Posts etiquetados ‘Pentecostés’

86f04c2ad6e3361760deb803477b8f57UN NUEVO PENTECOSTÉS
PATRICIA PAZ, ppaz1954@gmail.com
BUENOS AIRES (ARGENTINA).

ECLESALIA, 12/06/17.- Fiesta de la libertad, del corazón desbordado, de la comunicación fraterna. Parecían ebrios los apóstoles, me imagino que por el entusiasmo que le pusieron a la proclamación de lo que el Espíritu les inspiraba. Todos les entendían, medos, partos, elamitas… Hoy diríamos chinos, rusos, sirios, los habitantes del lejano Oriente, los occidentales, los latinoamericanos, Europa, África. Vivimos en las mismas ciudades pero como mosaicos bien delimitados, muchas veces somos extraños los unos para los otros. No es que el Espíritu no venga, sino que somos ciegos y sordos a sus señales.

Resulta imperioso en el mundo actual, que vive una escalada de violencia, fruto muchas veces del miedo, abrirnos al soplo de la Ruah. Necesitamos un nuevo Pentecostés para que nuestras palabras resulten entendibles para los que hablan otro “idioma”, para los que viven en culturas diferentes,  para entender sus palabras, para escucharnos, conocernos y perder ese miedo que nos aísla. Tenemos que salir de nuestros “cenáculos” cerrados para avanzar hacia una acogida amorosa del otro. Volver a poner en el centro de nuestras vidas al “extranjero, al huérfano y a la viuda”. Salir al encuentro de todos aquellos que hoy están desamparados, por razones económicas, políticas, religiosas, raciales, de género, o lo que fuere, y hacernos prójimos. Apreciarlos con todas sus particularidades, reconociendo en cada uno la presencia amorosa de Dios.

Pentecostés es una oportunidad para despertar de nuestro letargo y poner manos a la obra en tantas cosas que hoy necesitan ser transformadas para que nuestro mundo se vaya pareciendo, aunque sea un poco, al Reino que nos predicó Jesús. Qué fácil sería si pudiésemos recibir un Whatsap cada mañana despertándonos y dándonos fuerzas para vivir el día como verdaderos discípulos, sin miedo, con alegría y poniendo todas nuestras energías al servicio del bien común. Pensándolo mejor, la solución es mucho más sencilla, pero también más difícil. Simplemente cada día al despertar dedicarle unos segundos a hacer consciente en nosotros la Presencia que nos inhabita. Imaginar que la lengua de fuego está siempre sobre nuestra cabeza y que el viento del Espíritu sopla permanentemente, a veces como una fuerte ráfaga, otras como una suave brisa, pero nunca está lejos de nuestra percepción. Afinar los sentidos del corazón y aceptar el llamado con todos sus desafíos es vivir Pentecostés hoy y cada día (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

puzlesDESMENUZANDO PENTECOSTÉS
MAGDALENA BENNASAR, espiritualidadcym@gmail.com
BILBAO.

ECLESALIA, 09/06/17.- ¿Podemos llamar cenáculo al piso de un joven matrimonio en medio de una ciudad irrelevante en un rincón del país?

¿Podemos llamar discípulas y discípulos a mujeres y hombres de hoy, jóvenes y sensibles a la realidad, que nunca llegarán a ser importantes en la institución eclesial porque son críticos, inteligentes, izquierdosos, curiosos, preguntones…?

El otro día, cuando estaba anocheciendo, un pequeño grupo estábamos apiñados en el cenáculo-pisito de nuestra pareja anfitriona. En círculo, simbolizando que le queremos en nuestro centro, y en silencio, se nos invitaba a invocar al Espíritu que habita en nosotras.

Y gradualmente fuimos compartiendo la experiencia vital con unas personas que están “activando la aplicación” con la que todos nacemos y pocos activamos: la capacidad de dialogar con el Dios de Jesús, de descubrirle en nuestro silencio habitado y en la Palabra, también en comunidad, como en el primer Pentecostés.

Todos vienen de mucho compromiso y servicios múltiples en movimientos de jóvenes y familias, en catequesis y… pero algo por dentro empezaba a oler a chamusquina, dicen.

La experiencia de Pentecostés para mí empezó esa noche, ya sé que lo celebramos en la vigilia que entre todas y todos habíamos preparado, pero ante la seriedad de la búsqueda de estas personas a mí se me caldea el alma:

Dice una mujer que es buscadora empedernida, tanto, que pide “clases particulares”: me cuesta hacer silencio y por eso, además de levantarme antes todos los días y ponerme por la mañana, he empezado también por la tarde un rato, me ayuda, es más completo.

Y a nuestro amigo que está iniciándose y le cuesta le pregunta alguien y tú, ¿a qué hora te levantas? Pues igual si madrugas un poquito, recortando la tele por la noche, igual sin casi darte cuenta le haces hueco a Dios para que te susurre al oído sus palabras de amor personalizadas y en directo.

Y nuestra joven anfitriona dice que hace silencio antes de irse al duro trabajo de profe en una barriada conflictiva y peligrosa, y que por la noche, con su marido leen la Palabra, la rumian y la comparten. Sin más, dice.

Y a la hora de las conclusiones y proyectos… todos tenían a personas a quienes desean que descubran, desde espacios que prepararemos entre todas y todos lo que ya estamos compartiendo y se lo deseamos a todas y todos porque te cambia la vida, y es gratuito.

Y la otra mujer profesional de mucha responsabilidad, madre de familia, que a veces deja de recoger la cocina por la noche, porque si se enreda se le hace tarde y a la mañana no puede con su cuerpo porque lo que quiere es “acudir a la cita”.

¿Don de lenguas? Yes, oui, bai,… para que se entienda lo que se está viviendo.

¿Don de sabiduría? Cuando “se saborea, se degusta” no hay problema.

¿Don de entendimiento? ¡Ajá! ahora lo pillo, estaba dentro, desactivado… poco a poco me pongo bajo cobertura y conecto… despacito va viniendo.

