Posts etiquetados ‘Perdón’

Lógica divina

Publicado: 20 septiembre, 2017 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , ,

helmetLÓGICA DIVINA
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 20/09/17.- Amigas y amigos: Tras varios domingos con enseñanzas como la corrección fraterna o el perdón sin medida, llegamos a una cima de la lógica divina: la generosidad universal, sin excepciones. En palabras de nuestra comentarista, María Dolores López Guzmán, “este relato pone patas arriba el modo habitual que tenemos de aplicar la justicia (…) Bendito Dios al que todo ser humano le resulta valioso y considera que tiene algo que aportar”.

En nuestra Escuela subimos esta semana una interesantísima clase de José Luis Sicre: Entorno histórico y sociológico de Jesús. Muy recomendable para contextualizar al Jesús histórico de los evangelios. ¿Qué significaba vivir bajo la opresión romana? ¿Qué papel desempeñaban los publicanos y por qué eran detestados por el pueblo? ¿Quiénes eran los zelotes y los sicarios? ¿En qué clases sociales se dividía la sociedad en tiempos de Jesús?

Ya sólo faltan nueve días para apuntarse a nuestro encuentro anual: una ocasión estupenda para aprender, meditar y compartir momentos. Podéis consultar toda la información de las III Jornadas EFFA, del 29 de septiembre al 1 de octubre en Galapagar.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Mt 20, 1-16. El pago a los jornaleros que habían estado el día entero sin trabajar porque nadie antes les había contratado. Desconcertante como toda buena parábola.

Vicente Martínez: Envidia. Algunos autores dicen que la envidia es el pecado humano por antonomasia, y que hace al hombre diferente de los animales. También Jesús fue víctima de tal pecado.

José Luis Sicre: La parábola del terrateniente cabrón. Jesús parece disfrutar desconcertando a sus discípulos con ideas novedosas sobre el matrimonio, la importancia de los niños, la riqueza. Pero el punto culminante del desconcierto lo constituye esta parábola sobre el pago por el trabajo realizado.

Fray Marcos: Un relación de toma y daca con Dios no tiene sentido. Mi verdadera riqueza es el mismo Dios en mí. Nuestra tarea es descubrir y vivir ese don absoluto.

José Antonio Pagola: No desvirtuar la bondad de Dios. Su mensaje es tan revolucionario que, después de veinte siglos, hay todavía cristianos que no se atreven a tomarlo en serio.

Dolores López Guzmán: ¿Qué más quieres? En el reino de Dios no existen las desigualdades sino la fraternidad universal.

Artículos seleccionados para la semana

Yolanda Chaves, Mª Paz Santos, Patricia Paz: Ni da largas, ni pasa de largo. La mujer va a seguir teniendo sed en la Iglesia mientras no sea considerada como persona adulta, creyente y comprometida con la expansión del Reino.

Jesús Bastante: El Papa pide no reducir a mujeres y laicos a “siervos de nuestro recalcitrante clericalismo”. La Iglesia debe conjugar estos verbos con sabor a evangelio en su misión: salir para encontrar, sin pasar de largo; reclinarse sin desidia; tocar sin miedo.

José M. Castillo: La independencia. Cuando pensamos que somos más libres que nunca, en realidad estamos más controlados que nunca.

José Arregi: En memoria de Jon Etxebeste. El amor y el asombro de la Realidad Última le bullían dentro y se expresaban en sus ojos, sus gestos, en todas sus palabras.

Tomás Muro: Desesperación como grito de esperanza. Cuando la esperanza no se abre a nuevas e insospechadas posibilidades, termina hastiando al personal en las estanterías de las “grandes superficies” o de las agencias de viaje.

Gerardo Villar: Con letra negrita. Cuando queremos remarcar una conducta, unas creencias, una fe, es preciso hacerlo enérgicamente, con letra negrita.

Enrique Martínez Lozano: Retirarse es beneficioso. Retirarse siete días tiene positivos efectos neurofisiológicos. Un estudio descubre que la experiencia impacta en la dopamina y la serotonina.

Koldo Aldai: Camina conmigo. Voy libre de toda carga del pasado, avanzo en paz y pido a Dios coraje y fuerza para poder caminar también con quién nunca he caminado.

Noticias de alcance. Flaminia Giovanelli: “Cada vez hay más laicos trabajando en la Curia vaticana”.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Isaías 55, 6-9.  Nuestro Dios es rico en perdón. No está Dios ausente de la Historia, es que no entendemos sus pensamientos y caminos.

Filipenses 1, 20-27. Por una parte, deseo partir y estar con Cristo, mas, por otra parte, quedarme en esta vida es más necesario para vosotros.

Florentino Ulibarri: A tu manera. A todos diste salario digno y justo, según el corazón y las necesidades te dictaban. Señor, sé, como siempre, rico en misericordia y espléndido en tus dones.

Vicky Irigaray: Nuestro corazón se parezca. El amor de nuestro Dios es puro don, amor gratuito; desconcertante y escandaloso para algunos.

Anáfora: Más allá de la equidad. La justicia de Dios Padre-Madre trasciende nuestro modelo raquítico de justicia.

Monjas Benedictinas de Montserrat. 25º domingo de Tiempo Ordinario.

Material multimedia

El camino a casa a través de la naturaleza. Por Echart Tolle. A través de la naturaleza podemos sentir la quietud y la sacralidad de la Vida que somos, nos ayuda a reconectar con nuestro Ser.

Hablar o guardar silencio. Enseñanza Lakota. ¡Enséñame a confiar en mi corazón, en mi sabiduría interna, y en las bendiciones de mi espíritu, para que pueda entrar en mi espacio sagrado y amar más allá de mis miedos!

Salomé Arricibita y Teresa Nécega: No entendemos. Realmente nos desconcierta la justicia y la bondad de Dios. No entendemos, pero Él ya cuenta con ello…

Papa Francisco: Ser feliz es una conquista para quien sabe entrar en su propio Ser.

Equipo Quiero Ver: Conversaciones. Es la envidia del justo frente a un Dios cuyo comportamiento y amor es desconcertante, gratuito y escandaloso.

Sector social jesuitas. El amor entregado a los demás, en el día a día, es posible. Joaquín Solá nos habla del trabajo de los jesuitas con menores y jóvenes en riesgo social.

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Y como os prometía, las cartas terminarán con estos tres enlaces muy útiles: la carta de la semana, la carta de la semana pasada y cartas de otras semanas. Cuando alguien pierda -o no le haya llegado- el email con las novedades, podrá usar una carta antigua para acceder a la nueva.

