Posts etiquetados ‘Política’

Política adulta

Publicado: 31 mayo, 2017 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , ,

politicasPOLÍTICA ADULTA
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 31/05/17.- Amigas y amigos: No solemos hablar de política y en esta carta tampoco vamos a posicionarnos con ningún partido. Pero sí os invitamos a reflexionar ante la realidad social y política.

Como bien dice Koldo en su artículo, hay que dejar a un lado las banderías y apostar por los valores que nos unen. Por ejemplo, en la lucha contra la corrupción y los paraísos fiscales tenemos que estar más unidos que nunca. Que el Espíritu de Pentecostés nos lleve a un cambio de paradigma; a una política más adulta en la que podamos pasar por alto nuestras diferencias y avanzar juntos hacia el bien común.

En la Escuela, subimos esta semana la segunda parte de la interesantísima conferencia de Marifé Ramos: María, vecina de Nazaret (II). En ella se valora el papel de María como educadora de Jesús.

Seguimos recomendando la recopilación de todos los comentarios a los Evangelios de José Enrique Galarreta. “Mateo y Marcos” en el número 3 de la Colección Exégesis Fe Adulta y “Lucas y Juan” en el número 4.

Para los de Pamplona, Logroño y alrededores, el 3 de junio, en Estella, hay un Encuentro Interreligioso con Xavier Melloni y Salomé Arricibita. Más información en el Tablón de anuncios.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Juan 20, 19-23. Jesús se presentó a todos los discípulos, no a unos pocos y escogidos. Jesús es un bien de la comunidad y para la comunidad de todos y siempre nos da la paz y nos llena de alegría.

Vicente Martínez: Pentecostés. Cada uno de nosotros llevamos puesta, individual y colectivamente la túnica inconsútil de Jesús. ¿Crecemos nosotros cada día con ella?

José Luis Sicre: Para el Greco, María Magdalena vale por ciento siete. Juan nos cuenta que el Espíritu Santo bajó sobre los once discípulos y en los Hechos se habla de una comunidad de ciento veinte personas. Una vez más son dos relatos distintos, según el mensaje que se quiera comunicar.

Fray Marcos: Dios es todo Espíritu y solo Espíritu. Materializar a Dios ha sido la tentación de todos los tiempos. Ya va siendo hora de que la superemos.

José Antonio Pagola: Vivir a Dios desde dentro. Hace algunos años, el gran teólogo alemán Karl Rahner se atrevía a afirmar que el principal y más urgente problema de la Iglesia de nuestros tiempos era su «mediocridad espiritual».

Magdalena Bennásar: Su aliento: antídoto para los des-alentados. Jesús les infunde ahora su propio aliento, el Espíritu, que crea la nueva humanidad.

Artículos seleccionados para la semana

Koldo Aldai: Apuesta integradora. La humanidad avanzará si va dejando atrás el obsoleto esquema banderizo y promueve gobiernos integradores.

José Mª Álvarez: Reflexión ética contra la corrupción. Todos los medios de información debieran estar alertando y creando una actitud de rechazo ante esta degradada situación. La Iglesia debe ejercer la función profética de denuncia.

Gerardo Villar: En estado puro. Únicamente nos juntamos al amanecer del día primero de la semana y recordamos al Señor. No nos ponemos ropas especiales. Solamente narrar, escuchar, acoger…

Juan Yzuel: ¡A las barricadas! ¿Nos quedaremos de brazos cruzados? No. Este es el año de la acción.

Gonzalo Haya: Buscando tierra firme. La realidad nos trasciende y escapa a nuestras posibilidades actuales de conocimiento. Necesitamos un sistema de conocimientos consensuado por la mayoría de las culturas actuales.

Enrique Martínez Lozano: La madurez, un camino de aceptación. Cualquier cosa más allá de lo que necesitamos es veneno. Puede ser el poder, la pereza, la comida, el ego, la ambición, el miedo, la ira, o lo que sea…

José Arregi: Primera comunión. Toda fiesta sigue siendo ocasión especial para comer juntos, y comer juntos sigue siendo el mejor modo de ser familia, de descubrir al otro y de llegar a quererlo.

Leonardo Boff: Hubo un profeta enviado por Dios: Gentileza. Nadie está obligado a nada y debemos ser gentiles unos con otros y relacionarnos por amor y no por favor.

Noticias de alcance. Los coptos egipcios fueron ejecutados tras rechazar “renegar de su fe”.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Hechos 2, 1-11. Todos los discípulos estaban juntos el día de Pentecostés. De repente, un ruido del cielo como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban.

Corintios 13, 3-13. Nadie puede decir “Jesús es Señor” si no es bajo la acción del Espíritu Santo. Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu.

Florentino Ulibarri: Gracias, Padre, por el Espíritu. El Espíritu es de todos y para todos y somos con Jesús todos en Él.

Vicky Irigaray: Queremos ser tus testigos. Hemos recibido la misión y el Espíritu para poder ser una comunidad que libera, perdona, acoge, respeta, cuida, dignifica y da la vida hasta la entrega total.

Anáfora: El Espíritu de Dios. Dios es el Espíritu que nos da la vida y nos impulsa a darla a los demás.

Material multimedia

La ley del espejo. Por Borja Vilaseca. 7 claves para estar en paz con los demás.

Dame un nuevo corazón. Dame un nuevo corazón, que sea como el tuyo, Señor.

Juan Salvador Gaviota. Deseos locos de volar hacia los valles del amor.

La alegría de envejecer. Inspirador, alegre y lleno de esperanza, este video nos puede llegar al corazón y ayudar a entender con compasión, a muchas personas de nuestra vida.

Equipo Quiero Ver: Alegría confiada. Jesús despierta a una alegría que renueva el aire de nuestro mundo y permite respirar con confianza. El envío del Espíritu activa en nosotros una fuerza creativa que supera temores e inseguridades y nos anima a testimoniar a todos un mensaje de unidad, paz y confianza en Dios.