¿Pentecostés? Tú ¿qué opinas? (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

EL ESPÍRITU DE PENTECOSTÉS
GABRIEL Mª OTALORA, gabriel.otalora@outlook.com
BILBAO (VIZCAYA).

ECLESALIA, 05/06/17.- La gran Pascua del Espíritu Santo culmina un tiempo espectacular en el que Dios se hace presente, primero como uno de nosotros para después regalarnos su Espíritu que nos ha sido revelado en comunión con el Padre providente. Tres personas de un mismo Dios amor que se hacen presencia transformadora cuando vivimos de una determinada manera pero nunca a través de los razonamientos.

La iconografía no ha estado nada afortunada con el Espíritu Santo: una paloma o, peor aún, “el ojo que todo lo ve” dentro de un triángulo equilátero. Pobres imágenes para describir una realidad de Alguien que nos desborda por completo, y que fue el gran protagonista de la transformación de los discípulos en aquél día de Pentecostés (por aquello de que se celebra el quincuagésimo día desde la Pascua de Resurrección).

Anteriormente, Jesús lo había recibido en su bautismo del Jordán con el Padre como protagonista principal. Así es como el Espíritu se presenta en la historia de la salvación aunque siempre ha estado ahí, insuflando amor en forma de fortaleza, paz, alegría, tolerancia, amabilidad, bondad, fe, mansedumbre, y dominio de sí mismo, como proclama San Pablo en su carta a los Gálatas. Su presencia en inversamente proporcional a su popularidad; yo me atrevo a decir que el Espíritu Santo es el gran desconocido, en buena parte por esa incapacidad que tenemos para imaginarlo desde categorías antropomórficas y ontológicas diferenciadoras tan del gusto de los griegos de aquellos primeros años de cristianismo.

Se nos ha regalado la experiencia del Espíritu, presente en toda la historia de la salvación y especialmente en el evangelio de Juan y los Hechos de los Apóstoles. Más tarde, San Ambrosio y Santo Tomás de Aquino dieron forma a los dones del Espíritu haciendo del cristiano una persona rica en virtudes y frutos que se resumen en el don de ver con los ojos de Dios y actuar en consecuencia. Y nadie como San Juan de la Cruz  ha sabido evocarle.

Toda la historia de la salvación está atravesada por la gran corriente del Espíritu de Dios que se impregna en nosotros. Es la fuerza del amor en la historia que actúa en un mundo que no puede redimirse ni humanizarse por decreto, por muy católico que sea. Un mundo necesitado de sentido pleno y total y cuya manifestación se nos revelará en toda su plenitud solo cuando pasemos al otro lado del muro.

Hasta entonces, es hora de actuar en el tiempo en que nos ha tocado vivir para transformarlo en otro Pentecostés, más allá de una fecha concreta, invocando que nos dé esperanza y fuerzas ante la gran conversión eclesial que tenemos pendiente sobre todo en los países ricos para cambiar la actual imagen de Dios, demasiado difuminado entre tanto materialismo indiferente. Aquellos primeros seguidores se distinguían a la legua por sus hechos; en ellos habitaba con fuerza el Espíritu Santo y no se detenían ante las enormes dificultades que surgían de su compromiso por la implantación del Reino. Aquí estamos hoy muy lejos de aquello.

Ante nuestra cojera religiosa con el Espíritu, quiero acabar esta reflexión como oración estimulante que Xabier Pikaza traza sobre la Tercera Persona de la Trinidad: El Espíritu pertenece a la intimidad de Dios, no es cosa de Ley sino Dios regalo que nos hace vivir gratuitamente en su presencia sin imponerla a la fuerza. Es poder y presencia del Reino, no solo promesa de futuro sino experiencia actual de perdón y acogida gratuita, es amor creador, amor ofrecido a todos los humanos sin distinción de raza o pueblo, no como globalización impuesta a favor o desde los prepotentes del sistema. No es un don que Dios nos da, sino Dios mismo que es don y espera nuestra respuesta (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

El lenguaje del amor

Publicado: 2 junio, 2017 en REFLEXIONES
Etiquetas:, , , ,

pentecostes-espiritu-santo-y-fuegoEL LENGUAJE DEL AMOR
JUAN ZAPATERO BALLESTEROS, sacerdote, zapatero_j@yahoo.es
SANT FELIU DE LLOBREGAT (BARCELONA).

ECLESALIA, 02/06/17.- Siempre me ha llamado la atención de manera muy especial la lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles, correspondiente al capítulo 2, versículos 1-11, que se leen la misa de la fiesta de Pentecostés. Se trata del pasaje donde se dice que “Estando reunidos los Apóstoles en un mismo lugar, se oyó como una gran ventada apareciendo de inmediato una especie de lenguas de fuego que se pusieron encima de la cabeza de cada uno de ellos”. La gente que había llegado a Jerusalén a celebrar la fiesta, procedente de lugares diversos -continúa relatando el mismo libro- comprendían todo lo que los Apóstoles decían, a pesar de que venían de zonas y lugares donde se hablaban lenguas diferentes.

Dejando de lado la relación que pueda tener este hecho, en sentido contrario, claro está, con el de la Torre de Babel que narra el libro del Génesis, diferentes biblistas y estudiosos de las Sagradas Escrituras han intentado interpretar lo que este hecho puede encerrar. Una de estas interpretaciones consiste precisamente en afirmar que los Apóstoles recibieron a partir de aquel momento el don de la glosolalia, según la cual recibieron la capacidad de hablar idiomas desconocidos por ellos, pero que, a su vez, correspondían a las lenguas diversas de quienes se encontraban allí presentes, razón por la cual estos entendían perfectamente lo que aquellos hablaban.

Siempre he creído que semejante interpretación suponía rizar demasiado el rizo. En todo caso me quedo con la alocución italiana “Si non e vero es ben trobato”; pero sin pretender llegar más allá, ¡solo faltaba! Eso sí, no he dejado de dar vueltas intentando buscar una explicación que satisficiera mi inquietud respecto a lo en este texto se dice. “Todos comprendían lo que decían los Apóstoles, a pesar de proceder de diferentes lugares y ser diferentes sus lenguas”. Llegados a este punto, podríamos decir que es el lenguaje de los signos el que todo el mundo entendemos por lo que a la hora de expresarnos se refiere. Pero no es aquí donde quiero llegar; para mí existe un lenguaje mucho más universal y que además resulta totalmente irrefutable. Dicho lenguaje no es etro que el del amor manifestado a través de las buenas obras. No en vano, el pueblo lo expresa de manera muy sencilla, pero plenamente inteligible “Obras son amores y no buenas razones”.