Un abrazo,

Inma Calvo

Anuncios

Perdón, paz, solidaridad

Publicado: 13 septiembre, 2017 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , ,

PERDÓN, PAZ, SOLIDARIDAD
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 06/09/17.- Amigas y amigos: La parábola de este domingo trata del perdón. A nivel teórico, qué fácil es comprender la enseñanza de Jesús… y qué difícil llevarla a la práctica. Se nos viene a la cabeza el proceso de paz en Colombia, o el azote del terrorismo yihadista en occidente, generando odio.

Vaya también nuestro recuerdo solidario para tantos pueblos del Caribe, México y Estados Unidos que están sufriendo los devastadores efectos de los huracanes y del reciente terremoto.

Y ya queda menos para nuestro encuentro anual: una ocasión estupenda para aprender, meditar y compartir momentos. Podéis consultar toda la información de las III Jornadas EFFA, del 29 de septiembre al 1 de octubre en Galapagar.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Mt 18, 21-35. Señor, y si mi hermano me sigue ofendiendo, ¿cuántas veces lo tendré que perdonar?, ¿siete veces?

Vicente Martínez: Perdón. El perdón, tema primordial del evangelio de este domingo, es uno de los centros neurálgicos de la Buena Nueva, y el mejor termómetro de la sinceridad y de la madurez de nuestra fe.

José Luis Sicre: Perdonar de corazón. La visita del Papa Francisco a Colombia ha puesto de relieve algo muy sabido: las diferencias ante los acuerdos de paz y lo difícil que es perdonar.

Fray Marcos: ¿Cuántas veces tiene que perdonarte a ti? Si no tomas conciencia de que tienes que ser perdonado, nunca perdonarás de verdad.

José Antonio Pagola: Vivir perdonando. Los discípulos le han oído a Jesús decir cosas increíbles sobre el amor a los enemigos, la oración al Padre por los que los persiguen, el perdón a quien les hace daño.

Paula Depalma: Perdón y justicia. Quien recibe el perdón se compromete a entrar en la dinámica del perdón, y perdonar a su vez. Perdón y justicia, de la mano…

Artículos seleccionados para la semana

José Manuel Vidal: El Papa samaritano ante el Cristo mutilado de Boyacá. El Papa-profeta aprovecha para clamar a los cielos y a las conciencias de todos los colombianos que el sueño de la paz es posible.

Consuelo Vélez: Francisco pide un cambio en la vida eclesial, una nueva mirada, un nuevo juicio, un nuevo actuar. Sí, el Papa está cambiando la manera de ser iglesia. La manera de vivir el seguimiento. La manera contemplar el mundo.

Gabriel Mª Otalora: Viaje al liderazgo de servicio. Resulta un error confundir bondad con debilidad. ¿Y si el liderazgo eficaz fuese efectivamente un servicio?

Miguel Ángel Mesa: Amabilidad. Creo que la amabilidad es un valor que debería ser potenciado en todos los ámbitos de la sociedad, para una convivencia más pacífica, tolerante y respetuosa.

José Arregi: Yo sí tengo miedo. El miedo es a menudo el mayor peligro, pero también una alerta necesaria para indagar las causas y buscar la verdadera solución.

José María Castillo: El odio. Solo la bondad, el respeto, la tolerancia y el amor pueden sacarnos del fangal del odio.

Mussa’ab Bashir: ¿Cómo acabar con el terrorismo islamista? Para “secar las fuentes del terrorismo” se necesita ir mucho más allá de la opción de seguridad.

Mensaje del 37 congreso de teología. Mujeres y religión: de la discriminación a la igualdad de género. Hemos hecho un análisis crítico del patriarcado como sistema de dominación contra las mujeres, las niñas, los niños y las personas más vulnerables de la sociedad…

Noticias de alcance. Pastora Mira, la mujer que cautivó al Papa en Villavicencio.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Eclesiástico 27, 33 a 28, 9. El furor y la cólera son odiosos; el pecador los posee. Del vengativo se vengará el Señor y llevará estrecha cuenta de sus culpas.

Romanos 14, 7-9. Ninguno de nosotros vive para sí mismo y ninguno muere para sí mismo.

Florentino Ulibarri: Bendito seas, por tantas personas buenas. Bendito seas por tantos y tantos buenos samaritanos que detienen el viaje de sus negocios y se paran a nuestro lado, para curarnos.

Vicky Irigaray: Perdonar siempre. Que no nos cansemos de perdonar a quienes nos ofenden y que siempre estemos dispuestos a ofrecer una nueva oportunidad al otro.

Anáfora: Hijos, no esclavos. Ni oprimir ni dejarse oprimir por nada ni por nadie, somos hijos y no esclavos.

Monjas Benedictinas de Montserrat. 24º domingo de Tiempo Ordinario.

Material multimedia

El camino de la Paz. Por Papa Francisco. Francisco, en Colombia, aborda el camino de la paz, desde la perseverancia, el reconocimiento de cada ser humano como importante, la diversidad, el respeto sagrado a la vida y la esperanza.

Ghandi, alma grande. De ahora en adelante, procura construir una vida nueva, y camina hacia adelante, sin mirar atrás. Hermoso video sobre el perdón y la generosidad del corazón humano.

Salomé Arricibita: Cúrame. Si pudiera deshacer tanto daño como he hecho, confiando en ti y no en mis fuerzas….tu mirada y tus caricias, me alivian y curan el corazón.

Encuentro por la reconciliación. Increíble testimonio de víctima Pastora Mira, víctima de la violencia en Colombia, y respuesta amorosa y esperanzadora del Papa. El odio no tiene la última palabra, el Amor es más fuerte.

Equipo Quiero Ver: Juicios o compasión. La fuerza sanadora de la compasión, recrea nuestras vidas y crea un mundo más humano.

Mensaje a los jóvenes en Colombia. Por Papa Francisco. “Ayúdennos a los mayores a no acostumbrarnos al dolor y al abandono”. Emotivas palabras del Papa, en las que pone la esperanza del futuro, en los jóvenes, para hacer un camino diferente, donde no cabe el rencor, sólo el perdón.

Publicamos una carta de una lectora con una espontánea reflexión ante tantos desastres naturales.

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Y como os prometía, las cartas terminarán con estos tres enlaces muy útiles: la carta de la semana, la carta de la semana pasada y cartas de otras semanas. Cuando alguien pierda -o no le haya llegado- el email con las novedades, podrá usar una carta antigua para acceder a la nueva.

Un abrazo,

Inma Calvo

eclesalia@eclesalia.net

Praying woman handsREFLEXIÓN SOBRE EL SACRAMENTO DE LA RECONCILIACIÓN
LUCÍA GAYÓN, permanecerensuamor@gmail.com
IXAPA (GUERRERO, MÉXICO).

ECLESALIA, 13/03/17.- El sacramento de la Reconciliación o Confesión, es un sacramento que nos permite descubrir, a través de nuestros errores, la fuente de la Gracia.