Todos podemos. Dios nos bendice por medio de los demás. ¡¡No dejes de ser ángel para el prójimo!!

En la Escuela EFFA facilitamos el enlace al temario donde están la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Y como os prometía, las cartas terminarán con estos tres enlaces muy útiles: la carta de la semana, la carta de la semana pasada y cartas de otras semanas. Cuando alguien pierda -o no le haya llegado- el email con las novedades, podrá usar una carta antigua para acceder a la nueva.

Un abrazo,

Inma Calvo

 

 

 

Anuncios

eclesalia@eclesalia.net

A 4 AÑOS DEL “RECEN POR MÍ”
Desde América y como latinoamericano
MARTÍN PÉREZ MILLÁN*, martin.perez.millan@gmail.com
MENDOZA (ARGENTINA).

ECLESALIA, 17/03/17.- El encumbramiento de Jorge Mario Bergoglio hace cuatro años reavivó algunas alarmas en relación con los modos en como los individuos y pueblos de la América Latina se piensan y repiensan. No es desatinado conjeturar que Bergoglio hizo una hermenéutica de nuestra cultura, como quienes se animaron a pensar América desde América y como latinoamericanos.

En la última década y pico, intelectuales y académicos de nuestra región, gobiernos, grupos en el poder, agrupaciones políticas, entre otros actores de la sociedad civil, se han visto y sentido motivados, muy probablemente por la sintonía ideológica posible alcanzada, a repensar América Latina y, en deriva, a reflexionar sobre el derrotero operado por el pensamiento latinoamericano.

El Pontífice argentino fue parte de la tendencia descripta, ciertamente en las postrimerías de un período azotado y desgastado por la batalla ideológica acometida por los medios de comunicación de mayor peso en la región.

El inédito hecho de que un latinoamericano cumpla 4 años en la posición más influyente de la historia hace necesario la revisión del estado actual del pensamiento subcontinental a partir del abordaje y análisis de la dimensión latinoamericanista su discurso, ciertamente una arista poco explotada por mis colegas. Así, me propongo analizar algunos aspectos constitutivos de la configuración latinoamericanista de las alocuciones pronunciadas por Francisco en estas tierras.

Fiel a su perfil, en sus discursos Francisco delimita el campo de la política o lo político. A su interior, define manifiestamente dos posicionamientos ideológicos disímiles. Una de las identidades es la elitista-individualista, sistema condenado por Francisco y la otra es una ‘nueva’ alternativa cuyo centro es el ser humano, la opción preferencial por los pobres.

Probablemente el lector avezado conoce la dicotomía discursiva antes sugerida. No obstante, por una cuestión metodológica se hace necesario marcar el lugar ideológico desde donde Bergoglio toma partido o fija posición.

Ciertamente, las alocuciones proferidas por Francisco en México, Cuba, Ecuador, Bolivia, Paraguay y, eventualmente, las que brindará en Colombia (en setiembre próximo), Chile, Uruguay y Argentina (en abril de 2018), recuperan (y recuperarán) elementos e ideas latinoamericanistas. Amenaza militar y económica, dimensión épica de la acción política y unión natural, por nombrar sólo tres componentes que, de acuerdo a la reconocida analista Elvira Narvaja de Arnoux, son constituyentes de los discursos latinoamericanos.

Amenaza militar, económica e ideológica

El Líder religioso incluye en sus discursos la cuestión de la amenaza o los factores que atentan contra la ‘Patria Grande’, que la ve perpetrada en tres frentes o fachadas. La advertencia es acerca de las estrategias imperiales que no son sólo militares. La amenaza, tradicionalmente, es económica. Y así lo comprende el ex cardenal quien vaticina: “A veces, es el poder anónimo del ídolo dinero: corporaciones, prestamistas, algunos tratados denominados de libre comercio y la imposición de medidas de austeridad que siempre ajustan el cinturón de los trabajadores y los pobres”.

La subordinación, también, es por la fuerza: “En otras ocasiones, bajo el noble ropaje de la lucha contra la corrupción, el narcotráfico o el terrorismo vemos que se impone a los Estados medidas que poco tienen que ver con la resolución de esas problemáticas y muchas veces empeoran las cosas”.

Por último, Francisco introduce el colonialismo ideológico en tanto se entiende como aquella amenaza dada por el poder simbólico o cultural de los medios de comunicación –nuevos enemigos externos- en una sociedad atravesada de cabo a rabo por las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Esta forma de dominación se asemeja al colonialismo mental, actitud muy expandida en nuestra sociedad, consistente en ver con ojos deslumbrados lo que proviene del centro planetario.

Ya en 2005, en el prefacio de Una apuesta por América Latina del uruguayo Carriquiry Guzmán, vertía algunas palabras al respecto. La cultura del gran “pueblo continente” se encuentra amenazada y debilitada por dos corrientes del pensamiento débil: la concepción imperial de la globalización y el progresismo adolescente. En boca del Padre Jorge: “Estas dos posturas constituyen insidias antipopulares, antinacionales, antilatinoamericanas, aunque se disfracen, a veces, con máscaras progresistas.

Dimensión épica de la acción política

El tono épico del discurso narra con entonación grandilocuente y laudatoria acciones extraordinarias y heroicas de personajes históricos o míticos. En el discurso de Francisco, el acento épico se percibe tamizado por expresiones que, a pesar de reportar mucho contenido político, han sido decididamente suavizadas merced al perfil de quien ejecuta su pronunciación.