Por tanto, si nos ceñimos a Pentecostés, fuera bueno que dejásemos de lado todo lo que se refiere a la mente, a la ciencia, al intelecto, para centrarnos totalmente en el corazón como símbolo del amor, de donde procede toda obra buena. Así pues, en Pentecostés no hay que buscar sabiduría, ni cosas por el estilo, sino transformación profunda del corazón, dejando de ser de piedra para convertirse en un corazón de carne, tal y como dice el profeta (EZ 11,19). Dicho esto, Pentecostés significa para mí que los Apóstoles pasaron a convertirse en personas comprometidas con el bien hacia toda persona; lenguaje irrefutable y a la vez inteligible por todos hombres y mujeres. De tal manera que caen por tierra todas las demás realidades que no hacen más que dividirnos y separarnos, como son entre otras, las ideologías, las creencias, las razas, las culturas, las formas de pensar, etc.

Por ello, a pesar de que pueda ser un tanto osado, me atrevería añadir a las palabras de san Pablo “El amor no pasa nunca”, otras que dijeran “Y además transciende tiempo y espacio”, razón por la cual toda persona lo comprende y comprenderá siempre (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Política adulta

Publicado: 31 mayo, 2017 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , ,

politicasPOLÍTICA ADULTA
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 31/05/17.- Amigas y amigos: No solemos hablar de política y en esta carta tampoco vamos a posicionarnos con ningún partido. Pero sí os invitamos a reflexionar ante la realidad social y política.

Como bien dice Koldo en su artículo, hay que dejar a un lado las banderías y apostar por los valores que nos unen. Por ejemplo, en la lucha contra la corrupción y los paraísos fiscales tenemos que estar más unidos que nunca. Que el Espíritu de Pentecostés nos lleve a un cambio de paradigma; a una política más adulta en la que podamos pasar por alto nuestras diferencias y avanzar juntos hacia el bien común.

En la Escuela, subimos esta semana la segunda parte de la interesantísima conferencia de Marifé Ramos: María, vecina de Nazaret (II). En ella se valora el papel de María como educadora de Jesús.

Seguimos recomendando la recopilación de todos los comentarios a los Evangelios de José Enrique Galarreta. “Mateo y Marcos” en el número 3 de la Colección Exégesis Fe Adulta y “Lucas y Juan” en el número 4.

Para los de Pamplona, Logroño y alrededores, el 3 de junio, en Estella, hay un Encuentro Interreligioso con Xavier Melloni y Salomé Arricibita. Más información en el Tablón de anuncios.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Juan 20, 19-23. Jesús se presentó a todos los discípulos, no a unos pocos y escogidos. Jesús es un bien de la comunidad y para la comunidad de todos y siempre nos da la paz y nos llena de alegría.

Vicente Martínez: Pentecostés. Cada uno de nosotros llevamos puesta, individual y colectivamente la túnica inconsútil de Jesús. ¿Crecemos nosotros cada día con ella?

José Luis Sicre: Para el Greco, María Magdalena vale por ciento siete. Juan nos cuenta que el Espíritu Santo bajó sobre los once discípulos y en los Hechos se habla de una comunidad de ciento veinte personas. Una vez más son dos relatos distintos, según el mensaje que se quiera comunicar.

Fray Marcos: Dios es todo Espíritu y solo Espíritu. Materializar a Dios ha sido la tentación de todos los tiempos. Ya va siendo hora de que la superemos.

José Antonio Pagola: Vivir a Dios desde dentro. Hace algunos años, el gran teólogo alemán Karl Rahner se atrevía a afirmar que el principal y más urgente problema de la Iglesia de nuestros tiempos era su «mediocridad espiritual».

Magdalena Bennásar: Su aliento: antídoto para los des-alentados. Jesús les infunde ahora su propio aliento, el Espíritu, que crea la nueva humanidad.

Artículos seleccionados para la semana

Koldo Aldai: Apuesta integradora. La humanidad avanzará si va dejando atrás el obsoleto esquema banderizo y promueve gobiernos integradores.

José Mª Álvarez: Reflexión ética contra la corrupción. Todos los medios de información debieran estar alertando y creando una actitud de rechazo ante esta degradada situación. La Iglesia debe ejercer la función profética de denuncia.

Gerardo Villar: En estado puro. Únicamente nos juntamos al amanecer del día primero de la semana y recordamos al Señor. No nos ponemos ropas especiales. Solamente narrar, escuchar, acoger…

Juan Yzuel: ¡A las barricadas! ¿Nos quedaremos de brazos cruzados? No. Este es el año de la acción.

Gonzalo Haya: Buscando tierra firme. La realidad nos trasciende y escapa a nuestras posibilidades actuales de conocimiento. Necesitamos un sistema de conocimientos consensuado por la mayoría de las culturas actuales.

Enrique Martínez Lozano: La madurez, un camino de aceptación. Cualquier cosa más allá de lo que necesitamos es veneno. Puede ser el poder, la pereza, la comida, el ego, la ambición, el miedo, la ira, o lo que sea…

José Arregi: Primera comunión. Toda fiesta sigue siendo ocasión especial para comer juntos, y comer juntos sigue siendo el mejor modo de ser familia, de descubrir al otro y de llegar a quererlo.

Leonardo Boff: Hubo un profeta enviado por Dios: Gentileza. Nadie está obligado a nada y debemos ser gentiles unos con otros y relacionarnos por amor y no por favor.

Noticias de alcance. Los coptos egipcios fueron ejecutados tras rechazar “renegar de su fe”.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Hechos 2, 1-11. Todos los discípulos estaban juntos el día de Pentecostés. De repente, un ruido del cielo como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban.