Sabemos que hemos cometido un error y muchas veces este se manifiesta con un malestar llamado culpa. ¡Qué incómodo es sentirnos culpables! Entonces corremos al confesionario para “confesar” el error y tratar de quitarnos esa culpa.

Ver la reconciliación bajo esa perspectiva, es caer en la superficialidad y por muy arrepentidos que estemos y por mucha penitencia que hagamos, no lograremos llegar al fondo, al origen del error y por lo tanto no podremos experimentar y tocar la fuente de la Gracia. Por consecuencia, el error seguirá repitiéndose ad infinitum.

La palabra ´re-conciliación´ significa, volver a conciliar. Es como en la contabilidad, tenemos que conciliar las cuentas – el saldo deudor y el saldo acreedor. Si algo no se concilia, tenemos que buscar la cifra que hace la diferencia. Puede ser que no sumamos bien las cantidades, o nos faltó añadir alguna factura, o que escribimos mal una cifra, o tenemos un duplicado. Revisamos cada factura o entrada contable y de pronto encontramos dónde está el error – lo corregimos y conciliamos las cuentas.

Cuando reconciliamos las cuentas no buscamos a los culpables; ni tampoco nos flagelamos diciendo que no somos buenos; tampoco tratamos de añadir una cifra falsa para que al final todo sume correctamente. Buscamos detenidamente qué fue lo que faltó o qué fue lo que sobró.

La re-conciliación debe ser con nosotros mismos – encontrar la cifra que no permitía tener las cuentas claras.

Cuando cometemos un error, debemos reconciliar los elementos que nos llevaron a ese error. A veces son muy simples – distracción, olvido, cansancio, no estar en el momento presente, no poner atención. A veces son más complejos – un dolor profundo que no sabemos por qué o por dónde viene.

Cuando se trata de algo complejo, requerimos buscar el tiempo para reflexionar y tratar de llegar al origen del dolor. Tuvimos una experiencia en el pasado en que fuimos profundamente heridos y no pudimos entender o manejar ese dolor. Tal vez la reacción a ese dolor fue de enojo, de incomodidad, de una falsa prudencia o de una humildad contenida y el dolor quedó enterrado en nuestro corazón.

Creo que casi todos los errores humanos se derivan de una situación de dolor – de una ruptura, de un mal trato, de un desprecio, de violencia, de ser olvidado o ignorado.

Entonces cuando hay frustraciones o enojos enterrados, estos no se pueden contener – tarde o temprano emergen en forma de ira, de soberbia, de arrogancia, de celos, de deseo de poseer o de avaricia, de necesidad de llamar la atención, necesidad de llenar los huecos afectivos en situaciones desmedidas como se da con la lujuria o con la gula, o también con el consumismo. Otro efecto es la pereza e incluso la enfermedad de la tristeza. Se manifiesta en una falta de control – se pierde el respeto a uno mismo y al otro; se insulta, se denigra, se humilla – tal vez de la misma forma en que nosotros fuimos agredidos o humillados. Ciertos dolores son tan profundos, que cuando surgen los convertimos en mentiras y fantasías que creamos para distorsionar, apaciguar o anestesiar el dolor.

El camino de la reconciliación es un camino que no frecuentamos mucho – implica tener valentía para encontrar ese punto doloroso que cuando lo tenemos que enfrentar tememos que vuelva a doler como fue la primera vez. El miedo nos hace correr de nuevo a la “seguridad” de lo conocido – aunque implique subirnos a esa rueda de la fortuna que da vueltas sin parar y que solo nos marea, creando un vértigo espiritual.

Cuando optamos por tener la valentía de buscar ese punto doloroso, algo maravilloso ocurre – nos percatamos que no estamos solos en ello. Jesús nos acompaña, nos sigue, está ahí justo para darnos la luz para poder ver el origen del error. Está ahí para darnos fuerza, para permitirnos ver con claridad, enfocando a lo importante. Sabemos que El no nos juzga, como en el Evangelio cuando Él ama a la mujer adúltera. Él nos enseña con su ejemplo a no juzgarnos, sino a tener la mirada comprensiva compasiva de aquello que nos hirió.

Él nos abraza, abraza nuestro dolor, sin interrogatorios, sin castigos, sin recriminaciones. Nos abraza y hace suyo nuestro dolor.

Descubrir la verdad de lo que nos duele podría llevarnos a recorrer un camino larguísimo de interpretaciones y análisis. Pero cuando hacemos este recorrido en la presencia de Jesús, llegamos a ese punto del dolor de una forma rápida y precisa – no más atajos o caminos sin sentido. Es ahí que vamos en el Camino con El, que nos lleva a la Verdad, al punto exacto, y que como resultado nos abre la perspectiva a la Vida absolutamente colorida – a la Libertad de ser amados.

El sacramento de la Reconciliación debe ser un proceso personal de introspección valiente. La meditación cristiana es de gran ayuda para emprender este camino de interioridad al centro de nuestra alma, donde Dios es, donde se da la fuente de la Gracia; donde ocurre el entendimiento y el discernimiento para luego, como consecuencia, entrar al proceso del perdón.

¿Qué es exactamente el perdón?
El perdón es un regalo de Dios; es el premio de haber logrado una reconciliación, como el reconocimiento del origen del dolor y del error. Tocar ese punto doloroso a la luz de Jesús, nos libera, nos da paz, nos reconstituye.

¿Cómo entender la penitencia?
Es una pena usar esta palabra para un proceso de auto-conocimiento y de conocimiento de Dios a la luz de su Amor. La palabra penitencia quiere decir “pena, expiación, castigo, corrección”. Es muy común que la oración (Rosarios, Padre Nuestros, Ave Marías) se utilice como un castigo o como una penitencia por haber cometido un error o un pecado.

Creo que habría que substituir esta palabra por la palabra “Alabanza”. Cuando ha ocurrido una reconciliación luminosa, con un perdón interior – de mí mismo y de Dios, tenemos que festejar, tenemos que alabar a Dios – surge de forma natural. Mi alegría es el resultado de saberme y sentirme libre. En alegría canto al Señor, lo abrazo, me siento a-graciada y agradecida y me percato de todos los regalos que me hace para que yo lleve a cabo su plan divino.

El proceso de reconciliación dejaría de ser un acto de pre-muerte, o la vestidura para el calvario. La reconciliación es un proceso de Vida Eterna – de alegría en conciliar mi condición humana con mi condición divina. Un retorno al hogar, un re-crearme en todo mi potencial – sabiendo que todo lo que parece ser mío, es el trabajo del Espíritu de Jesús, de su Espíritu Santo – que me da el honor de manifestarse en mi persona (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

¡A las barricadas!