Así, el tono épico en algunos fragmentos del discurso francisco-bergogliano ronda en torno al sujeto histórico de ‘pueblo’. Es este el gran personaje que debe encabezar una revolución pacífica pero tenaz –la revolución de la esperanza- para ver realizados sus deseos más profundos. Para el prelado, “el futuro de la humanidad está, en gran medida, en sus manos, en su capacidad de organizarse y promover alternativas creativas y en su participación protagónica en los grandes procesos de cambio”.

La ‘epicidad’, podría afirmarse, detenta más un sentido sobrenatural en la que prima la pasión y la emoción en detrimento de la razón. La acción comunitaria que propone Francisco no sólo se racionaliza, más se comprende desde una mística particular que únicamente los pueblos del mundo entienden.

“Ustedes son poetas sociales”, interpela Francisco así a los movimientos, arengándolos a continuar abriendo caminos como lo han hecho hasta ese momento, logrando crear trabajo dónde sólo había sobras de la economía idolátrica.

Unión natural

No hay disidencias en la aseveración de que Francisco es un ferviente admirador y propulsor de la unidad de las naciones. No existe discurso latinoamericanista en que no se plantee el tema de la unidad entre nuestros países, aunque el alcance y las denominaciones hayan sido variadas.

Francisco aplaude el ahínco político materializado en pos de la extensión de lazos fraternales entre los pueblos y el respeto a la soberanía nacional y regional. Y exhorta a los movimientos para que continúen ese sendero allanado por los gobiernos de turno.

Asimismo, el ex cardenal utiliza el término de ‘Patria Grande’. Si bien José Artigas ya hacía uso de esta categoría, fue el argentino Manuel Ugarte quien lo popularizó en 1922 cuando publicó su libro La patria grande, donde reúne discursos pronunciados en diversos países latinos, promoviendo la idea de unidad continental.

La construcción de la Cultura del Encuentro -categoría repetida hasta el hartazgo- deriva en la construcción de la unidad de la América del Sur en el marco de un mundo multipolar con el objeto de amedrentar el avance imperial de la globalización dirigida por el mundo anglosajón.

Las primeras aproximaciones del Padre Jorge a las ideas de la unidad latinoamericana datan de fines de 1970, cuando el presbítero fue nombrado consejero y redactor de la revista Stromata, que ese entonces conducía el Padre Enrique Laje. En esta etapa se vincula con el Grupo de los Ríoplatenses, agrupación de teólogos argentinos y uruguayos que buscaban la identidad cultural y religiosa latinoamericana. A ellos luego se añadieron Amelia Podetti, Alberto Methol Ferré y Guzmán Carriquiry, quienes contribuyeron a forjar en Bergoglio el ideal de la Patria Grande.

Para el ex Cardenal, la única chance que tienen las naciones ubicadas al sur del Ecuador de alcanzar el desarrollo económico y la autonomía política reside en la organización de una Patria Grande Latinoamericana. “Solos, separados, contamos muy poco y no iremos a ninguna parte. Sería callejón sin salida que nos condenaría como segmentos marginales, empobrecidos y dependientes de los grandes poderes mundiales”, decía en 2005.

La tarea asumida hoy por el Papa argentino reside -no sin contradicciones- en deconstruir y desandar, muy lentamente, siglos de opresión cultural y acuñar nuevas valoraciones para determinaciones ideológicas intra y extraeclesiales sostenidas a lo largo del tiempo.

El Papa del fin del mundo y de las periferias recupera elementos del pensamiento latinoamericanista, elementos que, congregados, configuran una matriz discursiva diferencial de la tradición eclesiástica de las últimas décadas, matriz fecundada por una propuesta socio-político-cultural liberacionista, abiertamente opuesta la red significante instaurada por el discurso dominante (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

* Licenciado en Comunicación social. Docente. Investigador. Periodista Freelance.

eclesalia@eclesalia.net

ecumenical-blackRELIGIÓN, POLÍTICA Y ECUMENISMO
GABRIEL Mª OTALORA, gabriel.otalora@outlook.com
BILBAO (VIZCAYA).

ECLESALIA, 14/11/16.- La dicotomía entre religión y política es uno de los temas más espinosos entre los seguidores de Cristo, católicos o no, que lo entienden de manera diferente. Quizá lo que deberíamos matizar de entrada es el concepto “política”, ya que una cosa es la política partidista como ejercicio necesario para la gobernabilidad de un país, y otra muy diferente la llamada denuncia profética de las injusticias ante las que un seguidor de Cristo no puede quedarse indiferente, o lo que sería peor, directamente cómplice.

Jesús de Nazaret entró de lleno en esta segunda categoría de política hasta el punto de que lo mataron porque llegó demasiado lejos con su ejemplo. Y sus seguidores más directos hicieron exactamente lo mismo. Ninguno entendía nada de la política convencional de alianzas estratégicas ni de espacios de poder o estaban capacitados para administrar el funcionamiento del día a día en lo que los romanos llamaban res publica. Pero no dejaron de incomodar a las autoridades judías por sus graves inconsecuencias hasta convertirse en una molestia peligrosa para los dirigentes romanos. Su fruto enorme se basó en que su coherencia estuvo a la altura de sus convicciones llegando a convertirse en el referente para todas las generaciones posteriores.

La iglesia de Cristo se ha metido en política en ambas direcciones. Muchos profetas y comunidades enteras han mantenido su coherencia en la fe, la esperanza y el amor a pesar de los peores pesares. Las mayores matanzas y persecuciones de la historia a los seguidores de Cristo se están dando ahora mismo, sin que muchos creyentes en la fe de Jesús apenas levantemos la voz en el Primer Mundo. Pero la Iglesia Pueblo de Dios se ha organizado en la Iglesia institución a medida que ha ido creciendo y a partir de ahí hemos llegado a cohabitar espacios de poder en los que nunca debimos estar, propiciando guerras de religiones hasta romper violentamente la unidad de los cristianos amenazando con la cruz a los contrarios: católicos y protestantes son la realidad más significativa de lo que comento, donde la religión y la política han cohabitado en ambos casos con el poder mundano de manera muy poco evangélica.