Corintios 13, 3-13. Nadie puede decir “Jesús es Señor” si no es bajo la acción del Espíritu Santo. Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu.

Florentino Ulibarri: Gracias, Padre, por el Espíritu. El Espíritu es de todos y para todos y somos con Jesús todos en Él.

Vicky Irigaray: Queremos ser tus testigos. Hemos recibido la misión y el Espíritu para poder ser una comunidad que libera, perdona, acoge, respeta, cuida, dignifica y da la vida hasta la entrega total.

Anáfora: El Espíritu de Dios. Dios es el Espíritu que nos da la vida y nos impulsa a darla a los demás.

Material multimedia

La ley del espejo. Por Borja Vilaseca. 7 claves para estar en paz con los demás.

Dame un nuevo corazón. Dame un nuevo corazón, que sea como el tuyo, Señor.

Juan Salvador Gaviota. Deseos locos de volar hacia los valles del amor.

La alegría de envejecer. Inspirador, alegre y lleno de esperanza, este video nos puede llegar al corazón y ayudar a entender con compasión, a muchas personas de nuestra vida.

Equipo Quiero Ver: Alegría confiada. Jesús despierta a una alegría que renueva el aire de nuestro mundo y permite respirar con confianza. El envío del Espíritu activa en nosotros una fuerza creativa que supera temores e inseguridades y nos anima a testimoniar a todos un mensaje de unidad, paz y confianza en Dios.

Todos podemos. Dios nos bendice por medio de los demás. ¡¡No dejes de ser ángel para el prójimo!!

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Y como os prometía, las cartas terminarán con estos tres enlaces muy útiles: la carta de la semana, la carta de la semana pasada y cartas de otras semanas. Cuando alguien pierda -o no le haya llegado- el email con las novedades, podrá usar una carta antigua para acceder a la nueva.

Un abrazo,

Inma Calvo

 

 

 

María..MARÍA, VECINA DE NAZARET
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 17/05/17.- Amigas y amigos: En este mes en el que tradicionalmente se recuerda a María, la madre de Jesús, queremos reivindicar su figura real y para ello contamos con una brillante charla de nuestra teóloga Marifé Ramos: María, vecina de Nazaret (I). Para acercarnos a María necesitamos conocer la realidad histórica de las mujeres en Galilea, bajo la opresión romana y las leyes judías. En los artículos tenéis también la conferencia por escrito.

Para los de Pamplona y alrededores, no dejéis de acudir el próximo martes a la presentación del libro de José Enrique Galarreta. Por fin hemos publicado el legado completo de sus Comentarios a los Evangelios: Mateo y Marcos en el número 3 de la Colección Exégesis Fe Adulta y Lucas y Juan en el número 4. Nos reuniremos en el colegio de Jesuitas y tendremos ocasión de recordar su figura entrañable y su valioso testimonio de fe.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Jn 14, 15-21. No vamos a estar solos, ni desamparados. El Espíritu de la verdad vive en nosotros y además estará siempre con nosotros.

Vicente Martínez: Otro Paráclito. Podríamos liberarle de la esclerotización en que la teología y los ritos arcaicos le han hecho prisionero, y lanzarle a volar por el mundo en plenitud de alas sobre los horizontes de la realidad humana.

José Luis Sicre: Alegría, esperanza, amor. Resulta difícil encontrar un elemento común en este evangelio. No se puede pedir un discurso lógico y ordenado a una persona que se despide de sus seres más queridos poco antes de morir.

Fray Marcos: El único amor es el que se manifiesta en obras. La mayor parte de lo que llamamos amor se queda en palabrería inútil.

José Antonio Pagola: El espíritu de la verdad. Este «Espíritu de la verdad» no ha de ser confundido con una doctrina.

Paula Depalma: La Vida en nosotros. La dimensión escatológica de este texto es sorprendente. La vida que ofrece el Jesús joánico es vida en abundancia, vida que no se acaba, vida compartida, vida en relación…

Artículos seleccionados para la semana

Miguel Ángel Munárriz: La Biblia para gente normal. Su iniciativa de pastoral de adultos congregaba semanalmente en Pamplona a más de 300 interesados en escucharle, atraídos por su formación humanística, su conocimiento de la Biblia y su fascinación por Jesús.

Carmen Herrero: Busca la paz y corre tras ella. Como cristianos estamos llamados a ser anunciadores de esta paz, sembradores del amor, constructores de fraternidad, de libertad y de justicia; sin las cuales la paz no es posible.

José Manuel Vidal: Monseñor Carlos Azevedo: “Francisco puede lanzar desde Fátima a la humanidad y a Dios un grito por la paz”. “Lo ocurrido en Fátima son visiones místicas, percepciones interiores”. “Fátima atrae porque es un lugar que convoca a la paz, al silencio que apacigua”.

Joan Carrera: Vivir mejor con menos: trece propuestas. En esta relación se priorizan determinados valores, y ello va estructurando una mentalidad que es compartida por muchas personas en todo el planeta.

José Arregi: Envejecer. No solo de juventud vive el ser humano, sino de sabiduría.

Gonzalo Haya: Jonás, un Profeta contracultural. No es un Dios que premia a los buenos y castiga a los malos, sino que ama a los buenos y a los malos.

José Manuel Vidal: Andrea Riccardi: “El mundo actual es una fábrica de periferias, que fabrica periféricos”. Partir de los pobres, que es lo que hizo la Iglesia desde el principio y lo que tenemos que hacer nosotros también hoy. Nos cuesta, pero hay que hacerlo.

Marifé Ramos: Estamos en Nazaret… Nos acercamos a María como vecinas suyas, porque es una mujer del pueblo, como nosotr@s, y queremos comprender su situación, sus dificultades, sus sentimientos y su respuesta de fe.

Noticias de alcance. José María Castillo: “En la Iglesia, en los seminarios, en los centros de estudios teológicos, hay miedo, mucho miedo”.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Hechos 8, 5-17. Son imágenes de la primera Iglesia que sale de Jerusalén no sólo a predicar a los judíos sino también a los samaritanos que eran tenidos por medio-paganos.