Publicado: 9 enero, 2017 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , , , ,

eclesalia@eclesalia.net

saco20deteriorado20icon¡A LAS BARRICADAS!
JUAN YZUEL*, juan@ciberiglesia.net
ZARAGOZA.

ECLESALIA, 09/01/17.- Muchas veces hemos leído los famosos versos de Martin Niemöller, pastor luterano alemán:

«Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas
guardé silencio porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas
guardé silencio porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas
no protesté porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a por los judíos
no pronuncié palabra porque yo no era judío.
Cuando finalmente vinieron a por mí
no había nadie más que pudiera protestar.»

Podríamos hacer una paráfrasis de estos paradigmáticos versos utilizando los graves problemas que aquejan hoy a la gran Familia Humana al comienzo de 2017: los efectos del cambio climático; el enquistamiento de las crisis económicas y de valores; el afianzamiento del capitalismo más salvaje con la llegada al poder de Trump aupado por la mentira y la xenofobia; el resurgimiento de los nacionalismos demagógicos europeos; el invierno árabe, la guerra de Siria, el sufrimiento de los refugiados y el auge del terrorismo islamista; la amenaza expansionista de Rusia y de China; las permanentes provocaciones del régimen norcoreano; la sangrante situación de Venezuela, Méjico y varios países centroamericanos; las interminables y silenciadas guerras de África,… A ello podríamos añadir los retos de nuestra Iglesia, donde el Papa Francisco se debate día a día por sacar adelante un proyecto de reforma a la luz del Evangelio que nos permita ser realmente sal y luz.

¿Nos quedaremos de brazos cruzados? No. Este es el año de la acción. Plantemos cara. No podemos dejarnos atenazar por el miedo, la indiferencia o la creencia, como denuncia el poema anterior, de que ya hará alguien algo. ¡Ese alguien somos cada uno de nosotros! Construyamos barricadas que detengan el mal. No las barricadas de la violencia, sino las del amor. No las del odio, sino las del perdón. No las de la descalificación, sino las del diálogo y el entendimiento. No las de la inacción, sino la de la militancia, el voluntariado y la generosidad…

Bienvenidas las barricadas evangélicas: la esperanza como sacos terreros, las bienaventuranzas como bandera, el amor como motor de cambio, la oración como fuente de energía y la comunidad como medicina para sanarnos las heridas.

Aquí va mi hombro, a unirse al vuestro para hacer nacer un mundo mejor (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

*alcierzo.com

Cumplir con Dios

Publicado: 19 octubre, 2016 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , , ,

fariseo-publicano-190x300CUMPLIR CON DIOS
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 19/10/16.- Amigas y amigos: El evangelio del fariseo y el publicano nos habla de una tentación frecuente entre las personas que quieren ser buenas y es la de cumplir con Dios, tener los papeles en regla. Como dice Fray Marcos, “nos preocupa más lo que hacemos que lo que sentimos”. La oración del fariseo se apoya falsamente en sus obras, mientras que el publicano solo puede presentar su apertura al Dios del perdón.

Y en la Escuela cerramos, con esta tercera clase, un ciclo sobre las Imágenes y el Misterio de Dios. Silvia Martínez Cano: Dios Todo-Amoroso, Dios Trinidad. Un tema cada vez más difícil de explicar con un esquema lógico-matemático. El símbolo del Tres es una forma de explicar que Dios no es soledad, sino Comunión y Comunidad: Dios Padre-Madre, Jesús que es transparencia de Dios y el Espíritu como Presencia constante.

Nos hacemos eco de una iniciativa muy interesante para renovar la Liturgia. Podéis ver el programa del taller en el Tablón de anuncios.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Lc 18, 9-14. Refiriéndose a algunos que estaban plenamente convencidos de estar a bien con Dios y despreciaban a los demás.

Vicente Martínez: Dos estilos de rezar. Jesús nos deja el Evangelio y, en sus páginas, la memoria de orar por los demás recibiendo a todos como hermanos: una actitud abierta y de acogida.

José Luis Sicre: La justicia parcial de Dios. Como nuestra forma de pensar es con frecuencia muy distinta de la de Dios, es probable que los que Dios considera buenos y malos no coincidan con los que nosotros juzgamos como tales.

Fray Marcos: Dios no tiene que perdonarnos ni justificarnos. Él nos acepta siempre a todos como somos, sin ninguna restricción. ¿Hacemos nosotros lo mismo?

José Antonio Pagola: La postura justa. ¿Cuál es la postura justa y acertada ante Dios?

Dolores López Guzmán: Los justificados y los que se justifican. Nadie quiere identificarse con el fariseo. Queda mal reconocer que uno ha pensado más de una vez que es mejor que los demás, que el orgullo le ha hecho esbozar una sonrisa de satisfacción al sentirse superior al resto.

Artículos seleccionados para la semana

Víctor Codina: Ministerio femenino. Las razones de tal exclusión son sociológicas, no teológicas y nacen de una lectura literalista y fundamentalista de la Escritura y del ansia de poder.

Gerardo Villar: Fe. Muchas frases de nuestro Credo, hoy resultan muy áridas “engendrado, no creado”. Sería muy positivo manifestar nuestra fe con contenidos sobre todo del evangelio, no de filosofía.

Pilar Rahola: La patria del corazón. Es decir, ayudan y evangelizan, y pongo el acento en este último verbo, porque es el que ha sufrido los ataques más furibundos, sobre todo por parte de las ideologías que se sienten incómodas con la solidaridad, cuando se hace en nombre de Cristo.

José Arregi: El Bajísimo. Consiste en ser los últimos, tener paciencia en todo y hacer el bien a quien nos hace el mal.

Koldo Aldai: Alepo olvidada. Si la ciudadanía consciente y responsable no se alza ante la barbarie, ¿quién lo hará?

Leonardo Boff: Política como cuidado para con el pueblo. El cuidado para con el pueblo exige conocer sus entrañas por experiencia, sentir sus llamadas, compadecerse de su miseria, llenarse de iracundia sagrada y escuchar, escuchar y una vez más escuchar.

Óscar Mateos: Ante la grave crisis socio-ambiental, la urgencia de una ética planetaria. En estas últimas décadas, el concepto de justicia, entendido inicialmente como «justicia solo socioeconómica», se ha ido enriqueciendo con dimensiones nuevas: diversidad cultural, perspectiva de género, cuidados, justicia medioambiental…

José Ignacio González Faus: Examen de izquierdas. Las reivindicaciones culturales de la izquierda, por legítimas que sean algunas, son secundarias respecto a las exigencias sociales y pueden esperar.