De repente, el Papa Francisco nos sorprende una vez más con la mejor política posible: el impulso para la reconciliación entre católicos y luteranos. No se habla de unidad de las iglesias sino de reconciliación, que es mucho más importante, estando cerca, al parecer, la rehabilitación de Martín Lutero al que Francisco tilda de “reformador en un tiempo en el que la Iglesia no era un modelo a imitar: había corrupción, mundanismo, el apego a la riqueza y el poder”. Y apostilla que “las intenciones de Martín Lutero no estaban erradas, no fue un hereje y su gesto de la Dieta de Worms fue necesario”. Le faltó decir que hizo política profética dentro de la Iglesia. Pero a aquella pluralidad de carismas y de miserias humanas le faltó humildad y escucha para gestionarlas propiciando una espiral que luego fue imposible de controlar hasta convertir a Dios en un patrimonio excluyente de cada uno de los bandos.

La realidad es que Lutero no quería dividir la Iglesia sino reformarla, aunque él tampoco fuera un ejemplo de diplomacia ante la simonía generalizada y corrupciones varias que nadie trataba siquiera de ocultar. Pero al final, se impuso la peor de las políticas con la peor de las religiones: violencia doctrinal que derivó en la física hasta el punto de que los principales gobiernos europeos se pusieron a guerrear entre ellos por asuntos de religión. Eso sí que fue una pésima política religiosa.

Volviendo al presente, algunos se afanan en que sus oraciones les den fuerzas para trabajar juntos en la gran tarea del Reino para ser profetas de la coherencia amorosa de Cristo con los que necesitan urgentemente de ayuda, en común unión con todos los que participan de esta sensibilidad ante el dolor humano. Otros, en cambio, ante la mera posibilidad de que exista una confesión mutua al mismo Dios sin descartar que la intercomunión pueda hacerse realidad (es decir, la participación común en la eucaristía entre cristianos cuyas iglesias no están en comunión entre sí) amenazan con otro cisma si esto se produce.

De la misma manera que la denuncia profética es la política evangélica a seguir, no es menos cierto que la reconciliación en clave de sanación con la humildad y el reconocimiento mutuo de aciertos y errores es esencial porque son gestos proféticos. Como afirma el cardenal Kasper refiriéndose a Lutero, el Evangelio es la fuente de la doctrina y la caridad es la fuente de la vida moral.

En definitiva, la mejor política evangélica pasa, en el caso del ecumenismo, por un verdadero trabajo en común en lo esencial. Unidad no es necesariamente uniformidad. De lo contrario, todos seríamos de la misma altura, con igual color de piel, el mismo idioma y parejos gustos y sensaciones. La unidad en lo esencial está en el Amor Dios, con todo lo que supone amar de verdad para un cristiano, sea católico, ortodoxo o reformador. Y es aquí donde no podemos despistarnos como Iglesia por más tiempo (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

 

eclesalia@eclesalia.net

centros-en-el-mundoEN ESTE MOMENTO, ANHELANTE Y PENSATIVO
MARÍA TERESA SÁNCHEZ CARMONA, teresa_sc@hotmail.com
SEVILLA.

ECLESALIA, 11/11/16.- El problema no es Trump: irracionales potencialmente destructivos los hubo y los habrá siempre. El problema son los miles de personas que creen en los valores que él representa. Los que privilegian el capitalismo, la xenofobia, la desconfianza y sus propios intereses en detrimento del bien común. Los que apelan al brexit, el blindaje de fronteras y el separatismo. Los que se entregan a cualquier tipo de radicalismo. Los que piensan que el drama de los refugiados no va con ellos. Los que violan (en Colombia o en Pamplona) porque saben que su crimen quedará impune. Los que agreden a otros en cualquiera de las mil formas posibles (pensamos en asesinatos, pero la violencia empieza por gritar lleno de furia al que va en el coche de al lado).

El problema no es “la cabeza visible” de esa que queremos llamar “la primera potencia del mundo” (y seguimos en este juego donde sólo prima lo económico). El problema son todas las otras cabezas: las que carecen de educación y criterio propio, las que no ven/no quieren ver cómo se repite la Historia, las que lanzan la piedra en cualquier foro de internet para luego esconder la cabeza…

No sé cómo hemos llegado a esta situación. Habrá quien acalle su conciencia diciendo que vivimos/sufrimos el legado que nos dejaron nuestros padres y las generaciones anteriores. No interesa. Los que estamos ahora tenemos la ineludible misión de vivir y educar en conciencia. Vivir y educar en conciencia. A nuestros hijos. A los hijos de nuestros amigos. Al vecino. Al animal incívico que nos cruzamos por la calle.

Porque no es una cuestión de credo político: de rechazar a un candidato en virtud de otro que encarna, o no, un dechado de virtudes. El problema es avalar una serie de comportamientos que no caben en el marco de la civilización (sea en Irak, EEUU o Corea), y dejar que corran y acarreen consecuencias. Es la mediocridad de todos los días, el miedo paleolítico al otro, la precariedad material, pero también de valores y de amor, la imperdonable indiferencia ante la desdicha de los demás (que, no cabe la menor duda, acaba por ser la nuestra). Tenemos lo que tenemos: lo que ha ocurrido en las urnas es apenas el reflejo de este “pan nuestro de cada día”. Es un espejo y una bofetada a nosotros mismos. Porque ya basta de “quejarse y tragar”, o acabaremos dando este mismo alimento a quienes vengan después de nosotros. Sencillamente porque se puede dar a otros lo que no se tiene. ¿Nos acusaran las próximas generaciones de no haber hecho nada por mejorar lo recibido?