1 Pedro 3, 15-18. Glorificad en vuestros corazones a Cristo Señor y estad siempre prontos para dar razón de vuestra esperanza.

Florentino Ulibarri: Con la fuerza del Espíritu. ¡Con la fuerza del Espíritu, es posible la vida!

Vicky Irigaray: Conducidos por tu Espíritu. Padre bueno, que el vacío dejado por la muerte de tu Hijo Jesús sea llenado por la presencia y fuerza de su Espíritu.

Anáfora: La buena noticia. La buena noticia que nos reveló Jesús es saber que podemos llamar Abba a Dios.

Material multimedia

Aceptación y rendición. Por Echart Tolle. ¿Puedes llegar a detectar en tu interior, la más leve sombra, de no querer estar haciendo, lo que estás haciendo?

Algún día… Algún día, el amor será el dueño de tu vida…, pero para dar hay que sentir, y para sentir, escuchar tu corazón, a tu SER.

Salomé Arricibita: Más allá de mí. Quiero vivir más allá de mí, despierta y amando lo que miro, que te vean sólo a ti, cuando actúe con amor.

Plegaria de misericordia. Preciosa oración, a modo de mantra, para hacerla resonar en el corazón y llenarte de paz. Fotografía y presentación: Lenin Cárdenas.

Equipo Quiero Ver: Momentos con espíritu. El Espíritu de la verdad, el Espíritu de Jesús, está presente entre nosotros. Se nos ofrece desde la gratuidad y el amor. Puedes verlo, conocerlo, vivirlo, amarlo, compartirlo.

Seguir a Cristo, es servir. VIDEO CONFERENCIA DEL PAPA FRANCISCO EN KENIA, sobre el seguimiento de Cristo, con religiosos/as, sacerdotes y seminaristas. Nos ayuda a TODOS en la vivencia práctica de la FE.

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Y como os prometía, las cartas terminarán con estos tres enlaces muy útiles: la carta de la semana, la carta de la semana pasada y cartas de otras semanas. Cuando alguien pierda -o no le haya llegado- el email con las novedades, podrá usar una carta antigua para acceder a la nueva.

Un abrazo,

Inma Calvo

eclesalia@eclesalia.net

sentir la curación“HACIA LA LIBERACIÓN DE LAS NUEVAS FORMAS DE ESCLAVITUD EN NUESTRO MUNDO ACTUAL”
Informe sobre el 32 Encuentro Europeo de Curas Obreros
JOSÉ CENTENO, curasobreros@hotmail.com
TURÍN (ITALIA).

ECLESALIA, 06/06/16.-Se celebró en Pentecostés como viene siendo habitual, el 32 Encuentro Europeo de Curas Obreros (CO) llegados de Alemania, Bélgica, Italia, Inglaterra, Francia y España. Estos encuentros son al mismo tiempo ecuménicos puesto que también participan en ellos pastores obreros evangelistas y anglicanos, hombres o mujeres.

Las conversaciones giraron sobre cómo vivir con los inmigrantes y refugiados que sufren situaciones de esclavitud, marginación o descarte.

1.- Los CO hacen una lectura de la realidad.

Los refugiados e inmigrantes han tenido que abandonar su casa, su familia, su país, todas sus pertenencias para sobrevivir y vienen con la riqueza de su dignidad y sus valores. En Europa muchos les  tienen miedo  y no ven que detrás de cada uno hay un drama humano.

Podemos ser cómplices de su esclavitud a través de nuestro consumo de productos hechos con trabajos esclavos.

Si hay refugiados a quien acoger es porque hay guerras a denunciar. No podemos hacer el discurso esencialista de “bienvenidos todos” sin denunciar los “poderes” que los expulsan y los “poderes” que imposibilitan la acogida.

Hay una creciente degradación laboral y de los derechos humanos en todo el mundo. Es una mentira anunciar trabajo para todos como el medio para obtener los recursos económicos suficientes para vivir (trabajos ¿de qué tipo?). No va a ser posible el trabajo para todos pero sí una vida digna para todos. La cuarta Revolución Industrial (robótica, la Inteligencia artificial) hará estragos si no se contrarresta con “rentas básicas”, o similares

2.- Ante esta situación

Disciernen gritos y exigencia por un mundo sin exclusión y señales de la llamada del Señor a actuar. Es en estas y otras fronteras de “inhumanidad” donde se lleva a cabo el Reino de Dios. Jesús citó a sus discípulos a las fronteras de Galilea. Se trata de devolver la dignidad a los vapuleados de un país a otro, de contemplar al “otro” desde sus ojos y desde su corazón.

Las convicciones y esperanza consiste en que muchas pequeñas realidades ayudan a construir un mundo habitable. Cada acción concreta es la anticipación del cambio del sistema. “El reino de Dios –dicen los CO- no se puede reducir a una tradición cultural de Occidente”; se trata de “enderezar un mundo al revés”.

3.- ¿Qué se puede hacer?

El camino consiste irremediablemente en “la integración y convivencia pluricultural o intercultural, extirpar la explotación-esclavitud y dignificar la vida de todos y cada uno.

No es suficiente el socorro y la ayuda inmediata. “Hay que denunciar que las migraciones son el resultado del colonialismo” y de las intervenciones armadas en Oriente Medio o África. “Hay que luchar por sus derechos a quedarse en su propio país. Descubrir y destruir las razones de su éxodo provocado”.

Los poderes económicos controlan casi todo y a pesar de la aparente impotencia se impone “apoyar a todas organizaciones que actúan para lograr el bien de toda la humanidad”.

El futuro pasa sobre todo por decisiones políticas (aunque no sólo) sobre: el tratado EU-Turquía, el TTIP, la lucha contra la corrupción económica,  Panamà-paraísos fiscales…Nuestra intervención ha de ser también política. La Lucha será dura y violenta  por la represión policial, laboral… sin embargo habrá victorias.