Noticias de alcance. Arturo Sosa Abascal: seguidor de Arrupe, amigo del Papa y defensor de los pobres.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Eclesiástico 35, 15-17 y 20-22. El Señor es un Dios justo, que no puede ser parcial. No es parcial contra el pobre, escucha las lágrimas del oprimido.

2 Timoteo 4, 6-8 y 16-18. Querido hermano: yo estoy a punto de ser sacrificado y el momento de mi partida es inminente.

Florentino Ulibarri: Subir al templo, bajar al templo. A orar estamos invitados todos, aunque sea a escondidas, tengamos costumbre o monotonía, seamos legos en esta materia o no sea lo que se estila.

Vicky Irigaray: Palabras y gestos. Dios no es el premio de los buenos y el castigo de los malos: Él es el médico de los enfermos y el sembrador. Ha sembrado mucho en mí para que yo siembre mucho.

Anáfora: Humildad. Destierra de nuestra vida, Padre Dios, la soberbia, la envidia, la ira y toda maldad, y ayúdanos a ser buenos y comprensivos con todos. Nadie, en nuestra comunidad, ha de sentirse marginado o de inferior categoría.

Monjas Benedictinas de Montserrat. Domingo 30 del Tiempo Ordinario.

Material multimedia

Cómo liberar al Cristo que hay en ti. Por Eckhart Tolle. Preciosa reflexión – meditación, sobre el Ser de Jesús y nuestro propio Ser.

Deja ya de preocuparte. La felicidad es ser lo que ahora eres y buscar la felicidad de los demás.

Salomé Arricibita: Que enmudezca mi boca. Que mi corazón crezca en tu abrazo para regalarlo alrededor. Presentación de Lenin Cárdenas.

El elefante que jugaba al ajedrez. La vida está llena de milagros, pero no sabemos verlos y cuando los vemos, no nos los creemos.

Equipo Quiero Ver: En equipo. ¿Te crees superior a los demás? ¿Excluyes y condenas a los que no son como tú?

Dios te hizo a ti. ¿Y la gente que sufre? Sal de tu tierra. Campaña Domund 2016.

En la Escuela EFFA seguimos facilitando el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Un abrazo,

Inma Calvo

Hipocresía, ayer y hoy

Publicado: 8 junio, 2016 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , , ,

OLYMPUS DIGITAL CAMERAHIPOCRESÍA, AYER Y HOY
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 08/06/16.- Amigas y amigos: El evangelio de esta semana retrata a los fariseos escandalizados porque Jesús se deja tocar por una pecadora y por el derroche de la mujer, que rompió el frasco de perfume. Es el escándalo del hipócrita, que vive de las apariencias mientras descuida la justicia con el prójimo desfavorecido.

Publicamos tres artículos que denuncian la hipocresía que algunos eclesiásticos han tenido y tienen frente a los abusos de pederastia. El Papa Francisco acaba de reformar el Código Canónico decretando la expulsión de los obispos encubridores.

En la Escuela EFFA subimos la segunda parte de la conferencia de Pepa Torres sobre el papel de las mujeres en la Iglesia (II). En nombre de Jesús no se puede discriminar a las mujeres. En un breve repaso por la historia del cristianismo descubrimos que esta enseñanza tan clara de Jesús, fue poco a poco dejada de lado y arrollada por el patriarcado imperante en la cultura greco-romana. Por último analizamos los esfuerzos de Francisco para cambiar esto. Hay buenas intenciones pero falta una base teórica clara que entierre el “esencialismo” en pro del concepto de “género”.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Lc 7, 36 a 8, 3. Un fariseo lo invitó a comer con él. Entró en casa del fariseo y se recostó a la mesa.

Vicente Martínez: El mito bíblico del pecado. Jesús mostró siempre particular afecto a las prostitutas. Por ejemplo, la escena de la mujer pecadora pública en casa del fariseo Simón el Leproso.

José Luis Sicre: Pecado y perdón. Mucha gente que no ha leído la Biblia piensa que debe ser parecida a las vidas de santos, llenas de ejemplos edificantes. Nada más distinto de la realidad, como lo demuestran las lecturas de hoy.

Fray Marcos: El valor supremo está en la persona, no en su moral. Dios nos ama por lo que Él es, no por lo buenos que somos. Sin esta verdad, no hay evangelio que valga.

José Antonio Pagola: No apartar a nadie de Jesús. A todos ha de llegar la Buena Noticia de Dios.

Inma Eibe: Un amor que se desborda. Este texto es tan expresivo en sí mismo, que invito a leerlo despacio, saborearlo, contemplarlo sin prisas… Por si ayuda, aporto algunos datos que nos pueden servir para contextualizar el texto, conocerlo más y así, ojalá, entrar mejor en oración.

Artículos seleccionados para la semana

Juan Yzuel: Víctimas de la iglesia: Relato de un camino de sanación. ¿Qué sabemos de los abusos sexuales cometidos por sacerdotes en la Iglesia Católica española? Apenas nada.

José Ignacio González Faus: Hacer justicia injustamente. En los casos de eclesiásticos, no entiendo que se mantenga una doble vida continuada: eso, más que una inmoralidad implica una auténtica falta de fe.

José Manuel Vidal: El comportamiento de la Iglesia nos defraudó y nos dolió en el alma. Habla el padre del menor supuestamente abusado en un colegio del Opus Dei. “Lo que están haciendo en Gaztelueta con nuestro hijo y con esta familia no tiene perdón de Dios”.

Leonardo Boff: El retorno de la clase privilegiada. El principal problema brasileño que atraviesa toda nuestra historia es la monumental desigualdad social que reduce gran parte de la población a la condición de chusma.

Enrique Martínez Lozano: Nuevo libro: “Guía para volver a casa. Comentario al evangelio de cada día. Ciclo a – 2016/2017”. El autor se acerca al evangelio como palabra de sabiduría. Y en la palabra del evangelio percibe guiños que inspiran, sostienen y alimentan el camino de “vuelta a casa”, aquella identidad una que compartimos con todos los seres.

Honorio Cadarso: China, banco de pruebas del cristianismo siglo XXI. Cuenta, según estadísticas más o menos fiables, con entre 40 y 60 millones de cristianos, de ellos alrededor de 10 millones de católicos. Medio perseguidos, medio tolerados…

El informe anual de FOESSA confirma una España a dos velocidades en índices de desigualdad, pobreza y desempleo. Han alertado que “el análisis territorial de la desigualdad, la pobreza y el desempleo en España muestran un país a dos velocidades”.

José Luis Pinilla: No soy de piedra. A la estatua no se le ve el rostro. Podría ser uno más entre tantos que vagan por las calles sin un techo donde pasar la noche. Sin embargo, lo delatan los agujeros de sus pies, restos de las miles de crucifixiones a las que se han visto sometidos.