No, no hablamos de Trump ni de los Estados Unidos de Norteamérica: hablamos de la Humanidad. Y, repito, hoy más que nunca tenemos la ineludible misión de vivir y educar en conciencia. Resuenen con más fuerza que nunca los versos que escribiera el poeta Walt Whitman en su obra Hojas de hierba:

En este momento anhelante y pensativo, sentado a solas.
Me parece que en otras tierras hay otros hombres en otras tierras, anhelantes y pensativos,
me parece que puedo mirar a lo lejos y divisarlos en Alemania, Italia, Francia, España
– y más lejos aún, en China, o en Rusia, o en India – hablando otros dialectos;
y me parece que si me fuera posible conocer a estos hombres

Con ellos me uniría, como hago con los hombres de mi propia tierra,
¡oh! yo sé que seríamos hermanos y amantes,
yo sé que llegaría a ser feliz con ellos.

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

La cuestión social

Publicado: 27 julio, 2016 en ACTUALIDAD
Etiquetas:, , , ,

interrogacic3b3nLA CUESTIÓN SOCIAL
INMA CALVO, amigos@feadulta.com
LAS ROZAS (MADRID).

ECLESALIA, 27/07/16.- Amigas y amigos: Este domingo, las lecturas y el evangelio ponen sobre la mesa temas como la codicia o el verdadero lugar de los bienes materiales. En la misma línea, publicamos hoy una serie de artículos que reflexionan en torno a la cuestión política y social desde distintos puntos de vista.

También nos hacemos eco de un escrito de Juan José Tamayo, con ocasión de la pasada fiesta de María Magdalena, reivindicando su figura como pionera de la igualdad.

Evangelio y comentarios al Evangelio

Lc 12, 13-21. Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia.

Vicente Martínez: Cultura del ser y del dar. Un presupuesto clave y fundamental para generar la vivencia de relaciones justas entre todos los seres humanos. En proyección evangélica, lo que se nos demanda es un pasar de la cultura del saber y tener a la cultura del ser y dar.

José Luis Sicre: Dos sabios ante la riqueza. El domingo pasado, Lucas trataba un tema muy importante: la oración. Este domingo recoge otra cuestión capital de su evangelio: la actitud ante la riqueza.

Fray Marcos: Las seguridades son una trampa. Solo lo que des de ti mismo, te hará crecer en humanidad.

José Antonio Pagola: Desenmascarar la insensatez. El protagonista de la pequeña parábola del «rico insensato» es un terrateniente como aquellos que conoció Jesús en Galilea.

Carmen Soto: Ricos y ricas para Dios. Vivirse sostenidas/os en el amor y la bondad de Dios es la mayor riqueza, no solo como experiencia espiritual, sino como base desde donde construir ese otro mundo posible con el que Dios sueña, un mundo en igualdad, justicia y libertad.

Artículos seleccionados para la semana

Koldo Aldai: Dos humanidades. Si todos queremos ser los primeros, no habrá sitio para los últimos en este gran hogar planetario.

Leonardo Boff: Volver al primer artículo de la Constitución. Promover el bien de todos, sin prejuicios de origen, raza, sexo, color, edad o cualquier otra forma de discriminación.

José M. Castillo: Necesitamos un gobierno estable ya. Nuestro futuro no está en poner gobernantes que nos sometan, sino en recuperar la libertad que nos robaron haciéndonos pensar que somos más libres que nunca.

Pedro Aranda: Hacia una conciencia de vida humana: Los derechos y deberes se exigen, no se mendigan. Aunque hay destellos que insuflan esperanzas, el alud depredador del planeta avanza y avanza.

Frei Betto: La crisis no es un accidente del camino. Es la esencia del camino. Ante las crisis, la espiritualidad es la fuerza interior, cultivada en la oración o en la meditación, que nos mantiene vivos.

Enrique Martínez Lozano: Cuando caen las creencias: ¿Vacío o liberación? (IV). Ahora bien, para superar el hechizo mental –que conduce a absolutizar lo que la mente puede percibir–, necesitamos salir del primer engaño.

Juan José Tamayo: María Magdalena, pionera de la igualdad. Toca bajar a María de Nazaret del pedestal para devolverle su verdadera identidad como hermana nuestra y recuperar el protagonismo de María Magdalena como pionera de la igualdad.

El confidencial: El Papa pide a las monjas de clausura más formación y que no “recluten” extranjeras. El Vaticano ha publicado este viernes la nueva Constitución que regula la vida de las monjas que se dedican a la contemplación.

Noticias de alcance. Blázquez: “Deseamos una Europa de hombres libres y solidarios; Dios bendice la hospitalidad”.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Eclesiastés 1, 2 y 2, 21-23. Vaciedad sin sentido, dice el predicador, vaciedad sin sentido, todo es vaciedad.

Colosenses 3, 1-5 y 9-11. Ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios.

Florentino Ulibarri: Corazones y corazones. Unos son como castillos o como ciudades inexpugnables, que todo lo guardan hasta que envejecen. Otros son praderas, casas solariegas, donde todo nace, florece y fructifica.

Vicky Irigaray: Corazón solidario con todos. El evangelio de hoy coloca el valor del dinero en la perspectiva correcta, al servicio de la vida humana.

Anáfora: Austeridad. Queremos imitar a Jesús, seguir sus enseñanzas, que nos invitan a la austeridad personal. Envíanos tu espíritu, líbranos de la esclavitud del dinero, que aprendamos a repartirlo y a emplearlo en hacer felices a los demás.

Monjas Benedictinas de Montserrat. Domingo 18 del Tiempo Ordinario.

Material multimedia

Hermosa reflexión docente. La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo.

En tu regazo. Señor guárdame en tu Amor, en el silencio, en tu presencia, permíteme sentir tu abrazo. Presentación de Oihane de Carlos. Canción de Salomé Arricibita.