4.- Aportación de Leh, pastor protestante, teólogo y obrero, presente en encuentro.  Hizo un lectura desde el Evangelio, que se recoge en estas frases que fueron muy debatidas:

  • La justicia humana no se identifica con la justicia de Dios, que es la plenitud de la humanidad.
  • Comprometerse por la plenitud de la humanidad es la profesión de fe para algunos. Si se lucha por la plenitud humana, ¿por qué hablar de la “fe” o de las “fes”?
  • Humanizar es evangelizar sin proselitismos. Es ofrecer una experiencia que creemos que es muy humanizadora. Una riqueza que se puede tener o no tener, es “gratuita pero no superflua” como la conciencia obrera, pero que ensancha y profundiza el sentido de la propia vida.
  • No se puede comprender a Jesús al margen de su relación con el Abba. En el estilo de vida de Jesús se nos revela a los cristianos el horizonte de la plenitud de la humanidad.
  • La fe es la vida vivida de una manera concreta. Fe no quiere decir tener la verdad sino ”crear confianza”. Bonhoeffer habla de “vivir sin Dios pero delante de Dios”, desde un profundo sentido de la trascendencia y la adoración
  1. Celebración de la Liturgia de Pentecostés.

Fue una oración muy bien preparada, llena de cantos de Taizé, símbolos y belleza, presidida por dos mujeres belgas. Todo el mundo se sintió celebrando la eucaristía aunque formalmente no hubo consagración ni referencia a la santa cena.

En tono de Manifiesto se fue proclamando:

“Nunca como ahora nuestro mundo necesita personas que aporten Reconciliación, Solidaridad humana, Coraje,  Confianza, Esperanza,  Humor, Silencio.

Se leyó un texto de Dorothée Solle sobre “Mística y Resistencia”, y el fragmento de Colosenses 3,11-15 (“Desde ahora no hay griego ni judío, circunciso ni incircunciso, etc; sólo está Cristo, que lo es todo en todos”).

Recitaron alternadamente entre hombres y mujeres, la parte central de la oración:

– “Porque creemos en un Dios de amor, de luz en medio de la oscuridad, de agua en el desierto; nos oponemos al odio, al racismo y la violencia “.

– “Porque creemos en el hombre Jesús que nos ha precedido en la atención y cuidado, partiéndose y repartiéndose, nos oponemos a la pobreza, el hambre y tanta injusticia”.

– “Porque creemos en su Espíritu que nos anima, nos ilumina y nos calienta, nos conduce y nos muestra caminos, nos oponemos a la indiferencia, a la soledad y a tanto dolor”.

– “Juntos animados por el Espíritu que vive y da vida, cada uno con sus propios dones, queremos realizar lo que pedimos: reaccionar contra la injusticia y el odio y vivir la ternura, la justicia y el amor. Partimos el pan y el vino con el fin de convertirnos en hombres y mujeres en su Espíritu “. (Y se partió y repartió el pan entre todos) (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

 

velaESPÍRITU DE DIOS, MEMORIA DE JESÚS
TOMÁS MAZA RUIZ, tomasmaza@telefonica.net
MADRID.

ECLESALIA, 20/05/16.- Los relatos de la venida del Espíritu Santo en la liturgia de Pentecostés parecen contradictorios: en Hechos 2, 1-11 hay un ruido como de “un viento recio” y aparecen unas como lenguas de fuego que se posan sobre las cabezas de cada uno de ellos y llenos del Espíritu Santo empezaron a hablar lenguas extranjeras. Sin embargo en el evangelio de Juan (20, 19-23) dice simplemente que Jesús se apareció a los discípulos encerrados por miedo a los dirigentes judíos, les dio la misión de predicar su mensaje y soplando sobre ellos les dijo “recibid el Espíritu Santo”.

En las predicaciones se nos dice que el Espíritu Santo es el gran desconocido y se nos exhorta a tener devoción hacia este Espíritu Santo. Pero nos quedamos igual porque en nuestro interior pensamos: ¿y quién es el Espíritu Santo?

Parece que el llamado dogma de la Santísima Trinidad lo formularon los llamados Padres capadocios, Basilio de Cesarea, Gregorio de Nisa y Gregorio de Nacianzo en el siglo IV. Como dice Karen Armstrong en su precioso libro “Una historia de Dios”: “los Padres capadocios elaboraron este paradigma imaginativo, entre otras razones, para evitar que Dios se convirtiera en una realidad tan racional como lo había sido en la filosofía griega…La Trinidad recordaba a los cristianos que la inteligencia humana no puede comprender la realidad de lo que llamamos Dios…En lugar de considerarla una afirmación sobre Dios, se ha de tener, quizá por un poema o una manifestación teológica que se encuentra a caballo entre lo que los simples mortales piensan y aceptan sobre “Dios” y el reconocimiento tácito de que cualquier afirmación de este tipo sólo puede ser provisional….En el Concilio de Nicea (325) sólo hubo tres teólogos occidentales. Muchos cristianos de Occidente no estaban a la altura de la discusión y como no podían comprender parte de la terminología griega se sentían descontentos con la doctrina de la Trinidad. Quizá no era completamente traducible a otra lengua. Cada cultura ha de crear su imagen de Dios.”

Yo diría que no solamente cada cultura sino que cada persona cristiana debe hacerse una imagen (simbólica, claro está) de lo que representa Dios para él. Así, aunque sea muy difícil de explicar quiero decir lo que significan para mí Dios, Jesús y el Espíritu Santo.

Cuando visitamos Toledo decimos que el espíritu de El Greco se respira en aquel lugar y si estamos en Salzburgo sentimos el espíritu de Mozart. Son expresiones metafóricas que no tienen nada que ver con que los fantasmas de El Greco o de Mozart estén deambulando por aquellos lugares. También cuando recordamos a nuestros padres o a las personas que han dejado huella en nuestras vidas sentimos como su presencia entre nosotros.