Noticias de alcance. El Papa prepara con el C9 un nuevo dicasterio de migraciones y ecología.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

2 Samuel 12, 7-10 y 13. Yo te ungí rey de Israel, te libré de Saúl, te di la hija de tu señor, puse en tus brazos sus mujeres…

Gálatas 2, 16 y 19-21. Sabemos que el hombre no se justifica por cumplir la Ley sino por creer en Cristo Jesús.

Florentino Ulibarri: Tengo algo que decirte. A mí me gustan, y mucho, los que lloran y ríen y silenciosamente agradecen, los que tienen corazón de carne y entrañas maternales, los que se desviven siendo pobres…

Vicky Irigaray: Que nuestro ser y hacer sea misericordioso. Hoy Jesús nos recuerda y nos pide que no olvidemos lo fundamental de la Ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad.

Anáfora: Valores humanos. Te damos gracias, por ser un Dios cercano y amigo, un Dios Padre, que no quiere ser temido sino amado, que no amenaza con castigos sino que es pura promesa, un Dios que es vida y nos abraza ahora y para siempre.

Monjas Benedictinas de Montserrat. Domingo 11 del Tiempo Ordinario.

Material multimedia

La compasión hacia uno mismo. Por Vicente Simón. Prueba a seguir esta breve meditación dirigida, y la repetirás cada día, llenando tu vida y la de los demás de ternura y paz.

Celebración penitencial desde la misericordia. Síguela con la inspiración que te acerca la música, y quédate contigo mismo en los momentos finales. Seguro que te ayuda!!

Salomé Arricibita: Te vi. La ternura de una mujer de la calle encuentra eco en un corazón tierno y compasivo como el de Jesús. El hombre de la Ley no entendía nada.

Papa Francisco, orar por los Últimos y Abandonados. Intenciones de oración del Papa de Junio del Año de la Misericordia 2016.

Equipo quiero ver. Domingo 11 del Tiempo Ordinario.

El final del drama en tu vida. Texto de Eckart Tolle. Nadie que está en unión consigo mismo puede siquiera concebir el conflicto.

Se acerca la temporada estival, buen momento para descansar y reflexionar. Podéis consultar una variada oferta de cursos en el Tablón de anuncios.

Los vídeos de la Escuela están disponibles en el enlace del Temario para facilitar la formación al ritmo que cada persona precise.

Un abrazo,

Inma Calvo

eclesalia@eclesalia.net

libro-victimas-iglesia-ppc“VÍCTIMAS DE LA IGLESIA: RELATO DE UN CAMINO DE SANACIÓN”
Profeta de la paz y la justicia
JUAN YZUEL*, juan@ciberiglesia.net
ZARAGOZA.

ECLESALIA, 03/06/16.- Estados Unidos fue el primer país donde, hace tres décadas, comenzaron las denuncias por abusos sexuales cometidos por algunos clérigos católicos. La película  Spotlight, ganadora recientemente de 2óscar, entre ellos el de mejor película, ensalza el trabajo de varios periodistas por revelar varios delitos de pedofilia que, entre otras cosas, motivaron la caída del entonces arzobispo de Boston, el Cardenal Bernard Law, por encubrimiento.

¿Qué sabemos de los abusos sexuales cometidos por sacerdotes en la Iglesia Católica española? Apenas nada, solo lo que algunos medios de comunicación airean de vez en cuando, no sin cierto sesgo sensacionalista en muchos casos. De allí que la reciente publicación del libro Víctimas de la Iglesia: relato de un camino de sanación, sea una buena noticia.

El núcleo del libro es el testimonio anónimo, en primera persona, de una mujer que en su juventud sufrió los abusos de un sacerdote que tenía sobre ella una gran influencia: su director espiritual. Este relato viene precedido de la reflexión de José Luis Segovia Bernabé, sacerdote que acompañó a la víctima en su proceso de sanación espiritual, y va seguido de las consideraciones de Javier Barbero Gutiérrez, psicólogo clínico que la ayudó a recuperar su vida.

Quien busque un relato minucioso de los abusos, que se olvide de este libro. El testimonio es parco en dar detalles morbosos y pródigo en enumerar las consecuencias que estos abusos tuvieron en la vida de la víctima y las dolorosas etapas por las que tuvo que pasar hasta recibir el regalo de su encuentro con José Luis Segovia y Javier Barbero.

El punto fuerte del libro es el proceso de sanación de la víctima, tanto desde su dimensión psicológica como espiritual. Las conclusiones que se sacan de su lectura pueden extrapolarse a muchos casos de abusos similares, ocurridos tanto en el seno de la Iglesia como en otros ámbitos (educativos, deportivos, militares, familiares…). Javier Barbero señala que, para empezar, hay tener tener en cuenta que esta situación es, ante todo, un abuso de poder por parte del maltratador, que es una figura de autoridad moral ante la víctima. El conflicto emocional que esto genera lleva a quien sufre este maltrato a vivir una doble vida: la de una estudiante y profesional, por un lado, y la de una víctima. La relación con su propio cuerpo queda muy dañada, incluyendo procesos psicosomáticos y problemas con la comida. El silencio institucional también le afecta gravemente al no sentirse escuchada o al ver que su testimonio es banalizado. El vínculo con el maltratador exige una total revisión, pues suele ser inadecuado o patológico. Es preciso dejar claro a la víctima que ella no es responsable de lo que ha ocurrido; su responsabilidad está, más bien, en tratarse bien a sí misma y vivir sin ambivalencias. Para ello es preciso entender la dinámica del abuso, el mecanismo de la rueda del maltrato que ha permitido que esto ocurriera y le ocurriera a ella precisamente. Finalmente, necesitará estrategias, claves de manejo para salir del círculo vicioso, entrar en una dinámica de perdón, romper el silencio, reabrirse a nuevos vínculos positivos y comenzar una nueva relación consigo misma.

Si algo resplandece con especial luz en esta historia es el amor al Señor y a la Iglesia que, a pesar de todo, vive su protagonista, una fe que le ayudó mucho en este camino de liberación. De este amor surge la valentía para dar testimonio sin rencor ni deseo de venganza pero sí con deseo de verdad, solo para ayudar a otros a confiar en la posibilidad de salir de este infierno de remordimiento y autoinculpación y reclamar una vida propia. Echamos en falta, no obstante, algún dato más sobre qué hicieron los superiores de este sacerdote tras conocer la denuncia de esta conducta. ¿Hubo algún proceso de conversión por su parte? ¿Fue capaz de llegar a pedir perdón?

*alcierzo.com

Un libro difícil

Publicado: 1 junio, 2015 en REFLEXIONES
Etiquetas:

pregunta....UN LIBRO DIFÍCIL
“Lo difícil es perdonarse a uno mismo” de Iñaki Rekarte

GABRIEL Mª OTALORA*, gabriel.otalora@outlook.com
BILBAO (VIZCAYA).