Teresa Nécega y Salomé Arricibita: Se tú mi riqueza. Regálame mirada de misericordia y ternura para construir tu Reino, tu Reino de justicia y desmesura.

Deja que decida tu amor… porque ni tú ni yo somos perfectos, hemos venido a aprender.

Equipo Quiero Ver: ¿Infeliz el que no tenga? Fantasías impuestas y experiencias prefabricadas que creemos satisfacer por medio del consumo nos llevan a un juego peligroso en el que nos movemos con torpeza; desconcertados y con dificultad para ver el camino de la vida verdadera.

La sabiduría del silencio interno. Aprender a hablar, aprender a vivir, de otra manera, con la serenidad que da el silencio, sin darle al ego la oportunidad de imponerse.

En la Escuela EFFA seguimos facilitando el enlace al Temario donde se encuentran la totalidad de las charlas y bibliografía disponibles, para los que no hayan podido verlas o quieran volver a repasar alguna.

Un abrazo,

Inma Calvo

eclesalia@eclesalia.net

offerta-prestamos-a-las-personas-que-han-sido-empobrecidos-y-creditos-directos-de-inversor_0RADICALES
GABRIEL Mª OTALORA, gabriel.otalora@outlook.com
BILBAO (VIZCAYA).

ECLESALIA, 10/06/16.- Radical viene de raíz en el sentido que afecta a la parte esencial de una cosa de una manera total o completa. En el terreno político, la RAE define como radical a quien pretende reformar total o parcialmente el orden político, científico, moral y aun religioso. Sin embargo, Rajoy y otros como él utilizan mucho esta palabra pero como adjetivo peyorativo para desprestigiar a los rivales, como sinónimo de extremistas, irresponsables y totalitarios. A pesar de que en la semántica del idioma castellano, no haya rastro negativo de este término.

Pero entiendo muy bien a Rajoy y a los que piensan como él porque necesitan desacreditar a las verdaderas posturas radicales que buscan el fondo de las cosas para cambiar aquello que es injusto y no funciona. Por ejemplo, la distribución de la renta en este sistema neoliberal cada vez más intervencionista en la política democrática.

Hace unos días, el Instituto Nacional de Estadística publicaba una encuesta sobre la evolución de la renta en el Estado. Lo más grave, es que los datos evidencian con claridad el desigual reparto generacional en los costes del descenso del nivel de vida. Lo que nos lleva a otra cuestión: la sostenibilidad del sistema de pensiones, al que además el gobierno mariano ha desfondado la hucha ahorrada en anteriores legislaturas.

El problema aparece cuando se quiere vender el crecimiento del PIB sin poner el acento en la desigualdad injusta de la renta; y la denuncia no viene no solo de los “radicales” que Rajoy despacha despectivamente, sino de otros radicales a los que él y sus amigos neoliberales no se atreven a desprestigiar, de momento: El secretario general de Cáritas, Sebastián Mora, ha denunciado los datos “obscenos” sobre el aumento de la desigualdad en España. “Es inaceptable que exista una desigualdad tan grande, porque “millones de familias que quedan orilladas” y además, “se degrada la democracia”. Ha pedido a los gobernantes que afronten con urgencia el problema de la fiscalidad pues España “no tiene una fiscalidad redistributiva que genere igualdad”.

Ante la desigualdad, Cáritas propone una renta mínima para entre 500.000 y 600.000 hogares españoles que no perciben ningún ingreso. “Es algo asumible”, aseguran. Suiza parece que también se radicaliza yendo a la raíz del problema: debate implantar una renta mínima universal a todos sus ciudadanos, justo por encima del umbral de pobreza en aquel país. Nosotros estamos bastante radicalizados hace tiempo con nuestras RGI y la RIS navarra.

El Papa por su parte, es un radical de libro cuando dijo no a la “economía de la exclusión y de la iniquidad” y pidió (en febrero 2016) renunciar a la autonomía de los mercados y atajar la desigualdad. Para que la economía deje de “matar” y marginar a los pobres (sic). Por tanto, son dos discursos paralelos lo que produce escozor en quienes huyen de la verdadera radicalidad y se disfrazan de sensatos y prudentes; no paran de repetir la recuperación económica de España y de su papel de locomotora de Europa obviando, claro, los datos de grave desigualdad, deuda y déficit público. La realidad es que solo aumenta la desigualdad social por los efectos devastadores de la crisis económica, sino la pobreza.

Este mismo año, la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN), de la que forman parte organizaciones radicales como Cáritas, Cruz Roja y la Once, dieron a conocer el dato del indicador europeo AROPE, que combina la renta con el consumo y el empleo: más de 12,8 millones de personas (27,3%), se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social, con dificultades para alimentarse adecuadamente. No nos engañemos, la manipulación sostenida de la realidad esconde una falta de voluntad para acabar con la desposesión de los derechos más básicos de las personas. Si a esto añadimos “lo” de los refugiados, sobra indiferencia globalizada y falta verdadera radicalidad. También en nosotros, los católicos (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Papa FranciscoPOLÍTICA SEGÚN FRANCISCO
Una concepción no lineal, plural y agonista
MARTÍN PÉREZ MILLÁN*, martin.perez.millan@gmail.com
MENDOZA (ARGENTINA).

ECLESALIA, 15/01/16.- Hoy, luego de dos años y medio de pontificado, es posible apreciar como inequívocamente política la decisión tomada por el colegio cardenalicio de haber elegido al ex cardenal Bergoglio. Para revitalizar a la Iglesia se precisaba construcción y conducción política, y un talante no contaminado por los centros tradicionales de poder.

El Pontífice argentino ha desplazado el centro de gravedad desde Europa hacia América, lo que repercute en la mirada que hace la institución bimilenaria a temas y contenidos no sólo de corte moral, sino también económico, político y social. Para ejemplificar, no hace falta más que repasar sus clarividentes alocuciones ante el Congreso en los Estados Unidos y los Movimientos Populares en Bolivia.