Dios no está arriba en el cielo. El cielo es la metáfora de lo que no podemos alcanzar. Dios, creo que lo decía San Agustín, es más íntimo para cada uno de nosotros que nuestro más profundo interior pero como no podemos definir lo que sentimos más profundamente tampoco podemos definir a Dios. El Espíritu Santo es el Espíritu de Dios, el Espíritu de Jesús,no es un soplo, una paloma o una lengua de fuego. Está siempre actuando desde nuestro yo más profundo. Los relatos bíblicos como los que se refieren a la liturgia de Pentecostés no son otra cosa que imágenes metafóricas de cómo se manifiesta Dios a cada uno de nosotros.

¿Y cómo se manifiesta Dios? Ya lo dice el apóstol Juan: “Dios es Amor”. Por lo tanto lo que transmite el Espíritu de Dios es amor. Pero también el Espíritu es memoria de Jesús. Jesús repite a los discípulos que todo lo que Él enseña no lo pueden asimilar de momento. El Espíritu se encargará de recordárselo todo y entonces comprenderán. Así es la naturaleza humana. Cada uno va acumulando recuerdos que muchas veces pasaron inadvertidos en su momento y al rememorarlos caemos en la cuenta de su significado. A lo largo de nuestra vida hemos acumulado recuerdos de personas, de situaciones y palabras que al cabo del tiempo adquieren un significado nuevo. Las enseñanzas que recibimos como revelaciones de Dios en el pasado hay que rememorarlas, digerirlas para interpretarlas a la luz de los acontecimientos de la vida. En esto nos acompaña el Espíritu de Dios. Los dogmas no son fósiles que hay que conservar en un altar. Son semillas para nuestro crecimiento interior que tenemos que desarrollar para que nos ayuden en el camino de la vida. Como en la parábola de los talentos no hay que enterrar la moneda sino hacerla fructificar.

-oOo-

ESPÍRITU SANTO BUENO Y SANTO
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 11/05/16.- Amigas y amigos: Celebramos Pentecostés y el Espíritu nos reúne en torno al Papa. En varios de los artículos podéis leer opiniones ante las inoportunas declaraciones de Müller. Gracias a Dios, son muchos los que valoramos el esfuerzo de Francisco por abrir las ventanas de la iglesia para que entre la brisa del espíritu bueno y santo. De hecho, hace pocos días que ha recibido el Premio Carlomagno por su compromiso y empeño a favor de la paz y la comprensión. Publicamos una crónica sobre el discurso dirigido a los europeos en la entrega del premio.

En la Escuela EFFA esta semana queremos recordar la clase de Gonzalo Haya sobre la praxis de la espiritualidad. Muy recomendable para los que no la hayan visto o quieran recordar su contenido. Y como novedad, subimos los mp3 de audio de las clases de Espiritualidad. El enlace sólo estará disponible una semana por el tamaño tan grande de los archivos.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Jn 20, 19-23. Ya anochecido, aquel día primero de la semana, estando atrancadas las puertas del sitio donde estaban los discípulos, por miedo a los dirigentes judíos, llegó Jesús.

Vicente Martínez: Mensajeros de Paz. El Evangelio es el aire que respira nuestra existencia. Aire que mantiene y fomenta la comunicación entre todos los seres. Cuando falta, el mundo entero permanece mudo y desfallece por ausencia de vida la creación entera.

José Luis Sicre: Domingo de Pentecostés. Una catequesis poco feliz ha hecho que muchos cristianos vean al Espíritu Santo como algo raro, que no desempeña ningún papel en sus vidas. Las lecturas de este domingo podrían ayudarles a cambiar de opinión.

Fray Marcos: Dios es Espíritu. No podemos hablar de un Dios que no sea Espíritu. Hablar del Espíritu es la única manera de hablar de Dios.

José Antonio Pagola: Invocación. Ven, Espíritu Creador, e infunde en nosotros la fuerza y el aliento de Jesús.

Marifé Ramos: Pentecostés y los 7 dones para 2016. Este domingo celebramos la venida del Espíritu Santo, pero… ¿es venida? ¿O es toma de conciencia de una presencia, de un dinamismo que transforma radicalmente nuestra vida y la de la Iglesia?

Artículos seleccionados para la semana

José Luis Ferrando: Francisco construye, Müller destruye. ¿Quiere cerrar el impulso pastoral del Papa Francisco desde un dogmatismo cuestionable?

José María Castillo: Müller no sólo se opone al Papa, sino además al Concilio Vaticano II. La tan repetida “constante tradición de la Iglesia” no es tal. Ni la tradición, de la que disponemos, justifica excomuniones, ni canónicas, ni sacramentales.

Jesús Bastante: Francisco, en su discurso de recepción del premio Carlomagno. Durísimo alegato de Francisco contra la corrupción, los muros y la exclusión ante los líderes europeos.

Carmen Notario y Magdalena Bennásar. Iglesias domésticas. Fruto maduro de un cristianismo del Espíritu. Cuando todos y todas eran iguales y cada una compartía sus dones y carismas, sin películas de baja autoestima o complejos de mesías.

Natalia Martín Cantero: Meditar es un acto de amor a la vida y a la mente. El mindfulness está en la cresta de la ola. Hablamos con Jon Kabat-Zinn, doctor en biología molecular, sobre esta conexión interior.

Juan Masiá: Del semáforo canónico a la brújula pastoral en Amoris laetitia. Desde posturas inmovilistas le han criticado, acusándole de desestabilizar la Iglesia.

Dolores Aleixandre: Entrar, salir, respirar. Me seduce esta imagen de iglesia desplegada. Abre sus ventanas y deja que entre el sol en sus habitaciones cerradas.

Mari Paz López Santos: El robot se ha ido al futuro (Escuchando a los niños). El futuro está en cualquier espacio en donde dejemos crecer a los niños de forma creativa, educándolos en libertad, buen humor y, sobre todo, mucho amor.

Noticias de alcance. Xabier Pikaza: “Asistimos a un asalto contra la raíz del Evangelio, que el Papa quiere ofrecer”.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Hechos 2, 1-11. Todos los discípulos estaban juntos el día de Pentecostés. De repente, un ruido del cielo como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban.

Corintios 13, 3-13. Nadie puede decir “Jesús es Señor” si no es bajo la acción del Espíritu Santo. Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu.