ECLESALIA, 01/06/15.- Hay libros difíciles de escribir y de difícil lectura. Algunos acaparan ambas características, como es el caso de The Finnegans, escrito por James Joyce en París durante 17 años, nada menos, y considerado uno de los textos más difíciles de leer de la literatura universal. Otros libros son difíciles de escribir porque su autor se vacía literalmente en sus páginas confesando una transformación personal a contracorriente de lo esperado. Es el caso de “Lo difícil es perdonarse a uno mismo” (Ediciones Península), de Iñaki Rekarte, por lo que ha tenido que suponer para él verbalizar por escrito su honesta desnudez interior frente a lo que ha sido su vida hasta hace bien poco.

Tras 21 años en la cárcel por asesinar a tres personas y dejar varios heridos más en nombre de ETA, fue capaz de no deshumanizarse del todo, o de rehumanizarse desde cero, enamorándose de una trabajadora social de la cárcel Puerto I con la que ha logrado rehacer su vida en un pueblecito navarro donde regentan un bar. Solo Dios sabe de las dificultades propias y ajenas que la pareja ha tenido que sortear para estabilizarse en Doneztebe como dos personas más entre tantas.

Pero es que la historia de Rekarte tiene algo más que controversia y morbo: su actitud rezuma emoción y ejemplo al haber sido capaz de expresar su remordimiento en público así como la cojera de ánimo que arrastrará de por vida ante la imposibilidad de deshacer aquella matanza, en 1992, cuando apenas tenía veinte años. Estamos ante un relato vital sin concesiones a la galería, que desnuda a ETA y pone en su punto exacto la importancia del fanatismo en la generación del odio así como la del perdón que nos devuelve a lo mejor del ser humano. De la droga a la militancia en ETA, convertirse en asesino fanático, perder los mejores años de vida en la cárcel, donde la mayoría no sale ya como entró, recapacitar y cambiar su vida contando su testimonio. Es lo que ha logrado Iñaki Rekarte.

Su historia nos compromete, la necesitamos. Seguro que en el precio de este tipo de cambio lleva incluido un sinfín de incomprensiones, vacíos y odios que no le perdonan por un lado ni por el otro. Pero su ejemplo se une a la lista de otras personas como él que fueron un baldón de sufrimiento y capaces también de convertirse en nuestra mejor esperanza abriendo las puertas al relato compartido, al perdón y a la reconciliación. Muchos nos creemos mejores que ellos pero no somos capaces de pedir perdón ni de perdonar una ínfima afrenta, mientras que lo que estos perdonadores nos están mostrando ahora, en presente continuo, es la actitud para caminar por la única senda del verdadero progreso humano, el que pasa por empatizar con el sufrimiento de sus víctimas hasta transformarse en otra persona. ¿Cuál es ahora su delito para que la sociedad toda no convirtamos a su ejemplo en educación viva para nuestros chavales?

La ruptura de la tregua pactada y la bomba de la T-4 en Barajas fue el percutor del cambio para Rekarte. Escribió un texto a la Iglesia en el que repudiaba la violencia. “No existe razón alguna que justifique las barbaridades que en nombre de ETA muchos hemos cometido durante décadas. Pido perdón a las víctimas que causé, entiendo lo duro y casi imposible que tiene que resultar convivir con ello y perdonar al que te ha destrozado la vida para siempre. Jamás volveré a utilizar la violencia contra otro ser humano. Tampoco la justificaré ni callaré frente a quien persista en ella, mi otro gran error en la vida”. Rekarte, empezó a pagar las indemnizaciones a sus víctimas con su trabajo en la cárcel, superando el pánico que les entró a otros etarras cuando quisieron seguir sus pasos.

Rekarte me recuerda la gran lección evangélica de que los “malos” oficiales, son más capaces de cambiar sus conductas que los “buenos” oficiales, a quienes Jesús les dedicó calificativos tan duros como hipócritas o sepulcros blanqueados.

Al final, tantos libros de autoayuda sobre las teorías de la superación y la madurez, y dejaremos de lado a este relato que, no me cabe duda, nos va a costar más leerlo que lo que le ha costado escribirlo al bueno de Rekarte. Un libro difícil porque la dificultad está también en el tema, está en nosotros, lo que no ocurre con el The Finnegans de Joyce.  (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

(*) Autor del libro Compasión y misericordia. San Pablo, 2014.

perdón.REFLEXIONES PARA FRANCISCO
A la atención del Papa
JOSÉ JESÚS SOLCHAGA, solchaga741@gmail.com
ZARAGOZA.

ECLESALIA, 26/01/15.- Estimado Papa Francisco:

Me llamo José Jesús Solchaga, aunque me llaman “Joseje”. He tenido que resistirme a la tentación de presentarme diciendo: “Soy…”, como si “ser español”, o “ser francés”, o “ser congoleño”, o “ser argentino”… añadiera o restara peso a las razones y argumentos que uno tiene; o como si “ser cristiano”, o “ser ateo”, o “ser musulmán”… le ofreciera o quitara a uno algún tipo de inmunidad, o intocabilidad, o inseguridad, o bien le diera o quitara excusas para los comportamientos; o como si “ser varón” o “ser mujer”, “ser niño” o “ser joven” o “ser adulto” concediera o quitara algún tipo de validez a las convicciones que uno tiene o a la ética de nuestros actos… Soy… una persona y un ciudadano de este mundo global tan injustamente y cruelmente globalizado a favor de tan pocos y en contra de tantos y tantos…

Le escribo para decirle que se equivocó el otro día al decir “Si alguien insulta a mi madre, puede recibir un puñetazo… es normal”. No, Papa Francisco, no es normal. Muchas personas no devuelven los insultos, ni las zancadillas, ni el odio. Tampoco los olvidan, o los dejan pasar, o los trivializan. Porque muchas personas, de países, razas, edades, credos, sexos… distintos, viven con normalidad –no exenta de conflictividad- el no alimentar las espirales de violencia, las pequeñas… o las grandes. No alimentarlas… pero sí tratar de romperlas.

Y muchas personas educan a sus hijos, a sus alumnos, a sus discípulos, a sus amigos… para plantar cara a la violencia sin alimentar la espiral de la violencia. Como lo hicieron Jesús de Nazaret (esto significa la metáfora “poner la otra mejilla”, o el “perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden”), o el Mahatma Gandhi (“ojo por ojo y todos quedaremos ciegos”), o Martin Luther King… y aquí está lo serio y lo grave de lo que dijiste el otro día en el avión, Papa Francisco.