Esos discursos no son más que manifestaciones orales – con grandes repercusiones globales – del contenido vertido en la primera exhortación apostólica y “latinoamericana” de Francisco. Evangelii Gaudium (La Alegría del Evangelio) – publicada en noviembre de 2013 – ha despertado y despierta interés en analistas políticos, economistas, referentes sociales y dirigentes políticos, muchos de los cuales han desfilado con cierto asombro y admiración por la residencia del Papa tercermundista. Este exhorta a los estadistas a rever y replantear las relaciones sociales y económicas, así como a repensar el rol de la política en esa vinculación. Pero, ¿qué concepción de política tiene el líder religioso? Una prudente lectura e interpretación del texto mencionado arrojará muchas luces.

Política no lineal

Las ideas del Santo Padre dan cuenta de una concepción dinámica de la política. Lejos de proponer una concepción funcionalista de sociedad y política, el Santo Padre piensa al espacio político y societal como un espacio en permanente cambio y movimiento, es decir carente de linealidad. La política inyecta ritmo a la vida social y nacional, es concebida como el ámbito donde entran en enfrentamiento diversas ideas y es esa la riqueza.

Reconoce que en esos espacios no se experimenta una repetición regular y sistemática de fenómenos; valora la disparidad de posturas, las ideas antagónicas y la oportunidad de crecimiento a partir de las diferencias. “La teoría funcionalista se preocupa esencialmente del problema de la conservación social mientras que la teoría marxista se preocupa fundamentalmente del cambio social” (Bobbio Norberto, 2008: 77). A ésta última teoría sociológica pertenecen estas ideas, con la adaptación y la hermenéutica pertinentes. Simplificando, los avances y progresos en el seno de la sociedad, según la perspectiva del Papa argentino, se dan por confrontaciones y disputas en el ámbito de la política. Pero arrojemos más luces.

“De acuerdo con el lugar común del pensamiento sociológico, la gran división es la que opone los sistemas que destacan el momento de la cohesión a los sistemas que subrayan el momento de antagonismo” (Bobbio Norberto, 2008: 77). Francisco proyecta una visión de política en la que se percibe la confluencia de antagonismos, no entendidos como posiciones irreconciliables, más si como posiciones diversas, idearios contrapuestos, ideas que disputan mayor poder y visibilidad en un marco de respeto y reconocimiento mutuo.

Política plural y agonista

La politóloga Chantal Mouffe diferencia la política de lo político. La primera remite el campo empírico de la práctica política; lo político pertenece al ámbito de la teoría política, al nivel ontológico. Éste es el que interesa a los objetivos del artículo. “(…) concibo lo político como la dimensión de antagonismo que considero constitutiva de las sociedades humanas (…)” (Mouffe Chantal, 2005: 16). Realizando una mirada transversal a Evangelii Gaudium, se puede alegar que Francisco propone pensar lo político al modo manifestado por la politóloga belga: procura percibir de un modo político los problemas que enfrentan nuestras sociedades.

Claramente las ideas de Francisco desfilan por un derrotero diferente y en sentido perpendicular al pensamiento liberal actual caracterizado por un enfoque racionalista e individualista que no permite contemplar la naturaleza de las identidades colectivas. “Este tipo de liberalismo es incapaz de comprender en forma adecuada la naturaleza pluralista del mundo social, [rechaza de plano lo político en su dimensión antagónica] (Mouffe Chantal, 2005: 17). Lo que contrasta a ciencia cierta con las expresiones del Vicario de Cristo respecto a su interpretación de la realidad social que califica de dispar, heterogénea e insondable como dispares, heterogéneos e insondables son los grupos socioculturales que la constituyen.

Para Schmitt (en Mouffe Chantal, 2005), “el criterio de lo político (…) tiene que ver con la formación de un nosotros como opuesto a un ellos, y se trata siempre de formas colectivas de identificación”. La reformulación que hace Mouffe de ese criterio convierte la relación nosotros / ellos en posible y conducente en términos democráticos, un modo especial de relación plausible en un marco de respeto y mutua legitimidad: modo agonista de la política.

Este pluralismo y esta forma de observar lo político se hace evidente en Evangelii Gaudium. La creación de una identidad implica el establecimiento de una diferencia. Francisco insta al diálogo y al encuentro de esas identidades y diferencias, de los diversos colectivos sociales y culturas en pos de la concreción del bien común, con acento marcado – muy marcado – en la opción por los pobres.

La creencia en un modo diferente en que se establece la relación nosotros/ellos – una relación agonista donde las partes comparten una base común (un espacio simbólico común dentro del cual tiene lugar el conflicto) y se reconocen mutua legitimidad – es la especificidad de la política democrática (Mouffe Chantal, 2005). Aplicando esta especificidad al pensamiento bergogliano, se puede señalar que el líder católico – al reconocer la diversidad de nuestras sociedades y al interior de cada una de ellas – se muestra animoso con la democracia moderna.

La relación agonista pone en juego la configuración de las relaciones de poder en torno a las cuales se estructura la comunidad local, nacional o global. Es la lucha entre proyectos hegemónicos opuestos, un consenso totalmente inclusivo entre ellos es inconducente. Optar por uno significa excluir el otro. Hoy Bergoglio se inclina y arenga por un cambio de estructuras y sistemas, proyecto que ciertamente tiene como prioridad a los pobres, a aquellos que la sociedad descarta y deshecha. Un proyecto inclusivo de quienes fueron pródigamente excluidos (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

(*) Investigador con aval académico del Centro de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Nacional de Cuyo. Título de la investigación: Las ideas del Papa Francisco respecto al rol de la política en la conducción de las relaciones económico-sociales. La exhortación apostólica EvangeliiGaudium. Período de beca: enero de 2015 a febrero de 2016.