Florentino Ulibarri: Yo espero… Que venga lo nuevo y novedoso con el mismo ímpetu que alguna vez nos ha tocado en lo más íntimo dejándonos heridos e insatisfechos y con el espíritu en vilo.

Vicky Irigaray: La fuerza de tu Espíritu. Que la Iglesia sea soplo del Espíritu de Jesús sobre toda la humanidad. Por el Espíritu, Jesús puede llamar a Dios Abbá. Por el Espíritu, Jesús estará siempre en las cosas de su Padre.

Anáfora: El espíritu de Dios. Tu Espíritu le llevó al desierto, para orar y prepararse para la misión. Tu Espíritu le condujo a evangelizar a los pobres, a predicar tu reino, a servir y ayudar a todos, hasta exhalar el espíritu en la cruz.

Monjas Benedictinas de Montserrat. Pentecostés.

Material multimedia

Dentro de ti mismo. Aprender a ver con los ojos del alma, sin juzgarlo todo, acogiéndolo con amor, porque la vida es un continuo aprendizaje y no estamos solos.

Papa Francisco, orar por las mujeres. Intenciones de oración del Papa del “Año de la Misericordia” Mayo 2016.

Salomé Arricibita: Cambia nuestro corazón. Que el Espíritu sople, sí… que sople con fuerza para cambiarnos el corazón porque así cambiará la faz de la tierra. ¡Que dejemos que el Espíritu nos habite y nos anime! ¡¡¡FELIZ PENTECOSTÉS!!!

Día del niño hospitalizado. El espíritu del Amor se abre paso por medio de muchas personas entregadas y generosas. Las principales fundaciones, entidades y asociaciones vinculadas a la atención hospitalaria infantil se han unido para instaurar el Día Nacional del Niño Hospitalizado.

Equipo Quiero Ver: Enviados. Jesús nos envía dar vida, con los pies en la tierra, estando cerca de todas las personas. Llevar el perdón es trabajar por la paz y el encuentro. Nosotros queremos llevar el agua limpia y fresca de Dios a todas las personas y a todas las circunstancias.

La sacralidad de la naturaleza. M. Montserrat Domingo. I Foro de Espiritualidad en la Cueva del Pare Palau. Impresionante testimonio de una Hija de la Caridad: “simplemente…, aceptar lo de cada día, vivir el momento, ser yo oración”.

En el enlace del Temario encontráis todo el material (clases y libros) que está a disposición de todos, alumnos y no alumnos, para facilitar la formación al ritmo que cada uno precise.

Un abrazo,

Inma Calvo

 

Fe Adulta es un portal 100% independiente. No recibimos subvenciones de ningún colectivo. Se financia con las generosas aportaciones de los lectores. Tampoco tenemos cuotas fijas. Con la frecuencia que cada persona estima necesaria, recibimos ingresos y publicamos tanto las entradas como los gastos, con total transparencia. Las cuentas de la Asociación Fe Adulta se pueden ver en el enlace de la suma de todos. También se sostiene el portal con la compra de libros y con las aportaciones a la Escuela, cuyos números pueden verse en la EFFA en cifras.

Abrirse al Espíritu

Publicado: 27 mayo, 2015 en REFLEXIONES
Etiquetas:, , , ,

paz unidadABRIRSE AL ESPÍRITU
PATRICIA PAZ, ppaz1954@gmail.com
BUENOS AIRES (ARGENTINA).

ECLESALIA, 27/05/15.- En este mundo tan convulsionado necesitamos urgente un nuevo Pentecostés. En realidad lo que necesitamos es abrirnos a ese fuego y a ese viento del Espíritu que, a veces, parecería estar soplando en vano. ¡Es que estamos encerrados en nuestros cenáculos y no queremos abrir las puertas!

En aquél tiempo, relata el Evangelio, “Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en distintas lenguas, según el Espíritu les permitía expresarse”(Hech 2,4). ¿Qué sería para los hombres y mujeres de hoy hablar en distintas lenguas? ¿Cuál sería el lenguaje que necesitamos para que cada uno “nos oiga hablar en su propia lengua”? (Hech 2,6) ¿Cómo tendríamos que mirarnos para descubrir en cada uno, sobre todo en el diferente, en el extranjero, la presencia amorosa de Dios?

Frente al drama de tantos desplazados que buscan con desesperación un lugar para vivir, de tantos inmigrantes de diferentes culturas que se trasladan en busca de mejores oportunidades, hay más muros que se alzan y más manos que se esconden, que espacios de acogida y brazos que sostienen. Hay miedo, mucho miedo, de distinta índole, pero miedo que aísla y en muchos casos despierta la violencia.

Hay también, por supuesto, muchísimas personas que están trabajando para aliviar esta situación, pero no alcanza. Porque para que alcance necesitamos que nuestros corazones se abran a la acción del Espíritu, que se conviertan. Necesitamos animarnos “a proclamar con nuestras lenguas las maravillas de Dios”(Hech 2,11), un Dios que nos invita a descubrir el Reino entre nosotros y hacerlo crecer. Este Dios que ha puesto en nuestras manos la posibilidad de lograrlo, sólo necesita que aceptemos libremente el desafío.

Esto es vivir Pentecostés, abrirse a lo que ya está como posibilidad, dejándonos transformar, sacudiendo nuestras comodidades y nuestros miedos. “Partos, medos y elamitas, los que habitamos en la misma Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia Menor, en Frigia y Panfilia, en Egipto, en la Libia Cirenaica, los peregrinos de Roma, judíos y prosélitos, cretenses y árabes”. No hemos cambiado mucho, podríamos agregar sirios, rohingyas, sumnitas, chiitas, cristianos, sudacas, chicanos, todavía necesitamos re-conocernos y descubrir un lenguaje común de amor y empatía.

La Iglesia nació del Espíritu para proclamar hasta los confines de la tierra la Buena Noticia. Desde este Pentecostés animémonos a dar un paso más. La Ruah nos invita a construir una Comunidad fraterna, que trascendiendo todas las religiones sea capaz de abrir sus puertas y derribar sus muros para que nadie quede a la deriva… (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).