Y es serio no porque fuera en estos días después de los atentados de París (maldita hipocresía nuestra, que todos los días asesinan por las mismas razones a decenas, y todas las semanas a cientos, y todos los meses a miles… pero sólo salimos millones a la calle cuando matan “a los de aquí”, y los otros a veces ni siquiera llegan “a ser noticia”), sino que es serio por otras razones: Porque no es normal para muchas personas responder a la violencia con violencia. Porque, a la vez, vivimos en un mundo que desde muchos sitios quiere normalizar el responder con violencia a la violencia, ¿sin saber? (yo creo que sabiendo) que esto sólo aumenta la violencia y el odio. Porque es contrario al mensaje y actuación de Jesús de Nazaret, que luchó contra las violencias sin alimentar la espiral de las violencias.

Jesús de Nazaret, y junto a él, en todos los tiempos, también en los nuestros, muchas personas de todo tipo y color, saben que la espiral de violencia sólo la puede romper el agredido, y no el agresor. Pero que al romperla, el agresor se ve interpelado en su violencia y tiene en ello una posibilidad de ponerse en camino de abandonarla. Por eso la portada del Charlie Hebdo “Tout est pardonné” es tan fuerte, tan seria y se podría decir hasta “tan cristiana”.

Papa Francisco, los únicos límites a la libertad de expresión son los derechos humanos. No las leyes. Las leyes lo serán siempre y cuando estén en consonancia con los Derechos Humanos. ¡Cuántas leyes, en países con sistemas democráticos y en países con sistemas no democráticos, son contrarias a los Derechos Humanos! Éstos son los únicos límites a la libertad de expresión. y los que uno mismo decida, libremente, ponerse.

Por eso le suplico: Papa Francisco, debería usted pedir perdón, públicamente, por lo que dijo, pues públicamente lo dijo. Pero no para “aclararlo”, “interpretarlo” o “excusarlo”. Y para eso se me ocurre que…

  • Podría usted salir al balcón de la Plaza de San Pedro y decir que fue un error, una equivocación inexcusable. Podría usted decir que nada justifica la violencia, al menos la violencia de agresión, de invasión o de opresión (adopte las formas que adopte: físicas, psicológicas, legales –con o sin legalidad internacional-, de embargo, militares, estructurales, económicas…).
  • Podría usted salir, y decir que no son admisibles leyes ni gobiernos que pongan como sistema legal de sus países las leyes religiosas, sean cuales sean.
  • Podría usted salir y decir que los países que impusieron las leyes de lo católico como leyes civiles se equivocaron y no humanizaron el mundo. Y como Papa, pedir perdón por ello.
  • Podría usted salir y decir que los países que imponen las leyes de “lo musulmán” como leyes civiles se equivocan y no humanizan el mundo.
  • Podría usted salir y decir que los países que imponen las leyes del capitalismo y del dinero camufladas como leyes civiles se equivocan y no humanizan el mundo.
  • Podría usted salir y decir que “Si insultan a mi madre…” callaré y me daré la vuelta; o les diré “Te pido que no insultes a mi madre”, o “le daré la importancia que tiene y lo dejaré pasar”, o “les miraré con la cara alta y me iré”, o “lo haré saber a quien corresponda para que dejen de hacerlo”…, pero que no devolveré el insulto y, menos aún, aumentaré el grado de la violencia pasando a la agresión del puñetazo.
  • Podría usted salir y decir que ojalá aprendamos a hacer y a comprender que esto último es normal, es lo más normal –puesto que nos hace lo más normal que somos, que es seres humanos-, y desde luego lo más humanizador.

Con cariño, un abrazo de hermano. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Joseje.

mujerUN GRITO MÁS
Comunicado del MOCEOP
MOVIMIENTO PRO CELIBATO OPCIONAL, almarail@yahoo.es
ESPAÑA.

ECLESALIA, 26/05/14.-El Movimiento pro Celibato Opcional (MOCEOP), que lleva más de treinta años pidiendo la supresión de la ley del celibato obligatorio a los sacerdotes y una nueva, distinta Iglesia, se une al grito de indignación y sufrimiento que veintiséis mujeres italianas, que viven en relación afectica con curas, han lanzado en una carta al Papa. Es un grito desgarrador que ha recorrido la sociedad entera hasta colarse en el Vaticano.

Sentimos el dolor de estas mujeres y lo comprendemos, porque los curas casados y sus parejas hemos vivido en propias carnes esta situación tan inhumana de poner puertas al campo del amor, lo que crea un “tira y afloja que despedaza el alma”, como dicen estas italianas.

La indignación de estas mujeres ultrajadas y defraudadas clama al cielo y se une a la de tantos y tantas creyentes y no creyentes que buscamos una sociedad más justa e igualitaria.

Gritamos, una vez más, que la ley del celibato es una ley injusta, porque mata sentimientos y vivencias, derechos humanos, libres de anidar en el corazón de todas las personas, incluyendo, por supuesto, a curas y sus parejas, religiosas y religiosos.

Esta falta de respeto al interior humano por parte de la jerarquía eclesiástica viene de lejos. Y es que falta una mirada honesta hacia el amor, el sexo, la corporalidad lo que provoca estragos en las conciencias. Pero no se hace nada. Prefieren enrocarse en su “cuerpo de doctrina” y defenderlo por encima de los desgarros que proporciona en el cuerpo de su pueblo eclesial.

¿Cuándo, por Dios y por fin, se va a tener como principio activo cristiano la compasión, la ternura, el abrazo, el calor humano, que está en la base del evangelio y que tanto reclama el Papa actual? Hacen falta, de una vez, por todas, gestos que nos vuelvan al evangelio, que nos ayuden a volver a Jesús. Ese debe ser el camino nuevo y directo de la Iglesia. Porque estos problemas humanos no se arreglan con cabezonadas de ortodoxia, la mano férrea clerical o purezas rituales. Estas cosas se arreglan con el corazón y desde el corazón.

Esperamos y confiamos que el grito de estas mujeres – uno más en la Iglesia – y de todas las mujeres, retumbe en las conciencias de los que en el Vaticano y las curias deciden. Y empiecen por darse abrazos y así dejarán abrazar. Necesitamos sentirnos, no pensarnos, y subvertir la sociedad eclesial en humanidad sentida. Esperamos justicia y perdón por tanto dolor causado.

Espíritu de Jesús: Si andas por Roma date una vuelta por los palacios vaticanos y sopla fuerte, para que se vayan las hojas secas del otoño eclesial y empiecen a salir brotes primaverales, a través de la acción más revolucionaria que existe que es criar hijos para la libertad. Te lo pedimos de corazón y una buena parte del pueblo de Dios, sobre todo, pobres, mujeres, curas casados, homosexuales, divorciados, teólogos, te quedaremos muy agradecidos. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).