermos, especialmente a los de larga duración, a los que no tienen quien los visite, los que sólo puedes hacerles una caricia porque ya no te reconocen.
  • Dar de comer al hambriento, al que tenga cerca pero con la vista puesta en que más de dos tercios de la humanidad está en situación de hambre y necesidad de todo tipo.
  • Dar de beber al sediento, lo mismo que la anterior.
  • Dar posada al peregrino, al refugiado político que huye de situaciones de conflicto y muerte;  al inmigrante que huyen por motivos de supervivencia económica… ellos son más que peregrinos.
  • Vestir al desnudo: desde esta parte del mundo parece imposible que alguien pueda estar desnudo de vestido, con la gran producción de moda que nos caracteriza.
  • Liberar al cautivo, ayudándole mientras cumple condena y procurando que se libere de lo que le tiene preso interiormente.
  • Enterrar a los muertos… pienso en el  mar Mediterráneo convertido en un cementerio acuático en el que siguen muriendo seres humanos que no logran llegar a las fronteras de Europa.

Si se pusieran en práctica las catorce Obras de Misericordia que propone la Iglesia, el mundo sería una balsa de aceite; la calma y la alegría reinarían por doquier y el mundo sería un recinto fraterno donde todos los seres humanos sin distinción de raza, cultura, sexo o religión viviríamos en paz y sin sobresaltos.

Pero como la realidad es bastante distinta reflexionaba con mi grupo de oración hace unos días sobre este tema: estamos demasiado expuestos a los medios de comunicación, olvidamos porqué suceden las cosas y la trayectoria que siguieron hasta llegar al punto actual. No escuchamos al que tiene otro pensamiento, otra ideología, etc.

Peligroso es que entre los mismos grupos cristianos haya confrontaciones que derivan de la política, la crisis, de las ideologías… Peligroso es que el miedo se inyecte en la vida de unos y otros y vivamos en permanente estado de debate.

Propuse en mi grupo que nos empeñáramos en pacificar el ambiente. Romper el estado de debate alrededor de una taza de café y queriendo arreglar el país, el mundo, la Iglesia… Romper la confrontación escuchando a los otros desde una dimensión que, reconozco, es complicada, pero habrá que intentarlo: ver al otro como alguien al que tengo que escuchar. Escuchémonos.

Así que propongo una obra de misericordia social: pacificar el ambiente. Ya sea en casa, con los amigos, en el trabajo, en el grupo de la parroquia, en la reunión de vecinos, en la del colegio de los niños, en el gimnasio, en la universidad, en el supermercado… ¡Venga, pacifiquemos el ambiente, con creatividad, como esas pequeñas flores que crecen en terrenos hostiles!

Personalmente, lo voy a intentar aunque sólo sea, en principio, por lo que mi propio nombre indica (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).