No negarás justicia al pobrePOR UNA POLÍTICA SOCIAL, JUSTA Y HUMANITARIA
GRUP DE SEGLARS I RECTORS DEL DISSABTE*, juliociges@gmail.com
VALENCIA.

ECLESALIA, 09/12/15.- Ante las próximas elecciones al Gobierno del Estado, los miembros del “Grup de Seglars i Rectors del Dissabte” queremos compartir con la ciudadanía nuestras preocupaciones y nuestro discernimiento.

Desde la fe cristiana denunciamos todo lo injusto, inhumano y despersonalizador y apoyamos todo lo que favorece una sociedad justa, democrática, libre, plural y participativa. Nos preocupan los retos que hemos de asumir en relación a la naturaleza y el medio ambiente, los cuales exigen un estilo de vida, producción y consumo más ecológico, que garantice la vida, la justicia y la paz para todo el mundo.

Sufrimos y nos rebelamos cuando las políticas aumentan la pobreza, desprecian la vida, hacen crecer las desigualdades sociales y tratan al ser humano como fuerza fruta por intereses mercantilistas.

Decimos no a las políticas que producen marginación en muchos sectores sociales, frustran y destrozan la vida de muchas personas y familias y maltratan la identidad de los pueblos. Igualmente desaprobamos la tibieza con la que se ha tolerado la corrupción. Apelamos, pues, al poder del voto ciudadano para que acabe con los privilegios y corrija los excesos partidistas que nacen de intereses ocultos.

Las elecciones son una oportunidad que tenemos los pueblos libres para cambiar o reafirmar el rumbo político que gobierna nuestras vidas. Para las del próximo día 20 de diciembre se nos abre un abanico de propuestas. Apoyaremos electoralmente a los partidos y a las formaciones políticas que hagan suyas estas orientaciones:

  • Trabajar por dignificar la acción política y condenar todo tipo de corrupción de forma pública y transparente, efectiva y evidente, sin permitir utilizar la política para agradecer servicios o enriquecerse
  • Mostrar evidencia clara y concreta de optar por políticas que cuiden y hagan respetar el medio ambiente y frenen el cambio climático.
  • Implantar decididamente políticas que partan de la gente pobre o desfavorecida. Que hagan realidad el derecho al trabajo, la vivienda, la salud y la educación, a tener un sueldo vital de subsistencia. Que prioricen el empleo en condiciones dignas y justas. Igualmente implementar políticas sociales en favor de la igualdad de oportunidades y de las personas dependientes, paradas de larga duración y jóvenes que no hayan podido acceder al mercado laboral.
  • Combatir toda discriminación, eliminar el vacío legal de los seres humanos “sin papeles”, suprimir los CIEs, evitar enfrentamientos étnicos y religiosos y defender los valores que humanizan la sociedad.
  • Practicar la laicidad, la hospitalidad hacia las personas refugiadas o migrantes, la no-violencia en las relaciones internacionales y el control de los gastos militares.
  • Reconocer la riqueza de nuestra sociedad como conjunto de pueblos y naciones, favorecer las diversas lenguas y culturas específicas, respetar el derecho a decidir su futuro y procurar ser vehículo de expresión de la pluralidad cultural y religiosa.

Estas son las cuestiones que, desde nuestra perspectiva cristiana, consideramos prioritarias y decisivas en el discernimiento del voto.

València, 5 de diciembre de 2015

*Firmado por Honari Pascual, Vicent Estarlich. Mar Seguí, Julio Ciges, Sacramento Marí, Vicent Ruix, José Amparo Real, Joan Almela, Antonio Garay, Margaret Mayans, Ximo García Roca, Josep Antoni Comes, y 30 firmas más.

Juan-Bautista-John-BaptistLA INGENUIDAD POLÍTICA DE LOS BUENOS
FRANCISO OLIVA ALONSO, franciscooliva1964@gmail.com
PARAGUAY.

ECLESALIA, 11/11/15.- No hablo de la política partidaria sino de la POLÍTICA con mayúsculas que significa la influencia de lo que hacemos o dejamos de hacer por nuestra actitud en la sociedad.

No hablo refiriéndome a todas las personas sino a aquellos que son creyentes o no, pero que sinceramente quieren hacer el bien.

Comprendo que habrá ocasiones en que ese grupo de personas buenas tenga que hacer por educación una visita a un poder poco social.

Lo hizo el Papa Francisco, pero aprovechó la ocasión para expresar públicamente sus divergencias. Habló en el Palacio de López a los luchadores del Pueblo, de la limpieza de los procesos electorales, del cuidado por el bien común y la preferencia por los pobres, etc… con ello quitó la ocasión al Gobierno de presentar la visita de cortesía como un apoyo irrestricto a su modo de actuar.

En general en la relación con estas clases de gobiernos la mejor actitud es cierto alejamiento para no aparecer ante la opinión como usados por ellos, lo cual es lo que pretenden.

La actitud de Mons. Rolón de rehusar a ser partes del Consejo e Estado del dictador es un magnífico ejemplo de esto. Quiero recordar que Jesús nunca se acercó a Hedores. Tampoco Juan el Bautista.

Y curiosamente esto no le quitó fuerza. Cuando lo mandó matar, lo sintió, porque en esa parte de algo bueno que todos tenemos, aun los peores, comprendía Herodes la valía de Juan.

Una anécdota de Stroessner que me contaron hace años y querría confirmar su veracidad. Un día el dictador salía a uno de sus viajes y Mons. Bogarín llegaba de Misiones al aeropuerto. Ambas caravanas se cruzaron. Me contaron que el dictador se acercó y lo saludó. Ante la extrañeza de sus acompañantes dijo que ese era un gran hombre. Conste que Stroessner prácticamente lo había alejado de Asunción (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).